Blogia

Temas de historia y actualidad

LOS MORISCOS DE HORNACHOS. TODOS LOS NOMBRES (I)

LOS MORISCOS DE HORNACHOS. TODOS LOS NOMBRES (I)

VACIADO DEL LIBRO Nº 1 DE BAUTIZOS

DE HORNACHOS (1580-1612) (I)

 

 

FECHA

NACIDO

PADRES

9-8-1580

Álvaro

Miguel Cordobés y Leonor Gómez Vaquera

9-8-1580

Hernando

Francisco Abyle y de su mujer

16-8-1580

Hernando

Álvaro Carixa y María Yzmalza

18-8-1580

Rodrigo

Rodrigo Cañamero y su mujer María Salguera

26-8-1580

Juan

Juan Bautista Ollero y María de Ocaña

23-8-1580

Mayor

Hernando Díaz Blanco y Leonor Zambrana

2-9-1580

Leonor

Álvaro Tenenu y Gracia Muñoz

3-9-1580

Diego

García Alonso y María Díaz

3-9-1580

Diego

Diego Hamete e Isabel Parada

18-9-1580

María

Luis Alvarado y de María Correona

20-9-1580

Luis

Alonso Viejo y – de Osorio

21-9-1580

Diego

Sabyce Zambrano y Leonor Puchilla

24-9-1580

María

Hernando Serrano y Leonor Maycana

3-11-1580

Isabel

Diego Dinero y María Majuze

3-11-1580

Leonor

Francisco Alegre y Gracia Madrid

3-11-1580

Juan

Pedro Daymán y María Babuza

6-11-1580

Diego

Miguel Correón y Leonor de Soria

6-11-1580

Alonso

Alonso Alcosolo e Isabel Vaquera

17-11-1580

Diego

Diego Chaparro y Leonor Manzana

17-11-1580

María

Diego García Hadía e Isabel Rubia

21-11-1580

Isabel

Hernando Maján Gómez y Leonor López

25-11-1580

Catalina

Rodrigo Cervera Mena y Elvira Núñez

26-11-1580

Adán

Gabriel Chaparro y Leonor de Burgos

1-12-1580

María

Hernando Brezano y María Díaz

1-12-1580

María

Alonso Romero y Leonor Carrasca

4-12-1580

María

Alonso Durán e Isabel Jarin

9-12-1580

Gabriel

Gabriel Zambrano y María Hernández

9-12-1580

María

García Sánchez Majuz y Mayor Correona

9-12-1580

María

Diego de—y María Álvarada

14-12-1580

Gabriel

Gabriel Porreto y Leonor Modea

19-12-1580

Leonor

Gabriel Calvo y María Daymona

21-12-1580

Isabel

Francisco Zambrano y María Mellada

29-12-1580

Gabriel

Francisco de Olivares y Leonor López

1-1-1581

Alonso

Alonso Alcosolo e Isabel Vaquera

4-1-1581

Juan

Juan Handón y María Roxa

6-1-1581

Hernando

Hernando Çamar de la Comadre y de Constanza Zambrana

7-1-1581

Juan

Pedro Careaga y Catalina Núñez

11-1-1581

Beatriz

Álvaro Bejarano y María Sánchez

12-1-1581

 

Francisco Osorio y María Correona

13-1-1581

María

Diego Domínguez y María Tra--

22-1-1581

Leonor

Álvaro Çamar e Isabel Hernández

26-1-1581

Leonor

Hernando Marín y María Delgada

28-1-1581

Francisco

Hernando Morino y Leonor Hernández

29-1-1581

Leonor

Gabriel Lobate y María Zambrana

2-2-1581

Álvaro

Álvaro de Vargas e Isabel Paxa?

2-2-1581

Andrés

Juan González y Catalina González Valverde

8-2-1581

María

Juan García Tagar y María Hernández

10-2-1581

Isabel

Francisco de Loaysa y Leonor de Ocaña

16-2-1581

Diego

Alonso de Palma y Leonor Gómez

16-2-1581

María

Hernán Pérez y Constanza Carrasca

18-2-1581

Gabriel

Gabriel Maycán y Leonor Madroña

20-2-1581

Álvaro

Diego Cordobés y Mayor Navarra

2-3-1581

Hernando

Hernando de Alonso Hernández y María de Ocaña

2-3-1581

María

Diego de Cáceres, difunto, y de María ¿Gamarra?

16-3-1581

Francisco

Gabriel Baxira? Y María Toronilla

18-3-1581

Mayor

Rodrigo Sirgo y Leonor Valverde

9-8-1581

María

Álvaro Viejo y María Sánchez

10-10-1581

Juan

Juan Arcaz y Leonor Hermosa

12-10-1581

Diego

Gabriel Hadía y María García

13-10-1581

Miguel

García Chamorro Serrador y Leonor García

13-10-1581

Diego

Luis Almoharín e Isabel Rubia

14-10-1581

Alonso

Alonso de Espinosa, difunto, e Isabel de Cáceres

15-10-1581

Juan

García Parrado e Isabel González

16-10-1581

Diego

Diego García Palafrex y Leonor Díaz

19-10-1581

Isabel

Pedro Romero y María Escudera

19-10-1581

Gabriel

Pedro Sanlaxa y Mayor Mogolla

19-10-1581

Isabel

García Fernández e Isabel --

22-10-1581

Leonor

García Borrego y Leonor --

22-10-1581

Hernando

García Correón y María de Ocaña

26-10-1581

García

Alonso Alvarado y María Serrana

3-11-1581

Isabel

Álvaro Zambrano e Isabel --

5-11-1581

Álvaro

Alonso Chinquela y Leonor González

6-11-1581

García

García de Madrid y María Hernández

10-11-1581

Mayor

Diego Orellana, sastre e Isabel González

16-11-1581

María

Francisco Pego y Leonor Zambrana

17-11-1581

Diego

García Hadía y María de Ayala

19-11-1581

Mayor

Diego Marzán e Isabel García

19-11-1581

Diego

García de Cáceres y María

19-11-1581

Diego

Francisco Negrillo e Inés Zambrana

19-11-1581

Gaspar

Gabriel García Manay e Isabel López

20-11-1581

María

Alonso Zambrano y Leonor García

20-11-1581

María

Diego Ruy Díaz y María Merina

22-11-1581

María

Hernán González Gabi y Leonor Geba

22-11-1581

María

Francisco Borrego e Isabel Vitoria

23-11-1581

Álvaro

Álvaro Calvo e Isabel Fernández

24-11-1581

Diego

García Contador y María Pérez

24-11-1581

María

Hernando Osorio y Leonor de Soría

1-12-1581

Isabel

Alonso Gabucete e Isabel Molano

1-12-1581

Francisco

Francisco Madroño y María Florencia?

1-12-1581

Gabriel

Gonzalo Mellado y Mayor Alvarada

4-12-1581

María

Álvaro Correón y Leonor Correona

4-12-1581

Alonso

Francisco Osorio y María Correona

7-12-1581

Diego

 Diego Malejo, zapatero, el de la plaza; no tiene mujer.

7-12-1581

Francisco

Francisco Majuz y María Manzana

8-12-1581

María

Alonso Zote e Isabel Fernández

8-12-1581

Diego

Francisco Dinero y María Díaz

9-12-1581

Hernando

Gabriel Hazaque y --

9-12-1581

García

García Hazaque y Leonor del Barco

10-12-1581

Alonso

Hernando Morisco y María Moriscona

11-12-1581

Mayor

Diego Antón y Leonor Tamine

16-12-1581

Hernando

Gonzalo Bejarano y María Daymona

18-12-1581

Leonor

Hernando Peñalosa y María Merino¿

21-12-1581

Diego

Diego Flores y María Zambrana

22-12-1581

Gabriel

Gabriel Tamia ¿ y María González

15-1-1582

Beatriz

Alonso Díez Martín y --

15-1-1582

María

Gabriel Madrid e Isabel Mosal de Ocaña

19-1-1582

Diego

Diego de Orellana e Isabel Pérez Amador

20-1-1582

María

Alonso Vizcaya y --

25-I-1582

García

Álvaro Marzabi e Isabel García

25-1-1582

Luis

Álvaro Xamete y Leonor de Cáceres

28-I-1582

María

Diego de Alvarado y María Correona

1-2-1582

María

Álvaro Muñoz y Gracia Pantoja

5-2-1582

María

Diego de Peñalosa e Isabel Loba

16-3-1582

Isabel

Gabriel Ervás y María de Ayala

20-3-1582

Diego

Alonso Ciervo y Leonor Milleja

24-3-1582

Álvaro

Ginés Monje e Isabel Díaz Cierva

25-3-1582

Hernando

Diego Mantequero e Isabel Çapatera

25-3-1582

Diego

Diego Duquela Alarcón y María Zambrana

28-3-1582

Pedro

Alonso Garçon y Leonor de Cáceres

29-3-1582

Hernando

García Mongi y María Correona

5-4-1582

Hernando

Hernando Gabricete y Mayor Blanca

6-4-1582

Leonor

García Viejo y Leonor Cuella

11-4-1582

María

Licenciado Vaquero y María Talavora

24-4-1582

Lope

Lope Calderón e Isabel Marín

4-5-1582

Leonor

Alonso Almansa y Leonor Muñoza

7-5-1582

Diego

Diego Blanco el fiel y María Díaz

8-5-1582

Isabel

García Núñez Tajar y Leonor Agraz

8-5-1582

Luis

Hernando Jimena e Isabel de Paxarón

9-5-1582

Gabriel

Francisco Garçon e Isabel Sonuda

9-5-1582

Isabel

Diego de Orellana y María Fernández

13-5-1582

Hernando

Pedro Val¿? y María López

16-5-1582

Diego

Pedro Cordován y María Luz Martín

17-5-1582

Diego

Gonzalo Ocañes el Mozo y María Álvarez

17-5-1582

Alonso

Diego Duce y María Hernández

17-5-1582

Leonor

Juan Espinosa y Mayor de Mendoza

17-5-1582

Rodrigo

Rodrigo de Ayala y Leonor Merina

21-5-1582

Isabel

Gabriel Panduro y Leonor Cordera

25-5-1582

Isabel

Hernando izquierdo y María de Ocaña

27-5-1582

Isabel

Alonso Manzano Rodas y Leonor Vizcaya

28-5-1582

María

Francisco de Baeza y María Delgada

1-6-1582

Alonso

Diego Manzano, regidor, y su mujer María González

12-6-1582

María

Diego Cantareño y María Florencia

17-6-1582

Gabriel

Pedro Antonio y María Majazo?

