Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2017.

20170306194459-100-5487.jpg

        No es nuestra intención en este artículo valorar aspectos relacionados con la religiosidad, la fe o la devoción que muchos profesan a esta santa criolla y que por supuesto respeto. Por tanto, omitimos en este estudio cualquier referencia a la vida de la santa, desde su profesión como Terciaria Dominica a sus dones místicos y su camino de santidad, en la breve vida que le tocó vivir, pues murió el 24 de agosto de 1617. Mi intención es mucho más modesta, se limita a corregir varios aspectos relacionados con su ascendencia familiar.

A veces la historia se basa en mitos y en leyendas más que en verdades históricas. No solo nos puede engañar la tradición o la transmisión oral, a veces también los documentos. Siempre se ha dicho en Carmona (Sevilla), que la madre de Santa Rosa de Lima era carmonense. Y el dato tenía una base histórica que ha hecho que desde tiempo inmemorial se recuerde a Santa Rosa en esta localidad andaluza. En una partida del libro de bautismo Nº5 –fol. 146r- de la parroquia de San Pedro venía la siguiente partida:


         “En ocho días del mes de diciembre, año del mil y quinientos y setenta y tres bauticé yo el bachiller Alonso de Olías, cura de esta iglesia de San Pedro de esta villa de Carmona a María, hija de Pedro Bretón y de su mujer legítima, Juana Méndez. Fue su padrino Bernabé Sánchez de Armallones, todos vecinos de esta dicha villa en esta parroquia. Rúbrica: Alonso de Olías”.


         Esta partida de bautismo no tendría nada de particular si no fuera porque en el margen de la misma pone:



         “María, ojo. La hija de esta María es Santa que reza la iglesia de ella, se llama Rosa de Santa María, y se hicieron grandes fiestas, año de 1668”.



         Se trata de una anotación histórica, suscrita por algún presbítero de la iglesia parroquia de San Pedro de Carmona, en el mismo siglo XVII. Y el dato tiene su interés porque los registros sacramentales eran documentos oficiales, supervisados por el provisor del arzobispado, donde no se podía poner lo que a un cura le diese la gana. En base a esta anotación histórica, la vinculación de Santa Rosa con la ciudad de Carmona ha sido muy notable, apareciendo una inscripción en la pila del bautismo antigua en la que pone que allí se bautizaron el beato Juan Grande y la madre de Santa Rosa de Lima. Y en recuerdo de esa vinculación la propia santa de Lima tiene una calle en la localidad.

         Y teniendo en cuenta que hay un documento del siglo XVII –con una anotación al margen- y una inscripción al lado de la pila antigua de bautismo, algunos han terminado por dar por seguro este dato sobre la ascendencia carmonense de la madre de la santa limeña (Arroyo Mateos, 1987). Y dado que Carmona se atribuyó a su madre, en Baños de Montemayor hicieron lo propio con su progenitor (Ibídem), dato que se da tan seguro que incluso así aparece en la propia biografía de la religiosa que aparece en la célebre Wikipedia. De esta forma se vinculaba a la santa limeña con dos de regiones históricamente vinculadas a las Indias, Andalucía y Extremadura.

Pues bien, en las líneas que vienen a continuación trataré de desmontar tanto el origen carmonense de su madre como el bañense de su padre. Con respecto a su progenitora he tratado de buscar alguna ascendencia de la santa limeña con Carmona y no ha sido posible establecer dicho vínculo. Conocemos perfectamente a la madre de Santa Rosa, María de Oliva, porque al final de su vida ingreso en un convento e hizo una extensa información sobre sus orígenes. Volviendo al tema que nos ocupa diremos que los progenitores de su madre tenemos la certeza de que se llamaban Francisco de Oliva e Isabel de Herrera, que no tenían ninguna vinculación con Carmona. Pero es más, es que la supuesta madre Carmonense, María Bretón Méndez había nacido el 8 de diciembre de 1573, una fecha que no casa con el dato seguro de que la madre de Santa Rosa se desposó en Lima el 1 de mayo de 1577.

Como puede observarse, hasta la fecha no existe ninguna base real para vincular la ascendencia de Santa Rosa con Carmona, más allá de la ocurrencia de algún presbítero del seiscientos.

En cuanto a cuanto a su padre, el puertorriqueño Gaspar de Flores, era hijo de Hernando de la Puente y de María Flores. Supuestamente era una familia de Baños de Montemayor, y así aparece reflejada en una placa que aparece en la casa de los Flores de aquella localidad. Sin embargo, ni Gaspar de Flores ni sus progenitores aparecen en ningún registro como embarcados rumbo a las Indias. Y de hecho, se han publicado numerosos estudios sobre la emigración extremeña y no se ha encontrado hasta la fecha evidencia alguna sobre la vinculación de la familia paterna de la santa con Baños de Montemayor ni con otra ciudad cacereña.

Lo que sí sabemos es que sus progenitores, Isabel de Oliva y Gaspar de Flores, eran criollos, él puertorriqueño y ella limeña, y se desposaron en la parroquia del Sagrario de Lima el 1 de mayo de 1577. El puertorriqueño había pasado a Panamá donde se enroló en la hueste del presidente La Gasca que se dirigía a Perú a reprimir la rebelión de Gonzalo Pizarro. Allí derrotaron a los pizarristas en la batalla de Jaquijahuana en 1548, afincándose en el virreinato peruano. En 1572 fue uno de los soldados que estuvo en la conquista de Vilcabamba, siendo cofundador de la ciudad de San Juan de la Victoria (Busto, 1987: II, 108-109). El matrimonio desde entonces vivió en Lima, donde nació Rosa, la cuarta de un total de trece hijos que procreó el matrimonio. Su nombre de pila Isabel, apellidada Flores de Oliva, hasta que fue rebautizada canónicamente, primero como Rosa, y desde el 2 de abril de 1671 como Santa Rosa.

         Ésta es la verdad histórica, aunque otra cosa es la memoria histórica que puede ser y es subjetiva. El nombre de la Patrona de las Américas ha estado vinculado desde tiempo inmemorial a Baños de Montemayor y a Carmona. Y dado que se trata de una vinculación histórica, arraigada en los sentimientos de ambos pueblos es posible mantener estos afectos, aunque sin ignorar la realidad histórica. Y es que por mucho que una mentira se repita mil veces no se convierte en una verdad, como contrariamente dijera el Ministro de la Propaganda nazi Joseph Goebbels.



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:


ARROYO MATEOS, Juan Francisco: “Santa Rosa de Lima, gloria de Extremadura”, en http://www.chdetrujillo.com


BUSTO DUTHURBURU, José Antonio del: “Diccionario Histórico Biográfico de los conquistadores del Perú”, vol. II. Lima, Ediciones Studium, 1986.


MIRA CABALLOS, Esteban y Fernando VILLA NOGALES: “Carmona en la Edad Moderna”. Carmona, Muñoz Moya, 1999.


SÁNCHEZ RUBIO, Rocío: “La emigración extremeña al Nuevo Mundo. Exclusiones voluntarias y forzosas de un pueblo periférico en el siglo XVI”. Mérida, Sociedad Estatal Quinto Centenario, 1993.


VARGAS UGARTE, Rubén: “La flor de Lima: Santa Rosa”. Lima, San Pablo, 2004.


WWW.Wikipedia.

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

Etiquetas: , , , , , , ,

20170314230203-00092280-html-m9d691f6.jpg

 

 

Méndez de Sotomayor, Luis

 

En 1558 era escribano en la villa de San Miguel de Piura.

Mendo, Francisco

 

Criado de Francisco de Chávez, muerto junto a su señor en el palacio del marqués el 26 de junio de 1541.

Mendoza, Alonso de

Don Benito (Badajoz)

Miembro de la hueste, participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Mendoza, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Mendoza, Lope de

Mérida (Badajoz)

Según Fernández de Oviedo era un “caballero” natural de la ciudad de Mérida. Todo parece indicar que estuvo en Perú entre los años de 1530 y 1536. Las cosas no salieron según lo esperado y decidió regresar a su tierra natal. Al parecer, escribió un relato, hoy perdido, titulado “Apuntes sobre el estado del Perú (1530-1536)”. Al poco tiempo regresó a Perú, tomando parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Luego sirvió como capitán al servicio del bando Real y contra los insurrectos, liderados por el trujillano Gonzalo Pizarro. Diego Centeno, gran amigo del emeritense, lo nombró su maestre de campo. Gozó de una importante encomienda de indios en las Charcas, muy cerca de dónde la tenía su amigo Diego Centeno. Ambos fueron desposeídos de ellas por Gonzalo Pizarro. En 1547, decidió acometer a los hombres de Francisco de Carvajal, apodado el “demonio de los Andes” por su extremada crueldad. Sin embargo, fueron rechazados y tuvieron que huir. Los hombres de Carvajal le siguieron hasta que le dieron alcance. Se defendió con su espada hasta que le dieron “tres o cuatro lanzadas”. Cuando llegó Carvajal, estando aún vivo, ordenó a su “atambor y verdugo”, que le cortase la cabeza. Una vez seccionada se la entregó a su maestre de campo, Dionisio de Bobadilla, para que la llevase a la ciudad de Arequipa para ponerla en la picota.

Mendoza, Pedro de

Sahagún (León)

Presente como hombre de a pie en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 256.610 maravedís. Posteriormente se afincó en Arequipa. Fue uno de los conjurados para matar al marqués, por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Meneses, Martin de

Trujillo (Cáceres)

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Regresó a Trujillo, y está enterrado en el templo conventual de San Miguel.

Mercadillo, capitán Alonso de

 

Luchó en el bando pizarrista en la contienda de las Salinas, como capitán de caballos. Luego, fue enviado al frente de una expedición pobladora en el interior de Huamanga, pero en 1539 regresaron en desbandada porque no les pareció el sitio apto para poblarlo. En 1546, fundó en nombre de su Majestad la ciudad de Loja. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. A mediados del siglo XVI hay un tal capitán Mercadillo que vivía en La Zarza del Perú.

Mercado, Diego de (contador)

 

Entre 1535 y 1537 desempeñó interinamente el cargo de contador en la ciudad de Cusco, cargo que compatibilizó con el de factor. Entre el 14 y el 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 287.750 maravedís y plata apreciada en 513 marcos y 1 onza. En 1542 aún desempeñaba este último cargo cuando fue enviado por el licenciado Vaca de Castro, junto a Lope de Idiáquez, para tratar de buscar una salida pactada al conflicto. No obtuvieron resultado positivo.

Mercado, Pedro de

Olmedo (Valladolid)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Merced, fray Antonio de la

 

El 13 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 100.545 maravedís y plata que se tasó en 99 marcos y 3 onzas.

Merino, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Mesa, Alonso de

Canarias

Llegó con los hermanos Pizarro en 1530 y participó a pie en la batalla de Cajamarca. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 102 pesos de oro y 124 marcos de plata, supuestamente para el servicio del Emperador. El 18 de julio de 1535 metió a fundir en Cusco oro por valor de 227.125 maravedís y plata apreciada en 110 marcos. A finales de 1539, fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener más de 25 años por lo que había nacido en 1513 o 1514. Poseyó las encomiendas de Omate, Atuncana y Quinistaca. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que estando en prisión era uno de los que le meaban encima. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. Defendió la ciudad de Cusco en las guerras contra Manco Cápac. Posteriormente, luchó en las guerras civiles en el bando almagrista. Luego acompañó a Pedro de Candía en la expedición al reino de Chile, como capitán de arcabuceros. Por almagrista fue desposeído de sus indios en Cusco, hasta que el 7 de octubre de 1541 obtuvo una real cédula por la que se ordenaba que se le volviese a entregar su encomienda. En 1552 era alcalde ordinario en Cusco, adquiriendo y administrando una gran fortuna. Tuvo una vida longeva, muriendo en 1587.

Mesa, Gonzalo de

 

Luchó en la batalla de las Salinas en el bando pizarrista, como capitán de artillería. Pero se sintió agraviado por no ser recompensado adecuadamente y pretendió juntar gente para liberar a Diego de Almagro.

Mesa, Miguel

 

Era de color mulato, y en 1537 le encargó el gobernador la artillería. Participó como tal en la batalla de las Salinas, luchando en el bando pizarrista. Lo mando ahorcar algo después Hernando Pizarro, acusándole de protagonizar un intento de Motín.

Mesa, Pedro de

 

Luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía.

Milanés, Pedro

Milán (Italia)

El 6 de agosto de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió cierto oro en nombre de Marco Griego.

Millán, Esteban

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro en 1541.

Minaya, Bernardino de O.P.

 

Estuvo en la isla de la Puná en 1531 o en enero de 1532 y trató de defender a los nativos de la esclavitud. Por diferencias con Francisco Pizarro, optó por regresar primero a Panamá y luego a México

Miranda, Antonio de

 

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado.

Miranda, Francisco de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Miravalles

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Mogrovejo de Quiñones, Juan

Mayorga (Valladolid)

Nacido en 1493, era hijo de Gonzalo Mogrovejo y de Brionda de Prado. Fue soldado en Nicaragua, uniéndose a Pizarro entre las tropas de Belalcázar en Puerto Viejo. Estuvo presente como en la celada de Cajamarca, siendo uno de los dos capitanes de la caballería. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Dos años después era alcalde ordinario de Lima, cuando fue enviado por Francisco Pizarro a socorrer la ciudad sitiada de Cusco. Pero sufrió una emboscada a manos de los indios y perdió la vida. Debió fallecer sin hijos, pues en 1538 su madre Brionda de Prado se declaraba su heredera universal, dando poderes para cobrar su herencia en la Casa de la Contratación a Francisco Mogrovejo de Prado, hermano del finado.

Mogollón, Juan

 

Estaba avecindado en Santiago de Guayaquil, y el 29 de abril de 1540 se le concedió los curacas de Xincay y Acuxcollay.

Moguer, Pedro de

Moguer (Huelva)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 17 de julio de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió tres vasos de oro por lo que pagó 28.510 maravedís de quinto. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de Cusco. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 238.790 maravedís. Lo mataron los indios en 1536.

Molina y Giner, Alonso de

Úbeda (Jaén)

Era un baquiano, pues llevaba varios años residiendo en Tierra Firme y extrayendo oro. Fue uno de los Trece de la Fama. Se quedó en Túmbez con otros dos cristianos, pero al regreso de las huestes habían sido asesinados. El 16 de abril de 1531 se hizo una pesquisa en Coaque sobre su muerte a manos de los indios.

Molina, Cristóbal de

 

Clérigo, llegó al Perú junto a Diego de Almagro en 1532. Luego marcharía a Chile junto a éste.

Molina, Diego de

Baeza (Jaén)

Estuvo presente en la segunda y en la tercera expedición de Pizarro. Participó como caballero en el reparto del botín de Cajamarca. Regresó a España, pues en 1535 se encontraba avecindado en Sevilla.

Monje, Martín

 

El 17 de septiembre de 1540 se le concedieron los indios del valle de Mani.

Monje de la Guarda

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Monsalve, Ambrosio de

 

Soldado que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur.

Montalvo, García de

 

Perdió la vida en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, luchando a favor del licenciado Vaca de Castro.

Montalvo, Hernando de

Guadalajara

Pasó a Tierra Firme en 1517, fue paje de Pedrarias Dávila y luego en la hueste de Pizarro. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca.

Montañés, Rodrigo

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Montemayor, Alonso de

 

En 1537 fue uno de los que entró en el palacio de Hernando Pizarro en el Cusco y lo prendió. En 1538 estuvo presente en la batalla de las Salinas. Tras la contienda fue apresado y, posteriormente liberado. En 1539 fue enviado por Diego de Almagro el Mozo a Trujillo para que informase puntualmente de la llegada de Vaca de Castro. Y en 1541 recibió otro encargo por parte del joven Almagro ir a la ciudad de Cusco a reforzar su autoridad, siendo apresado en la capital inca.

Montenegro, Francisco de

 

El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal. Debe ser éste el Montenegro que fue asesinado por Rodrigo de Chávez, tras una disputa, en 1538 o 1539.

Montenegro, Hernando (o Fernando) de

Las Brozas (Cáceres)

Hermano de Juan Gil de Montenegro, fue como éste antiguo poblador de Castilla del Oro. Sin embargo, llegó tarde al Perú, en 1534 cuando la primera conquista había terminado. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 171.945 maravedís. En agosto de 1536 se encontró en la defensa del cerco de Lima y tras levantarlo, encabezó una persecución contra los indios que huyeron. En 1537 obtuvo la alcaldía ordinaria de la ciudad de Lima, pero Francisco Pizarro se la entregó a Francisco Dávalos. El mismo día del asesinato del marqués fue enviado por Juan Blázquez para que averiguara lo que tramaban los de Chile. Pero fue demasiado tarde, siendo apresado por estos, en el momento que se dirigían a consumar el asesinato. El 12 de julio de 1541 estuvo presente en la apertura del testamento de Francisco Pizarro. Poco después, el 26 de octubre de 1541, seguía avecindado en Lima cuando recibió un escudo de armas. El 25 de enero de 1550 dio un poder a Pedro Gasca para que se ocupara de sus asuntos en España. El 17 de septiembre de 1569, ante el escribano de la capital peruana Juan García de Nogales, estableció un mayorazgo en favor de su hijo Hernando de Montenegro y sus descendientes.

Montero, Francisco

 

El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 13.285 maravedís.

Montes de Oca

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Montesino, Diego

 

Almagrista, el 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven.

Montoya, Antonio de

 

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Montoya, Melchor

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Montoya, Yuste de

 

El 2 de diciembre de 1537 recibió un poder de Francisco Pizarro para que compareciese en su nombre ante Diego de Almagro. Presidió, junto a Lope de Alarcón, el jurado que condenó a muerte a Diego de Almagro el Viejo.

Mora, Diego de

 

El 15 de abril de 1536 recibió en encomienda el curaca Alonso en el valle de Chicama. El 7 de marzo de 1541 fue designado teniente de gobernador y capitán de la ciudad de Trujillo. Después del asesinato del marqués llegó García de Alvarado y lo depuso, sospechando su deslealtad.

Morales, Alonso de

Moral de Calatrava (Ciudad Real)

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 vino a España y nunca más regresó al Perú. El 17 de marzo de 1535 reclamaba, junto a otros regresados del Perú, que el emperador le devolviese su dinero, redimiendo el juro.

Morales, Alonso Félix de

 

El 8 de febrero de 1536 recibió en encomienda los pueblos de Saña y Mocupe. En 1538 perdió la vida en la batalla de las Salinas un almagrista de este nombre, pero no sabemos si se trata de la misma persona.

Morales, Francisco de

 

Clérigo beneficiado que estuvo presente en la ejecución de Atahualpa, dándole sepultura. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró diecisiete esmeraldas, valoradas en 54.000 maravedís. Poco después regresó a España, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador.

Morales, Rodrigo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Moraz, Diego

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Moreno, Alonso

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Moreno, Francisco

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió un indio que se tasó en cuatro pesos de oro.

Mori, Juan de

 

El 13 de noviembre de 1539 fue nombrado regidor perpetuo del cabildo de San Juan de la Frontera en Chachapoyas.

Moriana

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Moscoso, capitán Eugenio de

 

El 2 de diciembre de 1537 recibió un poder de Francisco Pizarro para que pareciesen ante Diego de Almagro. Lucho en la batalla de las Salinas, como capitán de infantería, siendo herido mortalmente en dicha campaña.

Moscoso y Alvarado, Luis de

Zafra (Badajoz)

Compañero de aventuras del adelantado Hernando de Soto, regresó con él a España en 1537. Luego fue maestre de campo en la expedición a la Florida y el que guió a los hombres hasta Nueva España, una vez desaparecido el adelantado.

Mosquera, Francisco

 

El 15 de febrero de 1558 figuró como testigo en una carta otorgada en San Juan de Chachapoyas.

Moya, Benito de

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en cinco pesos de oro.

Muñiz, Francisco

La Bañeza (León)

Participó como soldado en la tercera expedición conquistadora. En su información de servicios afirma que estuvo presente desde Puerto Viejo hasta Cusco en todas las jornadas, incluida la celada de Cajamarca. Él mismo afirma que ayudó a prender al curaca Atahualpa. Sin embargo, su nombre no aparece en el listado de los beneficiarios del botín. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró una esmeralda apreciada en 90.000 maravedís. El 8 de diciembre de 1535 había regresado a su localidad natal cuando se le concedió un escudo de armas.

Muñoz, Hernán

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Muñoz, Inés

Trujillo (Cáceres)

Esposa de Francisco Martín de Alcántara. En 1541 se encargó de esconder en el convento de la Merced de Lima a los hijos del marqués cuando éste y su propio marido eran asesinados.

Muñoz, Juan (capitán)

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués.

Muñoz, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Muñoz, Juan

Quesada (Jaén)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Sin embargo, poco después regresó a su tierra natal, donde se encontraba en 1535.

Muñoz, Juan el cantor

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Muñoz, Pero

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Murcia, Pedro de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Narváez, Diego de

Navarro

De oficio escribano, era un baquiano experimentado en Castilla del Oro. Participó como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 400 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 334.025 maravedís. Según López de Gómara, tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Allí seguía residiendo el 6 de abril de 1545 cuando se le concedió escudo de armas. Fue ejecutado en 1546 por Francisco de Carvajal, capitán de Gonzalo Pizarro.

Narváez, Juan de

 

El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 118 marcos y 6 onzas de plata.

Navarrete, Diego de

 

Testigo en una carta otorgada en Cusco el 29 de enero de 1540.

Navarro, Antonio

 

Llevaba el cargo de contador real y se incorporó a la expedición en Coaque. Pizarro lo dejó en septiembre de 1532 en el pueblo de San Miguel de Tangarara con el cargo de teniente de gobernador de la recién fundada villa. Entre mayo y agosto de 1533 estuvo en Cajamarca en la fundición de esta villa. Estuvo presente en la refundación del Cusco del 23 de marzo de 1534 así como en las fundiciones de Cusco y Jauja entre marzo y julio de 1534. El 20 de junio de 1534 registró en Jauja una esmeralda valorada en 13.500 maravedís. En agosto de ese año marchó a Castilla, de donde no regresó hasta 1536. En su ausencia desempeñó la contaduría interinamente Gerónimo de Aliaga. Era uno de los que estaba junto al marqués en su palacio cuando entraron los almagristas para asesinarlo. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Navarro, Juan

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas (1538), perdiendo la vida.

Navarro, Juan

 

Se le cita en el juicio contra los almagristas como Juan Navarro el de la pedrada. Sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejcutado allí mismo por Vaca de Castro.

Navarro, Pedro

Pamplona (Navarra)

Escopetero, llegó a Tierra Firme en la guardia personal de Pedrarias en 1514. Presente en el reparto del botín de Cajamarca y en la fundación de Jauja. Permaneció en Lima.

Negral, capitán

 

Murió en la batalla de Huarina.

Nidos, Gonzalo de los

¿Cáceres?

El 23 de marzo de 1534 fue nombrado regidor del primer cabildo de la ciudad del Cusco. Un mes después se le concedió una encomienda en la provincia de Collasuyo. En ese año entregó 500 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 9 y el 13 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir oro de rescate por valor de 1.480.505 maravedís, así como 308 marcos y 6 onzas de plata. Fue ajusticiado en 1548 acusado de apoyar la causa pizarrista.

Niño, Rodrigo

 

Llegó a Lima procedente de España en 1541, una vez consumado el asesinato del marqués. Según Vaca de Castro fue regente de Diego de Almagro el Mozo y le escribió a aquél para que no fuese a Lima hasta que su majestad proveyese.

Niza, Juan de

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Niza, fray Marcos de O.F.M.

 

Llegó al Perú con Diego de Almagro en 1532. No permaneció mucho tiempo en el Perú, porque su lucha a favor del buen trato a los indios le granjeó muchas enemistades. En 1535 estaba de regreso en México.

Noguerol, Antón

 

Almagrista, sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejecutado en la ciudad de Huamanga.

Noguerol de Ulloa, Francisco de

 

Fue uno de los testigos del otorgamiento testamentario del marqués en Chivicapa, el 22 de junio 1539. El 22 de enero de 1540 se le concedió el curaca Sasquicha en la provincia de los Ubinas.

Núñez, Alejo

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Núñez, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Núñez, Hernán

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Núñez, Nicolás

 

Pertenecía a la facción almagrista y escribió una relación sobre los delitos cometidos por los Pizarro en la guerra contra Diego de Almagro. Pero, según Diego de Almagro el Mozo, el gobernador, tras descubrirlo, se la quitó y lo expulsó de Cusco.

Núñez de Bonilla, Rodrigo

 

Rodrigo Núñez de Bonilla era un hidalgo de familia acomodada de Guadalcanal. Pese a su cierta holgura económica decidió pasar a La Española hacia 1520. Allí luchó en la sierra del Bahoruco contra el cacique Enriquillo que estuvo alzado durante más de una quincena de años. Luego pasó al virreinato del Perú, donde perteneció a la hueste de Diego de Almagro, participando en la conquista y pacificación del reino de Quito por mandado de Francisco Pizarro. Fue uno de los fundadores y primeros pobladores de la ciudad de San Francisco de Quito. Desempeñó los cargos de tesorero-durante siete años- y gobernador, así como los cargos de regidor y alcalde ordinario de San Francisco de Quito. En 1540 Francisco Pizarro le concedió una enjundiosa encomienda, formada por los pueblos de Pomallacta, Latacunga, Cañares, Macas y Quizna. Sus amplias rentas le colocaron entre las personas más ricas de toda la gobernación quiteña. Asimismo, poseyó una enorme propiedad rústica que incluía estancias y hatos con miles de cabezas de ganado equino, porcino y ovino. En 1540 solicitó un escudo de armas con el que “perpetuar la memoria de su linaje”. El rey, reconociendo sus servicios, se lo concedió en 1542. En las guerras del Perú luchó a favor del virrey Blasco Núñez de Vela. Pero, tras la batalla de Añaquito, fue prendido y desterrado a Chile. Sus bienes fueron confiscados por Gonzalo Pizarro, quien se asignó a si mismo sus encomiendas. Sin embargo, en el barco que los trasladaba a su destierro chileno se produjo un motín. Consiguieron hacerse con el control del buque y arribaron a las costas de Nueva España. Allí se desposó con la joven Ana de la Cueva, hija del conquistador y encomendero Francisco Flores. De vuelta en Quito, desempeñó el cargo de gobernador desde 1559. Sin embargo, lo ostentó poco tiempo porque la muerte le sorprendió poco después. Tuvo al menos dos hijos de su matrimonio, Rodrigo Núñez de Bonilla que heredó su fortuna y Juana de Bonilla que se desposó con el conquistador gaditano Lázaro Fonte.

Núñez de Granada, Francisco

Zafra (Badajoz)

Conocido como el de las piernas gordas. Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro, siendo después encausado por el licenciado Vaca de Castro. Desterrado de Nueva Castilla, estuvo en Venezuela y también participó en las escaramuzas que sostuvieron Sebastián de Belalcázar y Pedro Heredia.

Núñez de Illescas, Francisco

Sevilla

En 1549 estaba en Sevilla, cuando tomó parte en una probanza en la que declaró tener unos 45 años. Estuvo presente en Lima en 1537 cuando Juan de Herrera pagó el coste de un caballo para Juan Pizarro.

Núñez de Illescas, Rodrigo

 

Mercader avecindado en Lima. Fue testigo en el otorgamiento de la escritura de testamento de Francisco Pizarro, en Lima el 5 de junio de 1537.

Núñez de Mercado, Diego

 

En 1537 estaba presente en la villa de Trujillo (Perú). Lo envío en ese año Almagro a decirle al marqués que estaba dispuesto a volver a su antigua amistad. Entre el 25 de octubre y el 24 de noviembre de 1537 fue uno de los representantes que Diego de Almagro que trataron de llegar a un acuerdo diplomático sobre la partición de las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. Tras la batalla de las Salinas fue apresado y, posteriormente liberado.

Núñez de Prado, Rodrigo

Trujillo (Cáceres)

Caballero, nacido en torno al año 1500 y reclutado por el gobernador en 1529. Pertenecía a una familia muy vinculada a los Pizarro, pues Juan Núñez de Prado participó como testigo en el enlace entre Gonzalo Pizarro e Isabel de Vargas. Participó como maestre de campo en la tercera expedición al Perú, estando presente en el reparto del botín de Cajamarca. Sin embargo, pese al paisanaje, pronto comenzó a distanciarse de los Pizarro, resentido por las escasas compensaciones que estos le dieron por sus servicios. El oro que le repartieron en Cajamarca le dio para poco y tampoco recibió una encomienda acorde con los “muchos servicios” que él creía haber prestado. Fue cofundador de la pequeña villa de Piscobamba, en el partido de Huánuco, donde recibió una modesta encomienda. En 1535, recibió asimismo un regimiento en la villa de Jauja y en 1539 fue nombrado alcalde ordinario de Huánuco. En las guerras civiles del Perú luchó contra los Pizarro. En 1544 Tomó parte en la toma de Lima, aunque poco tiempo después, en ese mismo año fue apresado y ejecutado por los pizarristas.

Núñez de Segura, Hernán

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Núñez Vaca, Diego

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Núñez de Vela, Blasco

Ávila

Había sido veedor de las guardas de Castilla y corregidor de Málaga y Cuenca, hasta su nombramiento como virrey de Primer virrey del Perú en 1542. Su principal cometido era asentar el poder real y hacer cumplir las Leyes Nuevas. En este marco se produjo la rebelión de Gonzalo Pizarro, quien lo derrotó en la batalla de Añaquito el 18 de enero de 1546. El virrey fue apresado y degollado poco después, acabando de manera traumática la primera experiencia virreinal del Perú.

Ocampo, Rodrigo de

 

El 12 de marzo de 1536 fue nombrado regidor de Quito. Tras la batalla de Chupas fue nombrado teniente de gobernador de la provincia de Quito.

Ojeda, fray Bartolomé de

 

En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa.

Ojeda, Juan Julio

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 314.625 maravedís y plata apreciada en 285 marcos. Alonso Borregán lo cita en su crónica como uno de los testigos de los malos tratos que sufrió Manco Cápac a manos de los Pizarro. Tomó parte en la jornada de Alonso de Alvarado a Cusco, siendo capturado y encarcelado en la Ciudad Imperial. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, y junto a Gonzalo Pizarro a lo largo toda la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Ojuelos, Diego

Paterna del Campo (Huelva)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca, estando presente en el reparto de su botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, y justo dos meses después registró en esta localidad seis esmeraldas que se apreciaron en 67.500 maravedís. En 1535 retornó a España, estableciéndose en Sevilla.

Olías, fray Juan de O.P.

 

Estaba en Lima al menos desde 1536. Fue vicario provincial de la Orden de Santo Domingo en 1537, y uno de los que trató de mediar con los almagristas para dar una solución diplomática al conflicto de límites entre las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. Fundó el convento dominico de Lima y de Cusco.

Olivares, Gabriel de

Ávila

Presente como hombre de a pie en la batalla de Cajamarca y en el reparto posterior del botín. Luego estuvo en Jauja y en la entrada triunfal en Cusco. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 14 de enero de 1536 era vecino de Madrid cuando se le concedió escudo de armas.

Olmedo, Francisco de (alférez)

Medina del Campo (Valladolid)

Era hijo legítimo de Diego de la Mata y de Juan Díez de Olmedo, y era alférez en la ciudad de Cusco. En 1551 regresó a España, dejando la administración de sus bienes a Juan Salinas Loyola. En 1554, seguía en Valladolid pero manifestaba sui intención de volver al Perú.

Olmos, Gonzalo de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Al parecer se avecindó en Puerto Viejo, y en 1538 regresó a su ciudad natal. En 1541 declaro tener 41 años y en 1549 sobre 50.

Olmos, Martín de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Onte, Pedro de

 

Diego de Almagro en su codicilo de 1538 afirmó que le debía cierta cantidad de plata que éste le entregó para que la enviase a Castilla.

Oñate, Pedro de

 

En su probanza de méritos declaró que estuvo presente en la toma de Cajamarca, en la conquista de la provincia de Jauja y en la persecución de Quizquiz con Hernando de Soto. Sin embargo, su nombre no aparece en el reparto del botín de Cajamarca. Si está en cambio en Cajamarca, fundiendo oro en nombre de Diego de Almagro como tesorero suyo, el 13 de mayo de 1533. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 20.275 maravedís. Luchó en el bando almagrista, ostentando el cargo de alguacil mayor. En 1537, estando Almagro cerca de Cusco, lo envió junto a Juan Gutiérrez Malaver, para que llevasen una carta suya a Manco Cápac. En marzo de 1539 firmó una carta, siendo vecino de Cusco, ciudad en la que continuaba el 24 de noviembre de 1541 cuando recibió un escudo de armas. Fue enviado poco después por Diego de Almagro el Mozo para que se entrevistase en su nombre con el licenciado Vaca de Castro. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués. Fue maese de campo del bando almagrista en la batalla de Chupas. Escapó con vida pero fue capturado y degollado por Diego de Rojas en Huamanga.

Ordóñez

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Ordóñez de Peñalosa, Pero

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Orduña, Alberto de

 

Participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas.

Orduña, Juan de (escribano)

 

Protocolizó el testamento de Francisco Pizarro, dado en Chivicapa, el 22 de junio de 1539.

Orellana, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en compañía de los hermanos Pizarro. Antes de la batalla de las Salinas fue designado por el gobernador alférez de la gente de a caballo. Participó en una expedición al Amazonas junto a Gonzalo Pizarro que solamente él completó, convirtiéndose desde entonces en el descubridor de dicho río.

Orellana, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Orellana, Rodrigo de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Orenes, fray Miguel de O. de M.

 

Llegó al Perú con Hernando Pizarro, desempeñando el cargo de primer comendador y superior de la orden mercedaria en el Perú. Estuvo presente en la fundación del convento de su orden en Lima en 1535.

Orgóñez, Rodrigo de

Oropesa (Toledo)

Capitán que según Garcilaso había luchado en las guerras de Italia. Pasó a Santa Marta con García de Lerma el 8 de octubre de 1528. No figura en el reparto del botín de Cajamarca. Fue uno de los que acompañó a Hernando de Soto a comprobar si había indios en pie de guerra, antes del ajusticiamiento de Atahualpa. Se avecindó oficialmente en el Cusco, donde fue nombrado regidor en 1534. Poco después se avecindó también en Jauja. El 20 de mayo de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 633.540 maravedís. Pocas semanas después, entre el 8 y el 21de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco un total de 177 marcos y 4 onzas de plata. Posteriormente, luchó en el bando de Almagro, apresando a Alonso de Alvarado en Abancay. Luego fue derrotado en la batalla de las Salinas, apresado y ejecutado (1538).

Orihuela, Antonio de

 

En 1538 obtuvo en subasta pública varias piezas de oro y plata que poseía Alonso del Valle, y que terminaron pasando a manos de Hernando Pizarro. Poco después del asesinato del marqués llegó a Lima procedente de Panamá. Se le ocurrió la idea de acusar públicamente a los almagristas de traidores por lo que fue degollado.

Orive, Martín de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Ortiz, Juan

 

El 13 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco plata por valor de 247 marcos.

Ortiz de Cariaga, Pedro

 

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. El 13 de junio de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro de su propiedad. Posteriormente fue junto a Hernando de Soto, a comprobar si había indios en pie de guerra, justo antes del ajusticiamiento de Atahualpa

Ortiz de Espinosa, García

 

Hijo del licenciado Gaspar de Espinosa y de Isabel de Espinosa, vecinos de Panamá, se avecidó en Huánuco, donde vivía en 1555.

Ortiz de Guzmán, Diego

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Ortiz de Zárate, Juan

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Cambió de bando, pues participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Tras la batalla de las Salinas fue apresado y, posteriormente liberado. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Ortiz de Zárate, Pedro (Licenciado)

Orduña (Vizcaya)

Había sido alcalde mayor de la ciudad de Segovia y en 1542 fue nombrado oidor de la audiencia del Perú.

Orvaneja, Fernando de

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 337.550 maravedís.

Osorno, Juan de

 

Poseía el repartimiento de Tucome, junto a Juan Roldán Dávila. Una hija suya se desposó con Alonso Borregán

Oviedo, Antón de

León

Participó como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y estuvo presente en el reparto del botín. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador.

Oviedo, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pacheco, Francisco

 

El 25 de agosto de 1532 estaba en San Miguel de Tangarara cuando registró dos gargantillas y tres anillos, todo de oro, que se valoró en 4.635 maravedís.

Pacheco, Pedro

 

En 1535 se encontraba en Puerto Viejo cuando desembarcó la expedición de Pedro de Alvarado. Fue él quien avisó del evento a Diego de Almagro, que acababa de llegar de Panamá, y al gobernador.

Padilla, Juan de

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Padilla, alférez Martín de

 

Estando en Coaque, en abril de 1531, adquirió cierta plata de su majestad en almoneda por 6 pesos de oro.

Palencia, Alonso de

 

El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 46.690 maravedís.

Palomares

 

Un testigo presencial, Francisco de Herencia, lo sitúa junto al grupo de almagristas que asesinó al marqués. Según él, fue el primer en salir del palacio a comunicar lo que interpretaba que era una feliz noticia de su asesinato.

Palomares, Alonso

 

Soldado que el Inca Garcilaso conoció en Lima y que jugaba a los bolos con el marqués. No parece que se trate del mismo Palomares que después participó en su asesinato.

Palomino, Diego

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. En mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad, recibiendo al mes siguiente una india que se tasó en tres pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió cierto oro que le había dado el cacique que tenía en Túmbez. El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 790 marcos de plata. El 24 de julio de 1535 figuró como testigo en una probanza realizada por Simón Suárez, vecino asimismo de Cusco. A primeros de agosto de 1535 vendió en Cusco cuatro esmeraldas a Juan de Valdivieso por 9.000 maravedís. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de San Miguel y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Palomino, Juan Alonso (capitán)

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía. Pero regresó y participó en la guerra civil en el bando de Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Sin embargó, murió pocos años después pues el 2 de julio de 1555 se reclamaban los 7.000 castellanos de oro que dejó tras su fallecimiento.

Palomino, Melchor

 

El 31 de julio de 1533 estaba en Cajamarca cuando metió a fundir una pequeña cantidad de oro que dijo le había entregado el gobernador. El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 321.790 maravedís. Cuatro días después, figuró como testigo en una probanza realizada por Simón Suárez, vecino asimismo de Cusco. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Palomino, Pedro

Andújar (Jaén)

Soldado y de oficio tonelero, estuvo presente como hombre de a pie en la celada de Cajamarca, así como en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Permaneció en el Perú, estableciéndose en Huamanga donde aún vivía a mediados del siglo XVI.

Palomino y Orihuela, Alonso

 

En enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima. Tres años después se encontró presente, junto a Hernando Pizarro, en la toma de la sierra de Guiatara poco antes de la batalla de las Salinas. Recibió en recompensa una de las haciendas de Diego de Almagro, y en 1541 fue elegido alcalde ordinario de Lima, ostentando dicho cargo en el momento en el que el marqués fue asesinado. Estuvieron a punto de matarlo pero al final se conformaron con saquear su casa y quitarle la vara de la justicia. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Páez, Francisco

 

Almagrista, tras el asesinato del marqués fue enviado por Diego de Almagro a la ciudad de Arequipa, nombrando por teniente de gobernador a Juan de la Torre.

Páez, Francisco de

 

Escribano ante el que pasó en Chupas, cerca de Huamanga, la sentencia contra los almagristas el 16 de septiembre de 1542.

Pancorvo, Juan de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 100 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 568.940 maravedís y plata apreciada en 440 marcos. Alonso Borregán lo menciona en su crónica como uno de los testigos de los malos tratos que propinó Hernando Pizarro a Manco Cápac. Fue uno de los hombres de a caballo que defendió la ciudad en el cerco de Manco Cápac. Tomó parte en la jornada de Alonso de Alvarado a Cusco, siendo capturado y encarcelado en la Ciudad Imperial. Luego fue puesto en libertad, tomando parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Panes, Juan de

 

Fue testigo en la formalización de la compañía entre Almagro, Pizarro y Luque en Panamá, el 10 de marzo de 1526. Luego estuvo en Nicaragua y Guatemala a las órdenes de Sebastián de Belalcázar. Se incorporó con éste a la expedición conquistadora en Puerto Viejo.

Pantoja, Diego

 

Presente en Lima como testigo en una escritura del 1 de julio de 1541. Una persona de este apellido figuró entre los encausados por el asesinato del marqués.

Pantoja, capitán Rodrigo de

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Murió en la batalla de Huarina.

Páramo, Pedro de

Carrión de los Condes (Palencia)

De oficio sastre, se unió a Pizarro en Túmbez, participando a caballo en la celada de Cajamarca y estando presente en el posterior reparto del botín. Regresó, quizás en 1534, a su villa natal.

Pardo, Juan

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Paredes, Martín de

 

En 1560 estaba en Lima, cuando recibió 106 pesos de oro para entregar en España a la viuda de Antonio de Valencia.

Pareja de León, Miguel

Toledo

Luchó contra los hombres del Inca rebelde Manco Cápac, defendiendo el cerco de Lima. Posteriormente, estuvo junto al licenciado Vaca de castro en la guerra contra Diego de Almagro. El 24 de julio de 1560 era vecino de Toledo cuando recibió un escudo de armas.

Parra, Hernando de la

 

Pertenecía a la hueste de Sebastián de Belalcázar y posteriormente luchó junto al virrey Blasco Núñez de Vela. El 23 de diciembre de 1560 era vecino de San Francisco de Quito cuando recibió un escudo de armas.

Pastrana, Antonio de

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado procurador de la ciudad de Santiago de Chile.

Pavón, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Paz, Martín de la

¿Fregenal de la Sierra? (Badajoz)

Uno de los Trece de la Fama. El 15 de noviembre de 1564 en Lima, ante Juan de Cieza, Martín de Paz otorgó un poder a favor de su mujer, Inés Báez, residente en Fregenal1. No es seguro que se trate del héroe de la isla del Gallo, pero no podemos descartar que éste proceda de la extensa familia de los Paz, arraigados en esta localidad extremeña.

Paz, Rodrigo de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Peces, Francisco

Sonseca (Toledo)

Presente como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Se avecindó en el Cusco en 1534, donde se le otorgó un solar un buen repartimiento de indios, ubicado en el Collao. Entre el 9 y el 20 de julio de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir oro de rescate por valor de 1.124.635 maravedís, así como 2.639 marcos y 3 onzas de plata. En 1537 y 1538 figuraba como alcalde ordinario de Cusco, mientras que en 1541 era alcalde ordinario en el cabildo de Lima, por disposición de Diego de Almagro el Mozo. Con él luchó en la batalla de Chupas. Sobrevivió pero fue apresado por el capitán Diego de Rojas en Huamanga, quien los remitió al licenciado de la Gama quien lo encausó y ahorcó.

Pedraza, fray Reginaldo de (O. P.)

 

Viajó en la tercera expedición como vicario. El 22 de enero de 1532 registró en la isla de la Puná un espejo de oro que le entregó el cacique de la isla y que se valoró en 1.350 maravedís. Poco después regresó a Panamá con cien esmeraldas ocultas, pero murió en el viaje de regreso.

Pedriza, Alonso de la

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pedro Gregorio

 

Mercader procedente de Panamá, que llegó a la isla de la Puná. El 22 de enero de 1532 registró cuatro esmeraldas y una perla por un valor total de más de 225.650 maravedís.

Pedrosa, Diego de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 16 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 350.065 maravedís y plata apreciada en 155 marcos.

Peña, Alonso de la

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Peña, Benito de la

 

En 1553 era escribano en la ciudad de Cusco.

Peña, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Peralta

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Peralta, Cristóbal de

Baeza (Jaén)

Soldado, uno de los Trece de la Fama. En enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima.

Perdomo, Luis

 

Testigo en diciembre de 1542 de la información realizada por el reo Juan Rodríguez Barragán.

Pereira, Gonzalo

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía. Su nombre aparece entre los encausados por la muerte del marqués.

Pérez, Alonso

 

A principios de agosto de 1535 estaba en Cusco cuando registró una esmeralda que se valoró en 18.000 maravedís.

Pérez, Antón

 

Herrero de profesión, su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Pérez, Cristóbal (alguacil)

 

En 1534 era vecino del Cusco y ostentaba el cargo de alguacil, cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Pedro de Castro, supuestamente para el servicio del Emperador. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 358.875 maravedís. El 1 de agosto de 1535, se le concedió a él y a su hijo, Juan de Arbés una encomienda de 1.500 indios en la provincia de Condesuyo. El 16 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Juan Pizarro en Cusco. En 1538 lo citó Diego de Almagro en su codicilo manifestando deberle ciertos pesos de oro. Entre los fallecidos en la batalla de las Salinas se cita a un Cristóbal Pérez.

Pérez, Diego

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Pérez, Francisco

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Pérez, Gonzalo

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Caballero, estuvo presente en el reparto de Cajamarca. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. Estableció su residencia en Sevilla. El 12 de octubre de 1541, una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Mozo, pasó ante un Gonzalo Pérez, escribano, aunque no estamos seguro que se trate de la misma persona.

Pérez, Gonzalo

 

El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 320 marcos de plata.

Pérez, capitán Juan

 

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Una persona con este nombre se encontraba en 1541 junto al marqués cuando fue asesinado.

Pérez, Juan

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. No sabemos si se trata del Juan Pérez Casas que luchó en la pacificación de la provincia de Chachapoyas.

Pérez, Juan

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pérez, Juan

 

Tras la batalla de Chupas fue apresado por el capitán Diego de Rojas en Huamanga, quien los remitió al licenciado de la Gama quien lo encausó y ahorcó.

Pérez, Pablo

Hoyos (Cáceres)

Soldado pizarrista

Pérez, Rodrigo

Fuente de Cantos (Badajoz)

Dicen que era pleitista y revolvedor. Fue ajusticiado por Diego de Almagro.

Pérez, padre Rodrigo

 

En el codicilo de Diego de Almagro de 1538 ordenó a sus albaceas que le pagasen lo que él dijese que le debía.

Pérez, Silvestre

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pérez de Caballos

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pérez de Castillejo, Alonso

 

Participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas.

Pérez de Esquivel, Alonso

 

Participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas. Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Pérez de Guevara, Juan

 

A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas. Luego estuvo en la batalla del puente de Abancay, donde fue apresado Alvarado. El 7 de junio de 1540 fue nombrado teniente de gobernador y capitán general para la jornada que se iba a hacer a Moyabamba, más allá de la región de Chachapoyas.

Pérez Mexía, Diego

 

El 27 de mayo de 1551 actuó de testigo en una carta de poder, otorgada en la Villa Imperial de Potosí.

Pérez Molina, Sancho

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Pérez de Osma, Juan

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de junio de 1534 registró una esmeralda por valor de 45.000 maravedís.

Pérez Peñate, Hernán

 

Viajo como piloto del Santiago en la primera expedición de Francisco Pizarro.

Pérez de Toro, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pérez de Vergara, Juan

 

Tras la batalla de las Salinas fue enviado a la pacificación de la región de los Chachapoyas.

Pérez de Tudela, Juan

¿Navarro?

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en cuatro pesos de oro. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca, estando presente en el reparto del botín. El 19 de mayo de 1533 adquirió cuatro esmeraldas por un importe total de 112.500 maravedís. Decidió regresar a España en 1534.

Pérez de Vergara, Juan

 

Pocos meses antes de la batalla de las Salinas llegó a Lima con arcabuces, pólvora y algunas piezas de artillería. Según Alonso Borregán, el gobernador se lo quiso comprar todo por 10.000 pesos, pero él no quiso dinero sino la capitanía de los arcabuceros. Obviamente, el marqués se la concedió.

Pérez de Vivero, Alonso

Sevilla

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Pérez de Zamora, Juan

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Pereza, Baltasar

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Peromato, Antonio de

 

Estaba avecindado en la villa de Trujillo, en Nueva Castilla, y disfrutaba de una encomienda en el valle de Çaña. Por orden del 9 de abril de 1538 Francisco Pizarro le autorizó a ausentarse durante veinte meses para ir a España a por su mujer, sin perder por ello su encomienda..

Pesoto de Herrera, Vasco

Trujillo (Cáceres)

Miembro de la hueste. Llegó en compañía de los hermanos Pizarro, participando en la tercera y definitiva expedición.

Picado, Antonio

 

Secretario de Francisco Pizarro y residente en Lima. Llegó con Pedro de Alvarado al Perú, pasando desde ese momento a la hueste de Diego de Almagro. En muy breve tiempo se ganó la confianza y amistad de Francisco Pizarro, comenzando en 1535 una fulgurante ascensión que lo llevaría a convertirse en pocos años en una de las personas más poderosas de Nueva castilla. El 20 de julio de 1535, siendo ya escribano del gobernador, entró a fundir en Cusco oro por valor de 1.457.380 maravedís y plata apreciada en 71 marcos y 2 onzas. El 7 de diciembre de 1537 recibió escudo de armas. En su testamento, el trujillano lo designó albacea testamentario y gobernador interino, durante la ausencia de sus hermanos y la minoría de edad de sus hijos. En 1541 cuando fue asesinado el marqués, se refugió en casa del tesorero Riquelme quien lo delató. Tres días después, exactamente el 29 de junio de 1541, los almagristas lo condenaron a muerte y lo agarrotaron.

Picón, Bernabé

¿Cáceres?

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año entregó 375 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 320.010 maravedís y plata apreciada en 12 marcos y 4 onzas.

Picón, Pedro

Mérida (Badajoz)

Uno de los almagristas que participaron en la conspiración que acabó con la vida del marqués. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en agosto de 1542.

Piedrahita, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Piloto, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pimentel, Alonso

 

Criado de Diego de Alvarado, estaba en el Perú al menos desde 1534, cuando debía tener unos catorce años. No tomó parte en la batalla de las Salinas, pero si fue testigo presencial de lo sucedido después. En 1540 estaba en Madrid cuando fue testigo en el pleito por la muerte de Hernando de Alvarado.

Pimentel, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Pina, Francisco

 

Su casa en Cusco fue saqueada tras la batalla de las Salinas. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Pineda

 

Era paje de Diego de Almagro. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Pineda (clérigo)

 

Se le cita como padre Pineda por lo que interpretamos que era clérigo. Entre el 16 y el 22 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 243.975 maravedís y plata apreciada en 305 marcos.

Pineda, Gonzalo de

Córdoba

Caballero, en mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad. Luego, tomó parte en la celada de Cajamarca y en el reparto del botín. Era criado del gobernador, y el 16 de julio de 1533 y el 31 de julio del mismo año, metió a fundir grandes sumas de pesos de oro en nombre de su señor. En 1534 decidió regresar a su ciudad natal. En 1535, trajo a Sevilla consignados casi nueve millones de maravedís pertenecientes al gobernador que, fueron tomados por el Emperador a cambio de un juro.

Pinelo, Pedro

 

Presente como hombre de a pie en el reparto del botín de Cajamarca.

Pinto, Francisco

 

Era alguacil cabildo de Lima. El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. Después se afincó en Huamanga, pues, el 24 de septiembre de 1542, su nombre aparece entre los firmantes de una carta al emperador, narrando la batalla de Chupas.

Pinto, Hernán

 

En 1537 era fiel ejecutor del cabildo de Lima.

Pizarro, Cristóbal

 

Era pizarrista y en 1537 estaba en el Cusco. Trató mal al contador almagrista Juan de Guzmán y a Alonso Enríquez.

Pizarro, Diego

 

En 1535 lo envió Francisco Pizarro a Cusco y por el camino fue asesinado por los naturales.

Pizarro, Francisco

Trujillo

(Cáceres)

Había llegado al Darién con Alonso de Ojeda, por lo que cuando realizó la primera expedición hacia el sur, era un baquiano. Fue allí en el istmo de Panamá donde tuvo noticias de la existencia de un gran imperio al sur que llamaban Birú. En 1524 se asoció con Diego de Almagro y Fernando de Luque, iniciando poco después la primera expedición al Levante. Fueron más de cinco años de fracasos y penalidades que finalmente dieron sus frutos. Tras capitular en Toledo, en 1530 estaba de vuelta en Panamá, organizando su tercera y definitiva jornada, que terminaría con la captura de Atahualpa y con la entrada en Cusco, capital del Tahuantinsuyu. Entre el 12 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 17.108.560 maravedís, así como 1.340 marcos de plata. Gobernador de Nueva Castilla, recibió escudo de armas el 19 de enero de 1537. Murió en la capital de su demarcación en 1541, a manos de los almagristas.

Pizarro, Gonzalo

Trujillo (Cáceres)

Capitán, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 fue designado regidor del primer cabildo del Cusco. El 3 de julio de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 3.183.840 maravedís. Entre el 5 y el 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 191.075 maravedís y plata apreciada en 2.572 marcos y 4 onzas. Durante el sitio de Cusco, entre abril y mayo de 1536, fue uno de los tres capitanes que participaron junto a Hernando Pizarro en su defensa. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de que Gonzalo Pizarro le quitó a su mujer. El 24 de noviembre de 1537 fue testigo en el acuerdo del Tambo de Lunahuaná, entre pizarristas y almagristas. El 30 de noviembre de 1539 fue nombrado gobernador del territorio de Quito. El 15 de junio de 1540 se le concedieron varios curacas en la provincia de los Cañaris. Se rebeló contra las autoridades reales, aglutinando a todos los descontentos por la imposición de las Leyes Nuevas. Ganó en la batalla de Huarina (1547) pero derrotado en la de Jaquijahuana en abril de 1548, siendo decapitado el día 10 de ese mes y año.

Pizarro, Hernando

Trujillo (Cáceres)

Era el hermano de Francisco Pizarro y único hijo legítimo del capitán Gonzalo Pizarro y de su mujer Isabel Vargas. Fue capitán de su hueste y lugarteniente de su hermano. Disfrutó de una generosísima encomienda, el valle de Chincha con todos sus indios y curacas, concedida por su hermano el 5 de enero de 1535, mientras él estaba en España, entregando el quinto real y consiguiendo mercedes. En 1539 fue enviado de nuevo a España, entre otras cosas para tratar de justificar el asesinato del mariscal Diego de Almagro, tras su derrota en la batalla de las Salinas. Pero las cosas no salieron según lo esperado y fue confinado en el castillo de la Mota de Medina del Campo por casi dos décadas. Tras su puesta en libertad en 1561 regresó a Trujillo, donde en compañía de su esposa Francisca Pizarro Yupanqui, consiguió recuperar buena parte de la inmensa fortuna generada por su familia en el Perú. Se construyó el majestuoso Palacio de la Conquista en la plaza mayor de Trujillo, muriendo a avanzada edad en 1578.

Pizarro, Juan (capitán)

Trujillo (Cáceres)

Capitán y hermano de padre del gobernador. Estuvo en Coaque, donde recibió una india esclava, tasada en cinco pesos de oro y luego en la celada de Cajamarca y en el reparto del botín. Desde 1534 era regidor del Cusco, asumiendo el 5 de agosto de 1535 el de teniente de capitán general de esa misma urbe. Entre el 3 y el 18 de julio fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 16.141.365 maravedís y plata apreciada en 5.432 marcos y 4 onzas de plata. En 1537, cuando se trataba de recuperar la fortaleza de Sacsahuamán, ocupada por los indios rebeldes, fue herido mortalmente en la cabeza, muriendo a los pocos días.

Pizarro El Viejo, Juan

Trujillo (Cáceres)

Fue reclutado por el gobernador a su paso por su ciudad natal en 1529. Era hijo de Hernando de Orellana, y tenía al menos dos hermanos, Baltasar y Catalina de Orellana. Redactó un testamento antes de partir, en Trujillo, el 10 de octubre de 1529. Se avecindó en la Ciudad de los Reyes, donde testó de nuevo el 5 de diciembre de 1547, fundando una capellanía en la iglesia de San Martín de su ciudad natal. Nombró por su patrono a su hijo Juan Rodríguez Pizarro.

Pizarro, Martín

Trujillo (Cáceres)

Debía tener algún parentesco con el gobernador y sus hermanos, aunque no parece que fuera hijo del gobernador, como han señalado sin base alguna, ciertos historiadores. María Rostworowski, en cambio, sospecha que fue otro de los indios que recibió en Poechos y que fue bautizado como Martín. Se lo llevó a España en 1529 y retornó con él al Perú. No parece tampoco demasiado plausible, por las distinciones nobiliarias que se le concedieron, como el título de don y un escudo de armas. En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india vieja que se tasó en 2,5 pesos de oro. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, y al año siguiente fue nombrado alguacil mayor de Lima. Entre el 18 y el 20 de julio de 1535 metió a fundir en Cusco oro por valor de 47.815 maravedís y plata apreciada en 25 marcos. En 1536 vendió una esclava india en Lima y al año siguiente un caballo a Diego Gavilán, que lo compraba en nombre de Juan Pizarro. Desde 1536 al menos ostentaba el cargo del alguacil mayor de Lima, sin embargo el 22 de agosto de 1540, cuando recibió escudo de armas, y era alcalde ordinario electo de la misma ciudad. Presente en Lima como testigo en una escritura del 1 de julio de 1541. Permaneció en esa ciudad hasta su óbito en 1557.

Pizarro, Pedro

Trujillo (Cáceres)

Paje de Francisco Pizarro. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 45 marcos de plata, supuestamente para el servicio del Emperador. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que estando en prisión era uno de los que le meaban encima. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló como uno de los que dieron malos tratamientos al Inca. En 1535 se encontraba en la defensa del cerco de Cusco frente a las tropas de Manco Cápac. Estuvo a punto de morir, pero cuando iba a ser apresado por los naturales fue socorrido por otros españoles. El 22 de noviembre de 1538 recibió en encomienda a los curacas Guanaranda y Astaca. Francisco Pizarro en su testamento, le dejó 3.000 castellanos de oro.

Pizarro de Carvajal, Diego

Trujillo (Cáceres)

Era pariente de Francisco Pizarro. Fue enviado con un contingente de hombres en 1536 a socorrer a la sitiada ciudad de Cusco. Fue sorprendido en el valle de Mantaro por los indios y asesinado junto a sus hombres.

Pizarro de Orellana, Juan

Trujillo (Cáceres)

Fue uno de los reclutados en Trujillo por su pariente Francisco Pizarro. Ostentó el rango de capitán. Fue en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. A su regreso, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. Fue regidor de Jauja y Lima. En junio de 1535 estaba en Sevilla solicitando que el oro que se le había quitado por los oficiales reales se situase en un juro. Disfrutó en su tierra natal de una considerable fortuna. Su hijo Hernando de Orellana, testó el 22 de marzo de 1594, fundando una capellanía en la capilla del Crucifijo de San Martín donde ordenó inhumarse.

Platas, Diego de

Ronda (Málaga)

Había nacido hacia 1505 en Ronda (Málaga), y estuvo con Pedrarias Dávila en Nicaragua, pasando al Perú en torno a 1534. No parece que tomara parte en la batalla de las Salinas pues debió ser uno de los hombres que permaneció en la ciudad de Cusco. En 1540 declaró en Madrid en el pleito por la muerte de Hernando de Alvarado, declarando ser vecino de Ronda. El 2 de julio de 1540 recibió escudo de armas.

Poblete

 

Una persona de este apellido, aparece entre los encausados por Vaca de Castro en 1542.

Ponce, Alonso

 

Uno de los Trece de la Fama

Ponce de León, Cristóbal

 

El 25 de octubre de 1537 estaba presente en Lima junto a Francisco Pizarro.

Ponce de León, Hernán o Hernando

(Capitán)

Sevilla

Llegó con Pedrarias Dávila a Castilla del Oro. Socio de Hernando de Soto, llegó a Panamá a vender esclavos, cuando Pizarro estaba en España. Cuando éste retornó le pidió sus barcos a cambio de darle a su socio Hernando de Soto el cargo de teniente de gobernador. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 2.000 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Se quedó como poblador en la ciudad de Cusco. Así, el 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Entre el 9 y el 22 de julio fundió en Cusco oro por valor de 2.130.460 maravedís, así como 8.957 marcos y 4 onzas de plata. A principios de agosto de ese mismo año, seguía en la capital inca cuando compró al licenciado Alonso Díaz diez esmeraldas por un precio total de 135.000 maravedís, registrando asimismo dos esmeraldas más de su propiedad y valoradas en 180.000 maravedís. Durante el sitio de Cusco, entre abril y mayo de 1536, fue uno de los tres capitanes que participaron junto a Hernando Pizarro en su defensa. Fue testigo el 25 de octubre de 1537 de la carta de concordia entre Almagro y Pizarro. El 24 de noviembre de 1537 estuvo presente en el Tambo de Lunahuana en la que se intentó salvar un acuerdo diplomático sobre los límites de las gobernaciones de Nueva castilla y Nueva Toledo. Poco después regresó a su Sevilla natal, donde ostentó el cargo de regidor de su cabildo.

Pontejos, Santiago de

 

Comendador de San Juan que, en 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués por lo que fue procesado por el licenciado Vaca de Castro. Por cierto, que se le cita como Santiago el de la cuchillada en el pescuezo.