23-6-1582

Inés

Diego Fernández e Isabel de Guzmán

23-6-1582

María

Juan Calvo y María González

5-7-1582

Diego

Gabriel Tenenu e Isabel Hernández

8-7-1582

Diego

Diego Chaparro y Leonor Manzana

11-7-1582

García

García Ollosa e Inés Monje

12-7-1582

Diego

García Espartero y María Mosazalia?

12-7-1582

María

Hernando Merino y María de Cabrera

14-7-1582

Juan

Juan de Sanita y María de Contreras

15-7-1582

Francisco

Francisco Hadía y María Pancha

23-7-1582

Fernando

Fernando Navarro y María Ternera

26-7-1582

Leonor

Luis Gómez y María Zambrana

3-8-1582

Leonor

Álvaro Acoge e Isabel Garçon

5-8-1582

María

Hernando Mellado y María González

5-8-1582

García

Diego de Soya y María Flea?

5-8-1582

Mayor

Gabriel Pizarro e Isabel Hernández

10-8-1582

Hernando

Juan González Macarote y Catalina González Valverde

12-8-1582

Diego

Diego Hadía y María Mocadena (padrino Diego Fernández, mercader)

13-8-1582

Diego

Bernardino Solano y Leonor López

16-8-1582

Francisco

Francisco Xonito e Isabel Buena

17-8-1582

Diego

Diego Hernández Jaén y Leonor Pérez

19-8-1582

María

Hernando Valverde e Isabel Zambrano

23-8-1582

María

Luis Barco Perales y María Díaz

23-8-1582

Diego

Diego Bendejaque y María Delgada

26-8-1582

Diego

Hernando Hadía e Isabel Zambrana

28-8-1582

María

Diego Maycán y Leonor Revolin

30-8-1582

García

Hernando Cordobés y Mayor González

5-9-1582

Leonor

Alonso Palmi y Leonor García

7-9-1582

Diego

Alonso Fanso e Isabel de Sancha

7-9-1582

Isabel

Fernando Zote y Mayor Parrada

7-9-1582

Hernando

Álvaro Borrabe y María de Ocaña

11-9-1582

Alonos

Álvaro Duce y María de Toro

11-9-1582

Leonor

Luis Bueno y Leonor

30-9-1582

Leonor

Rodrigo Cañamero y María Herrera

1-10-1582

Mayor

García Quebaxina Pérez y María Zocuca

14-10-1582

Gonzalo

Gonzalo Cortón e Isabel Buena

17-10-1582

Gabriel

Gabriel Serrano e Isabel Parrada

18-10-1582

Alonso

Pedro Muñoz e Isabel Mozabilla

22-10-1582

Diego

Francisco Cordobés y Leonor de Madrid

23-10-1582

Rodrigo

Rodrigo Cervera de Mena y Elvira Núñez

23-10-1582

Luis

Rodrigo Zapata y Leonor Blanca

26-10-1582

María

Hernando Contreras, organista y María de Ayala

29-10-1582

Hernando

Diego García Tangi y María Díaz

30-10-1582

Diego

Alonso Daymán y María Barrabé

30-10-1582

Rodrigo

Rodrigo Herrero e Isabel Cantilla

1-11-1582

María

Francisco Valverde y María Zambrana

8-11-1582

María

Pedro Crespo e Isabel Gorda

13-11-1582

Isabel

Martín Fernández y María Mexía

13-11-1582

Leonor

Hernando Barrial y María Peñas?

17-11-1582

Hernando

Antonio Rodríguez, curandero, e Isabel González

18-11-1582

Álvaro

Hernando García Gómez y Leonor López

23-11-1582

María

Miguel Correón y María Tella

25-11-1582

María

Diego Tro y María Bandehaca

25-11-1582

Mayor

Hernando Manzano Herrador y María Hernández, hija de Diego Fajardo

26-11-1582

María

Diego Viejo y Leonor Tella

28-11-1582

Álvaro

Diego Pecero e Isabel Palomina

3-12-1582

Leonor

Alonso Agraz Chapo y María Alonso

7-12-1582

María

Francisco Handón y Leonor Manzana

10-12-1582

Adán

García Chaparro y Leonor Rubia

16-12-1582

Gracia

Alonso Ocaña y María ¿Docaures?

16-12-1582

María

Gabriel Baxira y Florencia Mexía

16-12-1582

María

Hernando Vaquero y Mayor Núñez

26-12-1582

Gabriel

Gabriel Cabrera e Isabel Orellana

30-12-1582

María

García Molero e Isabel Buena

2-1-1583

Lope

Juan Flores y Leonor de Mendoza

4-1-1583

Hernando

Hernando Zapata El Hidalgo y María Blanca

4-1-1583

Diego

Gabriel Cordobés y Leonor de Aduxa (tachado)

6-1-1583

Gabriel

Gabriel Zambrano y Leonor Chinchilla

10-1-1583

María

Álvaro Buca (sic) y María Hernández

10-1-1583

Leonor

Miguel Especenero (sic) y Leonor Treja

12-1-1583

María

Diego Correón, calderero, y Mayor Tella

12-1-1583

Isabel

Diego Vaquero e Isabel Daduxa

14-1-1583

Diego

Diego Fanso? Y María Tella?

25-I-1583

María

Adán de Ayala y María Tella

31-1-1583

Isabel

Gabriel Herrero y Leonor Dorduja

3-2-1583

María

Diego Ollero y María Zambrana

7-2-1583

Leonor

Alonso Marmolejo y Leonor González

10-2-1583

Lope

Lope Merino y María Díaz

10-2-1583

Pedro

Hernando Pantoja e Isabel González

21-2-1583

Catalina

Lic. Bartolomé Gutiérrez y Ana Gutiérrez

21-2-1583

Isabel

Álvaro Pindoz? E Isabel de Villalobos

24-2-1583

Hernando

Francisco Flores y Mayor García o Gutiérrez?

24-2-1583

Juan

Gonzalo Moreno y Ana Pantoja

3-3-1583

García

Álvaro Ollero y María Hernández

6-3-1583

María

Juan de Moguel y Elvira?

10-3-1583

María

Alonso Zambrano y Leonor García

10-3-1583

Leonor

Alonso Ocaña y Mayor Parrada

10-3-1583

García

Diego Parrado y Isabel Zapata

14-3-1583

Isabel

Hernando González Maycán y Leonor Rubia

17-3-1583

Diego

Alonso Peña y María --

22-3-1583

Luis

Juan González La Cerrajera y madre nadie

22-3-1583

Gabriel

Miguel Pizarro y Mayor de Piedrahita

2-4-1583

Diego

Pedro Díaz y María González

2-4-1583

María

Luis Monje y María Raba?

3-4-1583

Alonso

Alonso Rebolín y Leonor González

5-4-1583

Isabel

Diego Hernández Abiz, (no aparece la madre)

25-4-1583

María

Álvaro Monje y María de la Peña

26-4-1583

Leonor

García Alonso y Leonor

28-4-1583

María

Pedro de Solórzano y María --

28-4-1583

María

Gabriel de Gaitón y Mayor --

1-5-1583

Leonor

Álvaro Cerrajero y María de Espinosa

3-5-1583

María

¿ Almoharín y de Gracia Hernández

5-5-1583

Hernando

Francisco Zambrano de la Comadre y María Mellada

9-5-1583

Isabel

García Hernández Lobate e Isabel Tria?

9-5-1583

Mayor

Álvaro de Soria, herrero, y María Yzmaera

14-5-1583

Hernando

Diego Cordobés e Isabel Oyballo?

15-5-1583

Bartolomé

Alonso Sánchez e Isabel Hernández de Hojeda

15-5-1583

María

Alonso León y Constanza Herrera

23-5-1583

Alonso

Hernando Zambrano y Leonor de Cáceres

26-5-1583

Diego

Hernando Díaz Blanco, zapatero, y Leonor Zambrana

27-5-1583

Leonor

García Zapata Y Leonor Buena

28-5-1583

Hernando

Juan Martín, sastre, e Isabel Zapatera

29-5-1583

Diego

Álvaro Montemolín y María Zambrana

31-5-1583

Francisco

Francisco García e Isabel Fernández

1-6-1583

Rodrigo

Cristóbal de Saucedo y Catalina Mateos

2-6-1583

Luis

Luis Almoharín e Isabel Rubia

6-6-1583

Juan

Juan de Alarcón y Leonor Maycana

6-6-1583

Diego

Alonso de Orellana y María Maycana

9-6-1583

María

Alonso Mexía y María Díaz

10-6-1583

Mayor

Alonso Parrado y María Zapata

11-6-1583

Gabriel

Gabriel Molero y María Hernández

28-6-1583

Mayor

García Majuz y Mayor Correona

30-6-1583

María

Pedro Núñez Tagar, carpintero, y María de Cáceres

3-VII-1583

María

Álvaro Díaz y Leonor (no viene el apellido)

4-7-1583

María

Miguel Rubio y Mayor Dagaja

16-7-1583

Diego

Juan de Orellana y María de Soria

18-7-1583

Álvaro

Álvaro de Ocaña y Gracia Durán

18-7-1583

Francisco

Francisco Bermejo Harcati y María de Orellana

22-7-1583

Gabriel

Gabriel Montemolín y María Castaña

5-8-1583

María

Álvaro Rojo y María ¿

6-8-1583

Hernando

(Hernando Çamar Zambrano, tachado) Francisco Gómez y Mayor Hazique

8-8-1583

Francisco

Álvaro Duqueler y María Majana

8-8-1583

Isabel

Hernando Chapo Agraz y María Díaz

8-8-1583

María

Diego González y María González

13-8-1583

Alonso

Lope Pizarro y Leonor de Ayala

16-8-1583

Isabel

Alonso de la Peña e Isabel de Ayala

16-8-1583

María

Alonso Zote e Isabel Maycana

18-8-1583

Alonso

Alonso Chinchilla e Isabel Correona

18-8-1583

María

Diego Navarro y María Delgada

18-8-1583

Gabriel

Hernando García Gazilate y Leonor García

28-8-1583

García

Rodrigo Cantillo e Isabel Marguana?

1-9-1583

María

Alonso Vizcaya e Isabel Trigueña

3-9-1583

Leonor

Juan Monje y Leonor Almansa

5-9-1583

Isabel

Francisco Gamito y María Zambrana

15-9-1583

María

Pedro Montemolín y Mayor Díaz

17-9-1583

María

García Chamorro Bula e Isabel Buena

23-9-1583

Hernando

Hernando Arabi y Leonor González

27-9-1583

María

Alonso Madroño El Largo y María García

29-9-1583

Álvaro

Álvaro Beçudo y María Díaz

2-10-1583

María

Rodrigo Mogazeli y María Rubia

2-10-1583

Isabel

Amador de Cáceres y Leonor Gómez

6-10-1583

Gabriel

Gabriel Zambrano y Leonor de ¿?

6-10-1583

Diego

Diego Hernández Bernabé y María Alvarado

7-10-1583

Leonor

Diego de Adux y María Alvarado

8-10-1583

Leonor

Estevan (sic) e Isabel Guerrera

10-10-1583

Diego

García Roldán y Leonor Cámara

10-10-1583

María

Gabriel Vidra e Isabel Hernández

13-10-1583

García

Francisco Alonso y Leonor Hernández

13-10-1583

Francisca

Pedro Meléndez y María de Cieza, criada de  Hernando Escobar, gobernador del partido de Hornachos

13-10-1583

María

Francisco Buca e Isabel Daymona

13-10-1583

Álvaro

Álvaro Maldonado y Leonor Gazulebro

17-10-1583

Isabel

Alonso Dordux Palomino e Isabel Piedrahita

18-10-1583

Alonso

Gabriel Hadía y Mayor García

20-10-1583

Isabel

Diego Díaz Jeba y María de Sedia

20-10-1583

Pedro

García Marín y Mayor de Corceleón

20-10-1583

Alonso

Alonso Delgado y Mayor Çaida

21-10-1583

Gonzalo

Blas Martín Cestero y Marina Fernández

24-10-1583

Hernando

Diego Zambrano y Leonor Hernández

24-10-1583

García

García Maldonado y Mayor Pérez

27-10-1583

Isabel

Álvaro de Ocaña y María de Miranda

1-11-1583

María

Juan de Cáceres y Gracia Hernández Madroño

3-11-1583

Hernando

Gabriel de Soria y María Zambrano

13-11-1583

Álvaro

Hernando Manzano Harraz y María Delgada

15-11-1583

Mayor

Hernando Díaz e Isabel de Madrid

24-1-1584

Francisco

Mayor López, viudad de Luis --, curtidor

24-1-1584

Luis

Adán Alvarado y María Ducafra

26-I-1584

Luis

Álvaro Gutiérrez Manchorro y Mayor González

26-1-1584

Luis

Luis Alvarado y María Correona

2-2-1584

María

Gonzalo Ocáñez el Mozo Y María Álvarez

2-2-1584

Leonor

Diego Montero y ¿?

9-2-1584

María

Hernando Zambrano y Leonor Hernández

15-2-1584

María

Hernando Mexía e Isabel ¿

16-2-1584

Hernando

Gabriel Maldonado y Leonor de Cáceres

17-2-1584

Miguel

Miguel Algaz e Isabel García

19-2-1584

Juan

García Tagar y María Pérez

21-2-1584

Leonor

García Cabrera Salvador y María Zambrana

23-2-1584

Hernando

Hernando Tello y Mayor González

23-2-1584

María

Hernando Jeba y María Meyán

26-2-1584

Diego

Lorenzo Romano y María González

28-2-1584

María

 Diego Trujillano y Mayor González

1-3-1584

Leonor

Luis Bueno y Leonor ¿?

3-3-1584

María

Hernando Bejarano y María Carmona

5-3-1584

Leonor

Hernando Babur e Isabel Fernández Baños

10-3-1584

Gabriel

Diego Fernández, tejedor, y María Fernández

12-3-1584

Luis

García Correón y María Magazelia

13-3-1584

María

Juan Sánchez y Catalina Sánchez

13-3-1584

María

Hernando Correón y Magdalena Fernández

17-3-1584

María

Gonzalo de Madrid y María Hernández

19-3-1584

Diego

Rodrigo Cerón y Mayor González

26-3-1584

Miguel

Miguel Sánchez, barbero, y Mayor González

13-4-1584

Adán

Gabriel Maycán y Leonor Hernández

16-4-1584

Juan

Juan García Martagón y María González

16-4-1584

Alonso

Francisco Bueno y María de Figueroa

17-4-1584

García

Gonzalo Hernández y María Ruiz

18-4-1584

Leonor

Diego Santiago y María Cañamera

21-4-1584

Leonor

Diego Peñalosa e Isabel Loba

22-4-1584

Leonor

Pedro Guerrero y María Díaz

22-4-1584

Luis

Luis Gómez Mayén y María Zambrano

23-4-1584

María

Hernando Orellana y Mayor de Cárdenas

23-4-1584

Francisco

Francisco Alarcón Duquela y Beatriz Alonso

28-4-1584

Alonso

Diego Çierba e Isabel Mercadora

29-4-1584

Francisco

Diego Especiero y Leonor González

4-5-1584

Alonso

Alonso Gabriel y Leonor Hadía

5-5-1584

Cristóbal

Sin padre ni madre porque fue abandonado a la puerta del padre Cristóbal Berrones, clérigo

5-5-1584

Leonor

Francisco Muñoz y María Navarra

10-5-1584

María

Francisco Herrero y María Alegre

24-5-1584

Álvaro

Gabriel González Bendefique del Bocon y María Sillera

11-6-1584

Isabel

Álvaro de Soria y María López

17-6-1584

Álvaro

Diego García Palafrex y Leonor Díaz

17-6-1584

Isabel

Álvaro Marzabi e Isabel Algava

25-6-1584

Francisco

Diego Manzano y Leonor Fernández

29-6-1584

Diego

Alonso Dorado y María Carrasca

8-7-1584

Isabel

García Borrego Maycán y María Cordobesa

14-7-1584

Alonso

Alonso Cabrero el Mozo y María Díaz

16-7-1584

María

Juan Pego y María Riva

24-7-1584

Álvaro

Álvaro Bejarano y Elvira Fernández

5-8-1584

Alonso

Francisco Castaño y María de Piedrahita

9-8-1584

Álvaro

Álvaro Gabricete, sastre, e Isabel García

11-8-1584

María

Francisco Herrero, difunto, y Leonor Álvarez

18-8-1584

Isabel

Francisco Borego e Isabel Victoria

19-8-1584

Miguel

Francisco Ollero Madroño e Isabel Sánchez Correona

20-8-1584

Álvaro

Alonso Peña e Isabel Tella

20-8-1584

Leonor

Luis Palomo y Leonor Mayzana

24-8-1584

Hernando

Hernando Tro y Beatriz Tenena de Guzmán

31-8-1584

Álvaro

Alonso de Santa Cruz y María Díaz

2-9-1584

Álvaro

Álvaro García Zambrano y Mayor --

6-9-1584

Alonso

Alonso Daymón y María Pajona

9-9-1584

Isabel

Pedro Duce e Isabel González

11-9-1584

Leonor

Francisco Fernández y Mayor Álvarez

16-9-1584

Isabel

Francisco Ocaña y Mayor de Cano

18-9-1584

Isabel

Alonso Durán e Isabel Janim

24-9-1584

Jerónima

Pedro de Careaga y Catalina Núñez

25-9-1584

Isabel

Álvaro Viejo y María Correón

1-10-1584

Rodrigo

Rodrigo Moyano y María Castaña

4-10-1584

Juan

De padres desconocidos porque en la madrugada, entre la una y las dos, lo hallaron colgado a la puerta de la calle de la casa de Gabriel Chamorro, mercader.