Porcel, Juan

 

Pizarrista incondicional, estaba en la pacificación de la región de Bracamoros, cuando fue avisado para que regresase con sus hombres a Lima, dado el alzamiento del Inca. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Porras, Alonso de

 

Participó en la conjura que terminó con el asesinato del marqués. En agosto de 1542, cuando Vaca de Castro inició las pesquisas, era finado.

Porras, Juan de

Sevilla

Nacido en 1501, se enroló como soldado en la hueste real que llevó Pedrarias Dávila, en 1514, a Castilla del Oro. Se incorporó junto a Belalcázar, poco después de la salida de Coaque. Fue nombrado alcalde mayor y participó en la jornada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 31 de julio de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió cierta cantidad de oro en nombre de Juan de Guzmán. En 1534 estuvo presente en la fundación de Jauja, y el 20 de junio registró cuatro esmeraldas valoradas en 94.500 maravedís. Sin embargo, estaba de regreso en su ciudad natal en 1535. Almagrista, tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro.

Porras, Nicolás de

 

Soldado en la primera expedición al Levante.

Portillo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Portocarrero, Pedro

 

Luchó en el bando pizarrista en la contienda de las Salinas, participando en la posterior rapiña sobre Cusco. El 18 de marzo de 1539 se le concedió en encomienda el curaca Pocoleyza. El 31 de julio de 1540 se le concedió el curaca Chuspo, en la provincia de Condesuyo. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Y luego estuvo en el bando de Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Portugal, Pedro de

 

En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas.

Prádanos, Bartolomé de

 

El 27 de mayo de 1551 actuó de testigo en una carta de poder, otorgada en la Villa Imperial de Potosí.

Prado, Antonio

 

Estaba en Lima cuando el marqués fue asesinado en 1541. Su casa estuvo entre las saqueadas por los almagristas.

Prado, Cristóbal de

 

Escribano en Lima en 1546.

Prado, Francisco de (licenciado)

 

El 16 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Juan Pizarro en Cusco. Entre el 25 de octubre y el 24 de noviembre de 1537 fue uno de los representantes que Diego de Almagro que trataron de llegar a un acuerdo diplomático sobre la partición de las gobernación de Nueva Castilla y Nueva Toledo. El 9 de febrero de 1542 estaba en Madrid cuando declaró en un pleito contra Hernando Pizarro.

Prado, Pedro del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Presa, Diego de la

 

El 16 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco plata por valor de 270 marcos.

Presa, Domingo de la

 

El 18 de enero de 1535 figura como escribano de su majestad en el acta de fundación de la ciudad de Lima. El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 135.810 maravedís. Entre 1536 y 1537 desempeñó interinamente el cargo de contador, siendo sustituido en el mismo Juan de León y después Pedro de Avendaño. En noviembre de 1537 fue testigo en las cartas sobre los límites de las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. A partir de 1539 compaginó dicho oficio con el alcalde ordinario de Lima. En 1539 hospedó en unas casas de su propiedad en Lima, a Diego de Almagro el Mozo.

Prieto, Alonso

Palos (Huelva)

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Regresó a Sevilla en 1535.

Prieto, Diego

 

Se incorporó a la expedición, junto a Belalcázar, poco después de la salida de Coaque.

Puelles, capitán Pedro de

 

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito. El 8 de marzo de 1536, por ausencia de Sebastián de Belalcázar, fue nombrado por Pizarro teniente de gobernador y capitán de Quito. Tras la batalla de Chupas se le autorizó para continuar el poblamiento de la provincia de Huánuco. Fue decapitado por Vaca de Castro.

Puente, Juan de la

 

El 5 de marzo de 1539 se le concedieron en encomienda los curacas Uguay y Guayaquile.

Puente, Pedro de la

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Puerto, Alonso del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Quesada, Mendo de

 

Almagrista, sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejecutado en la ciudad de Huamanga.

Quijada, Juan de

 

Tras luchar en la batalla de las Salinas marchó, junto a Pedro de Candía, a la nuevamente fracasada conquista del reino de Chile, en calidad de maese de campo.

Quincoces, Diego de

 

El 21 de julio de 1535 Antonio Becerril fundió en Cusco oro de rescates por valor de 236.175 maravedís, en nombre de Diego de Quincoces.

Quincoces, Juan de

Hermosilla (Burgos)

Caballero, e agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Fue nombrado regidor de Lima y en febrero de 1536 repartido de tierras, junto a Juan Tello. Sin embargo, lo ejerció durante poco tiempo, pues entre 1536 y principios del año siguiente fue víctima de la insurgencia indígena.

Quintero, Cristóbal

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en 7,5 pesos de oro. El 31 de diciembre de 1532 estaba en la isla de la Puná a donde había llegado desde Panamá y fundió cierto oro que rescató por valor de 86.260 maravedís. Anduvo junto a Diego de Almagro y el 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro que había rescatado.

Quintero, Juan

 

El 9 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir 837 marcos y cuatro onzas de plata.

Quintero, Nuño

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Quiñones, Alonso de

 

Tras luchar en la batalla de las Salinas marchó, junto a Pedro de Candía, a la conquista del reino de Chile.

Quiñones, Antonio de

 

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Luego, luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Quiñones, Francisco

 

Se incorporó a la hueste pizarrista junto a Belalcázar poco después de la salida de Coaque.

Quiñones, Pedro de

 

Primo de Antonio de Quiñones, había sido soldado en Italia. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Quiñones, Suero de

 

Según Garcilaso era hermano de Antonio de Quiñones y participó igualmente en la batalla de Chupas.

Quiroga, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Quirós, Álvaro de

 

Fue testigo en el acto de formalización la compañía entre Almagro, Pizarro y Luque, en Panamá el 10 de marzo de 1526.

Ramírez, Alonso

 

Testigo en una carta de poder otorgada por Diego Velázquez, mayordomo de Hernando Pizarro, en Arequipa, el 17 de noviembre de 1552.

Ramírez, Bernaldo

 

El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 120.980 maravedís.

Ramírez, Bernardino

 

El 12 de octubre de 1541, declaró ser vecino de Lima cuando figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Desconocemos si se trata de la misma persona que el anterior.

Ramírez, García

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Ramírez, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Ramírez, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Ramírez, Juan

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. El 22 de marzo de 1539 se le concedieron en encomienda varios curacas de la provincia de Condesuyo.

Rangel, Alonso

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Rayas, Gonzalo de

 

Alcalde, enviado en 1537 por Diego de Almagro a Cusco para notificar que dicha ciudad caía dentro de su gobernación. Fue desoído y maltratado.

Reinoso, Antonio de

 

El 25 de enero de 1550 fue testigo en una carta otorgada en Lima.

Reinoso, Sancho de

 

Tras la derrota de los almagristas en la sierra de Guiatara y poco antes de la batalla de las Salinas, abandonó al mariscal y se pasó al bando pizarrista.

Rengifo

 

Una persona de este nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Retamales, Rodrigo de

 

Fue pregonero del cabildo de Huamanga.

Retamoso, Marín Marcos

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Arequipa y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Ribera, Antón de

 

En 1542 figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Ribera, Antonio de

 

Fue curador de los hijos del marqués tras su asesinato. Colaboró con el virrey Blasco Núñez de Vela. El 13 de marzo de 1551, cuando se dispuso el traslado de estos a la Península, se le ordenó que le entregase todos sus bienes y alhajas, haciendo inventario de ello. Se metió en negocios comerciales de los que salió bien parado porque el 18 de agosto de 1559, estando en Lima, reconoció una deuda de 492.171 maravedís, que debía aplazar por falta de liquidez. En aquellos años era vecino de Lima, pero el 22 de mayo de 1564, cuando obtuvo un escudo de armas, declaró ser vecino de San Francisco de Quito.

Ribera, Hernando de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Arequipa y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Ribera, Luis de

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Maestre de Campo, murió en la batalla de Huarina.

Ribera el Mozo, Nicolás de

 

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. En 1546 seguía residiendo en la Ciudad de los Reyes.

Ribera y Laredo, Nicolás de

Olvera (Cádiz)

Estuvo con Pizarro desde la primera jornada, como tesorero de la expedición, siendo uno de los Trece de la Fama. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Cuatro meses después se le asignó el pueblo de Malanai en encomienda y al año siguiente el pueblo de Canco y el curaca Calayan. El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 194.270 maravedís. Según Alonso Borregán, fue enviado por el gobernador al valle de Lima para ver la posibilidad de poblar allí. Su informe positivo dio lugar a la fundación de la ciudad de los Reyes. Luego desempeñó distintos cargos en su cabildo, en 1535 la alcaldía ordinaria y, posteriormente, la regiduría. Disfrutó de un excelente repartimiento de indios. El 12 de octubre de 1541, declaró ser vecino de Lima cuando fue presentado como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Luego ayudó al licenciado Vaca de Castro y al licenciado La Gasca a derrotar a Gonzalo Pizarro. El 18 de julio de 1551 recibió escudo de armas. A su muerte, fue enterrado en la catedral de Lima, al igual que su admirado Francisco Pizarro.

Río, Francisco del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Ríos, Diego de los

Córdoba

Era hermano de Pedro de los Ríos y por tanto sobrino del gobernador de Tierra Firme. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Ríos, Martín Alonso de los

La Zarza, hoy Conquista (Cáceres)

Al parecer era un labrador, enrolado con los Pizarro en 1529. Participó a Caballo en la jornada de Cajamarca, recibiendo como parte del botín 362 marcos de plata y 8.880 pesos de oro. En 1533 regresó a España, afincándose en Trujillo.

Ríos, Pedro de los

Córdoba

Sobrino del gobernador de Tierra Firme del mismo nombre, se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año entregó 600 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 193.785 maravedís y plata apreciada en 50 marcos. En 1538 llegó a Lima, y el gobernador lo envió junto a Garcilaso, Francisco de Chávez y Zahera al encuentro con Almagro que traía preso a Hernando y a Gonzalo Pizarro. Era amigo de Pedro de Lerma y lo acogió en su casa cusqueña cuando llegó herido de la batalla de las Salinas. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Riquelme, fulano

 

Lo mataron los indios a la salida de la isla de la Puná.

Riquelme, Alonso de (tesorero)

Natural de Jerez de la Frontera y vecino de Sevilla, en la collación de San Martín

Era hijo de Pedro de Riquelme, natural de Jerez. El 24 de mayo de 1529 fue nombrado tesorero de las tierras de Túmbez, cargo al que se incorporó cuando las huestes de Pizarro se encontraban en Coaque. En 1529 fue nombrado tesorero del Perú, fletando cuarenta toneladas de mercancías en las carabelas Santa María del Camino y Santa Cruz. Para financiar el flete recibió un préstamo de 225.000 maravedís que devolvió años después. El 4 de enero de 1530 recibió en Sevilla un poder de Francisco Pizarro para que actuase en su nombre. Entre el 13 de mayo y el 6 de agosto de 1533 estuvo presente como tesorero en la fundición de Cajamarca. El 9 de enero de 1534, su amigo Francisco de Plasencia, en su nombre, abonó a Pedro de Espinosa, banquero, los 225.000 maravedís, más 25.000 maravedís de recargo. Entre marzo y julio de 1534 estuvo presente en las fundiciones de Cusco y Jauja. Antes de llegar al Perú se había desposado con Francisca de Marmolejo, hija de Francisco de Carrión y de Constanza Ruiz de Alcázar. En 1532 fue procesado por utilización fraudulenta del cuño real. Se rehabilitó y continuó desempeñando el cargo. El 31 de un marzo el mercader sevillano Francisco de Plasencia le otorgó un poder en Sevilla para que cobrase una vieja deuda que Diego de Almagro había contraído con su difunto padre de 210 pesos de oro. En 1534 se avecindó en el Cusco y un mes después en Jauja. El 18 de enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima, cargo que compatibilizaba con el de tesorero. Entre el 18 y el 19 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 321.990 maravedís y plata apreciada en 155 marcos. En agosto de ese mismo año se le concedió una importante encomienda de indios en distintas provincias.

Riquelme, Pedro

 

Fue enviado por Diego de Almagro como mensajero para pedir al Inca Manco Cápac que depusiese las armas y retornase a la obediencia del rey de Castilla. Fue retenido por el Inca, y meses después liberado en una ofensiva encabezada por Rodrigo Orgóñez. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Robles, Diego de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Robles, Francisco de

 

Sastre de oficio, participó como hombre de a pie en la jornada de Cajamarca.

Robles, Juan de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Rodas

 

Sastre, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. Algunos autores, afirman que fue uno de los fallecidos en la emboscada de Vilcaconga, cuando se dirigía a Cusco en la vanguardia con Hernando de Soto.

Rocha

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Rodero

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Rodríguez, Alonso

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Rodríguez, Francisco

 

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Rodríguez, Isabel

 

En 1541 se encontraba en el palacio cuando fue asesinado el marqués.

Rodríguez, Silvestre

 

Soldado que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. A primeros de agosto de 1535 estaba en Cusco cuando registró una esmeralda que se valoró en 13.500 maravedís. Acaso sea el mismo al que en su codicilo, Diego de Almagro manifestó deberle 1.000 pesos de oro.

Rodríguez Barragán, Juan

Los Santos de Maimona (Badajoz)

Almagrista, el 1 de noviembre de 1537 aparecía como procurador de Diego de Almagro. Cuando Hernando Pizarro fue liberado en Cusco, su casa fue una de las saqueadas. Aunque lo negó siempre, fue acusado de participar directamente en el asesinato del marqués, y acusado de propinar el golpe final al marqués con una alcarraza o vasija de barro. Tras la batalla de Chupas fue a Cusco, donde fue detenido, procesado y ahorcado. Antes, encomendó a sus hijos y a sus hermanos, Gonzalo de Toro, Gonzalo Rodríguez Barragán, Hernando de Vargas y Pedro Vidal que gastasen dineros en la restitución de su honra.

Rodríguez Becerril, Antonio

 

El 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 468.210 maravedís y plata apreciada en 328 marcos y 1 onza.

Rodríguez de Camporredondo, Gaspar

Sahagún (León)

En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas. Después debió militar en el bando real, pues fue ajusticiado por Gonzalo Pizarro en 1545.

Rodríguez de Castro, Sancho

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Rodríguez de Cea, Alonso

 

El 29 de mayo de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir 186 marcos y seis onzas de plata.

Rodríguez Chacón, Fernán

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en torno a 1518 o 1519, pues en 1566 declaró tener más de 47 años. Estuvo en el Perú a finales de la década de los treinta, llegando posiblemente junto a Hernando Pizarro de quien era criado y con quien probablemente regresó a España. No estaba en Lima cuando se produjo el asesinato del marqués. Ostentó en nombre de éste la alcaidía de la fortaleza de Trujillo.

Rodríguez de Figueroa, Diego

 

En 1538, tras deponer a los ediles almagristas, fue nombrado alcalde ordinario de la ciudad de Cusco.

Rodríguez de Fuentes, Ambrosio

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Rodríguez Hidalgo, Diego

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año entregó 2.000 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Desde el 4 de agosto de 1534 figuraba como vecino de Cusco. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 570.590 maravedís y plata apreciada en 125 marcos.

Rodríguez Limosín, Diego

 

Regidor de Cusco en 1534, cuando entregó 800 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. El 15 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por valor de 768.460 maravedís.

Rodríguez de Villalobos, Juan

Cáceres

Soldado, no participó en la celada de Cajamarca, pero sí en la entrada en Cusco. Se estableció en Cusco, fundando el convento de San Francisco. Entre el 16 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir oro por valor de 706.780 maravedís y plata que se apreció en 782 marcos y 4 onzas. Ese mismo año compró esmeraldas en almoneda por valor de 184.750 maravedís.

Rojas, Diego de

 

En 1538 luchó en el bando pizarrista, como capitán de caballos. Estuvo presente en la toma de la sierra Guiatara, poco antes de la batalla de las Salinas. Capitán de caballos en esta última batalla. En compensación le otorgó el marqués un buen repartimiento de indios en Charcas. Era gobernador en Huamanga, cuando, tras la batalla de Chupas, degolló a los almagristas Juan Tello de Guzmán y Pedro de Oñate.

Rojas, Gabriel de

Cuéllar (Segovia)

Natural de Cuéllar, eras hijo de capitán Gómez de Rojas y de María de Torres. Probablemente pasó con Pedrarias Dávila a Tierra Firme en 1513. Entre 1527 y 1532 estuvo descubriendo en Nicaragua. Acudió a la petición de hombres de Francisco Pizarro, desembarcando en el entorno de San Miguel de Tangarara el 23 de octubre de 1533. En Jauja tuvo que enfrentarse a soldados de Atahualpa, indignados por la ejecución de su señor. Con el rango de capitán estuvo presente el 23 de marzo de 1534 en la refundación del Cusco y se avecindó en la misma. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 500 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 23 de marzo de 1536 figuraba como alcalde ordinario de la ciudad de Cusco. Durante el sitio de esta última ciudad, entre abril y mayo de 1536, fue uno de los tres capitanes que participaron en su defensa. El 16 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Juan Pizarro en Cusco. Diego de Almagro lo dejó en Cusco como teniente de gobernador, al cuidado de los pizarristas encarcelados. Al final, algunos traicionaron al de Almagro y liberaron a los cautivos, hiriendo a Rojas cuando se enfrentó a ellos. Luchó, asimismo, en la batalla de las Salinas de 1538, como teniente de Almagro. Sobrevivió y por el respeto que todos le tenían se libró de la condena a muerte, aunque eso no evitó que su casa cusqueña fuese saqueada. Tras el asesinato del marqués el cabildo de Cusco lo nombró capitán general de la ciudad, pero no mostró residencia cuando las tropas realistas la ocuparon. No intervino en la batalla de Chupas, de 1542, en la que Diego de Almagro el Mozo fue derrotado. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad. En enero de 1548 tomó parte del lado realista en la batalla de Jaquijahuana, en la que Gonzalo Pizarro fue apresado y ajusticiado. Murió por causas naturales en enero de 1549.

Rojas, Gómez de

 

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, y luego estuvo con Gonzalo Pizarro frente a La Gasca. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Rojas Solís, Juan de

Segovia

Nacido en 1507, participó como caballero en la celada de Cajamarca y en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. Tras recibir un enjundioso botín en Cajamarca y Cusco, en 1535, decidió regresar a su tierra natal, afincándose en Tordesillas. Allí vivió varias décadas, como contino del rey, con bastante desahogo económico.

Roldán Dávila, Juan (capitán)

 

El 24 de septiembre de 1532 cuando las huestes partieron Hacia Cajamarca él que se quedó al mando de la villa de San Miguel. El 3 de febrero de 1536 se le otorgaron en encomienda varios curacas del pueblo de Tucome.

Román, Pedro

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 2.000 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 9 y el 12 de julio de 1535 se encontraba en la ciudad imperial cuando entró a fundir oro de rescate por valor de 677.735 maravedís así como 667 marcos y 4 onzas de plata. Unas semanas después, exactamente el 24 de julio de 1535, figuró como testigo en una probanza realizada por Simón Suárez, vecino asimismo de Cusco. Luchó en el bando de Diego de Almagro, muriendo en 1538 en la batalla de las Salinas.

Romero, Alonso

Lepe (Huelva)

Llegó a las Indias en 1520, junto a Gil González Dávila, por lo que se puede decir que en la conquista del Perú era un hombre experimentado, es decir, un baquiano. Participó como hombre de a pie en la jornada de Cajamarca. Llevaba el cargo de alférez real y como tal portaba el estandarte, cargo muy respetado, considerado el segundo en rango después del maestre de campo. Estuvo en el reparto del botín. Luego tomó parte en la conquista de Cusco, donde se avecindó en 1534. Sin embargo, en 1535 estaba de vuelta en Sevilla, estableciéndose en la señera collación de San Lorenzo.

Romero, Pedro

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas.

Ronquillo, Juan

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 84.990 maravedís.

Rubio, Juan

 

Participó en la conquista del Perú aunque no estuvo presente en la toma de Cajamarca ni en el reparto de su botín. Y ello porque fue uno de los avecindados en San Miguel de Tangarara. El 19 de julio de 1540 continuaba residiendo en dicha villa cuando recibió escudo de armas. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de San Miguel y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Ruiz, Alonso

Castronuevo (Zamora)

Era un baquiano, llevaba varios años en Tierra Firme. Estuvo presente como hombre de a pie en el reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 1.000 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Lucas Martínez, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 20 y el 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 177.565 maravedís y plata apreciada en 513 marcos y 1 onza. Sin embargo, el 4 de marzo de 1542 era vecino de Arequipa cuando recibió escudo de armas.

Ruiz, Antón

Córdoba

En 1534 residía en Cusco, cuando entregó 200 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Defendió Lima del cerco de los hombres de Manco Cápac, participando después en la conquista de la región de Chachapoyas. El 10 de de mayo de 1560 estaba avecindado en Córdoba, recibiendo escudo de armas.

Ruiz, Antonio

 

El 2 de enero de 1541 era escribano en la ciudad de Quito.

Ruiz, Domingo

 

Lo enviaron los almagristas a espiar a Francisco Pizarro, poco antes de su asesinato.

Ruiz, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Ruiz, Francisco

 

El 28 de abril de 1539 fue nombrado regidor perpetuo de Quito. Al año siguiente se le otorgó una encomienda en el valle de Chillo. El 27 de diciembre de 1542 seguía residiendo en San Francisco de Quito cuando se le concedió escudo de armas.

Ruiz, Juan

Alburquerque (Badajoz)

Caballero, en agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india vieja que se tasó en tres pesos de oro. Participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. El 10 de septiembre de 1535, cuando se le concedió escudo de armas, era ya vecino de Alburquerque.

Ruiz, Melchor

 

En 1538 residía en la ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas.

Ruiz, Miguel

Sevilla

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Murió cuando se dirigía con Hernando de Soto a la toma de Cusco en 1533.

Ruiz, Miguel

 

De color loro, estando en Coaque, en abril de 1531, adquirió cierta plata de su majestad en almoneda por 28 pesos de oro.

Ruiz de Arce, Juan

Alburquerque (Badajoz)

Caballería, tras participar en el reparto de Cajamarca regresó a su villa natal, donde vivió holgadamente

Ruiz Barragán, Juan

 

En 1537 fue enviado por Diego de Almagro al frente de una embajada en la que se pretendía liberar a Hernando Pizarro y entregar el quinto real de la jornada de Chile.

Ruiz de la Durana o de Durango, Domingo

Valle de Lleveis (sic) (Guipúzcoa)

Había nacido en torno a 1513, ordenándose desde muy joven como clérigo. Era el capellán del marqués y, por tanto, estuvo presente en el palacio cuando éste fue asesinado. Era uno de los espías almagristas, y como tal figura entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro. Se libró de la pena capital, regresando a España. En 1551 estaba en Valladolid, cuando fue presentado como testigo en una probanza de Hernán Mejía, en la que declaró tener 38 años.

Ruiz de Estrada, Bartolomé

Moguer (Huelva)

Piloto y soldado, aunque cruzó la línea junto a los Trece de la Fama, fue el encargado de volver a Panamá con los que regresaban para volver con víveres y refuerzos. Murió en 1532.

Ruiz de Guevara, Antón

 

Traicionó a los almagristas, liberando de la cárcel a Gonzalo Pizarro y a Alonso de Alvarado. Luego fue bien recompensado por los pizarristas, quienes lo nombraron alcalde ordinario del Cusco, puesto que desempeñó desde 1538. Luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas, tras la cual fue destacado junto a otros para perseguir al huido Diego de Almagro el Mozo.

Ruiz de Trujillo, Juan

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió dos indias y un indio, tasados en total en 10 pesos de oro.

Ruiz Lobillo, Juan

 

Había luchado en Nicaragua y después pasó al Perú estando presente en la toma de la isla de la Puná y de Túmbez. En cambio no aparece en la celada de Cajamarca ni en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad del Cusco, recibiendo el 21 de diciembre de 1536 un escudo de armas. Entre el 19 y el 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 199.685 y plata apreciada en 215 marcos.

Saavedra, Alonso de

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Saavedra, Juan de (capitán)

 

Uno de los capitanes de confianza de Diego de Almagro. Fue uno de los almagristas que en 1537 entró en Cusco, prendiendo a Hernando Pizarro, aunque se opuso a su ejecución. Poco después, el adelantado lo dejó al mando de una parte de sus tropas en Urcos mientras iba al encuentro de Manco Cápac. Tras la batalla de las Salinas fue apresado y, posteriormente liberado. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, alineándose luego junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Sajo, Juan de

Navarro

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro.

Salas, Juan de (factor)

 

Según Garcilaso era hermano del inquisidor genera y arzobispo de Sevilla Valdés de Salas. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas y luego se alineó junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Salas, Martín de

 

Escribano, luchó junto a Hernando Pizarro contra el Inca rebelde Manco Cápac. En 1537 fue enviado a Cusco por Diego de Almagro, junto al alcalde Gonzalo de Rayas, para notificar a Hernando Pizarro que dicha ciudad caía dentro de su gobernación. Obviamente, fue desoído y maltratado. En 1538 otorgó Diego de Almagro un primer codicilo ante él, como escribano público. Poco después, siendo vecino de Cusco cuando manifestó su deseo de hacer inventario de los bienes del difunto Diego de Almagro. El 31 de julio de 1540 continuaba avecindado en Cusco cuando recibió un escudo de armas.

Salazar, Juan de

 

En la armada de Pedrarias figura un tal Salazar como soldado. Es posible que se trate de Juan de Salazar. Participó a caballo en la celada de Cajamarca, estando presente en el reparto del botín. A mediados del siglo XVI hay un capitán Salazar, avecindado en La Zarza, provincia de Guarobichanga, aunque no sabemos si se trata de la misma persona.

Salazar, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Salazar, Rodrigo de

 

Luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas, tras la cual fue destacado junto a otros para perseguir al huido Diego de Almagro el Mozo. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Salcedo (o Saucedo), Francisco de

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 5 de junio de 1537, fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro.

Salcedo (o Saucedo), García de

 

Se incorporó a la tercera expedición de Francisco Pizarro con el cargo de veedor Real. Estuvo presente en la fundición de Cajamarca entre el 13 de mayo y el 6 de agosto de 1533. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco y un mes después lo hizo en la de Jauja. El 25 de junio de 1534 fundió en Jauja una figurilla maciza de oro que al parecer se la había dado su cacique y cuyo quinto se apreció en 11.854 maravedís. En enero de 1535, además de veedor y tenedor de los bienes de difuntos ostentaba el cargo de regidor de la ciudad de Lima. El 19 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 700 marcos de plata. Dos años después, fue alcanzado en nada menos que 22.429 pesos de oro por lo que fue apresado. Sin embargo, el gobernador que mantenía una gran amistad con él, ordenó su liberación. En 1541, estaba rehabilitado como veedor y se encontró en el palacio del Marqués cuando los almagristas entraron para asesinarlo. Tenía una esclava morisca, llamada Beatriz, que tenía cautivado al gobernador, y le sacaba prebendas para sus conocidos y familiares. Por cierto que Vaca de Castro encausó a un Salcedo por la conspiración que acabó con la vida del marqués. No parece que se trate de la misma persona. En 1546 seguía residiendo en Lima.

Salcedo, Juan de

 

Llegó de Nicaragua en 1532 y fundió el 6 de marzo de 1532, en la isla de la Puná, piezas labradas que rescató en la costa peruana por un valor de 154.875 maravedís.

Salcedo, Miguel de

 

Avecindado en San Miguel de Piura, recibió en 1536 una estimable encomienda en el valle de Jayanca.

Salcedo, Rodrigo de

 

El 14 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 27.025 maravedís y plata apreciada en 18 marcos y 6 onzas.

Saldívar, Francisco de

 

Almagrista, sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejecutado en la ciudad de Huamanga.

Salinas, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Salinas, herrador, Juan de

Jerez de la Frontera (Cádiz)

Herrero de oficio, estuvo con Hernán Cortés en la conquista de la confederación mexica. Luego estuvo en Nicaragua para pasar junto a Sebastián de Belalcázar a la conquista del Perú. Tomó parte como hombre de a caballo en la jornada de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Regresó a España, pes en septiembre de 1536 nos consta documentalmente su presencia en Sevilla.

Salinas, Julián de

 

Almagrista, lucho en la batalla de las Salinas como capitán de infantería, falleciendo en dicho combate (1538).

Salinas, Pedro de (escribano)

 

Fue recibido como escribano de Lima el 4 de noviembre de 1538, tras la renuncia de Domingo de la Presa. Luchó contra Diego de Almagró junto al licenciado Vaca de Castro y al virrey Blasco Núñez Vela. El 23 de noviembre de 1551 residía en Lima cuando recibió un escudo de armas. Al parecer, según Raúl Porras, regresó a España donde escribió una relación sumaria de los sucesos que presenció.

Salinas de la Hoz, Juan de

Salinas de Añana (Álava)

Caballero, participó en el reparto del botín de Cajamarca. Regresó a España, pues en 1534 se encontraba en Toledo para reclamar un escudo de armas.

Salinas de la Hoz, Pedro

Salinas de Añana (Álava)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Regresó a España en 1535.

Salinas Farfán, Juan de (capitán)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco, llegando a ostentar el cargo de regidor. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por valor de 907.295 maravedís y plata apreciada en 200 marcos. Figura en el listado de almagristas fallecidos en la batalla de las Salinas. A mediados de siglo, vivía en Lima un Juan Salinas, apoderado del alférez Francisco de Olmedo, pero debe tratarse de otra persona.

Salinas Loyola, Juan

 

Era oriundo de la ciudad de Logroño, donde compró la capilla mayor del monasterio de la Merced. En 1551 Francisco de Olmedo, cuando marchó a España lo dejó encargado de sus bienes, Participó en la conquista de Bracamoros y Yaguarsongo, siendo capitán y gobernador de dichas provincias. Dejó un hijo que le sucedió en la dicha gobernación Gaspar de Salinas Loyola.

Salmerón, Antonio

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 800 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador.

Salto

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Salvatierra, Juan de

 

Llevaba muchos años en Tierra Firme, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca.

Samaniego

 

Estando gravemente herido el capitán Pedro de Lerma, tras la batalla de las Salinas, lo remató en su cama. Con posterioridad, se solía jactar con insistencia de dicho asesinato hasta que un día fue apresado y ejecutado por la justicia.

Sánchez, Alonso

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese mismo año figura en un documento como vecino de esa misma ciudad.

Sánchez, Antón

 

Era de oficio mercader, uno de los hombres de confianza de Diego de Almagro; estuvo desde la primera campaña de 1524. Tuvo compañía comercial con Francisco de Plasencia, mercader sevillano, y ambos tuvieron una tienda en Nombre de Dios. En 1534 estaba en Sevilla.