5-10-1584

María

Pedro Mercado y Mayor Gutiérrez

9-10-1584

Diego

Alonso Marzán y María Díaz

16-10-1584

Isabel

Francisco Pego y Leonor Zambrana

16-10-1584

María

Alonso Marzabi y Mayor Zambrana

19-10-1584

Diego

Hernando Buca y Leonor Ha?

20-10-1584

Isabel

Diego Hernández Maycán e Isabel García

22-10-1584

Gabriel

Luis Barrios y Leonor Gutiérrez

25-10-1584

Juan

Alonso Martín y Juana Martín

29-10-1584

Leonor

Diego Cordobés y Mayor Navarra

1-11-1584

Lope

Francisco Fanso y Mayor López

5-11-1584

María

Gabriel Sánchez Zote e Isabel Correón

5-11-1584

Leonor

Hernando Gómez y Leonor Tella

8-11-1584

Diego

Álvaro de Villalobos y María Hernández, hija de Alcohulado

8-11-1584

Diego

Diego de Soroa, el Doctor, y de María Tella

10-11-1584

Juan

Juan Gutiérrez Cabanillas y Juana Fernández

10-11-1584

Isabel

Diego Gómez Maycán y Leonor Álvarez

13-11-1584

María

García Crespo y María Melleja

15-11-1584

Hernando

Gaspar Roy y Constanza Maycana

16-11-1584

Leonor

García Gómez y Catalina González

17-11-1584

Leonor

Hernando Viejo y Leonor Gutiérrez

19-11-1584

Hernando

Pedro Crespo e Isabel Hernández

22-11-1584

Isabel

Adán Tello y Leonor de Cáceres

25-11-1584

Álvaro

Gabriel Díaz y Leonor Buendía

25-11-1584

´Leonor

Diego Reinoso y Leonor Garzona

29-11-1584

Isabel

Diego Chaparro y Leonor Manzana

30-11-1584

María

Alonso de Ocaña y María de Miranda

1-12-1584

Leonor María

Hernando Diego masa e Isabel Correón

1-12-1584

Isabel

García Rubio y María Baxira y Álvarez

4-12-1584

María

Adán Ayala, sastre, y María Tela

7-12-1584

Alonso

Alonso Alvarado y María Serrana

9-12-1584

Mayor

Lope Pizarro y Leonor de Ayala

10-12-1584

Adán

Diego González e Isabel del Barco

11-12-1584

Diego

Diego Tagar y María Roja

15-12-1584

Gabriel

Álvaro Maycán y Leonor Zambrana

16-12-1584

María

García Núñez Tagar y Leonor Arcaz

18-12-1584

Isabel

Hernán Sánchez Zote y Mayor Parrada

18-12-1584

Gabriel

Alonso Chapo Agraz y María Alonso

26-12-1584

Gabriel

Gabriel Haraqui y Gracia Pantoja

26-12-1584

Diego

Francisco Bermejo Harati? Y María Pantoja

28-12-1584

Alonso

Pedro Muñoz e Isabel Pérez

28-12-1584

Rodrigo

Francisco Olivares y Leonor López

28-12-1584

María

García Cabeza e Isabel García

29-12-1584

Hernando

Francisco Valverde y Catalina Álvarez

2-1-1585

María

Miguel Cordobés y Leonor González Vaquera

2-1-1585

Alonso

Alonso Hernández y María González

3-1-1585

Leonor

Gabriel Zambrano y María Merina

3-I-1585

Mayor

Hernando Díaz e Isabel Hernández

3-1-1585

Isabel

Juan Rubio y María Díaz

23-1-1585

Álvaro

Álvaro Ruidíaz e Isabel Zambrana

28-1-1585

María

García Flores y María Buena

29-1-1585

Luis

Diego de Mendoza y Leonor Majuz

31-1-1585

Isabel

Diego Blanco Rastrero y Beatriz de Voragas

31-1-1585

María

Álvaro Herrador y Gracia Manoza

2-2-1585

María

Álvaro Herrador y María González

3-2-1585

María

Hernando Cordobés y María González

4-2-1585

Diego

Diego Adelantado e Isabel de Ayala

6-2-1585

María

Juan Handón y María Roxa

10-2-1585

Hernando

Francisco Brezano y Mayor Zambrana

11-2-1585

María

Diego Garçon e Isabel Brava

11-2-1585

María

Alonso Palny y Leonor García

14-2-1585

García

García Hadía y Mayor de Ayala

17-2-1585

Álvaro

Gonzalo Bejarano y María Hernández Daymona

21-2-1585

Francisco

Francisco Palomo e Isabel González

23-2-1585

Pedro García

Alonso Almansa y Leonor Muñoza

25-2-1585

María

Álvaro Travi y María --

27-2-1585

Alonso

Francisco Valverde y María Zambrana

27-2-1585

Hernando

Gabriel Porreto y Leonor Hernández

28-2-1585

María

Juan Arcaz y Leonor Hermosa

1-3-1585

Gabriel

Gabriel Cordobés y Mari Sofana

1-3-1585

Diego

Álvaro Cordobés y María Navarra

5-3-1585

Leonor

Alonso Izquierdo y María Hernández

7-3-1585

Isabel

García Chaparro y Leonor Rubia

11-3-1585

Leonor

Diego Ruidíaz y María Merina

11-3-1585

Hernando

Rodrigo Corvera y Elvira Núñez

14-3-1585

María

García Contador y María Fernández

19-31585

Álvaro

Álvaro Romo y María de Loxa

19-3-1585

Luis

Diego Blanco Cefiez? Y María Díaz

21-3-1585

Leonor

Hernando Madroño y María Hernández

6-4-1585

María

Martín Lucas y Catalina González

11-4-1585

Francisco

Francisco Garçón e Isabel Asaia o Casalla

12-4-1585

Isabel

Luis Gómez Majón

12-4-1585

María

Miguel Díaz y Leonor Gómez Maycana

24-4-1585

María

Gabriel Rubio y Mayor González

26-4-1585

Gabriel

Rodrigo Pantoja e Isabel --

26-4-1585

María

Gabriel Lobato y María Zambrana

28-4-1585

Andrés

Alonso Gutiérrez y María Delgada

28-4-1585

María

García de Loja y Leonor Monja

30-4-1585

Leonor

Alonso Correón e Isabel Tella

4-5-1585

Leonor

Juan Martínez de Bernaldo y Juana Rodríguez

7-5-1585

Leonor

Diego Espartero e Isabel González

9-5-1585

Álvaro

Diego Antara y María Martínez

12-5-1585

Álvaro

Gabriel Panduro y Leonor Cantilla

12-5-1585

María

Diego Falero y Mayor González

15-5-1585

Francisco

Francisco Majuz y María Manzana

16-5-1585

Álvaro

Luis Vaz Zuhaití y María Díaz Tella

19-5-1585

Diego

Rodrigo Cordobés y María Núñez

20-5-1585

Leonor

Gabriel Madroño y María Romera

25-5-1585

Cristóbal

Cristóbal de Saucedo y Catalina Mateos

26-5-1585

Francisco

Diego Cañamero y María Trujillana

26-5-1585

Isabel

Juan de Escobar y Leonor Sánchez

27-5-1585

Leonor

Lope Calderón e Isabel Moryna

1-6-1585

Alonso

Juan Hernández y María Fernández

2-6-1585

María

Hernando Dorjax y María Díaz Tella

6-6-1585

Isabel

Alonso de la Peña y María de Piedrahita

7-6-1585

Alonso

Diego Duquela y Leonor Cámara

9-6-1585

Francisco

Francisco Zambrano y Leonor Fernández

10-6-1585

Hernando

Diego Tello Campos y María Merina

11-6-1585

Leonor

Álvaro Marzabi y Leonor Tagar

13-6-1585

María

García Hernández Jeba y María Hernández

15-6-1585

Miguel

Miguel Pizarro y Mayor de Piedrahita

16-6-1585

Diego

Diego de Soya Hadía y María Vidaxa

16-6-1585

Mayor

Francisco Carpintero y María Merina

20-6-1585

Diego

Diego Serrano y Mayor Vieja

22-6-1585

Luis

Diego Mantequero y María Díaz

22-6-1585

Francisco

Hernando Mellado y María Maldonado

25-6-1685

Leonor

Pedro Mendoza Cárdenas y Leonor López

28-6-1585

María

García Flores y María Buena

28-6-1585

María

Miguel Sánchez Lagar y Leonor Merina

28-6-1585

Francisco

Hernando Mogollón e Isabel Hidalgo

29-6-1585

Luis

Diego Dinero y Leonor Majuz

31-6-1585

Isabel

Diego Blanco Rastrero y Beatriz de Voragas

31-6-1585

María

Álvaro Herrador y Gracia Manoza

1-7-1585

Isabel

Alonso Izquierdo e Isabel Buena

2-7-1585

Lope

Hernando Osorio y Leonor de Soria

4-7-1585

Álvaro

Gabriel Tenenu e Isabel Hernández

4-7-1585

Mayor

Hernando García Izmaer y Mayor --

4-7-1585

Álvaro

Álvarp Tello e Isabel de Soria

11-7-1585

María

Gabriel Zambrano y Leonor Chinchilla

14-7-185

María

García de Granada e Isabel Mexía

5-9-1585

Mayor

Francisco Tello y Leonor Merina

8-9-1585

Alonso

Diego García, regidor perpetuo, y María Díaz

8-9-1585

Leonor

Juan Calvo y María González

9-9-1585

Juan

Juan Sancho? Y Leonor López

9-9-1585

Leonor

Alonso Rosado y María Hernández Chamorra

9-9-1585

Rodrigo

Diego Flores y Leonor Díaz Blanca

12-9-1585

Alonso

Hernando Maycán y Leonor Rubia

12-9-1585

Agustín

Forastero, fue su padrino Diego Mateos

13-9-1585

Leonor

Pedro izquierdo e Isabel vaaquero

15-9-1585

Álvaro

Alonso Panete y María García

21-9-1584

Gabriel

Gabriel Roro y María Fernández

23-9-1585

Leonor y María

Diego Navarro y María Delgada

23-9-1585

Mayor

Francisco Madrid y Leonor Hadía

23-9-1585

Martín

Hernando Vaquero y Mayor Buetor?

28-9-1585

Alonso

Alonso Suárez y María Zambrana

29-9-1585

María

Francisco Osorio y María Zambrana

29-9-1585

Andrés

Andrés Hernández y María Sánchez

3-10-1585

Leonor

Diego Mexía y Mayor de Saya?

6-10-1585

Diego

Cristóbal Serrano y Juana de Olivera

6-10-1585

Diego

Diego de Orellana y María Buena

14-10-1585

García

García Mongi y María Correona

17-10-1585

Leonor

Hernando Zambrano de la Comadre y Constanza Zambrano

20-10-1585

María

Alonso Pego y María de Cardenal

21-10-1585

María

Adán Tello de la Hermosa e Isabel García

21-10-1585

María

Gabriel Ervás y María de Ayala

28-10-1585

Diego

Diego Manzano y María González

31-10-1585

Diego

Diego Manzano y María González

2-11-1585

Diego

Ana de Fuenteovejuna, no tiene padre porque es rebañego (gratis)

3-11-1585

Isabel

Diego Galván y María Zambrana

4-11-1585

Gabriel

Hernando Miranda y María de Ocaña

7-11-1585

María

Luis Soria Ramírez y María de Alarcón

12-11-1585

Isabel

Diego Andrés y María González

14-11-1585

Isabel

Juan Almagueño y María Niranja?

17-11-1585

García

García Marín? Y Mayor de Orellana

21-11-1585

Isabel

Gonzalo Vizcaya e Isabel de Contreras

22-11-1585

María

Fernando Merino e Isabel Díaz Cabrera

22-11-1585

Diego

Gabriel Peñalosa y María Cabrera

23-11-1585

Isabel

García Correón Azaraque y Mayor Tella

23-11-1585

García

Domingo García y Leonor López

18-12-1585

Rodrigo

Rodrigo Mogazeli, no hay madre

23-12-1585

Diego

Diego González del Pilar y María Fernández Román

23-12-1585

Hernando

Hernando Badajoz y Leonor de León

5-1-1586

Alonso

Bartolomé Solano y Leonor López

6-1-1586

Diego

Diego Pecero e Isabel Palomina

7-1-1586

García

García Majuz y Mayor Correona

13-1-1586

García

Diego Duçe y Mayor Cirixa

15-1-1586

Francisco

Luis de Chávez y María de Cuéllar

16-1-1586

Hernando

Pedro Espinosa y María García

16-1-1586

Hernando

Gabriel Viejo y María Adán

20-1-1586

Hernando

Hernando Vaquero y Leonor de Talavera

23-1-1586

Juan

Alonso Sánchez e Isabel Fernández de Roxas

30-1-1586

Isabel

Francisco Pantoja Algarrada e Isabel Hadija

2-2-1586

Leonor

Gabriel Sánchez Panduro e Isabel González

6-2-1586

García

Gabriel Sánchez ¿? E Isabel López

6-2-1586

María

Hernando Gavillas Herrador e Isabel Fernández

11-2-1586

Álvaro

Alonso Villalobos y María Ayala

11-2-1586

Hernando

Alonso Mexía y María Díaz

12-2-1586

Leonor

Francisco Zambrano y María Mellada

17-2-1586

María

María Hernández, la descalza, mujer enamorada (al margen: María la descalza, mujer del mundo).

17-2-1586

Leonor

Gonzalo Canes y María Álvarez

21-2-1586

María

Álvaro Zambrano e Isabel Flores

26-2-1586

Francisco

Gabriel de Cabrera e Isabel de Orellana

27-2-1586

Diego

Cristóbal Martín de la Comadre y María López

1-3-1586

Alonso

Alonso Peñaxán e Isabel de Ayala

3-3-1586

Luis

Francisco Mellado y María Diéguez

6-3-1586

María

Diego Manzano, regidor, y María Hernández

9-3-1586

Álvaro

Alonso Zambrano y Leonor Cabezas

9-3-1586

Hernando

Hernando Madroño y María Zamorana

13-3-1586

Isabel

Diego Trujillano y Mayor González

15-3-1586

Álvaro

Diego Vaquero e Isabel González

16-3-1586

María

Alonso Maycán Garabito y María González

17-3-1586

Isabel

Alonso Castillo, hortelano, e Isabel Pérez

18-3-1586

Leonor

Francisco Buca e Isabel Hernández

20-3-1586

María

Gabriel Mellado y María González Sanuda

24-3-1586

María

García de Ordriz Estepa y Leonor Cabañas?

27-3-1586

Hernando

Álvaro Pizarro Flores y María Rubia

30-3-1586

Pedro

Lorenzo León e Inés Cañamera

4-4-1586

Francisco

Francisco Adelantado e Isabel Asilmorisco?

19-4-1586

María

Diego Díaz y María de Soria

20-4-1586

Isabel

Alonso Zote e Isabel Crudina

25-4-1586

Isabel

Álvaro Marzabi e Isabel García

5-5-1586

Luis

Hernando Valverde e Isabel de Cáceres

6-5-11586

María

Fernando Crespo e Isabel Madroño

6-5-1586

María

Gabriel Velázquez y María Apla?

7-5-1586

Álvaro

Alonso Duquela Alarcón y María Carreja, padrino Antonio Sánchez, barbero

8-5-1586

María

Álvaro de Burgos y María de Soria, difunta

15-5-1586

Beatriz

Gabriel Chamorro y María Sillera

19-5-1586

María

Álvaro Millejo y Mayor de Orellana

22-5-1586

Isabel

Juan Duquela y Leonor Manzana

29-5-1586

María

Miguel Sánchez, sastre, y Leonor de Ayala

5-6-1586

Diego

Fernando Ruidíaz y Leonor González

14-6-1586

Gabriel

Gabriel Manrique y María Delgada

20-6-1586

Gonzalo

Gonzalo Alegre y Leonor Sánchez

22-6-1586

García

Diego Hadía y María González

26-6-1586

Diego

Gonzalo Hernández e Isabel Hernández

29-6-1586

Juan

Juan de Cáceres y Gracia Fernández

29-6-1586

Hernando

Alonso de Cuevas y María Salguera

4-7-1586

Diego

Juan Semita Cruz y Mayor González

6-7-1586

Leonor

Alonso Especiero y Catalina Correona

17-7-1586

Álvaro

Gabriel Núñez Tagar y María Alonso, cerrajera

17-7-1586

María

Diego Santiago Peranzures y María Cañamera

20-7-1586

Álvaro

Álvaro Alarcón Duquela y María Maycana

21-7-1586

Isabel

Gabriel Redián e Isabel Lozana

24-7-1586

Alonso

Diego Rubio y Mayor ¿?