Sánchez, Bartolomé

¿Andaluz?

Marinero y hombre de a pie en la jornada de Cajamarca.

Sánchez, Hernán

Villafranca de los Barros (Badajoz)

Hernán Sánchez, nació en Villafranca en 1504, siendo hijo de Francisco Sánchez e Isabel Rodríguez. En 1529 fue reclutado por Francisco Pizarro, estando en la tercera y definitiva expedición al Levante de Francisco Pizarro que acabó con la conquista nada menos que del Tahuantinsuyu.

Sánchez, fray Hortún O. de M.

 

Testigo en el codicilo de Diego de Almagro otorgado en Cusco el 8 de julio de 1538. Firmó el mismo en su nombre, al no saber el otorgante firmar.

Sánchez, Juan

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca. A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas.

Sánchez, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sánchez, Lázaro

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Sánchez, Lope

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año entregó 150 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 259.755 maravedís y plata apreciada en 75 marcos.

Sánchez, Manuel

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sánchez, Martín

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año aparecía como vecino de esa misma ciudad. En ese año entregó 150 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 18 y el 21 de julio de 1535 metió a fundir en Cusco oro por valor de 517.910 maravedís así como plata apreciada en 768 marcos y 6 onzas..

Sánchez, Miguel

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca.

Sánchez, Pedro

 

Primer cura de la parroquia de Huamanga.

Sánchez de Aguilera, Francisco

 

En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador.

Sánchez de Albo, Gonzalo

 

Almagrista, el 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven.

Sánchez de Badajoz, Hernán (Hernando o Fernand)

 

Dio de servicio al emperador, a petición de Hernando Pizarro, 1.500 pesos de oro. Soldado almagrista que, entre el 16 y el 19 de julio de 1535, entró en la fundición de Cusco oro por valor de 2.964.595 maravedís y plata apreciada en 1.567 marcos y 4 onzas. Murió en las batalla de las Salinas. Hay una persona de este nombre que fue después capitán general de Costa Rica y en 1543 estaba en Valladolid. Pero, debe tratarse de otra persona.

Sánchez Copín, Juan

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Sánchez Falcón, Juan

 

El 23 de mayo de 1541 se le concedió el curaca Condorguaca, en la provincia de Huánuco.

Sánchez Morillo, Hernán

 

Nacido en 1508, era de oficio volteador de reses y caballos. Participó como hombre de a caballo en la celada de Cajamarca. El 20 de abril de 1534, se avecindó oficialmente en Jauja. Luego vivió como encomendero en Lima. En 1556 regresó a España, estando en la corte de Valladolid reclamando mercedes.

Sánchez Talavera, Alonso

Cebolla, cerca de Talavera de la Reina (Toledo)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Regresó a España, pues en 1737 se encontraba en Sevilla, reclamando poco después un escudo de armas.

Sánchez de Vargas, Hernán

Badajoz

Estuvo en la expedición a la Canela de Gonzalo Pizarro. Se embarcó en el bergantín de Francisco de Orellana, afeándole la traición.

Sancho de la Hoz, Pedro

Calahorra (La Rioja)

De oficio escribano, desempeñó el cargo de secretario de Francisco Pizarro, dando fe del reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Personalmente cobró 181 marcos de plata y 4.440 pesos de oro. Entre el 20 y el 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 359.005 maravedís y plata apreciada en 350 marcos. Con posterioridad, marchó a Chile, donde se enfrentó con Pedro de Valdivia, hasta que fue desterrado de vuelta al Perú.

San Diego, Antón de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Sandoval, Diego de

 

Estuvo en Guatemala con Pedro de Alvarado y luego pasó a la conquista de Quito junto a Belalcázar. El 2 de mayo de 1537 fue nombrado regidor de Quito en sustitución de Rodrigo de Ocampo y tres días después fue designado alférez de la misma ciudad. El 24 de noviembre aún vivía en esa ciudad cuando se le otorgó un escudo de armas

Sandoval, Juan de

Trujillo (Cáceres)

Presente en el reparto del botín de Cajamarca. Se unió al bando de La Gasca y participó en la batalla de Jaquijahuana (1548). El 19 de diciembre de 1550, siendo vecino de Trujillo, en Perú, recibió una real cédula por la que se le autorizaba a regresar a España por dos años sin perder su encomienda.

Sandoval, Rodrigo de

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en dos pesos de oro.

San Martín, fray Tomás de O.P.

 

Provincial de la orden en el Perú, había estado allí al menos durante los años cuarenta. En 1551 se encontraba en Valladolid cuando declaró como testigo en una probanza presentada por Hernán Mejía.

San Millán, Luis

Segovia

Era regidor de la villa de Almagro, cuando fue apresado por las tropas pizarristas. Se ahogó en 1538 al vadear el río Guarco, cuando era llevado a Lima.

San Millán, Pedro de

Segovia

Su oficio era escribano y estuvo presente como hombre de a pie en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Luchó en el bando almagrista, y su casa de Cusco fue saqueada tras la batalla de las Salinas. Participó en la conjura que acabó con la vida del marqués. Sobrevivió a la batalla de Chupas, pero fue ejecutado poco después por Vaca de Castro.

Santa Cruz

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Santiago, Diego de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 10 de junio de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro, en nombre de Hernando de Zahera. Entre los encausados por la muerte del marqués figura un Santiago el de la cuchillada en el pescuezo, que tras la batalla de Chupas fue ejecutado en Huamanga. Pero no sabemos si se corresponde con esta misma persona.

Santobrasi

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sarmiento, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sarmiento, Hernando

 

El 12 de marzo de 1536 fue nombrado regidor de la ciudad de Quito.

Sedeño, Juan

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro.

Segovia, Bartolomé de (clérigo)

 

Clérigo almagrista que llegó con éste al Perú en 1532. En 1537 estaba presente en la villa de Trujillo (Perú). El 25 de octubre de ese mismo año fue uno de los representantes de Diego de Almagro que pactaron con Francisco Pizarro la mediación del fray Francisco de Bobadilla. Luego pasó al reino de Chile junto a Diego de Almagro.

Segovia, Juan de

Cogolludo (Guadalajara)

Hijo de Juan de Segovia y de Juana de Buruégano, eran personas humildes de la villa de Cogolludo. Era trompetero y en agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en cuatro pesos de oro. Participó como hombre de a pie en la jornada de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Después cambio esa vecindad por la de Lima donde vivió hasta su fallecimiento en torno a 1537 o 1538. No dejó descendencia, pues sus padres en septiembre de 1539 todavía estaban a la espera de cobrar la herencia de su difunto hijo.

Segovia, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sepúlveda, Hernando de (doctor)

 

Es el primer médico que pisó territorio peruano. Llegó en la expedición de Pedro de Alvarado a Puerto Viejo. El 6 de diciembre de 1538 se le nombró protomédico de Lima. Figuró como albacea testamentario en el codicilo de Diego de Almagro del 8 de julio de 1538. Debió morir en 1541 o en la primera mitad de 1542, pues el 16 de junio de 1542 el cabildo nombro nuevo protomédico por fallecimiento del doctor Sepúlveda.

Serna, Francisco de la

 

El 14 de abril de 1531, estando en Coaque, fue designado veedor Real.

Serna, Miguel de la

 

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas y luego luchó junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Serra de Leguinaza, Mancio

 

Participó en el saqueo del Cusco. Le tocó en el reparto del botín un disco solar de oro que lo perdió poco después jugando a las cartas. El 4 de agosto de 1534 figuraba en un documento como vecino de la citada ciudad.

Serrera, Juan de

 

El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 270.035 maravedís.

Sesa, Diego de la

 

El 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 95 marcos.

Setiel, Gregorio de

 

Era vecino de la ciudad de Cusco. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que estando en prisión era uno de los que le meaban encima. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. El 16 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Juan Pizarro en Cusco y cuatro días después, a su codicilo. Recibió un buen repartimiento de indios por su lealtad a la causa pizarrista.

Sierra de Leguísamo, (A)mancio (capitán)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 215 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. Tomó parte en la jornada de Alonso de Alvarado a Cusco, siendo capturado y encarcelado en la Ciudad Imperial. Recibió la encomienda de Calca y Vicho, que heredó su hijo Juan Mancio, habido con una hija de Huayna Cápac, Beatriz Manco Cápac. Y años después la misma encomienda la disfrutaba su nieto Pablo Sierra.

Silva, Alonso (escribano)

 

Como escribano, el 1 de noviembre de 1537 redactó la sentencia compulsoria por la que fray Francisco de Bobadilla dictaminaba que Cusco caía dentro de la gobernación de Nueva Castilla y ordenaba al de Almagro su restitución.

Silva, Arias de

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía.

Silva, Diego de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Hijo de Feliciano de Silva, natural de Ciudad Rodrigo. Estaba avecindado en Cusco, cuando el 22 de marzo de 1539 se le concedió en encomienda la mitad de los indios de Guaychaca que hasta ese momento había disfrutado Alonso Díaz. En 1541 era alcalde del Cusco, junto a Francisco de Carvajal, cuando tras el asesinato del marqués, Diego de Almagro el Mozo, le pidió que lo recibiesen por gobernador.

Silva, Francisco

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Silva, Hernando de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. El 22 de enero de 1540 se le concedió el curaca Chaumullo en la provincial de Condesuyo. Unos meses después, concretamente el 15 de agosto de ese mismo año, fue designado regidor del cabildo de la recién fundada ciudad de Arequipa.

Silvestre, Gonzalo

Herrera (Sevilla)

Fue uno de los supervivientes de la malograda expedición de Hernando de Soto a La Florida. En 1544 llegó al Perú, siendo herido en la batalla de Huarina, cuando luchaba contra los hombres de Gonzalo Pizarro.

Silvestre, Juan Esteban

 

Estaba avecindado en Chachapoyas y en 1538 recibió una encomienda de indios. El 18 de mayo de 1540 se le otorgó en encomienda el curaca Guamba, en la provincia de Guarimarca.

Simón, portugués

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 400 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador.

Solar, Antonio de

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 18 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 366.795 maravedís. En 1546 poseía en encomienda los indios yaucas.

Solares, Francisco de

¿Trujillo?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que estando en prisión era uno de los que le meaban encima. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. Murió en la batalla de las Salinas en 1538.

Solier, Martín de

 

Tras luchar en la batalla de las Salinas marchó, junto a Pedro de Candía, a la conquista del reino de Chile. El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Soraluce, Domingo de

Guipuzcoano

De oficio mercader fue uno de los Trece de la Fama. Acompañó a Pizarro en septiembre de 1528 en su viaje a la Península Ibérica. Murió sin testamento hacia 1535, cuando regresaba del Perú. No tuvo hijos, pues sus hermanos Martín y María de Soraluce, en nombre de los hijos y sobrinos del finado, vecinos de Vergara, reclamaban su fortuna el 31 de agosto de 1537.

Sordo, Nuño

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Sosa, Bernardino de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Sosa, Cristóbal de

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año aparecía como vecino de esa misma ciudad. Fue caballerizo de Francisco Pizarro, lo que no impidió que se contara entre los almagristas acusados por el asesinato del marqués. Perdió la vida en 1542 en la batalla de Chupas.

Sosa, Hernando de

Madrid

Escribano, participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 9 de julio de 1533, estaba en Cajamarca, cuando compró perlas por valor de 18.000 maravedís. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, pero por poco tiempo. A mediados de 1535 estaba en Cusco porque Hernando de Soto, cuando se quiso volver a España, pensó en dejarle su vara de corregidor. El 25 de octubre de 1537 desempeñaba el cargo de secretario de Francisco Pizarro. Sin embargo, estuvo en Cusco durante el cautiverio de Diego de Almagro y declaró ser su secretario. Por pedir un colchón y una manta para el reo, estuvieron a punto de matarlo. Precisamente, el 8 de julio de 1538, Diego de Almagro dispuso su testamento ante él. Francisco Pizarro lo expulsó de Cusco por lo que decidió marchar a España para contar a las autoridades su versión. En 1540 estaba en Madrid cuando declaró en el proceso contra Hernando Pizarro por la muerte de Hernando de Alvarado, declarando otra vez haber servido de secretario de Almagro. Nuevamente, el 6 de julio de 1542 volvió a declarar contra Hernando Pizarro, en un proceso celebrado en Valladolid. El 7 de febrero de 1558, sus herederos residentes en Madrid, reclamaban 3.000 pesos de oro a los herederos de Diego de Almagro.

Sosa, Juan de

 

En enero de 1534 llegó a Sevilla junto a Hernando Pizarro. Llevaba poderes de Diego de Almagro para solicitar su gobernación.

Sosa, fray Juan de

¿?

Religioso, viajó en la tercera expedición, recibió su parte del botín en Cajamarca, cobrando una cantidad similar a los caballeros. Fue el primer cura de San Miguel de Piura. Regresó rico a España, y según Alonso Borregán, pidió al emperador que no dejase regresar a Hernando Pizarro a Nueva Castilla, pues eran hombre de malas entrañas y podría venir mucho daño a estos reinos.

Sosa, Vicente de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Sotelo, Cristóbal de

Zamora

Soldado, pasó a América en 1526 y al Perú con Belalcázar. En 1537 estuvo en el apresamiento de los hermanos Pizarro en Cusco. Fiel almagrista, luchó en la batalla de las Salinas, como capitán de infantería, en la que resultó herido. Tras la muerte del marqués fue enviado a Cusco como teniente general para imponer allí la autoridad de Diego de Almagro el Mozo. Fue asesinado en una disputa con otro almagrista, el capitán García de Alvarado.

Sotelo, Gregorio de

Zamora

Hermano del anterior, pasó al Perú en 1531. Presente en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 era vecino y regidor en Jauja. Luego fue mayordomo de la iglesia catedral de Lima. Finalmente, luchó en el bando almagrista hasta su muerte.

Sotelo, Hernando de

¿Zamora?

Murió en la batalla de las Salinas, en 1538. Su deudo Cristóbal de Sotelo trató de rescatarlo pero cuando lo levaba en su caballo murió de un arcabuzazo.

Soto, Alonso de

 

Según Garcilaso, una persona de este nombre tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro, en la batalla de Chupas.

Soto, Cristóbal de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Soto, Hernando de

Barcarrota (Badajoz)

Su socio Hernán Ponce de León, que había acudido a vender esclavos a Panamá pactó con Francisco Pizarro la venta de sus barcos a cambio de la concesión al barcarroteño del cargo de teniente de gobernador. Soto llegó al Perú, cuando la expedición estaba en la isla de la Puná, allá por enero de 1532. Estuvo en el reparto del botín de Cajamarca, fue el que más dinero recibió, detrás de Francisco y Hernando Pizarro y de Diego de Almagro. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco, siendo nombrado poco después teniente de gobernador de dicha ciudad. El 20 de junio de 1534 fundió en Jauja una partida considerable de oro, pagando de quinto 419.850 maravedís. El 20 de mayo de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 5.402.240 maravedís.

Soto, Luis de

 

Fue testigo en el traslado del codicilo de Diego de Almagro, en Cusco el 31 de enero de 1539.

Suárez, Simón

 

Fue desde Panamá en la tercera expedición de Francisco Pizarro. No estuvo en la celada de Cajamarca ni en el posterior reparto del botín. El 6 de agosto de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió una pequeña cantidad de oro propio por el que pagó de quinto 4.300 maravedís. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco, repartiéndosele solar, tierras y una encomienda de indios. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 32.865 maravedís y plata apreciada en 155 marcos. Temporalmente estuvo en Quito, junto a Diego de Almagro, pacificando la tierra, pero regresó a Cusco. Allí seguía residiendo el 24 de julio de 1535 cuando realizó una probanza de méritos.

Suárez, Vasco

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Suárez de Carvajal, Benito (Licenciado)

Talavera de la Reina (Toledo)

Llegó al Perú en 1535, junto a Hernando Pizarro, ostentado el cargo de teniente de gobernador en Lima. Advirtió el día antes de su asesinato al marqués de la conjura que había para asesinarle. Se debió pasar al bando almagristas, pues el 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Suárez de Carvajal, Illán

Talavera de la Reina (Toledo)

Hermano del anterior, desempeñó el cargo de factor de Diego de Almagro el Viejo. Luego se pasó al bando pizarrista, pues aspiraba a que Francisco Pizarro le concediese la gobernación de Nueva Toledo, vacante por la muerte de Diego de Almagro. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Suárez de Carvajal, Juan

Trujillo (Cáceres)

Hermano del anterior, viajo en la misma expedición con el cargo de factor. El 21 de julio de 1535 un Juan Suárez entró a fundir 40 marcos de plata en Cusco, pero no estamos seguro que se trate de la misma persona. El 25 de octubre de 1537 estaba presente en Lima, como factor de Francisco Pizarro. Fue ejecutado por el virrey Blasco Núñez

Suárez de Escobedo, Pero

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Suárez de Figueroa, Benito

 

Alguacil del cabildo de Lima que el 23 de julio de 1539 fue designado teniente de alguacil mayor, ante la ausencia de Juan de León. El 12 de julio de 1541 estuvo presente en la apertura del testamento de Francisco Pizarro.

Suárez Mercado, Luis

 

El 12 de octubre de 1541, declaró ser vecino de Cusco cuando fue presentado como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven.

Taburco, Íñigo

Astorga (León)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1534 decidió regresar a España, estableciéndose en su localidad natal.

Tafur, Juan

 

Fue el enviado por el gobernador Pedro de los Ríos a la isla del Gallo a recoger a los supervivientes de la expedición de Pizarro que quisiesen regresar a Panamá.

Talavera, Bartolomé de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Talavera, Esteban de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Talavera, Francisco de

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

Talavera, Gonzalo de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Tapia, Diego de

Trujillo (Cáceres)

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito. En 1536 cuando acudió desde Lima, enviado por Francisco Pizarro, en socorro de la ciudad de Cusco, sufrió una emboscada en la cuesta de Pasco y fue asesinado junto a sus hombres.

Tapia, Fabián de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Tapia, Gómez de

Trujillo (Cáceres)

Desconocemos la fecha exacta en la que se embarcó para el Nuevo Mundo, aunque en 1550 numerosos testigos fueron unánimes al decir que era “muy antiguo en Indias”. En septiembre de 1535 fue en la hueste de Diego de Almagro “El Viejo” a la fallida expedición de Chile. Posteriormente participó en las guerras civiles del Perú al servicio de Cristóbal Vaca de Castro, combatiendo en la batalla de Chupas, el 18 de septiembre de 1542. Muy poco después decidió afincarse definitivamente en la ciudad de Panamá donde se convirtió en un gran propietario de hatos ganaderos y de estancias, disfrutando asimismo de una buena encomienda de indios. Además de la extensa hacienda de Dachepa disponía de un tejar en las cercanías del río Pacora.

En 1549, siendo ya regidor del cabildo de Panamá, fue excomulgado por el obispo por negarse a pagar el diezmo de la teja. Aunque se le ofrecieron perdones temporales para que confesase y comulgase nunca lo quiso hacer. En 1550 el gobernador Sancho de Clavijo decidió aplicar las Leyes Nuevas y poner en libertad a los indios. El trujillano se opuso, negándose a entregar sus 73 indios y urdiendo una trama para prender al gobernador, en espera de la llegada de un juez de residencia. Descubierta la conspiración fue apresado y encarcelado por el gobernador Sancho de Clavijo. Tras unas breves pesquisas, el 30 de enero de 1552 se dictó sentencia por la que se le desterró a España. Una vez en la Península debía presentarse ante los oficiales de la Casa de la Contratación para que lo despachasen ante el Consejo de Indias. Efectivamente en septiembre u octubre de 1552 compareció ante los oficiales sevillanos, quienes le dieron un plazo de 50 días para personarse ante los oidores del Consejo de Indias. Sin embargo, no pudo cumplir con su cita. El 23 de diciembre de 1552, estando camino de la Corte en su ciudad natal de Trujillo, enfermó gravemente. Le dieron fuertes calenturas y flemas, así como un intenso dolor abdominal provocado por varios cálculos. Pidió una prórroga de 30 días para recuperarse, pero no los agotó porque falleció el 19 de enero de 1553 en casa de su primo Alonso de Tapia. Su cuerpo fue enterrado el viernes 20 de enero, día de los Mártires, en la iglesia parroquial de Santiago de Trujillo.

Tapia, capitán Gonzalo de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. En Según el Inca Garcilaso, en 1536, iba al frente de una expedición para socorrer Cusco, cuando murió a manos de los rebeldes. En 1537 había un capitán Tapia con Belalcázar en Quito, pero probablemente se trataba de otra persona.

Tapia, Luis de

Ávila

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en una proceso.

Tarazona, Bartolomé de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Tello de Sotomayor, Juan

Sevilla

Fue alcalde ordinario de Lima en 1535 y, desde febrero de 1536, repartidor de tierras. Luchó en la batalla de las Salinas como uno de los capitanes de la caballería. Sobrevivió a la derrota, siendo uno de los conjurados en 1541 para matar al marqués. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro mandó descuartizar su cuerpo.

Terrazas, Bartolomé de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 1.000 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 9 y el 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 3.204.335 maravedís, así como 356 marcos y dos onzas de plata. En 1537 fue uno de los que se opuso a la ejecución de Hernando Pizarro.

Tejada, Lisón de (licenciado)

Logroño (La Rioja)

Había sido alcalde de los hijosdalgo de la audiencia de Valladolid y fue nombrdo en 1542 oidor del Perú.

Tiemblo, Hernando del

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Permaneció en Perú, pues todavía en 1570 vivía en la ciudad del Cusco.

Tinoco, Rodrigo

 

En febrero de 1540 fue designado alcalde ordinario de Huamanga. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Toledo, Alonso de

 

Era escribano en Potosí, y el 27 de mayo de 1551 actuó de testigo en una escritura de poder.

Tordoya de Vargas, Gómez de

 

Era Extremeño pues, según Alonso Borregán, lo reclutó Hernando Pizarro en su tierra en 1534, llegando a la gobernación de Nueva Castilla junto a él en 1535. Diego de Almagro el Mozo lo acusaba de tener cuentas pendientes con la justicia en España por haber matado a un pesquisidor, extremo que no podemos confirmar ni desmentir. Lucho en el bando pizarrista, pues acompañó a Alonso de Alvarado, que fue enviado por Francisco Pizarro para socorrer a su hermano en el Cusco. Fueron derrotados y junto a Alonso de Alvarado y otros capitanes fue conducido a la vieja capital inca y encerrado. Tras la victoria de las Salinas quedó en Cusco, como miembro de su cabildo. Cuando llegaron a Cusco las noticias de la muerte del marqués estaba de caza con su halcón. Conocida la noticia retorció el cuello de su ave y dijo: más tiempo es de guerra a fuego y a sangre que no de caza y pasatiempos. Organizó a los hombres leales que había en Cusco y marchó a avisar al capitán Nuño de Castro que estaba a varias leguas de la ciudad y a Pero Álvarez Holguín que estaba pacificando el sur de Arequipa. Una vez juntos, acudieron en busca de Vaca del licenciado Vaca de Castro. Fue herido en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, muriendo poco después.

Toro, Alonso de

Trujillo (Cáceres)

De origen hidalgo, un hermano pequeño suyo estuvo entre los asesinados por los indios en la balsa que los trasladaba desde la isla de la Puná. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Se avecindó en Cusco. En 1534 entregó a Hernando Pizarro 250 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 597.050 maravedís. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que estando en prisión era uno de los que le meaban encima. Defendió la ciudad de Cusco en la guerra contra el rebelde Manco Cápac. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. Participó, junto a Antón Ruiz de Guevara y Diego Maldonado, en la liberación de Gonzalo Pizarro y de Alonso de Alvarado, entregándosele por ello un buen repartimiento de indios. Testigo en el codicilo otorgado por Diego de Almagro en Cusco el 8 de julio de 1538. Posteriormente, fue Maestre de campo con Gonzalo Pizarro, y luego gobernador de Cusco. Murió en esta última ciudad en 1546, en una riña familiar con su suegro Diego González. No debió tener hijos, pues sus hermanos Juan de Toro y Marina Ruiz, esta última con autorización de su marido Diego de Arévalo, aceptaron en 1551 su herencia.

Toro, Hernando de

Trujillo (Cáceres)

Caballero y escudero de Hernando Pizarro, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca, recibiendo 8.886 pesos de oro y 362 marcos de plata. En 1533, iba junto a Hernando de Soto en la vanguardia que se dirigía a Cusco, cuando murió junto a otros cuatro españoles en una emboscada cerca de Vilcaconga.

Toro, fray Tomás de O.P.

 

Viajó desde Sevilla junto a Francisco Pizarro en 1529.

Torres, Cristóbal de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Torre, Francisco de la

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca.

Torres, Hernando de

 

El 15 de agosto de 1540 fue designado regidor del cabildo de la recién fundada ciudad de Arequipa.

Torre, Juan de la

Villagarcía de la Torre (Badajoz)

Nacido en Villagarcía de la Torre, Badajoz, en el último cuarto del siglo XV. Llegó a las Indias como soldado en la armada de Pedrarias Dávila de 1514. Dos años después estaba en Santo Domingo, retornando a Tierra Firme con Francisco de Barrionuevo en 1523. En 1526 estuvo con Pizarro, siendo uno de los Trece de la Fama. En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en cinco pesos de oro. No estuvo en la celada de Cajamarca ni el reparto de su botín. El 22 de enero de 1540 se le concedió el curaca Yaramullo en la provincia de Condesuyo. Participó en la fundación de Arequipa, siendo nombrado el 15 de agosto de 1540 alcalde ordinario. Estuvo en todas las guerras posteriores, en la batalla de Chupas contra Diego de Almagro, en Jaquijahuana contra Gonzalo Pizarro y en las de Chuquinga y Pugará contra Francisco Hernández Girón. Se caso con Ana Gutiérrez y en segundas nupcias con Beatriz de Casillas y Padilla, muriendo a avanzada edad en Arequipa.

Torres, Pedro de

Valle de Carriedo (Burgos)

Soldado enrolado en la tropa real de Pedrarias Dávila, también presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 13 de mayo de 1533 entró a fundir oro en Cajamarca, como criado de Hernando de Soto. Regresó a su tierra en 1535, acudiendo previamente a la corte a solicitar un blasón.

Torres, Sebastián de

Chiclana de la Frontera (Cádiz)

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. El 6 de agosto de 1533 estaba en Cajamarca cuando entró a fundir una pequeña cantidad de oro suyo por el que pagó de quinto 975 maravedís. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja y poco meses después se le otorgó una encomienda en el pueblo de Chuquirecuay. En 1537 era alcalde ordinario de la ciudad de Lima. El 9 de agosto de 1538 se expidió una real cédula para que no se le quitasen los indios que tenía asignados. Murió en 1539 a manos de los indios.

Toscano, Antonio

 

El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 28.530 maravedís.

Toscano, Pedro

 

El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 150 marcos de plata.

Tovar, Nuño de

Badajoz

Soldado. Entre el 16 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 353.225 maravedís y plata apreciada en 50 marcos.

Triana, Endrino de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Trillo, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Trujillo, Diego de

Trujillo (Cáceres)

Soldado, fue uno de los que abandonó la isla del Gallo, aunque erróneamente el Inca Garcilaso lo cita entre los que se quedaron. Luego estuvo presente en la celada de Cajamarca. Fue en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. Tras recibir su parte en el botín de Cajamarca, avanzó hasta el Cusco, donde se avecindó. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Se desposó en varias ocasiones pero murió en 1576 sin descendencia. Dejo escrita una crónica sobre la conquista del Perú.

Trujillo, Gonzalo de

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas.

Trujillo, Juan de

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Turuégano, Juan de

Valladolid

En 1537 era veedor de su Majestad en el Perú. El 25 de octubre de 1537 fue uno de los representantes de Diego de Almagro que pactaron con Francisco Pizarro la mediación del fray Francisco de Bobadilla. A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener más de 40 años por lo que había nacido en 1498 o 1499. El 220 de septiembre se casó con Francisca, hija de Hernando de Villafranca, contino de Su Majestad. Debió enviudar y el 3 de octubre de 1548 se casó en segundas nupcias con María de Abreo, criada de las infantas de Castilla, hija de Vasco Fernández y de Margarida Matela. Murió en Nueva Toledo en torno a 1556, dejando una hija, doña María de Turuégano, que se crio en Castilla, junto a su madre, María de Abreo, cuando él marchó como factor al Perú.

Ulloa, Noguerol de

 

Perteneció al bando almagristas. Mientras que libraba la batalla de las Salinas él permaneció en Cusco custodiando a algunos presos pizarristas.

Ulloa, Pedro de

¿Cáceres?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Urbina, Diego de (capitán)

Orduña (Vizcaya)

Sobrino del maese de campo Juan de Urbina. El 24 de noviembre de 1537 fue testigo en el acuerdo del Tambo de Lunahuaná, entre pizarristas y almagristas. En 1538 luchó junto a Hernando Pizarro en la toma de la sierra Guiatara, y poco después en la batalla de las Salinas. En esta última contienda participó como capitán de piqueros. Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Urrutia, Juan de

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Vaca, Antonio

 

Llegó al Perú en 1534. El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal.

Vaca, Francisco

 

Figuró como testigo en el acta de fundación de la Ciudad de los Reyes el 18 de enero de 1535.

Vaca, Pero

 

El 16 de julio de 1535 fundió oro de rescate por valor de 2.675 maravedís.

Vaca de Castro, Cristóbal (Licenciado)

Mayorga (Valladolid)

Fue enviado al Perú para pacificar la tierra e investigar los desórdenes entre pizarristas y almagristas, destituyendo si era necesario al propio gobernador. Pero su viaje fue difícil y tardó más de lo esperado por lo que se enteró en Popayán de la muerte del marqués. Reclutó todos los hombres que pudo y se aprestó para derrotar a los almagristas que se habían alzado con el poder. En la llanura de Chupas, el 18 de septiembre de 1542 los derrotó, ajusticiando poco después a Diego de Almagro el Mozo. En 1544 arribó al Perú el virrey Blasco Núñez de Vela y encarceló a Vaca de Castro, acusándolo de haberse enriquecido de manera ilícita. Consiguió escapar, huyendo a España. Aquí fue apresado y encerrado a la espera de juicio. Tardó once años en ser absuelto, siendo rehabilitado como miembro del Consejo de Indias.

Valderrama, Bernardino de (escribano)

 

Ante él se ratificó la escritura de compañía entre Almagro y Pizarro en Pachacamac el 14 de enero de 1535. El 20 de enero de 1535, recibió un poder del gobernador y del mariscal para que, en su nombre, cobrase todas las rentas, deudas y haciendas a ellos pertenecientes. El 12 de octubre de 1541 fue testigo en una escritura otorgada en Lima por Diego de Almagro el Mozo.

Valderrama, Nuño de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Valdés, Francisco

 

Hijo de Gonzalo Fernández de Oviedo, fue Veedor de Tierra Firme y miembro de las huestes de Almagro. Se ahogó cerca de Arequipa cuando su ejército, camino de Cusco, atravesó un río muy caudaloso.

Valdés, Melchor de

 

El 12 de marzo de 1536 fue nombrado alguacil mayor de Quito y regidor de su cabildo.

Valdés, Pedro de

 

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Valdés, Ramirillo de

 

Fue uno de los que enviaron los almagristas a espiar al marqués y su entorno el mismo día en que fue asesinado. En 1542 figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Valdés de Valencia

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Valdivia, Pedro de

Villanueva de la Serena (Badajoz)

Experimentado soldado en las guerras de Italia, llegó en 1537 a Perú en la expedición enviada por Alonso de Fuenmayor, presidente de la audiencia de La Española, para ayudar a sofocar la rebelión de Manco Cápac. Luego luchó en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas, siendo maestre de campo. Testigo en el codicilo otorgado por Diego de Almagro en Cusco el 8 de julio de 1538. El marqués lo recompensó con la gobernación de Chile, con la condición de que persiguiese a los almagristas huidos. En 1539 partió para Chile, continuando lo que Diego de Almagro había iniciado. El 12 de febrero de 1541 fundó la ciudad de Santiago por delegación de Francisco Pizarro. Unos años después regresó para ayudar a La Gasca a derrotar a Gonzalo Pizarro, retornando después a Chile donde murió a los 56 años.

Valdivieso, Diego de

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en tres pesos de oro.

Valdivieso, Francisco de

Villa de Valdivieso (Burgos)

En 1549 estaba en Sevilla, cuando declaró que había estado presente en Lima cuando en 1536, Juan de Herrera compró un caballo a Francisco Martín de Alcántara. Tenía en ese momento 66 años por lo que había nacido en torno a 1483.

Valdivieso, Juan de

Toro (Zamora)

Natural probablemente de la ciudad de Toro, no estuvo en la celada de Cajamarca ni en el reparto de su botín. Entre el 9 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 196.140 maravedís y plata apreciada en 1.985 marcos. A primeros de agosto de 1535 estaba en Cusco cuando compró cuatro esmeraldas a Diego Palomino por un total de 9.000 maravedís. En 1543, era difunto, cuando Pero Ansúrez, llevaba a sus dos hijas mestizas a España. El navío fue atacado por los corsarios y Ansúrez murió. Pero Alonso de Alvarado se hizo cargo de ellas y las entregó en Castilla a su tío Francisco Benavides Valdivieso, regidor de la ciudad de Toro.

Valencia, Antonio de

 

En torno a 1560 era fallecido en Lima por lo que Martín de Paredes trajo 106 pesos de oro para Inés de Aguilar, su viuda, residente en España.

Valencia, Bernardino de

 

En agosto de 1540 fue designado regidor de la ciudad de Chachapoyas.

Valencia, Fernando de

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Valencia, Pedro de

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año figura en un documento como vecino de esa misma ciudad.

Valera, Luis de

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas.

Valverde, Francisco de

 

Estaba avecindado en Guayaquil. El 3 de mayo de 1540 se le otorgó en encomienda el curaca Daule.

Valverde, Fray Vicente de O. P.

Oropesa (Toledo)

Fraile dominico que participó en la tercera expedición, embarcándose en Sevilla en 1529. Estuvo presente en casi todos los episodios importantes de la conquista y la posterior colonización, como Cajamarca o la refundación del Cusco del 23 de marzo de 1534. Se le otorgó el obispado de Cusco y por real cédula dada en Valladolid el 14 de julio de 1536 la protectoría general de los indios. Aunque según fray Antonio de la Calancha nunca llegó a consagrarse oficialmente como obispo. Tras la muerte de Diego de Almagro el Viejo, por su lealtad a la causa pizarrista, recibió los mejores indios de Cusco y a un sobrino suyo le dio indios en Lima. En el testamento de Francisco Pizarro, otorgado en Chivicapa, el 22 de junio 1539, éste lo nombró como uno de sus albaceas. En 1541, cuando el marqués fue asesinado huyó pero, estando en la isla de la Puná, los indios se rebelaron y lo asesinaron junto a otros españoles. En 1544 se nombró como sucesor en la mitra cusqueña a fray Juan Solano O.P.

Valladares, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Valladolid, Duarte de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Valladolid, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Valle, Cristóbal del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Valle, Juan del

 

El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 258.531 maravedís y plata apreciada en 635 marcos.

Vallés, Alonso del

 

En 1536, Diego de Almagro le hizo entrega de varios objetos de oro y plata que había saqueado de la casa del marqués en Cusco. Su casa, en Cusco, fue una de las saqueadas tras la batalla de las Salinas. Posteriormente, en el codicilo de Diego de Almagro, fechado en 1538 reconoció que seguía debiendo a Alonso del Valle ciertos pesos de oro. Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Vallejo, Juan de

 

Fue testigo y firmante en el acto de formalización la compañía entre Almagro, Pizarro y Luque, en Panamá el 10 de marzo de 1526.

Vargas, Alonso de

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

Vargas, Diego de

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Era paje del electo de Quito.

Vargas, Francisco de

La Guardia (Toledo)

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió dos indias que se tasaron las dos en un total de 7,5 pesos de oro. Luego estuvo como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1539 era mayordomo de la ciudad de Lima, aunque murió poco después a manos de los indígenas.

Vargas, Hernando de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Vargas, Juan de

Barcarrota (Badajoz)

Soldado, no participó en la celada de Cajamarca ni en el reparto de su botín. Fue paje de Francisco Pizarro y murió junto a él en el ataque almagrista a su palacio.

Vargas, capitán Juan de

 

Murió en la batalla de Huarina.

Vargas, fray Juan de, O. de M.

 

Estaba presente en el Perú desde 1537. Al año siguiente era comendador de su orden en Cusco, cuando figuró como testigo en el codicilo de Diego de Almagro. En 1540 seguía ostentando el cargo de comendador de su orden.

Vargas, Martin de

Fregenal de la Sierra (Badajoz)

Estuvo en el Perú en los años cuarenta, pues declaró como testigo en una probanza realizada por Hernán Mejía. Regresó a España, pues en 1551 estaba presente en Valladolid.

Vázquez, Alonso

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Vázquez, Bartolomé (cordonero)

Toledo

A mediados del siglo XVI era vecino de la ciudad de Cusco.

Vázquez, Pedro

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Vázquez, Tomás

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En 1534 se le concedió una encomienda en la provincia de Andesuyo. En se mismo año entregó a Hernando Pizarro 166 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de junio de 1535 Juan Julio fundió en su nombre en Cusco oro de rescate valorado en 362.460 maravedís. Fue uno de los implicados en los malos tratamientos al inca Manco Cápac que provocaron o aceleraron su alzamiento. Tomó parte en la jornada de Alonso de Alvarado a Cusco, siendo capturado y encarcelado en la Ciudad Imperial. El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, aunque luego se alineó con Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Vázquez de Cepeda, Juan

 

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Vázquez de Mella, Diego

 

Era un baquiano experimentado en la guerra contra los indios rebeldes de la sierra del Bahoruco, en la Española, desde 1527. Estuvo en la conquista del Perú junto a Diego de Almagro y luego en la expedición a Chile. El 23 de noviembre de 1541 era vecino del Cusco cuando recibió un escudo de armas.

Vázquez de Osuna, Juan

 

Vivía en la ciudad, y tras la batalla de las Salinas, su casa fue una de las saqueadas por los pizarristas. Asimismo, se le arrebató su repartimiento de indios. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Vega, Diego de la

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado procurador y mayordomo del cabildo de Trujillo (Perú). Luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas, tras la cual fue destacado junto a otros para perseguir al huido Diego de Almagro el Mozo. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Vega, Hernando de

 

Luchó junto a Francisco Pizarro, luego contra los almagristas y finalmente contra Gonzalo Pizarro. El 19 de noviembre de 1551 era vecino de la ciudad de Nuestra Señora de la Paz, en Perú, cuando recibió un escudo de armas.

Velasco, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Velázquez, Diego

 

En 1544 estaba procesado por haber desembarcado en Lisboa diversos caudales, entre ellos 2.500 marcos de plata dirigidos a Hernando Pizarro.

Velázquez, Melchor

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. En 1542 figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, siendo ejecutado en el propio sitio de Chupas.

Velázquez, Zebedeo

 

El 12 de julio de 1535, entró a fundir una camiseta con cierta argenta de oro que se valoró en 22.500 maravedís.

Vélez de Guevara, Juan (veedor)

 

El 19 de noviembre de 1537 recibió un poder general de Francisco Pizarro, para parecer ante el emperador y reclamar el cumplimiento de la sentencia de límites de fray Francisco de Bobadilla. Testigo de la sentencia dada por Vaca de Castro contra los almagristas el 16 de septiembre de 1542 y en la batalla de Chupas.

Vélez de Guevara, Lope

Palos (Huelva)

Caballero, había estado presente en Honduras y Nicaragua junto a Gil González Dávila, pasando luego al Perú. Participó en el apresamiento de Atahualpa, estando presente en el reparto del botín. Antes del ajusticiamiento de Atahualpa acompañó a Hernando de Soto a comprobar si había tropas en pie de guerra en el entorno de la ciudad. Regresó a su tierra natal en 1535, donde vivía el 24 de marzo de 1537 cuando se le concedió un escudo de armas.

Velva, Pedro de

 

Presente en el reparto de la plata de Cajamarca

Vera, Diego de

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Vera, Fernando de

 

Diego de Almagro, en su codicilo de 1538, afirma que éste le debía unos 6.000 castellanos de oro que le dejó para que se los guardase cuando hizo su expedición a Quito.

Vera Mendoza, Juan de

Mérida (Badajoz)

Luchó junto al virrey La Gasca contra las tropas del insurrecto Gonzalo Pizarro. Estuvo presente en la batalla de Jaquijahuana. Luego combatió contra Francisco Hernández Girón.

Verdejo, Diego

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado regidor del cabildo de Trujillo (Perú). Falleció a finales de 1542 o principios de 1543, pues el licenciado Vaca de Castro otorgó su encomienda a Juan de Barbarán el 8 de marzo de 1543.

Verdejo, fray Diego

 

El 4 de junio de 1540 recibió instrucciones para visitar los pueblos indios de Chicaza hasta Tucume.

Verdugo, Melchor

Ávila

Sus orígenes familiares eran asturianos, aunque él nació en Ávila hacia 1514. Pasó a Panamá, de manera que cuando se enroló en la conquista del Perú era un baquiano. Se incorporó a la expedición en Coaque. Estuvo presente como hombre de a pie en la batalla de Cajamarca y en el reparto del botín. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró seis esmeraldas. El 5 de marzo de 1535 se le concedieron tres curacas en la provincia de Cajamarca, mientras que el 7 de diciembre de 1537, siendo vecino de Trujillo (Perú), recibió un escudo de armas. El 9 de agosto de 1538 se expidió una real cédula para que no se le quitasen los indios que tenía asignados. En 1541 se incorporó a las tropas de Vaca de Castro, participando en la batalla de Chupas. Falleció en Trujillo (Perú) el 12 de febrero de 1567.

Verdugo, Pedro de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Vergara, Antonio de

Oropesa (Toledo)

Presente como hombre de a pie en la batalla de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Salió del Perú en 1534 avecindándose en Sevilla, donde desempeñó una regiduría. Se encontró entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. Todavía vivía en la capital hispalense en 1577.

Vergara, Juan de

 

Estaba junto al marqués cuando fue asesinado en 1541.

Vergara, capitán Pedro de

 

En 1538 luchó en el bando pizarrista. Estuvo presente en la toma de la sierra Guiatara, y poco después en la batalla de las Salinas, como capitán de arcabucería. Tras ella, el marqués lo recompensó con la concesión en exclusiva de la conquista de la región de Bracamoros. En 1541, junto a Alonso de Alvarado se desplazaron hasta Jauja para ponerse a las órdenes del licenciado Vaca de Castro. Testigo de la sentencia dada por Vaca de Castro contra los almagristas el 16 de septiembre de 1542 y en la batalla de Chupas. Fue herido en dicha contienda, pero sobrevivió y luego se le envió de nuevo a poblar la región de Bracamoros. de la sierra Guiatara, poco antes de la batalla de las Salinas.

Vicioso, Juan

 

El 10 de junio de 1533 estaba en Cajamarca, fundiendo cierto oro suyo. El 30 de junio de 1534, en Jauja, Juan de Herrera fundió cierto oro en su nombre.

Villacastín

 

Fue enviado cerca de la sierra de la Guiatara, junto a Felipe Boscán, a buscar alimentos pero fueron atacados por los almagristas. Según Alonso Borregán le propinaron un jarrazo en la cabeza y lo dejaron sin conocimiento.

Villacorta, Alonso de

 

El 2 de enero de 1541 estaba en Quito cuando fue testigo de una carta otorgada por Gonzalo Pizarro a su hermano Hernando. En 1544 figuraba como procurador y mayordomo de los herederos de Francisco Pizarro.

Villacorta, Antonio de

 

El 2 de enero de 1541 actuó como testigo en una carta de poder otorgada en Quito por Gonzalo Pizarro.

Villacorta, Juan de

 

En 1538 estaba presente en la ciudad de la Frontera, en Chachapoyas.

Villadiego, Capitán

 

Murió en un enfrentamiento con los indios rebeldes de Manco Cápac.

Villadiego, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Villafranca, Pedro de

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado regidor del cabildo de Trujillo (Perú).

Villafuerte, Francisco de

 

El Inca Garcilaso citó a un Francisco Rodríguez de Villafuerte, que dice conoció en Cusco, como uno de los Trece de la Fama. Pero parece obvio que aunque era un antiguo poblador no fue uno de los que se quedó en la isla del Gallo. Se avecindó en el Cusco en 1534, disfrutando de un repartimiento de indios. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 100 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador, al tiempo que lo acompañó en su regreso a España. De vuelta en Perú, hacia1535 acompañó a Pedro del Barco y a Juan Flores en una incursión para tomar un peñol que estaba en manos de los indios rebeldes. Tomó parte en la jornada de Alonso de Alvarado a Cusco, siendo capturado y encarcelado en la Ciudad Imperial. El 29 de enero de 1540 el marqués depositó ciertos indios que fueron de Francisco de Villafuerte en el convento de la merced de Cusco. En 1553 era alcalde ordinario de la ciudad de Cusco.

Villafuerte, Pedro de

 

Entre el 16 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 130.580 maravedís y plata apreciada en 70 marcos.

Villagrá, Francisco de

 

Capitán, tras participar en la batalla de las Salinas, en el bando pizarrista, marchó en una expedición capitaneada por Pedro de Candía al interior de los Andes, hasta el valle de Cochabamba. El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Villalba, Antonio de (capitán)

 

En 1537 fue al Cusco en la expedición capitaneada por Alonso de Alvarado. Fue prendido por los almagristas, pero al año siguiente el gobernador lo nombró sargento mayor de su hueste.

Villalobos, Bartolomé de

 

El 2 de enero de 1541 actuó como testigo en una carta de poder otorgada en Quito por Gonzalo Pizarro.

Villamízar

 

A mediados del siglo XVI vivía en una villa cercana a Lima.

Villanueva, Hernando de

 

En 1534 entregó 2.000 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Quito y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Villanueva, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Villarreal, Pedro de

 

Fue testigo en una carta expedida por el marqués en el Tambo de Lunahuaná, el 19 de noviembre de 1537.

Villarroel, Gaspar de

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Villarroel, Juan de

Carmona (Sevilla)

Natural de Carmona, pasó a la Española en la primera década del siglo XVI, estableciéndose como encomendero en la villa de Salvaleón de Higüey. Luego pasó a Cuba con Diego Velázquez y de ahí al Perú. Establecido en Charcas, fue un indio suyo el que descubrió la existencia de las minas de Potosí, aprovechando la ocasión para enriquecerse. En 1547 Juan de Villarroel obtuvo la confirmación del Título de descubridor del Cerro y fundador de la Villa Imperial de Potosí, así como un escudo de armas para ella. Se convirtió en el primer gobernador de ella. Pudo haber vivido dignamente, como gobernador y con las rentas que le reportaba su explotación minera pero, como tantos otros conquistadores, su inquietud por ganar más honra y riquezas le superó. Teniendo ya más de 50 años participó en las guerras civiles del Perú que enfrentaron a las tropas leales del virrey Pedro de La Gasca contra el insurrecto Gonzalo Pizarro. Aunque luchó en el bando vencedor, el del virrey, resultó gravemente herido, a principios de 1548, concretamente en la batalla de Jaquijahuana. Afortunadamente se recuperó, pero sorprendentemente decidió alistarse en otra nueva aventura. Ni más ni menos que en la arriesgada expedición que, en 1549, llevó el desventurado Pedro de Valdivia a Chile. La resistencia de los araucanos fue mucho mayor de lo esperado. En 1553, estando en el fuerte de Tucapel, fundado por el propio Valdivia, fueron atacados por los indios, liderados por Lautaro. Los hermanos Juan y Andrés de Villarroel perdieron la vida, junto al resto del contingente español que lo defendía. El luctuoso suceso ocurrió el día de Navidad de 1553. Desconocemos si dejó descendencia.

Villasán

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Villegas, Diego de

 

Entre el 18 y el 19 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 74.845 maravedís y plata apreciada en 470 marcos.

Villegas, Sancho de

Puebla del Prior (Badajoz)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año, entregó 2.000 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 289.140 maravedís y plata apreciada en 49 marcos y 3 onzas. Poseía casa en la plaza de la ciudad, donde se hicieron fuertes algunos de los hombres de Manco Cápac, tras perder la fortaleza de Sacsahuamán. Después de la muerte del marqués, en 1541, llegó García de Alvarado a la ciudad de San Miguel, y lo degolló.

Vivanco, Alonso de

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en Trujillo en 1518, estaba en Charcas en la tropa del capitán Pedro Ansúrez cuando el marqués fue asesinado. Acudieron a Vaca de Castro, estando después presente en la batalla de Chupas. Regresó a su Trujillo natal, donde se encontraba cuando declaró en un interrogatorio del pleito que mantenía Francisca Pizarro con Antonio Rivero.

Vivero, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Vizcaíno, Pedro

 

Soldado en la primera expedición al Levante.

Vozmediano, Francisco de

 

Estuvo seguramente en la batalla de las Salinas en el bando pizarrista, pues poco después lo encontramos en Cusco, participando en el expolio de los bienes dejados por los almagristas. Después de la muerte del marqués, en 1541, llegó a Trujillo el almagrista García de Alvarado y se lo llevó a San Miguel de Piura, donde lo degolló.

Vuelta (o Buelta), Alonso de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 298.660 maravedís y plata apreciada en 165 marcos. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco.

Yepes, fray Juan de O. P.

 

Viajó desde Sevilla junto a Francisco Pizarro en 1530. Fundador junto a fray Reginaldo de Pedraza y fray Vicente Valverde de la provincia dominica de San Juan Bautista del Perú.

Zahera, Hernando de (capitán)

 

El 25 de agosto de 1532 estaba en San Miguel de Tangarara cuando registró una corona y un tejuelo de oro, apreciándose su valor en 13.550 maravedís. El 10 de junio de 1533 Diego de Santiago fundió en Cajamarca cierto oro en su nombre. En marzo de 1536 fue enviado desde Piura a la región de la Culata, donde debía sofocar la rebelión indígena, ayudando a Sebastián de Belalcázar, y luego refundar y repoblar la ciudad de Santiago de Guayaquil.

Zamora, Gonzalo de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Zamudio, Francisco de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Zapata, Antonio

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado mayordomo de la ciudad de Santiago de Chile.

Zarate, Agustín de

Valladolid

En 1551 fue testigo en la probanza de Hernán Mejía. Había estado en la Ciudad de los Reyes durante las guerras civiles, como contador Real. Regresó a España, pues en 1551 estaba en Valladolid.

Zarate, Juan de

Orduña (Vizcaya)

De oficio escribano, estuvo presente como hombre de a pie en Cajamarca. El 22 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió oro de su propiedad, pagando de quinto 9.576 maravedís. Regresó al País Vasco en 1535.

Zarate, Pedro de

 

Sastre de profesión, en febrero de 1533 fue uno de los voluntarios que marchó a Cusco para agilizar la traída del oro.

Zayas, Gonzalo de

 

Almagrista y alcalde ordinario en la ciudad de Cusco, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Zurbano, Jerónimo

Vizcaíno

El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. Fue cómplice del asesinato de marqués.

 

Fuentes: nos hemos servido especialmente de la obra de José Antonio del Busto, sobre todo de su Diccionario biográfico de la conquistadores del Perú, muy completo y exhaustivo, completado con algunos datos extraídos de mi investigación personal en otras obras y documentos, a saber: A.-Impresas: Calancha, 1639; Memorial ajustado, Granada, herederos de Bernardo Torrubia, 1773; Cuneo, s/f; Sánchez-Dalp1928; Mendiburu, 1931-1935; González Ruiz, 1945; Pantorba, 1946; Porras 1960 y 1978; Garcilaso, 1962; Busto, 1965, 1981, 1984 y 2000; Perera de la Reguera, 1968; Martín de Almagro, 1974; Domínguez Compañy, 1978 y 1984; Navarro del Castillo, 1978; Naranjo Alonso, 1983; Lohmann, 1983a, 1983b, 1986; Giménez Fernández, 1984; Hampe, 1985; Cieza de León, 1985 y 2001; López de Gómara, 1985; Lockhart, 1986; Kirkpatrick, 1986; Prescott, 1986; Solano, 1991; Hurtado, 1992; Murúa, 1992; Fernández de Oviedo, 1992; Martín Rubio, 1993 y 1999; Vázquez, 1993; Pelegrí Pedrosa, 2000; Hemming, 2000; Fernández García, 2000; Mira Caballos, 2003; Pérez Galán, 2004; Gil, 2004; Lavallé, 2005; Oyola Fabián, 2006; Rojo, 2007; Góngora Marmolejo, 2010; Borregán, 2011; Sancho de la Hoz, 2011; Díaz del Castillo, 2011; Mena, 2011; López Rol, 2014. Manuscritas: AGI, Contaduría 1824, r. 1; 1825, Pieza 1ª; Patronato 28, n. 62; 90A, n. 1, r. 11; 90B, n. 1, r. 14; 90B, n. 1, r. 51; 90B, n. 1, r. 27; 90B, n. 2, r. 5; 90B, n. 2, r. 7; 93, n. 5, r. 3; 93, n. 9, r. 6; 94, n. 1, r. 2; 100, r. 5; 113, r. 8; 192, n. 1, r.20; 1.101, r. 18; Justicia 396, n. 3, r. 1; 1052, N. 4, R. 2; 1052, N. 8, R. 4; 1053, B, N. 2, R. 4; 1065, N. 2; 1065, N. 6, R. 1. Palacio Real de Madrid II/ 77 (2), fols. 162v-241v. AHN, Diversos- Colecciones, documentos de Indias 22; Consejos 1.180B y 37715; Códices, L. 240; Archivo Ducal de Alba (A.D.A.), Documentos de Indias, carp. 68, docs. 170 y 171; Carpeta 170, Leg. 17, doc. 2; Carpeta 170, Leg. 48; Carpeta 183, Leg. 23; Carpeta 238, Leg. 1, Doc. 1; Carpeta 238, Leg. 1, Doc. 2, 9, 10-16, 32, 34- 36, 39, 40, 42, 44, 48, 49, 51, 53, 54, 60, 64-66, 71-75, 80-83, 8689, 93, 96100, 107-109, 113, 116-118, 120-121, 123, 125, 136, 142, 143-145; Archivo de Protocolos de Sevilla (A.P.S.), Legs. 3.001, 3.302, 3.303, 3.304, 3.305, 3.334, 4.916; Fondo Otte, C. 33. Archivo de Protocolos de Trujillo, escribanía de García de Sanabria 1551-1564. Archivo de Andalucía, Fondo Otte, C. 26, 27, 34, 35 y 36. Archivo de la Diputación de Cáceres, Legado Escobar Prieto, Libro de rentas de la iglesia de San Martín de Trujillo.

 

1 Con dicho poder, ésta, el 30 de julio de 1574, vendió ante el escribano de Fregenal Ramiro Tello, unas casas y bodega que su marido había heredado de su padre Francisco de Paz el Viejo, a Diego Giráldez, vecino de Fregenal. El precio se fijo en tan solo 12.500 maravedís ya que el comprador debió afrontar el pago de varios censos que totalizaban un principal de 202.400 maravedís: uno de 37.400 a favor del doctor Rodrigo de León, vecino de Sevilla; otro de 42.000 a favor de Hernando de Carvajal, vecino de Fregenal; otro de 48.000 a favor de Alonso Serrano, vecino de Fregenal; y finalmente, otro de 75.000 a favor de Pedro Díaz, vecino de Cheles. A.H.P.B., Leg. 2963, fols. 101v-105v.

Etiquetas: , , , , , , ,

20170314230504-00092280-html-m9d691f6.jpg

 

 

Incluimos en este apéndice un listado con todas las personas que tuvieron alguna relación con la conquista del Perú, y que estuvieron por tanto en algún momento de la década de los treinta. Hemos excluido del listado a todos aquellos que llegaron con posterioridad, y que participaron exclusivamente en la guerra civil entre pizarristas y realistas.

De la extensa lista, solo tenemos constancia cierta de su origen en 349 casos, pero la muestra es suficientemente amplia como para hacer algunos cálculos sobre el origen de las personas que llegaron a Nueva Castilla, en los años en los que se fraguó su conquista.

 

Origen

Nº absoluto

%

Extremeño

141

40,40

Andaluz

72

20,63

Castilla-León

67

19,19

Castilla-La Mancha

25

7,16

Vasco

14

4,01

Riojano

5

1,43

Navarro

4

1,14

Madrileño

4

1,14

Extranjeros

9

2,57

Otros

8

2,29

Totales

349

100,00

 

 

Llama la atención la extraordinaria presencia de extremeños, más del 40 por ciento, provocado en buena parte por el tirón que la familia Pizarro tuvo en Trujillo y en todo su entorno. Ya James Lockhart, en su estudio sobre los de Cajamarca, advirtió la mayor presencia de extremeños -27,5%- con respecto a los andaluces -25,9-1. Sin embargo, las diferencias se vieron ampliadas en los años posteriores, quizás a raíz del primer viaje de retorno de Hernando Pizarro en 1534. Le siguen en importancia los castellanos-leoneses y los de Castilla-La Mancha, mientras que el resto de orígenes peninsulares son muy marginales. Los extranjeros son obviamente pocos: tres italianos, dos portugueses, dos flamencos y dos griegos.

 

 

NOMBRE

ORIGEN

CARGO

Acosta, Juan de (capitán)

Barcarrota (Badajoz)

Llegó al Perú bastante después de su conquista, siendo alférez de Gonzalo Pizarro a quien acompañó en su expedición a la tierra de la Canela. Años después, pagó 1.000 castellanos al alférez Francisco de Olmedo por un caballo morcillo. Fue decapitado en abril de 1548 junto a Gonzalo Pizarro.

Agüero, Antón de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Agüero y Sandoval, Diego de

Deleitosa (Cáceres)

Caballero, reclutado por Pizarro en 1529 a su paso por su tierra natal. Tenía en esos momentos 18 años de edad y tomó parte en la tercera expedición, estando en abril de 1531en Coaque, cuando recibió una india que se apreció en cinco pesos de oro. Luego estuvo presente en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 5 de noviembre de 1534 se le asignaron los curacas del pueblo de Lunas en encomienda. En enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima. En 1536 llegó a la ciudad Diego de Agüero a la Ciudad de los Reyes, huyendo de su encomienda y dando noticias tan alarmantes como que todos los naturales estaban alzados y que se aproximaba un gran ejército. Desde agosto de ese año participó activamente en la defensa del cerco de Lima y, tras levantarlo, encabezó una persecución contra los indios huidos. El 5 de diciembre de 1537 se le concedió un escudo de armas. En 1538 estuvo junto a Hernando Pizarro en la toma de la sierra de Guiatara poco antes de la batalla de las Salinas. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. Fue apresado y estuvo a punto de ser degollado. Salvó su vida in extremis, muriendo en 1544.

Aguilar, Alonso

 

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado.

Aguilar, Bartolomé de

Trujillo (Cáceres)

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. Estando en Coaque lo envió el gobernador a Nicaragua con 30.000 castellanos de oro para que consiguiese refuerzos y provisiones. Cumplió fielmente su cometido y regresó con Hernando de Soto. Fue alguacil mayor de San Miguel, ciudad en la que permanecía en 1558.

Aguilar, García de

 

Ayudó al Emperador en 1534 con 30.000 pesos de oro y 35.000 marcos de plata. El 4 de agosto de 1534 estaba avecindado en Cusco. Posteriormente, residió en La Plata, regresando después a Lima. El 11 de febrero de 1564 fue presentado como testigo en un proceso presentado en Lima.

Aguilar, Gonzalo de

Segovia

No estuvo presente en la celada de Cajamarca, pues se encontraba junto a Almagro. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 800 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 362.775 maravedís y plata apreciada en 33 marcos y 2 onzas. Se desposó con Luisa Rodríguez, con la que tuvo dos hijos, Gonzalo y María de Aguilar.

Aguilar, Rodrigo

 

Nacido en 1503, fue soldado de Hernando Pizarro en la defensa del cerco de Cusco. En 1538 estaba avecindado en dicha ciudad.

Aguilera, Diego de

 

Llegó al Perú procedente de Nicaragua con Gabriel de Rojas. En 1536 fue uno de los primeros pobladores de Trujillo, participando, años después en la batalla de Chupas a las órdenes de García Holguín. Retornó a España, residiendo en el entorno para reclamar mercedes que nunca llegaron. Debió morir empobrecido en torno a 1555, pues su nombre desaparece de la documentación.

Aguirre, Francisco de

Talavera de la Reina (Toledo)

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado alcalde ordinario de la ciudad de Santiago de Chile.

Aguirre, Juan de

Arrigorriaga (Vizcaya)

Pasó al Perú en 1535 con Hernando Pizarro. Defendió Cusco del cerco de Manco Cápac. Luego luchó junto a Pizarro en la batalla de las Salinas. Al parecer, en 1540 regresó a su villa natal.

Aguirre el tuerto

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Aguirre, Pedro de

Vizcaya

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Regresó a España en 1533, avecindándose en Málaga, aunque con frecuencia visitaba su tierra natal.

Alarcón, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Alarcón, Lope de

 

Actuó de fiscal en el proceso que condenó a muerte a Diego de Almagro el Viejo.