26-7-1586

Diego

Pedro Romero y María Escudera

26-7-1586

Alonso

Alonso Orellana y María Hernández

31-7-1586

Leonor

Miguel de Porras y María Delgada

4-8-1586

Leonor

Miguel Alvarado y Leonor Trigo

7-8-1586

María

Hernando Gabrilete y Mayor Blanca

9-8-1586

Diego

Luis Cantero e Isabel Fernández

11-8-1586

Diego

Alvar Díaz, tejedor, y Leonor Marzabi

12-8-1586

Diego

Diego Estúñiga y Leonor de Orellana

15-8-1586

Hernando

Diego Camarón y Leonor Hernández

15-8-1586

Leonor

Gabriel Chamorro y Leonor García

15-8-1586

María

Alonso de Burgos y María Fernández

15-8-1586

María

Alonso Palomino e Isabel de Piedrahita

17-8-1586

Hernando

Hernando Abiz e Isabel Cabezuda

19-8-1586

María

Alonso León y Leonor García

30-8-1586

Diego

Alonso Navarro y Leonor Merina

4-9-1586

María

Gabriel Peñalosa y Leonor de Cáceres

12-9-1586

María

Luis Mantequero y María González

14-9-1586

Leonor

Gabriel Maycán, contador, y Leonor Hernández

15-9-1586

Álvaro

Álvaro Ocaña, herrador, y Leonor Merina

24-9-1586

Diego

Hernando Vedra y María Manzana

26-9-1586

Gabriel

Gabriel Pizarro e Isabel Paliducha

27-9-1586

Álvaro

Gabriel Ocaña e Isabel Fernández

2-10-1586

María

Diego Barco y Mayor de Santa Cruz

4-10-1586

Juan

Hernando Gómez de Castillejo y Jerónima de Mesa

6-10-1586

Beatriz

Hernando Morino y Leonor Hernández

10-10-1586

Álvaro

Gabriel de Soria y María Zambrana

16-10-1586

Catalina

Sancho de Arias y doña Ana de Mendoza

19-10-1586

Mayor

Luis Gómez Maycán y María Zambrana

21-10-1586

Leonor

Fernando Carrasco y Mayor de Espinosa

21-10-1586

María

Diego Gómez Maycán y Leonor Álvarez

21-10-1586

Leonor

Gabriel Carixa y María Navarra

21-10-1586

María

Diego Carrax y María de Alarcón Duquela

30-10-1586

María

García de Chinchilla y María Díaz

18-11-1586

Diego

Diego de Orellana e Isabel Hernández

18-11-1586

Leonor

Hernando Serrano y Mayor González

18-11-1586

María

Luis Barrios y Leonor García

20-11-1586

García

Gabriel Panete y María González

9-12-1586

Isabel

Álvaro Bueno e Isabel de Sierra

11-12-1586

Isabel

Francisco Bermejo y María de Orellana

14-12-1586

Lorenzo

Lorenzo Romano y María González

16-12-1586

María

Diego Crespo y Leonor Pérez

18-12-1586

María

Hernando Cabrero el Viejo y Mayor Tella

18-12-1586

Francisco

Gonzalo Mellado y Leonor Zambrana

21-12-1586

María

Hernando Pego e Isabel Carpintera

21-12-1586

Leonor

Andrés de Montemolín e Isabel Castaña

21-12-1586

Leonor

Francisco Soria Viejo y Leonor Zambrana

21-12-1586

Alonso

García Tagar y María (Pérez) Falera

22-12-1586

Francisco

Francisco Ollero Madroño e Isabel Sánchez Correona

23-12-1586

Hernando

Francisco Carrasco y María Majuza

26-12-1586

Mayor

Álvaro Ollero y María de Piedrahita

27-12-1586

Isabel

Alonso Fanso e Isabel de Santa Cruz

1-1-1587

Isabel

Pedro Guerrero y María Díaz

4-1-1587

María

Pedro Pantoja y Mayor ¿

5-1-1587

Hernando

Hernando Gómez y Leonor Antonia

8-1-1587

Leonor

Francisco Alarcón Duquela y Beatriz de Orellana

8-1-1587

Mayor

Hernando de Soria y --

8-1-1587

Diego

Diego de Soria e Isabel Lancarente?

9-1-1587

Isabel

Diego Montero y María Fernández

11-1-1587

García

Hernando Tello y Mayor González

11-1-1587

Mayor

García Cordobés y Mayor de Hertola

11-1-1587

Blas

Blas Martín y María Hidalgo

12-1-1587

Isabel

Álvaro Villalobos y Mayor Álvarez

13-1-1587

Isabel

Alonso Ortiz Marmolejo y de --

15-1-1587

María

Alonso Cabrero el Mozo y --

15-1-1587

Leonor

Diego Fanso y Mayor Tella

16-1-1587

Álvaro

García Gómez y Catalina González

19-1-1587

María

Diego Thomarzan e Isabel García

20-1-1587

María

Diego Serrano y María de Cárdenas

20-1-1587

Alonso

Francisco Garçón e Isabel de Osorio

25-1-1587

Hernando

Álvaro el Rey y Leonor Alonso

27-1-1587

Diego

Diego Bendehaque y María Hernández

30-1-1587

Leonor

Adán Piedrahita y Leonor Manzana

3-2-1587

Isabel

Diego Bueno y Mari Díaz Cerona

6-2-1587

María

Luis Toro e Isabel de Cárdenas

8-2-1587

Gabriel

Gabriel de Piedrahita y María de Piedrahita

10-2-1587

María

Alonso Caçin de la Pena e Isabel de Ayala

13-2-1587

María

Hernando Sánchez Zote el Mozo y Mayor Parrado?

19-2-1587

Juan

Pedro – y de – López

19-2-1587

Elvira

Lic. Francisco Morales y doña María Merchana

21-2-1587

Isabel

Gracia Chamorro e Isabel Fernández

22-2-1587

Álvaro

Diego – e Isabel Correona

23-2-1587

María

Diego Mantequero e Isabel Pajera

23-2-1587

María

Alonso Izquierdo e Isabel Buena

25-2-1587

Hernando

Gabriel Gabricete y Leonor --

26-2-1587

Diego

Diego Madrid y Mayor González Daymona

26-2-1587

María

Diego Hermoso de la Plaza e Isabel Zambrana

29-2-1587

Pedro

Lorenzo Salguero y Beatriz Núñez

8-3-1587

Gabriel

Francisco Ocaña e Isabel Gutiérrez?

8-3-1587

María

Diego Madrid y María Cantilla

8-3-1587

Doña Francisca

Lic. Bernabé de Ávalos, gobernador de esta villa y su partido, y de doña Francisca Venegas de Molina

12-3-1587

María

Gabriel Piedrahita e Isabel --

13-3-1587

Florencia

Diego Ortiz y María Sánchez?

19-3-1587

María

Diego – y María Álvarez

19-3-1587

Miguel

García Maldonado y Mayor Pérez

26-3-1587

Diego

Luis Alvarado y María Correona

9-4-1587

Diego

Álvaro Tello y María Camacha

13-4-1587

Juan

Rodrigo Ayala y Leonor de Puerta

19-4-1587

María

Gabriel Cordobés y María Hernández

19-4-1587

Isabel

Álvaro Ocaña y María Pérez

23-4-1587

Leonor

García Rubio y María Álvarez

23-4-1587

Hernando

García Lobato e Isabel Tra

26-4-1587

Juan

Francisco de Cáceres e Isabel Álvarez

3-5-1587

Álvaro

Hernando Breçano e Isabel Buena

3-5-1587

Diego

Diego Correón e Isabel de Toro

7-5-1587

Diego

Francisco Hernández de Benquerencia y Mayor Álvarez

9-5-1587

María

Miguel Díaz y María Fernández

14-5-1587

Hernando

Hernando Mexía e Isabel de Ocaña

17-5-1587

Hernando

Francisco Abyle, calderero, e Isabel López

21-5-1587

María

Cristóbal de Saucedo y Catalina Mateos

24-5-1587

Alonso

Álvaro Correón Azabache y María González

24-5-1587

María

Diego Xoque o Xoap Viejo y de Mayor Tella

31-5-1587

Isabel

Alonso de Buendía y María de Loxa

1-6-1587

Leonor

Álvaro Alegre y María Zambrana

4-6-1587

Álvaro

Álvaro Negrillo y María Garçona

6-6-1587

Francisco

García Hadía y María de Ayala

8-6-1587

Alonso

Alonso Peña y María de Orellana

14-6-1587

Leonor

Lope de Correón y Leonor de Ayala

15-6-1587

Antonio

Diego de -- e Inés González de Castillejo

15-6-1587

María

Gabriel Montoya y María Bordiaz?

15-6-1587

Leonor

(No se leen los padres)

16-6-1587

Juana

Alonso Sánchez e Isabel González?

18-6-1587

María

Álvaro Duce y Leonor Cordobesa

21-6-1587

García

Hernando Hadía e Isabel de Soria

21-6-1587

Isabel

Alonso Zambrano y Leonor González

2-7-1587

Leonor

García Núñez Tagar y Leonor García Arcaz

5-7-1587

Pedro

García Roldán y Mayor de Alarcón la Macalote

6-7-1587

Francisco

Rodrigo Cerón y María Buena

14-7-1587

Miguel

Juan González Cabanillas y Juana Fernández

16-7-1587

Leonor

Francisco Gamito y María Zambrana

24-7-1587

Francisco

Diego Merino y María Rubia

31-7-1587

Isabel

García Jeba e Isabel Fernández

5-8-1587

Francisco

Blas Martín el Viejo (cestero) y Marina Fernández

13-8-1587

Hernando

Diego Alvarado y María Correón

14-8-1587

García

Diego Bueno y María Maycana

17-8-1587

María

Álvaro Cerón e Isabel Buena

20-8-1587

Leonor

Francisco Cordobés, portugués, e Isabel Tella

20-8-1587

Hernando

Fernando Janino y Leonor de Ayala

21-8-1587

Miguel

Hernando Tello Hoquino y Mayor González

22-8-1587

María

Francisco Buca y Mayor Roxa

24-8-1587

María

Diego Zambrano y María González

24-8-1587

Diego

Alonso Delgado y Mayor de Cajas

25-8-1587

Diego

Diego Francés y Mayor Rubia

27-8-1587

Isabel

Hernando de Luna y Leonor Parrada

29-8-1587

María

Alonso Chinchilla e Isabel González

5-9-1587

Gabriel

Antonio Rodríguez, curandero, e Isabel González

6-9-1587

Mayor

Diego Handón y María Pantoja

7-9-1587

Hernando

Juan González Lanzarote y María Hernández

8-9-1587

Rodrigo

Diego Alarcón Duquela y María Zambrana

10-9-1587

Isabel

Alonso Suárez y María Zambrano

12-9-1587

Álvaro

Álvaro Marzán y Leonor Zambrana

14-9-1587

Isabel

Francisco de Castillejo Amador y María Gómez

17-9-1587

María

Diego Bueno y María González

23-9-1587

Alonso

Alonso García y Mayor Lasqui?