Alba, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Albacete, Francisco de

 

Llegó al Perú con Almagro, no participando en la celada de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Albacete, Juan de

 

Quizás hermano del anterior, el 4 de agosto de 1534 figura como vecino de Cusco.

Albornoz

 

Una persona de este apellido aparece entre los almagristas encausados por Vaca de Castro en 1542.

Albornoz, Alonso de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Alburquerque, Alonso de

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Alcántara, Francisco Luis

 

En 1537 era vecino de la ciudad peruana de Trujillo.

Alconchel, Pedro de

Garganta de Campos, cerca de Béjar (Salamanca)

Participó como hombre de a pie y trompeta en Coaque, Puerto Viejo, isla de la Puná, Túmbez así como en la fundación de San Miguel de Tangarara. Luego tomó parte en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, dos meses después registró cinco esmeraldas por valor de 72.000 maravedís. Permaneció en Perú, dejando dos hijas legítimas, habidas con su esposa Ana María de Aliaga y un hijo ilegítimo mestizo, llamado Juan de Alconchel.

Aldana, Alonso de

 

Nacido en 1510, se halló en 1536 en la defensa del cerco de Cusco, a las órdenes de Pedro del Barco. En 1540 seguía avecindado en la capital incaica.

Aldana, Hernando de

Valencia de Alcántara (Cáceres)

Nacido en 1481, llegó con Pizarro en 1530. Se ofreció voluntario para ir a apremiar a Atahualpa en la tarde del 15 de noviembre de 1532, y el Inca estuvo a punto de asesinarle. Avisó a Francisco Pizarro del talante soberbio que traía el Inca. Luego participó en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Se avecindó en 1534 en la ciudad del Cusco. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 620 marcos de plata. Fue ejecutado por hombres de Gonzalo Pizarro en 1546, acusado de conspiración contra él.

Aldana, Lorenzo de

Cáceres

Nació en Cáceres en 1508 y representa un prototipo de conquistador, pues puso su espada siempre al servicio del señor que más le pagase. Fue un verdadero condotiero indiano. Desde 1523 estuvo junto a Pedro de Alvarado en Guatemala, pasando luego al servicio del gobernador de Santa Marta, García de Lerma. Con este último colaboró activamente en el sometimiento de los indios de su gobernación. Sin embargo, tras unas desavenencias entre García de Lerma y su sobrino Pedro de Lerma, éste decidió marchar a la gobernación de Nueva Castilla, siguiéndole su amigo Lorenzo de Aldana. Cruzaron todo el incario hasta llegar, después de varias semanas, a la Ciudad de los Reyes. Corría el año de 1534. Una vez en el Perú, el cacereño se enroló en las huestes de Diego de Almagro, con quien partió en 1535 a la conquista de Chile. En tan solo una década recorrió miles de kilómetros, desde Guatemala a Chile. Regresó con éste en 1537, siendo uno de los que apresó en Cusco a Hernando Pizarro. Luego, por ciertas desavenencias con Almagro, se pasó al bando pizarrista. El 16 de noviembre de 1537 fue testigo en el Tambo de Mala de una carta otorgada por Francisco Pizarro. Fue uno de los primeros que entró en Cusco para liberar a Hernando Pizarro, un 23 de septiembre de 1537. Poco después, el 13 de enero de 1538, fue designado teniente de gobernador y capitán general de Quito. Hacia 1540 regresó a Lima, donde fue recompensado con el cargo de capitán general de las tropas de dicha ciudad. En 1541, cuando el asesinato del marqués, se encontraba por orden de éste, pacificando Popayán. Cuando supo lo ocurrido acudió a Vaca de Castro, informándole de la traición de los Chile y fabulando que se querían alzar con la tierra. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas y desde 1544 estuvo junto a Gonzalo Pizarro. Desde entonces militó en el bando del trujillano, cayendo prisionero del virrey Blasco Núñez de Vela. Sin embargo, Aldana recobró su libertad, mientras el virrey era derrotado en la batalla de Añaquito, el 18 de enero de 1546. En recompensa por los servicios prestados, Gonzalo Pizarro lo nombró Gobernador de la ciudad de los Reyes, asignándole asimismo una encomienda de indios en Arequipa con una renta anual de 50.000 pesos de oro. En el mismo año de 1546, Gonzalo decidió enviar a su amigo a España con el objetivo de que obtuviese de la Corona su confirmación como gobernador del Perú. Sin embargo, fue interceptado en Panamá por el presidente Pedro de La Gasca y apresado. Éste último, que se caracterizó siempre por sus hábiles dotes diplomáticas, en vez de aplicar el peso de la justicia sobre él lo convenció para que se pasase al bando Real. Y el cacereño, tan oportuno como siempre, no dudó en aceptar. La Gasca lo envió a mediar con su antiguo jefe, pero todo fue inútil porque Gonzalo Pizarro, lo consideró un traidor a su causa. Obedeciendo órdenes de La Gasca, entró en Lima en abril de 1547. Justo un año después, estuvo presente en la batalla de Jaquijahuana que acabó con la derrota definitiva de su antiguo amigo y jefe. Pedro de La Gasca lo nombró corregidor de Lima. Sin embargo, en 1559 residía como encomendero en la provincia de Charcas, pasando unos años después a la ciudad de Arequipa. En esta ciudad le sorprendió la muerte en 1571.

Alderete, capitán Gerónimo de

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile, pero pocos años después lo encontramos avecindado en Potosí. De hecho, el 18 de marzo de 1554 se concedió escudo de armas a la ciudad Imperial, a petición de éste, en nombre de los demás vecinos.

Alemán, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Aliaga, Jerónimo de

Segovia

Nacido en la ciudad del acueducto, en 1508 pasó a Castilla del Oro. Era caballero y escribano de profesión, estuvo en toda la jornada descubridora, en Coaque y luego en Cajamarca, recibiendo una parte del botín. El 15 de mayo de 1533 adquirió dos esmeraldas valoradas en 58.500 maravedís. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Entre marzo y julio de 1534 hizo de veedor en la fundición de Jauja y Cusco, por ausencia temporal de su titular García de Salcedo. Asimismo, entre agosto de 1534 y 1536 fue contador, por ausencia en Castilla del titular Antonio Navarro. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. Unos meses después se le otorgó una encomienda en el pueblo de Chuquirecuay. Tomó parte, junto al licenciado Vaca de Castro, en la batalla de Chupas. Regresó a España en 1550, declarando al año siguiente en Valladolid, como testigo en la probanza de Hernán Mejía. Y aunque poco antes de su muerte intentaba regresar al Perú, su enfermedad se lo impidió. Falleció en la localidad de Villapalacios el 21 de abril de 1569.

Aliaga, Lorenzo de

Segovia

Hermano del anterior, estuvo presente en 1534 en la defensa del cerco de Cusco. Desempeñó el cargo de regidor de Lima así como otros oficios reales.

Aller, Diego de

Villa de Laguna de Negrillos, en tierras de la ciudad de León

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Almagro, Antón de

 

Perteneció al bando almagrista, pues debía tener algún parentesco con el mariscal del mismo apellido. Fue uno de los derrotados en la batalla de las Salinas, siendo su casa cusqueña saqueada por los pizarristas. Diego de Almagro le dejó en su codicilo de 1538, 1.000 pesos de oro. En 1539 era vecino de Lima, aunque vivía con extrema pobreza. En 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués por lo que fue procesado por el licenciado Vaca de Castro.

Almagro, Diego de El Viejo

Almagro (Ciudad Real)

Era natural de Almagro, aunque se crio durante los primeros años en la vecina localidad de Bolaños de Calatrava. Y ello, porque al ser ilegítimo fue entregado por su familia a Sancha López del Peral, vecina de Bolaños de Calatrava. El cronista Gutiérrez de Santa Clara lo hace natural de Trujillo, al confundirlo con una saga de personas de ese apellido que estaba avecindada en la collación de San Martín de dicha localidad. Marchó a Castilla del Oro en la armada de Pedrarias Dávila. Miembro de la compañía del Levante, estuvo presente en los principales lances de la conquista, aunque no en la celada de Cajamarca. Entre mayo y agosto de 1533 estuvo en Cajamarca fundiendo una buena cantidad de oro que había rescatado de los indios. El 23 de marzo de 1534 se radicó oficialmente en la ciudad de Cusco y, un mes después, en Jauja. Sin embargo, el 28 de agosto de ese mismo año estuvo presente en la fundación, por delegación de Pizarro, de la villa de San Francisco de Quito. Entre el 8 y el 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 16.232.485 maravedís. El 6 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir la enorme cifra de 19.357 marcos y cuatro onzas de plata. Tras la derrota en la batalla de las Salinas, en 1538, fue apresado y ajusticiado por Hernando Pizarro.

Almagro, Diego de el Mozo

 

Hijo mestizo e ilegítimo del mariscal, nacido en 1522 en la ciudad de Panamá. En 1535 aparece en Lima junto a su padre, participando en la campaña descubridora de Chile. Tras el asesinato de su padre quedó bajo la tutela de los Pizarro, esperando recibir en herencia la gobernación de Nueva Toledo. Organizó la conspiración que acabó con la vida del marqués, y luego fue nombrado gobernador del Perú. Fue derrotado en la batalla de Chupas y degollado en la ciudad de Cusco.

Almagro, Gerónimo de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Vencido en la batalla de Chupas, fue condenado a pena de muerte por Vaca de Castro.

Almagro, Isabel de

 

Mestiza, hija de Diego de Almagro y de la india Mencía. Su padre le dejó 1.000 pesos de oro en su testamento para pagar su dote de monja o su casamiento.

Almagro, Juan de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Almansa, fray Antonio de

 

El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 22.215 maravedís.

Almazán, Nicolás

 

El 14 de mayo de 1542 era vecino de Arequipa cuando se le concedió escudo de armas por sus servicios realizados junto al marqués en la defensa del sitio de Lima.

Almendras, Diego de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Almendras, Francisco de

Plasencia (Cáceres)

Nacido en 1509, era pariente lejano de los Pizarro y, al igual que ellos, de ascendencia hidalga. Presente como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en Cusco, entregando en ese mismo año a Hernando Pizarro 260 pesos de oro para el servicio del Emperador. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 544.800 maravedís y plata apreciada en 20 marcos. Estuvo siempre ligado a la familia Pizarro, luchando en la guerra civil junto a Gonzalo Pizarro. Cayó en manos de Diego Centeno quien en 1545 lo condenó a muerte.

Almendras, Martín

 

Había llegado al Perú en 1535 acompañando a Hernando Pizarro. Era hermano de Diego de Almendras, luchó igualmente en el bando de Gonzalo Pizarro durante la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Se casó con Constanza Holguín, hija de Pero Álvarez Holguín, con quien tuvo varios hijos legítimos.

Alonso, Gonzalo

 

El 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 7 marcos y 4 onzas.

Alonso, Gregorio

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Alonso, Hernando

 

Entre abril y agosto de 1531, estando en Coaque, recibió dos indias esclavas que se tasaron las dos en ocho pesos de oro. No sabemos si es el almagrista del mismo nombre que perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Alonso, Juan

 

Entre el 18 y el 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 152.520 maravedís y plata apreciada en 1.320 marcos. John Hemming incluye a un Juan Alonso entre los españoles muertos en la emboscada de Vilcaconga de 1533.

Alonso, Pedro (o Pero)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 27.660 maravedís.

Alonso, Tristán

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Altamirano, Antonio o Antón

Hontiveros (Ávila)

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en Cusco. En ese año entregó a Hernando Pizarro 400 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 695.575 maravedís. Alonso Borregán lo menciona en su crónica como uno de los testigos de los malos tratos que propinó Hernando Pizarro a Manco Cápac. Luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas, tras la cual fue destacado junto a otros para perseguir al huido Diego de Almagro el Mozo. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Alvarado, Alonso de

Secadura (Cantabria)

De origen Cántabro, hijo de Juan Sánchez de Alvarado y de María González de Agüero. En 1535 fue nombrado regidor de la villa de Trujillo (Perú). A mediados de ese año, reclutó hombres y fue a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas, Concedida por Francisco Pizarro. En 1536, meses después del alzamiento del Inca, fue avisado para que regresase con sus hombres a Lima. Entre el 25 de octubre y el 24 de noviembre de 1537 fue uno de los pizarristas que trataron de llegar a un acuerdo diplomático sobre la partición de las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. En la batalla de las Salinas fue capitán de toda la caballería, mientras que Gonzalo Pizarro lo fue de la infantería. El 28 de junio de 1538 fue designado gobernador y capitán general de Chachapoyas, al norte de Cajamarca, ciudad que el mismo había fundado. En 1541 seguía ostentando dicho cargo, obteniendo un hábito de Santiago. Participó en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542. Tras dicha contienda, se embarcó rumbo a España para hacer relación a su Majestad y reclamar mercedes. Tres años estuvo en España, obteniendo un hábito de caballería de Santiago así como el título de mariscal. También sacó tiempo para desposarse con una noble castellana, llamada Ana de Velasco. Pero, en 1546 se embarcó junto al presidente La Gasca rumbo al Perú. En 1554 volvió a luchar contra los rebeldes encabezados por Francisco Hernández Girón, siendo herido en la batalla y muriendo el 18 de diciembre de 1555, tras una vida dedicada a la guerra en servicio de la causa real. Dejó seis hijos, tres legítimos y otros tantos ilegítimos, que corrieron distinta suerte.

Alvarado, Diego de

Zafra (Badajoz)

Capitán que en 1537 fue uno de los que entraron en el palacio de Hernando Pizarro en el Cusco y lo apresaron. Sin embargo, fue uno de los que se opuso a su ejecución. El 13 de noviembre de 1537 acudió al encuentro de Mala junto a Diego de Almagro. En 1538 estuvo presente en la batalla de las Salinas, tras la cual fue apresado. Diego de Almagro el Viejo lo nombró albacea testamentario y teniente de gobernador de Nueva Toledo hasta la mayoría de edad de su hijo, Diego de Almagro el Mozo. Luego, regresó a España para informar al Emperador de los atropellos cometidos por los pizarristas. Murió poco después en la corte de Valladolid.

Alvarado, García de

 

Fue otro de los conjurados para matar al marqués. Cuando Diego de Almagro el Mozo, supo de la llegada de Vaca de Castro a Quito, envió a García de Alvarado al mando de un contingente de hombres con la intención de asesinarlo. Luego, en Cusco, liquidó a otro almagrista, el capitán Cristóbal de Sotelo. En represalia fue ejecutado por Diego de Almagro el Mozo y el capitán Juan Balça.

Alvarado, Gómez de

Zafra (Badajoz)

Otro de los capitanes almagristas que, en 1537, apresaron en Cusco a Hernando Pizarro. Sin embargo, también él se opuso a su ejecución. En 1538 estuvo presente en la batalla de las Salinas, después de la cual fue apresado. Tras pasar poco más de un año en Chile, regresó al Perú, fundando en 1539 la ciudad de León de Huánuco –hoy Huánuco a

secas-, en nombre de Francisco Pizarro. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, y luego luchó junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. A mediados de siglo desempeñaba el cargo de corregidor en la ciudad de la Frontera, en la región de Chachapoyas, al nordeste de Cajamarca, sorprendiéndole la muerte en 1556

Alvarado, Hernando de

Zafra

(Badajoz)

Natural de Zafra, al igual de que Gómez y Diego. El 13 de noviembre de 1539 fue nombrado regidor perpetuo del cabildo de San Juan de la Frontera en Chachapoyas.

Alvarado de Mirandilla, Hernando de

Mirandilla, tierra de Mérida (Badajoz)

Nació en torno a 1517, llegando a Guatemala en 1530 cuando aún era un muchacho. Poco después marchó al Perú en la hueste de Pedro de Alvarado, uniéndose luego a Diego de Almagro en su expedición a Chile. Fue uno de los capitanes de infantería de los almagristas en la batalla de las Salinas. Dice López de Gómara que murió en dicha contienda pero no parece que fuese exactamente así. Tras ser herido en una pierna huyó, ayudado por una india de su servicio, siendo asesinado poco después de un arcabuzazo en la cabeza por le propinó un criado de Hernando Pizarro. Su madre, Leonor de Becerra, viuda de Juan de Alvarado, interpuso pleito contra el trujillano en 1540.

Álvarez (licenciado)

 

Había sido oidor de la audiencia de Valladolid y en 1542 fue destinado a la audiencia de Lima.

Álvarez, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Álvarez, Juan

 

Testigo en una carta otorgada en Cusco el 29 de enero de 1540.

Álvarez de Almendral, Diego

Zafra (Badajoz)

Sirvió en las guerras civiles a las órdenes de Diego Centeno, en la facción oficial. Gonzalo Fernández de Oviedo, alude a él en su crónica. Fue alférez mayor de las tropas de Centeno y murió de un arcabuzazo en la batalla de Huarina.

Álvarez Holguín, Pedro

Cáceres

Lucho inicialmente en el bando pizarrista, pues acompañó a Alonso de Alvarado, que fue enviado por Francisco Pizarro para socorrer a su hermano en el Cusco. Sin embargo, debió pasarse al otro bando, pues en 1538 luchó junto a los de Almagro en la batalla de las Salinas. Sobrevivió, y el marqués lo envió a descubrir y poblar. En 1541, cuando murió el marqués estaba en dicha jornada. Al parecer, agradecido por el trato del marqués, no quiso unirse a Diego de Almagro el Mozo pese a que éste le ofreció una capitanía, además de dineros, armas y caballos. No solo no aceptó sino que fue nombrado justicia mayor del Cusco y comenzó el juicio contra los almagristas. Después salió de Cusco con 150 hombres para unirse a las tropas de Vaca de Castro. Perdió la vida en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, siendo maestre de campo del real de Su Majestad. Fue enterrado en la iglesia de la cercana ciudad de Huamanga.

Álvarez de Pinedo, Alonso

Aldea Centenera (Extremadura)

Tradicionalmente se le ha confundido con el marino y cartógrafo que navegó por el golfo de México, y descubrió el carácter peninsular de la Florida. Éste murió en un naufragio de su propia armada en 1520, mientras que el personaje de que hablamos fue alcalde ordinario de Cusco. En 1537 figura como pizarrista en el Cusco un Alonso Álvarez que probablemente sea la misma persona.

Ampuero y Cocas, Francisco de

Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

Nacido en torno a 1515, era hijo de Martín Alonso Ampuero y de Isabel de Cocas. Llegó a Perú en 1535 junto a Hernando Pizarro. Regidor en Lima desde el 16 de abril de 1536, Se desposó en 1538 con Inés Huaylas Yupanqui que había sido la concubina de Francisco Pizarro y madre de dos de sus hijos, entre ellas Francisca, heredera del patrimonio familiar. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Salvó la vida descolgándose por una ventana. Estuvo en la batalla de Chupas junto a Vaca de Castro, y luego militó en el bando de Gonzalo Pizarro. En 1551, dado que estaba casado con la madre de los hijos del difunto marqués, Francisca y Francisco Pizarro, recibió la orden de la audiencia de llevarlos a España. Se embarcó junto a ellos, su esposa y su hijo. De vuelta en Perú, luchó junto a Gonzalo Pizarro pero, tras la batalla de Añaquito, cambió de bando, encontrándose entre las tropas de la Gasca cuando se ganó definitivamente la contienda. El estar en el bando ganador le permitió desempeñar cargos como el de regidor, alguacil mayor, alcalde de la Santa Hermandad y alcalde de Lima. Tuvo una vida longeva, falleciendo en Lima el 23 de marzo de 1578. Dejó un hijo, don Martín de Ampuero Yupanqui que fue regidor perpetuo del cabildo de Lima.

Anadel, Pedro de

San Sebastián (Guipúzcoa)

Marinero y carpintero, participó a caballo en la jornada de Cajamarca. Regresó a su localidad natal.

Anaya, Bernardino de

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas, cargo para el que volvió a ser nombrado en abril de 1541.

Andrada, Nuño de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Andrés, Manuel (maese)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 95.235 maravedís y plata apreciada en 28 marcos y 1 onza. El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal.

Andueza, Martín de

 

Participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas.

Ansúrez, Pedro de

Sahagún (León)

Fue enviado a España cuando Almagro marchó a Chile, para que solicitase que ni Almagro, gobernador de Nueva Toledo, ni Pedro de Mendoza, gobernador del Río de la Plata, entrasen en tierras de la gobernación de Nueva Castilla. En 1538 estaba de vuelta en el Perú y tomó, junto a los hombres de Hernando Pizarro, la sierra Guiatara, cerca de Cusco. En la batalla de las Salinas fue capitán de caballería. Cuando el marqués fue asesinado se encontraba en la provincia de Charcas. Al saberlo se fue a buscar a Vaca de Castro, resultando herido en la contienda de Chupas, el 16 de septiembre de 1542. Al año siguiente se embarcó rumbo a España, pero en el trayecto, a la altura de la isla Española el navío en el que viajaba tuvo un encontronazo con los corsarios y murió. Se hizo inventario de sus bienes en el Puerto de Santa María y figuraba una enorme relación de barras y de objetos de oro y plata procedentes del Perú. Lo heredó su hijo Diego Ansúrez, habido con Ana de Mercado, quien en 1555 pasó a Nueva España.

Antón, Gonzalo

 

Almagrista, murió en la cárcel. En 1542 era finado.

Añasco, Gerónimo de

 

Paje de Francisco Pizarro, a quien éste cita en su testamento, dejándole cien pesos de oro por cada año que lo sirvió.

Añasco, Pedro de

 

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito.

Arauz

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Arbieto, Diego de

 

En 1537 era regidor del cabildo de Lima y tenedor de los bienes de los difuntos, junto a Sebastián de Torres.

Arbolancha, Bartolomé de

 

En 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro lo incluyó en el proceso y mandó simbólicamente descuartizar su cuerpo.

Ardaya, Gómez

 

Acudió con gente de Arequipa y Charcas para sumarse a las tropas del licenciado Vaca de Castro.

Arévalo, Francisco de

Ávila

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en dos pesos de oro. No sabemos si se trata de la persona de este nombre que luchó e ñas Guerras Civiles en el bando Real y que en 1562 era vecino de Lima.

Argama, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Argote, Juan de

 

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Armenta, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Arribas, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Astudillo, Rodrigo de

 

En 1534 era vecino del Cusco, cuando Rodrigo de Herrera entregó a Hernando Pizarro 150 pesos de oro en su nombre, supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 350.460 maravedís. Adscrito al bando almagrista, fue apresado tras la batalla de las Salinas (1538) y trasladado a Cusco.

Atienza, Blas de

Segovia

En 1511, cuando tenía 22 años, llegó al Darién. Estuvo en Tierra Firme y en Panamá. Fue uno de los capitanes subordinados de Pizarro. En Coaque, el 14 de abril de 1531, fue nombrado contador interino por ausencia del titular Antonio Navarro. Poco después compró en almoneda algunos marcos de plata de su majestad por 12 pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara y alcalde ordinario en 1531. El 30 de julio de 1533 estaba en Cajamarca cuando entró a fundir oro que le había dado su cacique y por el que pagó 48.565 de quinto. En 1535 fue nombrado alcalde ordinario de la villa de Trujillo (Perú), siendo después regidor perpetuo. A finales de 1537 le encargó el gobernador la custodia del quinto real de los de Chile que estaba depositado en el valle de Chincha. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 seguía avecindado en Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Al año siguiente, seguía viviendo en dicha localidad pero decía estar casi ciego.

Ávalos (o Dávalos), Francisco de

Guareña (Badajoz)

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india y un indio que se tasaron en diez pesos de oro. Luego participó en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto de su botín, como hombre de a pie. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, aunque al año siguiente el marqués lo nombró regidor del cabildo de Lima. En ese mismo año regresó a España en cuatro naos con el dinero del Emperador y de los Pizarro, para que los entregara a Inés Rodríguez de Aguilar, pero en la Casa de la Contratación le secuestró parte de ello. En total, 2.200.173 maravedís en oro y plata, a cambio de un juro a perpetuidad de 73.340 maravedís anuales. Aún así pudo entregar a la hermana del marqués 4.552.500 maravedís. Entre el 14 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 208.100 maravedís y plata que se apreció en 252 marcos y 4 onzas. El 24 de septiembre de 1537 estuvo en una probanza sobre la toma de Cusco auspiciada por Francisco Pizarro en la que aparecía como alcalde ordinario de Lima. En 1537 fue impuesto por Francisco Pizarro como alcalde ordinario de Lima, pese a obtener un voto menos que Hernando de Montenegro. Poco después, el 2 de noviembre de 1537 fue testigo de la carta que expidió fray Francisco de Bobadilla por la que sentenciaba que Cusco caía dentro de la gobernación de Nueva Castilla. El 9 de julio de 1538 otorga una escritura de poder en Sevilla y declara ser vecino de Medellín, aunque también mantuvo su residencia de Guareña.

Avendaño, Pedro de

 

Nació en 1508, llegando a Perú en 1538. Desempeñó interinamente el cargo de contador interino entre 1537 y finales de 1539. El 12 de octubre de 1541, declaró ser vecino de Lima cuando figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Entre 1542 y 1544 ejerció interinamente el cargo de contador. Desde 1559 lo encontramos como secretario mayor de la audiencia de Lima. Tuvo una vida longeva, pues murió en Lima en 1598.

Ávila

 

El nombre de un Ávila jugador, aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Ávila, Alonso de

 

Era escribano en la villa de Trujillo, en Nueva Castilla, el 30 de julio de 1538 estuvo presente como testigo en el traslado de una escritura notarial.

Ávila, Luis de

 

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador- Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Azpeitia, Nicolás

Azpeitia (Vizcaya)

Caballero vasco nacido en 1517, presente en Panamá en 1529. Participó a caballo en la celada de Cajamarca, estando en el reparto del botín. Regresó con una estimable fortuna a su villa natal en 1534, donde aún vivía en 1541.

Bachicao (o Machicao), Hernando de

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Estuvo en Honduras y de allí pasó al Perú, luchando en el bando pizarrista. Se significó en la batalla de las Salinas, por lo que fue nombrado regidor de la ciudad de Cusco. Advirtió por carta secreta al gobernador de que los de Chile estaban preparando una conspiración para asesinarlo. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad. En los años 40 luchó en el bando de Gonzalo Pizarro, como capitán de Piqueros. Estuvo presente en la batalla de Iñaquito, pero desertó en la de Huarina, por lo que luego fue apresado y decapitado por orden de Gonzalo Pizarro.

Badajoz, Hernando de

 

En 1534 residía en Cusco cuando entregó 1.500 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. En 1545 estaba de regreso en España, concretamente en la ciudad de Valladolid.

Badajoz, Juan Alonso de

Badajoz

Nació en Badajoz en torno a 1487, y en 1531 se encontraba en Panamá, cuando se enroló en la expedición al Levante. Desde un primer momento sirvió a las órdenes de Diego de Almagro. No estuvo presente en la batalla de Cajamarca pero sí en las fundaciones de Jauja y de la Ciudad de los Reyes. Le correspondieron 671 pesos de oro. El 20 de junio de 1534 registró en Jauja quince esmeraldas, valoradas en 74.250 maravedís. El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 205. 305 maravedís. En esta última ciudad obtuvo en recompensa un solar para construir su casa. Poco después, fundió en Cusco más de 3.355 pesos de oro que le cupo como repartimiento del botín de guerra. Cuando comenzaron las discordias entre almagristas y pizarristas se mantuvo siempre fiel a su jefe. Después del asesinato del trujillano Francisco Pizarro, en 1541, Diego de Almagro el Mozo lo nombró teniente de gobernador de la Ciudad de los Reyes. También recibió la cuantiosa encomienda de Lucanas Laramate que todavía en 1577, cuando su poseedor era Pedro de Córdoba Guzmán, tenía nada menos que 2.811 tributarios, repartidos en 18 pueblos. Pero, poco tiempo estuvieron los almagristas en el poder. El 8 de julio de 1540, el Emperador nombró a Cristóbal Vaca de Castro como oidor de la audiencia de Panamá, llevando órdenes expresas para pacificar el Perú. Tras formar un amplio ejército fue a por Diego de Almagro, asesino de Francisco Pizarro, y lo derrotó en la batalla de Chupas, el 18 de septiembre de 1542. Juan Alonso fue depuesto de su cargo. En cambio, parece que conservó su encomienda, pues, nos consta que en 1561 el Conde de Nieva se la entregó a Pedro de Avendaño, escribano de cámara de la audiencia de los Reyes, por muerte del conquistador badajocense. Por tanto, Juan Alonso, aunque privado de todo poder político, mantuvo su rango económico y probablemente social. Tras el cambio político se marchó de la capital y se fue a vivir a la ciudad de Huamanga. En 1554, cuando contaba nada menos que con 67 años de edad, fue llamado por su amigo, el cacereño Francisco Hernández Girón, para que se incorporase a su rebelión. Sin dudarlo ni un momento, juntó toda la gente que pudo, se puso su armadura, montó en su caballo y se unió a él en Vilcas. El insurrecto lo nombró su maestre de campo. Pero poco duró en su puesto, pues, en la batalla de Chuquinga, librada en mayo de 1554, confundido con el propio Hernández Girón, fue herido de muerte.

Baena, Francisco de

Madrid

Caballero de origen hidalgo, estuvo en la conquista de Nicaragua y llegó al Perú en la hueste de Hernando de Soto. Participó como tal en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. Acompañó a Hernando Pizarro en la expedición que saqueó del templo sagrado de Pachacamac. En 1533, solicitó al gobernador licencia para regresar a España, siéndole concedida, por lo que al año siguiente estaba en la ciudad de Toledo, y al menos desde 1540 en la de Madrid.

Baeza, Juan de

 

Había estado en la expedición a Chile de Diego de Almagro el Viejo y luego se encontró entre los supervivientes de la batalla de las Salinas. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven.

Balboa, Bernardino de

 

Pasó al Perú con Diego de Almagro por lo que no estuvo presente en la celada de Cajamarca, aunque sí en la fundación de Jauja y en la toma de Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco, por lo que se halló entre los defensores del cerco. Luego se avecindó en La Plata, desconociéndose la fecha de su óbito.

Balboa, Francisco de

 

No estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja y en la toma de Cusco. Se halló asimismo en el cerco de esta ciudad, y posteriormente en la batalla de las Salinas. Sirvió en el bando Real en la batalla de Chupas y, aunque leal a Gonzalo Pizarro, parece que se estableció en San Juan de la Frontera, siendo alcalde ordinario de su cabildo. Murió en mayo de 1549.

Balboa, Juan de

 

Estuvo presente en la refundación del Cusco del 23 de marzo de 1534. El 29 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir un vaso de oro, cuyo quinto ascendió a 34.425 maravedís.