24-9-1587

Diego

 Francisco Ruidíaz y María Díaz

24-9-1587

Alonso

Gabriel Peña y María Pérez

24-9-1587

María

Diego Blanco, fiel, y María Díaz

26-9-1587

Isabel

Gonzalo Chamorro Bola e Isabel Ocañesa

28-9-1587

Leonor

Diego Negrillo y Beatriz de Orellana

29-9-1587

María

Hernando Tro y Beatriz Tenena Guzmana

1-10-1587

Alonso

Alonso Marzán y María Díaz

1-10-1587

Alonso

Diego Peñalosa y Leonor Maycana

3-10-1587

María

Martín Alonso e Isabel Fernández

8-10-1587

Isabel

Álvaro Herrador y Leonor González

9-10-1587

Isabel

Pedro Crespo e Isabel Correona

10-10-1587

Juan

Juan de Escobar y Leonor Sánchez

12-10-1587

Isabel

Álvaro García Panete y María Álvarez

12-10-1587

Juan

Juan de Mendoza y Leonor Delgada

15-10-1587

Diego

Miguel Sánchez, barbero, y Mayor Cantarena

15-110-1587

Hernando

Álvaro de Burgos y María Pega

17-10-1587

Diego

Hernando Vaquero y Mayor Buena

19-10-1587

Hernando

Hernando Arabi y Leonor Bejarana (González)

22-10-1587

Hernando

Luis Paxaro y María Tría

22-10-1597

Diego

García Flores y María Buena

23-10-1587

Isabel

Álvaro Cerrajero y María de Espinosa

25-10-1587

Hernando

Hernando Cordobés y Leonor González

25-10-1587

Diego

Diego de Ocañes y María Rubia

28-10-1587

Gabriel

Gabriel Zambrano y Leonor Pantoja

29-10-1587

Isabel

Juan González Calvo y María Majuza

5-11-1587

Isabel

Francisco Pego y Leonor Zambrana

5-11-1587

Alonso

Hernando de Badajoz y Leonor León

8-11-1587

Isabel

Hernando Mogolla e Isabel Hidalga

9-11-1587

Álvaro

Álvaro Monje y María de la Peña

10-11-1587

Diego

Hernando Espinosa y María Herradora

12-11-1587

Francisco

Hernando Buca y Leonor Dorada

13-11-1587

María

Diego Correón de los Caballos el Mozo y Mayor Durana

14-11-1587

Isabel

Gabriel Sánchez Zote e Isabel Correona

14-11-1587

María

Diego Chaparro y Leonor Maycana

14-11-1587

María

García de Loxa Triguero? Y María Alcoholada

16-11-1587

María

Hernando Manzano y María Hernández

19-11-1587

Leonor

Diego Hermoso, zapatero, y María Roxa

20-11-1587

Leonor

Luis Monje, regidor, y María Rubia

22-11-1587

Alonso

Alonso Maycán y Leonor González

22-11-1587

María

Miguel de Porras y María Delgada

24-11-1587

Leonor

Hernando Herrador Gavillas e Isabel Gómez

26-11-1587

Alonso

Alonso Peña e Isabel Buena

1-12-1587

María

Juan de Santa Cruz y Mayor González

2-12-1587

Antonia

Simón Hernández, barbero, y Olalla García

3-12-1587

María

Hernando López Babur e Isabel Fernández

3-12-1587

Gabriel

Gabriel Chamorro y María Sillera

3-12-1587

Alonso

Álvaro Becudo y María Díaz de Loxa

4-12-1587

Diego

Diego Caudimo? Y Leonor Ollera

6-12-1587

Luis

Diego García Palafrex y Leonor Díaz

11-12-1587

Isabel

Alonso Palmi y Leonor Gómez

13-12-1587

María

Álvaro Çamar Zambrano e Isabel Madroña

18-12-1587

Leonor

Hernando Lázaro y María Lanuda

18-12-1587

Isabel

Gabriel Marzavi y María Gabia

24-12-1587

María

Juan – e Isabel Díaz

25-12-1587

Isabel

Gabriel Lobato y María Zambrana

26-12-1587

Leonor

Rodrigo Morino el Mozo y Beatriz --

26-12-1587

Diego

Juan Garçon el Mozo y Mayor Zambrana

28-12-1587

Hernando

Hernando Zapata, zapatero, y Gracia Daymona

28-12-1587

Rodrigo

Álvaro de Mendoza y Leonor González

29-12-1587

Isabel

García Cabezas e Isabel Arcas

4-1-1588

Diego

Alonso Durán, tejedor, e Isabel Janina

6-1-1588

Isabel

Francisco Valverde, hortelano, y María Zambrana

7-1-1588

Isabel

Hernando García y Mayor Cordobés

8-1-1588

Gabriel

Francisco – el Mozo y Mayor --

9-1-1588

María

Francisco Ollero Madroño e Isabel Sánchez Correona

10-1-1588

Diego

Diego Hernando, zapatero, y Leonor Caperu

11-1-1588

Alonso

Diego de Morales y María Zapata

12-1-1588

Francisco

Adán de Ayala y María Tella

14-1-1588

Juan

Francisco Carpintero y María Merina

14-1-1588

Lope

Lope de Cajas y Mayor Álvarez

17-1-1588

Diego

García Alonso y María Zapata

17-1-1588

Francisco

Luis Pantoja y Mayor de Villalobos

17-1-1588

Gabriel

Juan Santiago e Isabel Hernández

17-1-1588

María

Álvaro Calvo y Leonor Álvarez

18-1-1588

Diego

Hernando Chapo y María Maridíaz

21-1-1588

Diego

Diego Crespo y Leonor Pérez

22-1-1588

Hernando

Miguel Sánchez, carpintero, y Leonor Merina

23-1-1588

Diego

Luis de Soria e Isabel Rubia

28-1-1588

Alonso

Alonso Ciervo y Leonor Florencia Zambrana

2-2-1588

Juan Bautista

Un esclavo negro de seis años hallado de Sancho de Arias Orduña, llamose Juan Bautista

7-2-1588

Leonor

Juan González Pego, ladrillero, y María Favor

19-2-1588

María

Alonso Panete y Mayor Fernández

20-2-1588

Francisco

Francisco Abyle y Mayor González

25-2-1588

María

García Marín Cerón y Mayor de Orellana

27-2-1588

Francisco

Gabriel Madroño y María Romera

27-2-1588

Leonor

Alonso Almansa y Leonor Muñoza

1-3-1588

María

Juan Herrero Almagreño y María Naranjo

3-3-1588

Mayor

Luis del Barco Perales y Mayor Díaz Tella

3-3-1588

Hernando

Hernando Carrasco (al margen, Carax), tejedor, y Mayor de Espinosa

4-3-1588

Alonso

García Majuz y Mayor Correona

6-3-1588

Juan

Pedro Ochoa de Careaga y Catalina Núñez

12-3-1588

Miguel

Gabriel Peñalosa y Leonor de Cáceres

15-3-1588

Isabel

Álvaro Muñoz y Gracia Pantoja

17-3-1588

María

Diego de Soria y María Tella

27-3-1588

Diego

Francisco Zambrano y María Zapata

29-3-1588

Francisco

Álvaro Cortón Camacho y Leonor Álvarez

29-3-1588

María

García Correón e Isabel de Peña

18-4-1588

Mayor

Miguel Paredes y Mayor González

19-4-1588

María

Juan Monje y Leonor Almansa

21-4-1588

Pedro

Pedro Sánchez Roxo y María Zambrana

23-4-1588

María

Gabriel Hermoso y Leonor de Guzmán

1-5-1588

Isabel

Francisco Castaño y Mariama

5-5-1588

Isabel

Diego Navarro y María Delgada

11-5-1588

María

Diego García Rodríguez y de María Díaz

14-5-1588

Hernando

Hernando Miranda Fraile y María Fahena

21-5-1588

María

Gonzalo Vizcaya e Isabel de Contreras

24-5-1588

María

García Expósito, sastre, y María Muguielia

28-5-1588

Álvaro

Luis Díaz de la Barrera y María Fernández

29-5-1588

María

Diego Hernández Bernabé y Florencia Zapata

30-5-1588

Álvaro e Isabel

Diego Contador y María Marzana, ambos de un solo vientre.