Balsa, Juan (capitán)

 

Estuvo con Diego de Almagro el Viejo, en calidad de criado y contador. Lo acompañó en su jornada por Chile y en la batalla de las Salinas. Fue albacea testamentario de Diego de Almagro, y, por tanto, curador de su hijo, Diego de Almagro el Mozo. El 15 de mayo de 1539 se impidió su salida del Perú. Éste lo envió a Trujillo para que informase puntualmente de la llegada de Vaca de Castro. En 1541, estuvo en el grupo que asesinó al marqués y luego, junto a Diego de Almagro participó en el asesinato de García de Alvarado quien a su vez había matado a Cristóbal de Sotelo. Fue el capitán general de las tropas almagristas en la batalla de Chupas. Consiguió huir con vida, junto a ocho o diez hombres, pero fueron asesinados todos ellos por los indios.

Baltasar, maese

 

Barbero, volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur.

Ballesteros

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Baño, Diego del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Barahona, Francisco

 

Amigo personal de Hernando Pizarro, luchó en la batalla de las Salinas, en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, resultando muerto en el enfrentamiento.

Barahona, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barba, Francisco

 

Había participado en la pacificación de la región de Bracamoros, fijando su residencia inicialmente en la villa de Jaén. En el codicilo de Diego de Almagro lo cita como su criado y dispone que se le den 1.000 pesos de oro, en atención a que era pobre y lo había servido fielmente.

Barba, Pedro

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, figurando, en 1542, entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Barba Cabeza de Vaca, Cristóbal

Sevilla

De origen hidalgo, pasó a las Indias en 1529, estando en la fundación de Cartagena de Indias. Luego pasó a Perú estando junto a Martín Estete en la fundación de Trujillo. Estuvo con Diego de Almagro en la expedición a Chile. Con posterioridad sabemos que luchó en el bando Real en la batalla de Jaquijahuana. Fue vecino y alcalde ordinario de La Plata, viéndose implicado también en la revuelta gironista. Murió en un asedio indígena a la recién fundada villa de San Francisco de Jujuy.

Barba Cabeza de Vaca, Ruy

Sevilla

Desde su llegada al Perú, acompañó siempre al mariscal Alonso de Alvarado. Estuvo con él en la pacificación de la provincia de Chachapoyas, y luego en la expedición que desde Lima fue enviada al socorro de Cusco. Estuvo entre los derrotados en el puente de Abancay, aunque sobrevivió. En 1541 estaba en Lima cuando fue asesinado el marqués. Junto a Vaca de Castro luchó en la batalla de Chupas. Fue regidor varios años en Lima y murió de muerte natural el 11 de marzo de 1589.

Barbarán, Juan de

Illescas (Toledo)

Era un baquiano que había estado presente en la conquista de la Española, Nicaragua y Tierra Firme. Participó como hombre de a caballo en la celada de Cajamarca, siendo uno de los beneficiarios del reparto del botín. En 1538 recibió una buena encomienda en la provincia de Vilcas y además fue elegido alcalde ordinario de Lima. En 1541 llegó junto al marqués justo después de su asesinato. Fue uno de los que retiró el cuerpo de la picota pública, colaboró en su amortajamiento y lo enterró. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Sin embargo, poco después debió marchar al encuentro del licenciado Vaca de Castro, tomando parte en la batalla de Chupas. El 8 de marzo de 1543 fue compensado su esfuerzo con una encomienda en término de Trujillo de indios que habían sido de Diego Verdejo. Dictó su testamento el 10 de julio de 1539 y un codicilo el 12 de junio de 1542, aunque sobrevivió bastantes años más. Se desposó con María de Lezcano, con quien tuvo cuatro hijos. Debió fallecer en los primeros meses de 1549, pues el 10 de julio de 1549 el virrey La Gasca otorgó carta de sucesión de su encomienda a favor de su hijo Pedro de Barbarán.

Barco, Pedro del

Montijo (Badajoz)

Natural de Montijo, aunque el Inca Garcilaso lo hacía erróneamente de Lobón. No estuvo en el reparto del botín de Cajamarca, aunque es conocido que fue uno de los que se encargaron de la custodia de Atahualpa, durante el tiempo que permaneció preso. El 23 de marzo de 1534 fue nombrado oficialmente regidor del primer cabildo del Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 600 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Amigo de Hernando de Soto, fue con él en la avanzadilla que se dirigía desde Cajamarca al Cusco. Entre el 9 y el 18 de julio de 1535 entró a fundir en la capital inca oro de rescate por valor de 1.829.405 maravedís así como 77 marcos y 4 onzas de plata. Un mes después, concretamente a primeros de agosto de ese año, seguía en la ciudad imperial inca cuando registró una esmeralda que se valoró en 24.750 maravedís. En ese mismo año fue en compañía de Francisco de Villafuerte y de Juan Flores a tomar un peñón que estaba en manos de los indios rebeldes. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que le infringía malos tratos. También Diego de Almagro el Mozo, lo incluyó entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. En 1537 estaba en Cusco a las órdenes de Hernando Pizarro. Posteriormente, luchó junto a Gonzalo Pizarro, pasándose después al bando de La Gasca. El 20 de junio de 1543, siendo vecino de Cusco, recibió escudo de armas. Cayó en poder de Francisco de Carvajal, lugarteniente de Gonzalo Pizarro y fue ajusticiado.

Barragán, Rodrigo

 

Almagrista, lucho en la batalla de Chupas, siendo ejecutado después en Huamanga.

Barrantes, Pedro de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú con los hermanos Pizarro en 1530, estando presente en Túmbez y en la toma de Cajamarca. En el reparto del botín de Cajamarca, figura entre los caballeros, recibiendo 8.880 pesos de oro y 362 marcos de plata. En 1534 regresó rico a su ciudad natal, comprando el señorío de La Cumbre. El 26 de junio de 1535 se encontraba en Sevilla, reclamando el oro suyo y de otros compañeros que le habían confiscado los oficiales de la Casa de la Contratación. Fue regidor del cabildo de Trujillo, cargo que seguía ostentando en 1550. Tuvo varios hijos legítimos, heredando el mayor, Juan de Barrantes, el señorío de la Cumbre.

Barrasa, Pedro

 

Llegó al Perú con Diego de Almagro, no tomando parte en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja, ciudad en la que se avecindó oficialmente el 20 de abril de 1534.

Barrera, Pedro de la

Madrid

Caballero, participó como tal en la celada de Cajamarca y en el reparto del botín. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró catorce esmeraldas por un valor de 130.500 maravedís. Sin embargo, poco después debió regresar a su localidad natal, concediéndosele el 14 de enero de 1537, un escudo de armas.

Barrientos, Alonso de

Valencia de las Torres (Badajoz)

Pasó al Perú en 1534, luchando junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. Fue apresado y condenado a destierro a galeras de por vida. Pero nunca se ejecutó la sentencia o se conmutó con su salida a Chile, donde estaba en 1549. Sin embargo, retornó, pues en 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrientos, Cristóbal de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrientos, Cristóbal de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Llegó a Perú en 1534 en la hueste de Pedro de Alvarado, afincándose en Cusco, donde sufrió el cerco de los hombres de Manco Cápac. Con Vaca de Castro luchó en la batalla de Chupas. En 1547 estaba en su localidad natal, pero debió regresar a Perú, pues en 1562 está documentado en Lima.

Barrientos, Juan de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 18 de junio de 1534, Luis Hernández, en Jauja, fundió cierto oro en su nombre.

Barrionuevo Parra, Francisco de

Soria

Había estado en la conquista de Puerto Rico y luego en la represión de la rebelión de Enriquillo en la Española. En 1540 estaba en el Perú, y se vinculó desde el primer momento a los pizarristas, motivo por el cual tuvo que huir tras el asesinato del marqués. Vivió en Lima y luego en la Plata. Su hija, Ana de Mena, le sucedió en su encomienda. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrios, Juan de

 

Estuvo en el golfo de las Higueras y en Nicaragua, llegando después a Panamá. Pasó a Perú en la hueste de Diego de Almagro, afincándose oficialmente en Jauja el 20 de abril de 1534. Cuatro meses después se le asignó una encomienda en Ica. En 1538 fue enviado por Francisco Peces a informar a Almagro de la liberación de Gonzalo Pizarro y Alonso de Alvarado. Se le recompensó su fidelidad al bando pizarrista con una hacienda que había sido propiedad de Almagro, mientras que el 23 de octubre de 1540, se le concedió el repartimiento de Aquimixena en el valle de Ica. En 1541 salió electo como alcalde ordinario de Lima, pero fue depuesto poco después por los almagristas. Murió poco después heredando sus bienes su hijo Juan de Barrios el Mozo, habido con su esposa Teresa de Salazar.

Barrios, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Barrios, Pedro de

 

Capitán, murió en la batalla de Huarina.

Bazán, Diego de

 

El 23 de marzo de 1534 fue nombrado regidor del primer cabildo del Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 500 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 19 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 2.125.810 maravedís y plata apreciada en 1.282 marcos y 4 onzas. Tenía una compañía con Gonzalo Gutiérrez. Se terminó enemistando con Hernando Pizarro, motivo por el cual luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas.

Bazán, Juan de

Segura de León (Badajoz)

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Bebero, Marcos

 

Testigo en una carta otorgada en Lima el 6 de abril de 1546.

Becerril, Antonio

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 288.150 maravedís. Al parecer, lo mataron poco después sus propios indios de encomienda.

Bejarano, Álvaro

Trujillo (Cáceres)

Hijo de Pedro Gutiérrez y de Inés Durán. Sabemos que era vecino de Cusco, ciudad en la que testó el 7 de octubre de 1567, mandando construir una capilla y una capellanía en la iglesia de San Martín de su ciudad natal.

Bejarano, Juan

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en 1525 y pese a su origen luchó junto al bando Real en la batalla de Iñaquito, donde fue apresado. Al parecer, en 1561 el Virrey Conde de Nieva lo nombró Gentilhombre Lanza del Reino.

Bejasino, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Belalcázar, Sebastián de

Belalcázar (Córdoba)

Llegado en la armada de Pedrarias Dávila. Se incorporó a la expedición pizarrista poco después de salir de Coaque, tras llegar con la gente de Nicaragua. El 31 de diciembre de 1532 fundió en la isla de la Puná cierto oro que rescató en la costa y que se apreció en 231.155 maravedís. Participó como capitán de caballería en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito y posteriormente en la de Santiago de Guayaquil. Ostentó el cargo de teniente de gobernador y capitán general de Quito. En 1536, meses después del alzamiento del Inca, fue avisado para que regresase con sus hombres a Lima

Beltrán, Alonso

 

Llegó de Nicaragua con Sebastián de Belalcázar, incorporándose a la expedición pizarrista poco después de la salida de Coaque.

Beltrán, Hernando

Triana, Sevilla

Marinero de oficio, nació en 1496 y pasó al Perú con Hernando de Soto, participando a caballo en la jornada de Cajamarca. Fue de los que regresó, probablemente junto a Hernando Pizarro. Desde 1535 lo encontramos residiendo en Triana, Sevilla, solicitando y recibiendo un blasón de armas. Debió tener una vida longeva, pues en 1546 aún vivía, mientras que en 1572 se decía que era difunto.

Beltrán, Ventura

Medina del Campo (Valladolid)

Hidalgo nacido en torno a 1509, llegó después de la conquista del incario, a comienzos de la década de los 40. Luchó en el bando de Gonzalo Pizarro y aún vivía en Lima en 1551.

Beltrán de Castro, Nuño (capitán)

 

Vivía en Panamá en 1532 cuando llegó al Perú como veedor de Diego de Almagro. No estuvo presente en la celada de Cajamarca, a donde llegó después, fundiendo oro en nombre de Diego de Almagro, en dicha ciudad el 13 de mayo de 1533. Participó en la hueste que realizó el trayecto entre Cajamarca y Cusco, entrando en la capital incaica, donde se avecindó. Al año siguiente fue nombrado alcalde ordinario de dicha urbe, disfrutando además de un buen repartimiento de indios. El 14 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 565.810 maravedís, así como plata apreciada en 185 marcos. A mediados de 1537, el gobernador lo puso al frente de 40 hombres en un cañaveral, cerca de Mala, para emboscar a Almagro si fuese necesario. Al año siguiente estuvo con Pedro de Valdivia en la toma de la sierra Guiatara, poco antes de la batalla de las Salinas. Luego fue capitán de arcabucería de la hueste de Francisco Pizarro.

Bellosillo, Andrés de

Sepúlveda (Segovia)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Es posible que muriese prematuramente, pues su nombre desaparece de la documentación.

Benavente, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Benavente, Hernando de

Zamora

Estaba en 1530 en Panamá, llegando al Perú en la hueste de Diego de Almagro. Se estableció en San Miguel y poco después acompañó a Sebastián de Belalcázar a la conquista de Quito. Luchó en el bando Real, estando en la batalla de Iñaquito, y luego regresando al norte de Quito, para su pacificación.

Benavides

 

En 1537 fue uno de los almagristas que iba en la vanguardia cuando entraron en Cusco.

Benavides, Ana de

 

Mujer de Hernando de Sepúlveda. La nombra Diego de Almagro en su testamento para que ella y su esposo se encarguen de su hija Isabel de Almagro.

Benítez, Pedro

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Berlanga, Juan de

Aldea de Ballesteros, merindad de Trasmiera (Cantabria)

Presente como hombre de a pie en Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Falleció en 1536 a manos de los indígenas. Su viuda, en su nombre y en el de sus dos hijos menores, reclamó sus bienes.

Bermeo, Martín (o Machín) de

 

El 25 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando fundió dos vasos de oro que le había dado el gobernador. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 37 marcos y 4 onzas de plata.

Bermúdez, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Bernal, Cristóbal

 

El 26 de julio de 1540 era vecino de San Miguel de Tangarara cuando se le concedió escudo de armas.

Bernal, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Bernal, Rodrigo

Cantalapiedra (Salamanca)

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. Luego pasó a Chile con Almagro, y sobrevivió a las batallas de las Salinas y de Chupas. Luego tomó parte en la batalla de Jaquijahuana, en el bando de Pedro de La Gasca. Pese a su participación, esta vez en el bando vencedor, no obtuvo ninguna merced de significación. A finales de 1568 se le documenta por última vez en Lima.

Bernaldo de Quirós, Francisco

 

Había estado desde 1527 en Nueva España, pasando luego a Centroamérica y finalmente a Perú. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. En su casa alojó a Núñez de Vela por cuyo motivo Gonzalo Pizarro lo desterró de nuevo a Nueva España. Pero no cumplió la condena, luchando junto a La Gasca en la batalla de Jaquijahuana. Murió hacia 1562 y dejó como heredera a su hja Mariana de Quirós que se desposó con Sancho de Paz.

Berrío, Francisco de

Villa de Ugíjar en las Alpujarras (Granada)

Hermano de Juan de Berrío, se contó entre los derrotados en el puente de Abancay. Pero debió cambiar de bando, pues luchó con los almagristas tanto en las Salinas como en Chupas. Curiosamente, estuvo en el bando Real en la batalla de Iñaquito pero tras ser apresado cambió de nuevo de bando y se pasó al pizarrista. Sin embargo poco antes de la batalla de Jaquijahuana volvió a pasarse al bando Real y estuvo entre los vencedores. En 1572 aún vivía en Perú cuando el virrey Toledo le otorgó 300 pesos de renta sobre los indios de Cayaotambo.

Berrío, Juan de (capitán)

Villa de Ugíjar en las Alpujarras (Granada)

Hijo de Ruy Díaz de Berrío y de Francisca de Esquivel, hasta 1536 estuvo en Santa Marta, junto a García de Lerma. Cuando los indios de Manco Cápac sitiaban Lima llegó al Perú. Pizarro lo reenvió a Panamá a por refuerzos. El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. El 22 de diciembre de 1537 su madre, ya viuda, reclamaba en la Casa de la Contratación 205 pesos de oro que le había enviado su hijo desde el Perú. Su nombre aparece entre los encausados por la muerte del marqués, ya que siendo alcalde de Huamanga acataron al nuevo gobernador Diego de Almagro el Mozo. El granadino vivió bastantes años Huamanga, pasando la última época de su vida en Cusco. Allí se desposó con Isabel de Orozco y en segundas nupcias con María Manrique, teniendo hijos con ambas que perpetuaron su estirpe en el Perú. En 1571, seguía vivo pues declaró en un juicio.

Betanzos, Juan de

¿Valladolid?

En su vida sigue habiendo numerosas incógnitas. Se llamaba Juan Díez de Betanzos, pero, al parecer él usaba solo el segundo de sus apellidos. En Valladolid había una familia de este apellido, Francisco de Betanzos, procurador, y sus hermanas María López de Betanzos y Ana López de Betanzos. Esta última estaba casada con el ensayador Pedro de Espina, que pasó a México a ejercer su oficio. Por lo demás, sabemos que estuvo en La Española algunos años, ejerciendo en la década de los treinta el oficio de escribano. Quizás llegase al Perú en 1537 enrolado en el navío que envió la audiencia de la isla, a cargo de Diego de Fuenmayor. El 12 de octubre de 1541, lo documentamos por primera vez en Perú, cuando declaró como testigo en Lima en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Al año siguiente está documentado en Cusco, y además como un experto en quechua, por lo que participó como tal en las pesquisas del gobernador Vaca de Castro. Por aquellas fechas se desposó con doña Angelina, prima de Huáscar y Atahualpa, que había sido la amante de Francisco Pizarro, con la que éste procreó a dos de sus hijos. Gozó de una posición de privilegio, disfrutando de una encomienda de indios y de las rentas de su noble esposa. Estuvo en el bando de Gonzalo Pizarro, pero poco antes de la batalla de Jaquijahuana, fue apresado por La Gasca y decidió cambiar de bando. Ello le garantizó una situación airosa al final de la contienda. En 1565 el virrey Antonio de Mendoza le encargó la redacción de una historia de los incas con la que a la postre pasó a la historia.

Biedma, Diego de

Baeza (Jaén)

Diego de Almagro en su codicilo de 1538 afirma que éste era su camarero y que le debía algún dinero de un objeto que compró para él en almoneda. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Bilbao, Martín de

 

Soldado llegado al Perú en 1534 entre la hueste de Pedro de Alvarado. Militó en el bando almagrista, sufriendo la gran derrota de 1538 en las Salinas. Al parecer, fue él quien le dio la estocada mortal en la garganta a Francisco Pizarro en 1541. Murió en la batalla de Chupas y su cuerpo fue mandado descuartizar por Vaca de Castro.

Blázquez, Juan, doctor

¿Trujillo? (Cáceres)

Es posible que llegase al Perú en 1535 junto a Hernando Pizarro. En pocos años se ganó la confianza del gobernador. En 1538 era asesor del cabildo de Lima y poseía una buena encomienda. Con motivo de la muerte de la emperatriz, el almagrista Manuel del Espinal se puso de luto y éste lo apresó por ese motivo. En 1541, cuando el asesinato del marqués, era teniente general del gobernador. Fue apresado tras escapar al convento de Santo Domingo y su casa saqueada. Su mujer, hermana del obispo fray Vicente Valverde, y sus hijos, se salvaron porque el almagrista Diego Méndez los escondió en su casa. A primeros de noviembre de 1541, aprovechó un descuido de sus captores para fugarse en compañía del obispo, embarcándose en un navío que terminó aportando a Túmbez. De ahí pasaron en balsas a la isla de la Puná donde, a finales de ese mes de noviembre de 1541, fueron capturados, asesinados y comidos con ají, por los naturales.

Blázquez, Luis

 

El 25 de enero de 1550 fue testigo en una carta otorgada en Lima.

Bobadilla, fray Francisco de, O. de M.

 

Presente en el Perú desde 1536 procedente de Panamá. Fue uno de los intermediarios en la disputa entre Almagro y Pizarro.

Bocanegra, Andrés de

 

Marinero que iba a bordo del barco de Bartolomé Ruiz cuando éste fue a recoger a los hombres que permanecían en la isla del Gallo. En la tercera expedición, estando al mando de una de las balsas que trasladaba a la expedición desde la Puná a Túmbez, fue asesinado por los indios.

Bohón, Juan

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Bonilla, Juan

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca

Borrallo, Juan

Andaluz

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. No parece que regresará a Perú.

Borregán, Alonso

 

No estuvo presente en la primera conquista, pues llegó al Perú en 1535, avecindándose en la ciudad de Trujillo. En octubre de 1537 fue enviado en un barco, capitaneado por Francisco Martín de Alcántara, en persecución de una balsa regida por Luis García Samames que pretendía encontrar un barco e ir a informar a España de los agravios cometidos contra Almagro. Participó en las guerras civiles, simpatizando con el bando almagrista. Escribió una obra titulada la Conquista del Perú, que ha sido editada en varias ocasiones y que resulta de gran utilidad para reconstruir ese período histórico. Estuvo desposado con una hija de Juan de Osorno, propietario de un repartimiento en el valle de Tucome.

Boscán, Felipe

 

Llegó a Perú en la expedición de Diego de Almagro por lo que no estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja, donde se quedó de guarnición. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. A finales de 1537 fue enviado por Hernando Pizarro al valle de Ica en busca de alimentos pero fueron atacados por los almagristas y debieron regresar al campamento. Pese a todo debió simpatizar con los de Chile, pues a principios de 1538 estaba en Cusco cuando fue enviado como mensajero por Francisco Peces a informar a Almagro. Fue detenido por los pizarristas y conducido a Lima. En 1540 vivía en San Juan de la Frontera, ostentando poco después el cargo de regidor .

Bravo, Diego

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Arequipa y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Bravo, Juan

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 15.445 maravedís.

Bravo, Pedro (Bachiller)

 

El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 372.280 maravedís y plata apreciada en 27 marcos y 4 onzas.

Bravo, padre Rodrigo

 

En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa.

Briceño, Alonso de

Benavente (Zamora)

Llegó en torno a 1525 a Panamá, siendo uno de los Trece de la Fama. En la tercera expedición estuvo en Coaque, recibiendo en agosto de 1531 dos indias que se apreciaron las dos en seis pesos de oro. El 25 de agosto de 1532 estaba en San Miguel de Tangarara cuando registró dos anillos de oro que se apreciaron en 450 maravedís. Tomó parte, como jinete, en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto de su botín. En 1534 retornó a su villa natal con carácter definitivo.

Briones, Lázaro de

Marchena (Sevilla)

Lázaro de Briones, nacido en 1518 y natural de Marchena, era hijo de Alonso de Briones, estuvo en la defensa del cerco de Cusco, frente a las tropas de Manco Cápac. Luego tomó parte en la guerra civil entre pizarristas y realistas, siendo derrotado en la victoria de Huarina y ganando en la definitiva de Jaquijahuana, al mando del virrey Pedro de La Gasca. Por sus acciones en el Perú, el 10 de mayo de 1560 se le concedió un escudo de armas. Regresó a España, estableciéndose en Carmona e incorporándose a la élite local, a la que pertenecerían los Briones por espacio de varios siglos. En mayo 1569 se identificaba con el cargo de alférez mayor de Carmona. Con el tiempo compraron su capilla propia en la iglesia Prioral de Santa María y se vincularon a la nobiliaria cofradía del Dulce Nombre de Jesús, con sede en el convento de Santo Domingo. Dispusieron de varias propiedades rústicas y esclavos para el servicio de su casa.

Bueno, Martín

Moguer (Huelva)

Marchó al Perú con Belalcázar, participando como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando metió en la fundición cuatro vasos de oro, cuyo quinto ascendió a 36.511 maravedís. El 2 de julio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir una prenda de lana con un poco de oro. Sin embargo, pocos meses después marchó a España, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. Se afincó en su villa natal

Burgalés, fray Alonso O.P.

 

Viajó desde Sevilla junto a Francisco Pizarro en 1529.

Burgos, Cristóbal de

Burgos

Llegó a Castilla del Oro en 1514 en la armada de Pedrarias Dávila, siendo menor de edad, pues había nacido en 1500. Fue a por hombres a Nicaragua de donde regresó con dos navíos, cuando Francisco Pizarro se encontraba en la isla de la Puná. Participó en los principales lances de la Conquista, pero no estuvo presente en el reparto de Cajamarca. Entre el 16 y el 18 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 1.379.020 maravedís y plata apreciada en 1.920 marcos. El 24 de noviembre de 1537 fue testigo en el acuerdo del Tambo de Lunahuaná, entre pizarristas y almagristas. En 1539 recibió una carta de recomendación de Francisco Pizarro ya que pretendía retornar a España. Y lo hizo, pues el 3 de octubre de 1539 recibió una ejecutoria por la que se le dio un escudo de armas que dentro de él estuviese una nao con sus velas blancas, sobre unas aguas de mar azules y blancas, junto a un desembarcadero, por el socorro que hicisteis con los dichos navíos al dicho marqués don Francisco Pizarro… El 3 de marzo de 1540 protocolizó una escritura de compra en Sevilla. En ella declaró ser vecino de la Ciudad de los Reyes y compró a Gaspar Mateo, vecino de Medina del Campo 40 camisas de Ruán y otros paños por valor de 118.812 maravedís que se comprometía a pagarlos en Sevilla en el plazo de dos años. Regresó a Lima, desempeñándose como regidor. Luchó en la batalla de Chupas contra los almagristas, perdiendo en el combate el brazo derecho. En Lima vivió un hijo suyo de su mismo nombre, desposado con Catalina de Arellano, que murió joven, pero dejaron un hijo llamado Cristóbal de Burgos Arellano, quien en 1627 estaba en España reclamando mercedes.

Bustillo, Miguel de

 

El 21 de julio de 1535 fundió en Cusco plata por valor de 180 marcos.

Caballero, Álvaro

 

Llegó a Perú en los refuerzos que trajo Diego de Fuenmayor. Estaba en la Ciudad de los Reyes el día de la muerte del marqués. Se acercó al grupo almagrista para preguntar qué pasaba y estos le respondieron que se fuera, pues, acababan de matar al gobernador y a Chávez. Luchó en el bando de Vaca de Castro en la batalla de Chupas, permaneciendo en Perú al menos hasta 1543.

Caballero, Francisco

 

Llegó al Perú en la armada de Pedro de Alvarado de 1534. Murió en la batalla de las Salinas (1538), luchando por la causa almagrista.

Caballos, Hernando de

 

El 7 de noviembre de 1537 se concedió escudo de armas a la ciudad de Lima, que había sido solicitado por Hernando de Caballos, en nombre de los demás vecinos. Justo un mes después hizo lo mismo pero con la ciudad de Trujillo. Una carta escrita al Emperador por Francisco Pizarro, en Cusco, el 28 de febrero de 1539, la llevó en su nombre Hernando de Caballos. El 16 de mayo de 1541 se le concedieron los curacas de Yapatera y Catacaos en el término de San Miguel de Piura.

Cabezas, maestre Juan

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en cinco pesos de oro.

Cabezas, Pedro de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Luchó en la batalla de Chupas, consiguiendo escapar. Pero poco después fue apresado y ejecutado en la plaza de Lima.

Cabrera, Alonso de

 

Mayordomo de Francisco Pizarro. Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539. Estaba en Huánuco, cuando después de la muerte del marqués, en 1541, llegó el almagrista por García de Alvarado y lo ejecutó. Quedó una hija menor de edad, Antonia de Cabrera, cuya curaduría tuvieron Catalina de Robles y Hernando de Rozas, que en 1543 reclamaban desde Valladolid los bienes dejados por Alonso de Cabrera.

Cáceres, Juan de

 

Desempeñó el oficio de contador interino tres meses en 1540 y luego entregó poderes a Francisco de Herrera quien lo ejerció en su nombre hasta junio de 1542. Con posterioridad a esta fecha volvió a ejercer el oficio personalmente hasta que se volvió a marchar y recayó en Pedro de Avendaño y desde junio a febrero de 1545 lo volvió a desempeñar Juan de Cáceres.

Cáceres, fray Francisco de O. de M.

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. Dos años después, exactamente el 8 de julio de 1538 fue asimismo testigo en el codicilo otorgado por Diego de Almagro en Cusco. Éste dispuso que se le pagasen las misas que dijese por él.

Cáceres, Pedro de

 

El 15 de febrero de 1558 figura como testigo en una carta otorgada en San Juan de Chachapoyas. No sabemos si se trata del mismo Cáceres que fue degollado en 1541 por los almagristas.

Caldera (licenciado)

 

El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por un valor de 66.620 maravedís.

Calderón, Pedro

Trujillo (Cáceres)

De oficio herrero, participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Llegó a Sevilla en 1535, retornando a su ciudad natal. Según José Antonio del Busto permaneció en Trujillo, donde en 1545 aspiraba infructuosamente a una regiduría. Sin embargo, en 1538 figura un tal Calderón entre los pizarristas en la batalla de las Salinas, aunque es posible que se trate de otra persona.

Calvo, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).8

Calvo, Juan

 

Participó en la defensa de Lima frente al cerco de Titu Yupanqui en 1536, cuando tenía tan sólo 13 años de edad. En 1560 aún vivía, morando en la ciudad de Cusco.

Calvo Barrientos, Pedro

Alcántara (Cáceres)

En 1533 o 1534 Francisco Pizarro y Diego de Almagro, mandaron cortarle las orejas por cierto hurto que cometió, se fugó al reino de Chile, y se indianizó viviendo entre los indios del valle de Copiapó.

Camargo Álvaro

Trujillo (Cáceres)

Reclutado por el gobernador en su ciudad natal, estuvo en la tercera expedición conquistadora. Se quedó de guarnición en San Miguel de Tangara pero en compensación por ello Pizarro le entregó 500 pesos de oro del rescate de Atahualpa.

Campo, Rodrigo de

 

El 16 de septiembre de 1542 fue testigo de la sentencia dada contra los almagristas por Vaca de Castro, tomando parte en la batalla de Chupas.

Candía El Griego, Pedro de

Badajoz

El caso de Pedro de Candía es singular por varios motivos: primero, porque es difícilmente clasificable ya que fue un hombre de confianza de Francisco Pizarro, en las guerras civiles se pasó al bando contrario, y finalmente fue ejecutado por los almagristas por no disparar contra las tropas realistas. Segundo, por la relevancia de su figura como artillero de la hueste conquistadora. Y tercero, porque se había considerado siempre griego, cuando en realidad eran tan badajocense como Garcilaso de la Vega, como trataré de demostrar en las líneas que vienen a continuación.

Efectivamente, Pedro de Candía había nacido en Badajoz en torno a 1494. Tradicionalmente casi toda la historiografía ha afirmado que le apodaban el Griego porque había nacido en la isla de Creta. Esta afirmación debe ser matizada; en realidad, como ha señalado José Luis Olaizola, sus progenitores eran naturales de la ciudad de Badajoz. Su padre, dada su ocupación militar, estuvo destinado en distintos puntos del Mediterráneo durante décadas, pero no está nada claro que naciera en Creta como se ha dicho. Bien pudo nacer en Badajoz, al amparo de su familia y, siendo ya un joven acudir junto a su progenitor a territorios griegos donde servía. Allí desde muy joven se curtió en el arte de la guerra, luchando en diversas campañas en el norte de África y en la península itálica.

Todo ello explicaría por qué tenía un nombre tan español como Pedro, y un apellido también de larga trayectoria peninsular como era el Candía. Asimismo, justificaría que se embarcase al menos en dos ocasiones a las Indias, sin ningún tipo de impedimento, y sin la licencia real que los extranjeros debían solicitar a la Corona. Y finalmente, que obtuviese en julio de 1529 una regiduría en la ciudad de Túmbez y el rango de capitán de artillería, con un salario de 60.000 maravedís anuales.

Por tanto, mi hipótesis, a falta de pruebas más contundentes, es que el artillero no nació en Creta sino en Badajoz, tierra natal de sus padres. El apelativo de El Griego se lo debieron poner no por su nacimiento en Creta, sino porque debía poseer un cierto dominio del griego y del italiano, algo que no era en absoluto usual en aquella época y que lo singularizaba.

En 1525, después de luchar varios años en las guerras de Italia, retornó a España, desposándose en Villalpando (Zamora), poco antes de embarcarse rumbo a Tierra Firme en la hueste del nuevo gobernador, sustituto de Pedrarias Dávila, Pedro de los Ríos. Una vez en Panamá, se unió a Francisco Pizarro que iniciaba en 1526 su segunda expedición descubridora al Levante, encontrándose entre los llamados Trece de la Fama. Efectivamente, fue uno de los que se quedó con Pizarro en la isla del Gallo cuando todos los demás abandonaron y regresaron a Panamá, obteniendo por tal hecho la condición de hidalgo.

Llegados los ansiados refuerzos, fue enviado por Francisco Pizarro para que verificase las noticias dadas por Alonso de Molina, ya que consideraba al badajocense como una persona de buen ingenio. Solicitó llevar consigo su culebrina, una pieza de artillería de pequeño calibre que la que nunca se separaba, y le fue negado, a lo que interpeló que, si le salían de guerra, cómo podría defenderse. A lo cual el trujillano le dijo de manera elocuente: entonces descuidad, que misas por vuestra alma no os han de faltar.

Lo cierto es que el badajocense ratificó la información de Molina, ensalzando la supuesta grandeza de la plaza. Pero eso sería en comparación con lo visto hasta entonces porque el pueblo no era gran cosa, más allá de un vistoso templo dedicado al sol. Y lo que era mejor aún, algunos tumbesinos le comunicaron que dependían de un señor mucho mayor que vivía a muchas jornadas de allí. Tomó algunas llamas e indios y retorno a donde estaba Francisco Pizarro, magnificando todo lo que había visto y oído. Ya que había sido testigo de vista de la supuesta magnificencia de la ciudad de Túmbez, el gobernador se lo llevó con él a España en 1529, portando una pintura de Túmbez y una relación escrita.

De vuelta en el Darién, figuró en la tercera y definitiva jornada como capitán de artillería, siendo de los pocos que llevaba un salario, al margen de los posibles beneficios del botín. Estuvo en la toma de Cajamarca como capitán de artillería, el disparo de una de las cuatro piezas de las que disponía, fue la señal convenida para el inicio de la cometida que acabó con el apresamiento de Atahualpa. Por su actuación al frente de la artillería recibió una importante cuantía de oro y plata en el reparto del botín del rescate del Inca. El 23 de marzo de 1534 asistió a la refundación de la ciudad de Cusco, al tiempo que se le designó alcalde ordinario de dicha ciudad. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 1.200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 209.990 maravedís y plata apreciada en 435 marcos. Ocho días después, concretamente el 24 de julio de 1535, figuró como testigo en una probanza realizada en Cusco por Simón Suárez. Por aquellas fechas solicitó licencia para retornar a España a por su esposa e hijos. Sin embargo, todo parece indicar que la travesía nunca la llegó a hacer, enviando a su mujer y sus dos hijas, María y Catalina de Candía, vecinas de Villalpando (Zamora), algo más de un millón de maravedís que, junto a los demás caudales de la flota, fue secuestrado por el emperador y convertido en un juro de 38.600 maravedís.

Tras la batalla de las Salinas, el badajocense, a iniciativa propia, decidió organizar una empresa hacia la selva oriental, en dirección al lago Titicaca. Era una zona poco explorada en la que soñaba con encontrar grandes riquezas. Salió con unos doscientos expedicionarios, pero solo encontraron dificultades, hambre extrema, ataques indígenas y enfrentamientos, regresando con vida apenas la mitad. Hernando Pizarro se lo recriminó y le quitó el mando, por lo que, resentido, se pasó al bando de Diego de Almagro el Mozo. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués. Sin embargo, con posterioridad debió llegar a algún pato secreto con el entorno realista, para boicotear la eficacia artillera. Así, en la batalla de Chupas, el 16 de septiembre de 1542, el mismísimo Almagro tras comprobar que disparaba por encima de los enemigos sin hacerles ni un rasguño, lo acusó de traidor y lo alanceó. Al parecer, dejó un hijo mestizo en el Perú, que fue amigo del Inca Garcilaso de la Vega.

 

Cansino

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Cantalapiedra, Alonso de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Cantillana, Rodrigo de

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Caballero, participó como tal en el reparto de la plata de Cajamarca, no estuvo en el reparto del oro. En 1533 se embarco rumbo a Sevilla, donde ostentó el cargo de jurado. En 1554 se le documenta por última vez en la ciudad del Guadalquivir.

Cantos, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Cantos de Andrade, Rodrigo

Zafra (Badajoz)

Residía en Lima en los años 40 cuando luchó junto al gobernador Vaca de Castro en la batalla de Chupas. El 25 de noviembre de 1548 fue nombrado alguacil mayor del Cusco, cargo que no aceptó por su escasa remuneración. En 1555 estaba de regreso en Zafra, donde se volvió a deposar pese a estar casado en las Indias. Regresó al Perú, obteniendo su licencia de embarque el 11 de septiembre de 1565. El virrey Toledo le otorgó una encomienda que le rentaba 600 pesos anuales. Residió en Oropesa, en Lima y finalmente, en la Paz donde aún vivía en 1601 cuando debía tener 89 años de edad.

Caraballo, Juan

 

Fue como veedor en la primera expedición.

Carasa, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Caravantes de Mazuelas, Gómez

 

Según Raúl Porras, hermano de Rodrigo de Mazuelas. El 1 de agosto de 1535 se le concedió una estimable encomienda en la provincia de Chinchasuyo. El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. El 6 de marzo de 1540 se le concedió el pueblo de Quiçalla, cerca del Cusco. Vecino de Lima, desempeñó en varias ocasiones el cargo del alcalde ordinario de dicha ciudad.

Cárdenas, capitán Francisco de

 

Hijo de Alonso de Cárdenas, quien pagó los 12 ducados de su pasaje el 6 de octubre de 1534. Luchó a caballo en la defensa de Cusco frente a los indios alzados de Manco Cápac. Fue nombrado por los Pizarro teniente de capitán de la ciudad de Huamanga, así como regidor de su cabildo. Fue degollado en 1541 por los almagristas.

Cárdenas, Francisco de

 

Probablemente hijo del anterior, luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Cárdenas, Francisco de

 

A principios de 1538 vivía en Cusco cuando fue enviado como mensajero por Francisco Peces a informar a Almagro. Fue detenido por los pizarristas y conducido a Lima. No parece que trate de ninguno de las dos personas anteriores.

Cárdenas, García de

 

Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539.

Cárdenas, Juan de

 

Almagrista, sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejecutado allí mismo por el licenciado Vaca de Castro.

Cárdenas y Zapata, Fernando de

Madrid

Su biografía aparece muy difusa porque los cronistas se refirieron a él de forma imprecisa. Fernández de Oviedo, desconocía su nombre de pila y aludía a él como “fulano Cárdenas”. Además, a veces ha habido confusiones con la vida del capitán, encomendero y ganadero Francisco de Cárdenas, con quien coincidió por aquellos tiempos en el Perú. En 1535, se enroló en la expedición del virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza. Sin embargo, permaneció en Nueva España un corto período de tiempo. Al año siguiente, cuando Hernán Cortés decidió enviar una expedición para ayudar al adelantado Francisco Pizarro, tras la sublevación de Manco Inca Yupanqui, marchó al Perú. Allí participó en la guerra frente a los indios que terminó finalmente con la derrota del Inca. Decidió quedarse en tierras sudamericanas. Cuando estalló la guerra entre almagristas y pizarristas luchó en este segundo bando. Gonzalo Fernández de Oviedo dijo de él que era un hombre vicioso en el hablar, pues, afirmaba cosas que no podía demostrar. Concretamente, le acusó de no poder probar el robo de “cierto oro y plata” que el madrileño dijo le habían robado los almagristas. Sin embargo, cuando ocurrió el alzamiento de Gonzalo Pizarro frente a la aplicación de las Leyes Nuevas por el virrey Blasco Núñez de Vela se posicionó al lado de éste. Desgraciadamente, corrió su misma suerte. Cuando, partiendo de Popayán, se enfrentaron a las fuerzas del trujillano en la batalla de Añaquito, el 18 de enero de 1546, fueron derrotados. Unos resultaron muertos mientras que otros, entre ellos el virrey y el madrileño fueron prendidos y, tras un sumarísimo juicio, ajusticiados. Gonzalo Fernández de Oviedo incluye al madrileño en la lista de las personas a las que se les dio tormento en la ciudad de Lima, tras la derrota de Añaquito.

Carranza, Ginés de

Granada

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1533 regresó a su ciudad natal donde desempeñó el cargo de regidor.

Carrasco, Fernando o Hernando

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carrasco, Pedro Alonso

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. El 18 de enero de1541 se le concedieron varios curacas en el valle de Jayanca. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Carreño

portugués

Un Carreño portugués aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Carreño, Francisco

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carrera, Alonso de la

Fuentes de Ropel (Zamora)

Presente en el reparto del botín de Cajamarca como hombre de a pie. En 1534 se avecindó en Cusco. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 110 marcos de plata. Murió poco antes de mediar la centuria.

Carrera, Sancho de la

 

El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 279.480 maravedís.

Carrillo, Cristóbal

 

Su nombre aparece entre los encausados por la muerte del marqués.

Carrillo, Martín

 

Según López de Gómara se contó entre los conjurados que asaltaron el palacio del marqués y lo asesinaron. Lo cierto es que tras estos sucesos fue designado alcalde de la ciudad de Lima. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro mandó descuartizar su cuerpo.

Carrillo de Albornoz, Antonio

Villa de Illescas (Toledo)

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Carrión, Antón de

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Vivía en Panamá al menos desde 1522. Tomó parte en la primera y en la segunda jornada de Francisco Pizarro al Perú, figurando como uno de los Trece de la Fama. En la segunda expedición fue alférez mayor, aunque no consta que participara en la tercera y definitiva jornada. Algunos creen que su apellido es toponímico y lo hacen de Carrión de los Condes, en Palencia. Sin embargo, no hay seguridad. Podría ser en realidad de Jerez de los Caballeros. El 22 de marzo de 1535, Francisco de Carrión, natural de esta ciudad pacense, concertó su pasaje y el de otras nueve personas más, rumbo a Nombre de Dios para pasar al Perú. Viajaba en la nao Santa María la Blanca de que era maestre el palermo Cristóbal Quintero.

Carrión, Pedro de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año figura como vecino de esa misma ciudad. Entre el 5 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 290.070 maravedís y plata valorada en 1.412 marcos y 4 onzas.

Cartagena, Luis de

 

En febrero de 1541, fue designado escribano público de la recién fundada ciudad de Santiago de Chile.

Carvajal, Baltasar

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carvajal, Benito de

 

Pertenecía al cabildo de Lima cuando fue asesinado el gobernador. Se opusieron a Diego de Almagro y estuvo a punto de ser degollado.

Carvajal, Diego de

 

En 1539 fue nombrado alcalde ordinario de Huánuco.

Carvajal, Diego de

Trujillo (Cáceres)

Vivía en Cusco como criado de Juan Pizarro. En 1536 fue enviado a Lima a comprar dos caballos para éste. Regresó a Trujillo, desposándose con Isabel de Soto, hermana de Gonzalo Pizarro. En 1549 declaró en un pleito ser de edad de 41 años por lo que había nacido en torno a 1508. El 14 de enero de 1561, Isabel de Soto redactó su testamento, mandándose enterrar en la iglesia de San Martín, en la sepultura de su marido.

Carvajal, Francisco de

 

En 1541 era alcalde de Cusco, junto a Diego de Silva, cuando Diego de Almagro el Mozo, les pidió que lo recibiesen como gobernador. Luchó como maestre de campo de Gonzalo Pizarro en las guerras civiles, siendo conocido como el Demonio de los Andes. Murió ejecutado el 10 de abril de 1548.

Carvajal, Juan de

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. Perdió la vida en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, luchando a favor del licenciado Vaca de Castro.

Carvajal, Garci Manuel de

Plasencia (Cáceres)

Uno de los hombres reclutados por el gobernador en 1529. Sin embargo, no aparece en la toma de Cajamarca ni en la entrada de Cusco. Lo documentamos a partir de 1538, tomando parte posiblemente en la batalla de las Salinas (1538). Fue enviado por el gobernador para fundar una ciudad al sur del Perú, lo que hizo en 1539, bautizándola con el nombre de Villa Hermosa. Sin embargo, al año siguiente se decidió trasladar su emplazamiento refundándola el 15 de agosto de 1540 con el nombre de Villa Hermosa de la Asunción del Valle de Arequipa.

Carvajal, fray Gaspar

 

Capellán de la expedición a la Canela de Gonzalo Pizarro. Se embarcó en el bergantín de Francisco de Orellana, afeándole la traición.

Carvajal, Nuño de

Trujillo (Cáceres)

Estaba a finales de los años treinta en el Perú. Participó en la guerra entre pizarristas y almagristas del lado de los primeros. Desterrado en 1548 a Chile murió en ese mismo año en el valle de Copiapó, en la Serena.

Castañeda, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Llegó a Perú con Almagro por lo que no estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja y en la entrada a Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 20 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 156.220 maravedís y plata apreciada en 32 marcos y 4 onzas. A primeros de agosto de 1535, estando en Cusco, vendió tres esmeraldas a Juan Rodríguez de Villalobos, por una cuantía total de 184.750 maravedís. Cuando Almagro ocupó Cusco y prendió a Hernando Pizarro, él huyó en busca de Alonso de Alvarado, pero fue alcanzado por Paulo Inca, enviado por Almagro, y lo decapitaron.

Castañeda, fray Sebastián de O. de M.

Trujillo (Cáceres)

Era pariente de Francisco Pizarro y llegó al Perú en 1534, fundando ese mismo años el convento de la Merced de Cusco.

Castaño, Pedro

 

En julio de 1534 estaba en Jauja cuando registró una partida considerable de oro cuyo quinto ascendió a más de seis millones de maravedís.

Castilla, Baltasar de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Castilla, Diego de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Castillo, Diego del

Lerín (Navarra)

En 1535 era vecino del Cusco y criado del capitán Pedro de Candía, cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. Defendió la ciudad del cerco de Maco Cápac. Luego estuvo con La Gasca en la batalla de Jaquijahuana, obteniendo en recompensa un repartimiento con una renta de 1.000 pesos de oro anual. En 1555 estaba en Sevilla, pero debió regresar a Cali, ciudad en la que vivió los últimos lustros de su vida. Su nombre aparece en una junta de dicho concejo del 1 de abril de 1558.

Castillo, Gonzalo del

Lebrija (Sevilla)

Hijo de Hernando del Castillo y de Isabel Sánchez. Pasó a Panamá con su progenitor, que fue escribano de aquella ciudad. Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Estuvo junto a Belalcázar y murió prematuramente en Perú antes de 1536.

Castillo, Hernando del

 

Testigo en la probanza que hizo Juan Rodríguez Barragán, en Lima, en diciembre de 1542.

Castro, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Castro, Antonio de

Valladolid

El 7 de agosto de 1566, su madre, María Daza, viuda de Antonio de Castro, declaró que su hijo Antonio de Castro había fallecido en la ciudad de Arequipa.

Castro, Nuño de

 

Testigo de la sentencia dada por Vaca de Castro contra los almagristas el 16 de septiembre de 1542 y en la batalla de Chupas.

Castro, Pedro de

 

Participó en la tercera jornada de Francisco Pizarro, pero no estuvo en Cajamarca porque se quedó de guarnición en San Miguel de Tangarara. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro, en su nombre y en el de socio Cristóbal Pérez, supuestamente para el servicio del Emperador. Luchó en el bando pizarrista en la contienda de las Salinas. También estuvo en la batalla de Chupas como capitán de arcabuceros.

Castroverde

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Catalán, Luis

 

El 14 de mayo de 1533 Alonso de Collantes fundió en Cajamarca cierto oro en su nombre.

Catalán, Pedro

Cataluña

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Murió en Lima en torno a 1536.

Catano o Cataneo, Pedro

Sevilla

Oriundo de Génova, pertenecía a una familia asentada desde el siglo XV en Sevilla. Había nacido en Sevilla en 1512, pasando en 1526 o 1527 a La Española primero y luego a Castilla del Oro. Luego entró al servicio de su paisano Hernán Ponce de León y de Hernando de Soto, pasando con ellos a la conquista del incario. Tomó parte como caballero en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Cazalla, Sebastián de

Llerena (Badajoz)

Estuvo en Panamá y de ahí pasó a Arequipa, donde residía en 1545. Estuvo en el bando Real tanto en la batalla de Huarina como en la de Jaquijahuana. En 1566 era alcalde ordinario de Cusco, falleciendo en torno a 1571.

Cebico, Nuño

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Centeno, Diego

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

No llegó al Perú hasta 1536, una vez acabada la primera fase de la conquista. En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas. Estuvo en la pacificación de los Chunchos y en la fundación de la villa de la Plata. También tomó parte, junto al licenciado Vaca de Castro, en la batalla de Chupas. Posteriormente, tuvo una participación decisiva en la ofensiva de La Gasca sobre Gonzalo Pizarro, especialmente en la batalla de Jaquijahuana. En recompensa por sus esfuerzos se le concedió la gobernación de Paraguay, que él no aceptó porque prefería explotar su mina en Potosí. Pero tuvo la mala fortuna de enfermar y morir el 9 de julio de 1549, con 33 años de edad. Dejó como herederos a su madre y a sus dos hijos mestizos, Gaspar y María Centeno.

Cepeda, Diego de

Tordesillas (Valladolid)

Había sido oidor de las islas Canarias y fue nombrado en 1542 oidor de la audiencia del Perú.

Cermeño, Cristóbal

 

Llegó con posterioridad a la celada de Cajamarca, estando sin embargo en la fundación de Jauja y en la entrada a Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en esta última ciudad. Entre el 9 y el 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates y minas por valor de 1.002.910 maravedís, así como 451 marcos y 7 onzas de plata. A principios de agosto de 1535 registró una esmeralda que se valoró en 33.750 maravedís.

Cermeño, Pedro

 

El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal. Pizarrista, recibió un buen repartimiento de indios tras la derrota de los almagristas

Cerón, Antonio

 

En 1551 era escribano de número de la ciudad de Arequipa.

Cerón, Francisco

Sevilla

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado. Posteriormente luchó en el bando Real en las guerras civiles, tomando parte en la batalla de Jaquijahuana. En octubre de 1556 se encontraba en Sevilla, probablemente su ciudad natal.

Cerón, Gonzalo

 

Luchó en la defensa del cerco de Cusco. Posteriormente se avecindó en San Juan de la Frontera, Huamanga, y el 7 de marzo de 1539 se le concedió en encomienda el curaca que hasta ese momento había disfrutado Juan de Berrío. Luchó contra Gonzalo Pizarro, tomando parte en las batallas de Huarina y Jaquijahuana.

Cerrada, Antón de

Badajoz

El 24 de noviembre de 1541 se le concedió escudo de armas en atención a los servicios prestados con el adelantado Diego de Almagro en Perú y Chile.

Cervantes, Melchor de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Cervera, Francisco

Trujillo (Cáceres)

Llegó en 1535, reclutado por Hernando Pizarro. Participó en las guerras civiles en el bando pizarrista.

Chacón, Andrés

 

Soldado en la primera expedición del Levante.

Chacón, Hernando (alférez)

Cáceres

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Chávez, Alonso de

 

A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas. En 1538 era alcalde ordinario de la ciudad de San Juan de la Frontera en Chachapoyas, mientras que en 1541 fue designado regidor del mismo cabildo.

Chávez, Diego de

 

Conquistador, ha pasado a la historia por ser el marido de María de Escobar, introductora del trigo en el Perú.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en Trujillo (Cáceres) en1484 y pertenecía, probablemente, a la misma familia de Martín de Chávez, maestre de campo de Gonzalo Pizarro en la guerra de Navarra y su albacea testamentario. No es seguro que se trate del Francisco de Chávez que recibió una vecindad en La Española el 10 de marzo de 1508. En 1519 se encontraba en la isla de Cuba. En 1520 marchó a México, probablemente en la expedición del vallisoletano Pánfilo de Narváez. Como tantos otros que llegaron con Narváez, se pasó al bando de Hernán Cortés, participando en la conquista de Tenochtitlán. En 1523 pasó a la conquista de Guatemala, donde terminó estableciéndose. En 1524 decía ser vecino de la localidad guatemalteca de Santiago. Poco después participó, junto a Diego de Mazariegos, en la fundación de Villarreal de Chiapas, siendo nombrado poco después regidor de dicho concejo. Pero, como tantos otros inquietos conquistadores, no se conformó con lo obtenido. Estando en Panamá, su paisano Francisco Pizarro lo convenció para que se enrolase en su hueste. Y así lo hizo, estando presente en la campaña de Cajamarca. Tenía el rango de capitán, había pasado al Perú en compañía de su mujer Antonia de Escobar y de su hijo Pedro de Chávez. Según Publio Hurtado, fue de los pocos consejeros de Pizarro que se opuso a que se ajusticiase a Atahualpa, recomendando por el contrario que se remitiese a España. En 1535 se enroló con Diego de Almagro el Viejo a la conquista de Chile, esperando encontrar grandes reinos. Al regreso de la campaña se enfrentaron almagristas y pizarristas por la posesión del Cusco. Chávez luchó el 26 de abril de 1538 en la famosa batalla de Salinas en las que los almagristas fueron derrotados. Sus bienes fueron confiscados. Ajusticiados los cabecillas, el grueso de las tropas almagristas fue indultada. Su paisano Francisco Pizarro volvió a confiar en él y lo envió a someter las provincias de Huaraz y Huaylas, pero fue derrotado. Los jefes indígenas, el Inca Tita Atando y el general Quizquiz, lo liberaron cuando supieron el esfuerzo que había hecho para evitar que Atahualpa fuese ajusticiado. Posteriormente, fue enviado a socorrer a Gonzalo Pizarro, luchando contra la belicosidad de los indios de Huánuco. Cuentan las crónicas que actuó de forma extremadamente cruel. Al parecer, un indio mató al español a quien servía y él lo persiguió hasta la sierra. En represalia, viendo que no lo podía alcanzar, juntó a 600 niños y niñas de corta edad y los ajustició. En 1536 recibió en encomienda los curacas Lurigancho y Chuquitanta y dos años después el curaca Xaquixa que había disfrutado Hernán Ponce de León. En 1539, teniente de gobernador en Lima. En el testamento de Francisco Pizarro, otorgado en Chivicapa, el 22 de junio 1539, éste lo nombró como uno de sus albaceas. El 26 de junio de 1541, estando almorzando con el Adelantado Francisco Pizarro, entraron en palacio Diego de Almagro el Joven y los suyos. Chávez intentó mediar pero fue acuchillado, muriendo en dicho asalto. Tenía en ese momento 57 años de edad.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Este homónimo era deudo del anterior, aunque militante en el bando almagrista. Según el Inca Garcilaso, estuvo al mando de una de las dos escuadrillas de caballería que dispuso Rodrigo Orgóñez en la batalla de las Salinas (1538). Después del asesinato del marqués fue nombrado capitán, sin embargo murió en la segunda mitad de 1541, ejecutado por conspirar contra Juan de Rada.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Ostentó el rango de capitán y era hijo de Diego de Chávez y de Pascuala González. Viajó al Perú, afincándose en la ciudad de Arequipa. Permaneció toda su vida en dicha ciudad, donde testó el 7 de diciembre de 1568, fundando una capellanía, con un altar a la Inmaculada en la iglesia de San Martín de su ciudad natal. Debió fallecer en 1574, pues, al año siguiente llegaron 2.000 pesos de oro para el cumplimiento de dicha manda.

Chávez, Gómez

 

El 20 de enero de 1543 firmó como escribano público y del concejo, la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Chávez, Nuño de

Trujillo (Cáceres)

En noviembre de 1537 tuvo una disputa con un tal Montenegro en la que ayudado por su primo Rodrigo de Chávez acabó acuchillado y decapitado. El gobernador simplemente los obligó a abandonar el real y marcharse a Lima. Luchó al lado de Gonzalo Pizarro en las Guerras Civiles del Perú. Pese a la desbandada generalizada en Jaquijahuana, él permaneció al lado de su paisano. Salvó su vida, pero fue desterrado a Nueva España.

Chávez, Rodrigo de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

De ascendencia noble, fue uno de los soldados que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. Participó en la tercera expedición como caballero, estando presente en el reparto del botín de Cajamarca y en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. El 20 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió cierto oro en nombre de Juan Gutiérrez. En una carta escrita al Emperador, fechada el 5 de agosto de 1533, acusó a Pizarro de haber envenenado a la plana mayor de Atahualpa y de haber asesinado a éste sin causa justa. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró treinta y tres esmeraldas y otras piedras preciosas. El 13 de noviembre de 1537 acudió al encuentro de Mala junto a Francisco Pizarro. En 1538 o 1539, tras una disputa asesinó a Francisco de Montenegro, sin que fuese castigado por el gobernador, pese a haber sido testigo presencial. Regresó a su villa natal, siendo regidor de su cabildo.

Chávez, Rodrigo

¿Trujillo?

Según Alonso Borregán, el 13 de noviembre de 1537 estaban con el gobernador en Mala dos hombres llamados Rodrigo de Chávez, uno de ellos su primo. Poco después, colaboró con su primo Nuño de Chávez en una disputa con un tal Montenegro que acabó con el asesinato de este último. El gobernador simplemente los obligó a abandonar el real y marcharse a Lima.

Chico, Juan

Sevilla

Sevillano, hijo del barbero Antón Chico y de Inés Hernández. En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en cinco pesos de oro. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1536 murió a manos de los indígenas. No tuvo hijos, pues el 19 de octubre de 1537, su hermana, Catalina Martín, desposada con el labrador sevillano Pedro Muñoz, otorgó poderes para cobrar la herencia su herencia.

Chinchilla, Alonso de

 

Diego de Almagro, declaró en su codicilo de 1538 que le debía ciertos pesos de oro.

Cid, Capitán

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Cira, Juan de

 

Murió en la batalla de Huarina.

Cisneros, Antón o Antonio de

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 14 y el 21 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 158.145 maravedís y plata apreciada en 505 marcos. En 1536 figuraba como mayordomo del marqués en Cusco, cuando Diego de Almagro la ocupó y le arrebató algunas piezas de oro y plata que pertenecían al trujillano.

Clavo, Diego

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Clemente, Juan

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro en su nombre y en el de su socio Beltrán del Conde, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 13 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 198.195 maravedís, así como plata apreciada en 50 marcos. Estaba en la capital incaica cuando fue asediada por los hombres de Manco Cápac.

Collado, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Collantes, Alonso de

 

El 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro en nombre de Luis Catalán.

Conde, Beltrán del

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Por aquellas mismas fechas aparece como vecino de Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Juan Clemente, supuestamente para el servicio del Emperador. Luchó a caballo en la defesa de Cusco frente al alzado Manco Cápac.

Contreras, Baltasar de

Talavera de la Reina (Toledo)

En abril de 1531 estaba en Coaque cuando quintó dos marcos y medio de plata que se apreciaron en cinco pesos de oro. En agosto de ese año recibió dos indias viejas que se apreciaron en cinco pesos de oro las dos. Se le repartió su parte en Cajamarca pero era ya por entonces difunto.

Contreras, Diego

Triana (Sevilla)

En 1548 fue ahorcado por haberle vendido pólvora a Gonzalo Pizarro.

Contreras, García de

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado regidor del cabildo de Trujillo (Perú).

Contreras, Pedro de

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro.

Corbera, Alonso de

¿Valladolid?

Había vivido en Cartagena de Indias, pues tenía allí propiedades que reclamaban sus herederos. Estaba en Lima cuando fue degollado por los hombres de Diego de Almagro el Mozo. En 1543, los tutores legales de su hija Antonia, residente en Valladolid, reclamaban su herencia.

Cordero, Rodrigo

 

Teniente de alguacil mayor de Lima en 1546.

Coria, Nuño de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Cornejo

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Cornejo y Castañeda, Miguel

Salamanca

Pasó a Nicaragua con su tío Andrés de Cereceda, y luego marchó al Perú en la hueste de Hernando de Soto. Presente en el reparto del botín de Cajamarca, pues participó como hombre de a pie. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. En 1535 fue uno de los hombres de a caballo que defendió la ciudad de Cusco. Llegó a ser maestre de campo y murió en Arequipa en 1544.

Coronado, Francisco

Badajoz

Uno de los que participaron en la conspiración almagrista que acabó con el asesinato del marqués, aunque no entró en su palacio. Sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue ejecutado allí mismo por Vaca de Castro.

Cortés, Juan

Trujillo (Cáceres)

Hidalgo trujillano que pasó a las Indias, en 1530, como escudero de su paisano Hernando Pizarro. En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió un indio que se tasó en cinco pesos de oro. Tomó parte en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 regresó a España junto a Hernando Pizarro con 9.430 pesos de oro y 362 marcos de plata. Fue regidor del cabildo de Trujillo y apoderado de los hermanos Pizarro. Como albacea testamentario de Juan Pizarro dio poder en Trujillo, el 19 de marzo de 1551 a Juan de Uribe para que cobre en Sevilla 29.000 ducados que el finado envió a España y fueron secuestrados en Sevilla. En los últimos años de su vida alcanzó el cargo de regidor del cabildo de Trujillo.

Cortesía, Cristóbal

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas.

Corzo, Hernando

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.