31-5-1588

María

Hernando Tello de la Hermosa y Leonor de Cáceres

11-6-1588

Francisco

Hernando de Osorio y Leonor Soriana

24-6-1588

María

Hernando Mellado y María Roxa

25-6-1588

Isabel

Juan Arcaz y Leonor Hermosa

1-7-1588

María

Alonso León y María Fernández

2-7-1588

Diego

María Hernández la Descalza, sin padre porque no estaba casada

8-7-1588

Alonso

Álvaro Ocaña y Gracia Fernández

8-7-1588

Leonor

Diego Cantareño e Isabel Buena

9-7-1588

María

Pedro de Baeza y María Cierba

9-7-1588

Leonor

Hernando (Sánchez) Haití, tundidor, y Leonor Hernández Cana

9-7-1588

María

Gonzalo Hadía Borrego y Leonor Zambrana

14-7-1588

María

García Maycán Borrego y María Flores.

18-7-1588

María

Gabriel Panduro y Leonor Cantilla

26-7-1588

Isabel

Alonso de Granada e Isabel Mexía

28-7-1588

Alonso

Alonso Madroño y Mayor Monja

28-7-1588

Gabriel

Gonzalo Fanjas e Isabel Fernández

11-8-1588

Diego

Diego Mogazeli y María de Burgos

16-8-1588

Diego

Hernando Bejarano, platero, y Leonor Álvarez

18-8-1588

Hernando

Miguel Algaz e Isabel García

19-8-1588

Gabriel

Álvaro Molero y Leonor Buena

22-8-1588

María

Álvaro Panduro e Isabel González

25-8-1588

María

Francisco Palomo y María Alvarado

29-8-1588

Lorenzo

Alonso de Peñalosa y Mayor Fernández

2-9-1588

María

Alonso Agraz Chapo y María Alonso

5-9-1588

Leonor

Hernando Orellana Guerrero y Mayor de Cárdenas

8-9-1588

Pedro

Gabriel Cordobés y María Hernández

8-9-1588

Leonor María

Hernando Alvarado y Leonor de --

10-9-1588

Isabel

Francisco Osorio y María Zambrana

13-9-1588

Hernando

Diego Ciervo e Isabel Pecera

15-9-1588

María

Álvaro Ruy y Leonor Alonso

17-9-1588

Leonor María

Rodrigo Alonso y María González

18-9-1588

Gabriel

García Mogazeli y María Pantoja

19-9-1588

Clara

Luis de Chávez, alcaide, y María de --

19-9-1588

Alonso

Álvaro Viejo y María Correona

20-9-1588

Diego

Rodrigo Pantoja de Toro e Isabel Tella

20-9-1588

Diego

Alonso Zambrano y Mayor González

24-9-1588

Ana

Antonia, esclava del Lic. Bartolomé de Velasco, cura de la iglesia mayor, fue su padrino el padre García Martín, clérigo, teniente de cura.

25-9-1588

Juan

Marcos Muñoz y Quiteria de Arteaga

26-9-1588

Isabel

García Crespo y María González

30-9-1588

Hernando

Hernando de Gámez, regidor, y María Díaz Cabrera

3-10-1588

Francisco

Alonso Gamito y María García

3-10-1588

Gabriel

García Chaparro y de Leonor Rubia

4-10-1588

María

Diego Barco y María de Santa Cruz

4-10-1588

María

Diego González y María Algaz

11-10-1588

María

Adán Mogazeli y Leonor de Burgos

13-10-1588

María

Francisco Osorio y María ¿Zambrana?

14-10-1588

María

Luis de Chávez Manzorro y María Zambrana

14-10-1588

Diego

Diego Mantequero y María Díaz

16-10-1588

Isabel

Martín Lucas y Catalina González

23-10-1588

Lucas

Esteban Ruiz y --

29-10-1588

Isabel

Francisco Mogazeli y Mayor Rubia

1-11-1588

Francisco

Francisco Borego y María Victoria

2-11-1588

María

De una mujer que se llamaba María de la Paz, era mujer pecadora, y recién nacida la dejó sin una casa y se fue y ausentó de esta villa y nunca más pareció. Fue su padrino Hernando Logroño y por ser así verdad lo firmé.

5-11-1588

María

Gabriel Cabrera e Isabel de Orellana

12-11-1588

Gabriel

Rodrigo Cañamero y María Herrera

13-11-1588

Alonso

Alonso de Ocaña y Leonor de la Huerta

21-11-1588

María

Luis Buendía y María González

28-11-1588

Alonso

Alonso de la Cueva y María Salguera

28-11-1588

Isabel

Alonso Rosado y María Hernández Chamorra

1-12-1588

Diego

Diego de Olivares y Leonor de Cáceres

3-12-1588

María

Miguel Sánchez, barbero, y María Cantarero

6-12-1588

Francisco

Hernando Crespo e Isabel --

10-12-1588

Francisco

Francisco Barco e Isabel – Al margen: mataron a su padre a la raya de Portugal y dicen que por bien del pueblo…

10-12-1588

Catalina e Isabel

Francisco Martín, ollero, e Isabel Hernández

11-12-1588

Miguel

García Chamorro y Leonor García

12-12-1588

Diego

Hernando Maycán y Beatriz Handón

12-12-1588

María

Alonso Garaqui? E Isabel Cordera

13-12-1588

Ana

Francisco Zambrano y María Mellada

13-12-1588

María

Miguel Serrano y María Fernández

15-12-1588

Juan

Gabriel Manrique y María Delgada

17-12-1588

Isabel

Cristóbal Zambrano y María López

19-12-1588

Isabel

Hernando Zambrano y Constanza Zambrana

22-122-1588

María

Luis Valverde y María de Contreras

25-12-1588

María

Lorenzo Salguero y Beatriz Núñez

27-12-1588

Juan Antonio

Sancho de Arias y Ana de Mendieta

5-1-1589

Isabel

Gabriel de Soria, carpintero, y María Zambrana

5-1-1589

Diego

Alonso Daymán y María Pajona

10-1-1589

María

Alonso de la Peña y María de Piedrahita

10-1-1589

Francisco

Francisco Carrasco y María Majuza

12-1-1589

María

Hernando Madroño y María Camerana

12-1-1589

Leonor

Francisco de Cáceres e Isabel Álvarez

12-1-1589

Diego

Diego Carrasco y María Alarcona

14-1-1589

Leonor

Luis de Toro e Isabel Correona

14-1-1589

Francisco

Hernando Díaz Blanco y Leonor Zambrana

15-1-1589

Alonso

Francisco Duquela Alarcón y María Fernández

17-1-1589

Leonor

Juan Salvador Orellana y María Gómez

28-1-1589

Diego

Juan de Cáceres y Gracia Hernández Madroño

29-1-1589

Diego

Diego Peñalosa y Leonor Hernández

30-1-1589

Isabel

Juan Berlandino y Leonor Madroño

3-2-1589

Alonso

Alonso Panete y Isabel Romana

6-2-1589

Gabriel

García Viejo, carpintero, y Leonor Doblada

9-2-1589

María

Diego Duce y María Carrixa

10-2-1589

Gabriel

Álvaro Marzabi y Leonor de Zayas

13-2-1589

María

Francisco Pantoja e Isabel Hadía

14-2-1589

Gracia

Diego Montero e Isabel Pega

20-2-1589

María

Diego Alcoholo y Leonor del Barco

21-2-1589

Leonor

Gabriel Haraqui e Isabel de Concha

23-2-1589

Francisco

Francisco Majuz y María Manzana

25-2-1589

Gabriel

García Roldán y Mayor de Cárdenas

25-2-1589

Isabel

Diego Manzano y María Hernández

26-2-1589

Francisco

Andrés Fernández y Ana Sánchez

27-2-1589

Isabel

García Maycán y Leonor Merina

28-2-1589

Leonor

Diego de Porras y María López

2-3-1589

Gabriel

Gabriel Núñez y María Alonso

5-3-1589

Leonor

Rodrigo Herrero e Isabel Hernández

6-3-1589

Ana

Lic. Bernabé de Ávalos, gobernador de esta villa y su partido, y de doña Francisca Venegas de Molina, fue su padrino Fernando del Pulgar, señor de la villa de Falar, juez de comisión por Su Majestad el Rey

9-3-1589

Francisco

Diego Garçón e Inés Sañuda

10-3-1589

María

Hernando Merino e Isabel Díaz

4-3-1589

Diego

Gabriel Borrabe y María de Ayala

23-3-1589

Diego

Lorenzo Janino Huerta y María González

28-3-1589

María

Antonia, esclava de Mayor González Mendieta, padrino Sancho de Arias

5-4-1589

Leonor

Hernando Miranda y María de Ocaña

15-4-1589

Cristóbal

Cristóbal Serrano y Juana de Olivera

17-4-1589

María

Gabriel Panete y María González

17-4-1589

María

Gonzalo Tangi y Leonor Peñalosa

17-4-1589

Hernando

Hernando González Gabi y Leonor Parrada

17-4-1589

María

Catalina Díaz, vecina de Llerena, no tiene padre.

22-4-1589

Leonor

Álvaro Ocaña, herrador, e Leonor Merina

23-4-1589

Francisco

Francisco Delgado Bollero e Isabel Buiça

27-4-1589

Diego

Luis Dinero y María Vaquera

5-5-1589

María

Luis Hernández y María Cuydina

13-5-1589

Gabriel

Diego Hadía y María González

21-5-1589

Hernando

Diego Gómez Maycán y Leonor Álvarez

23-5-1589

Hernando

Hernando Viejo y Leonor Zambrana

31-5-1589

Leonor

Lic. Francisco Morales y María Merchana

2-6-1589

Leonor

Lope de Cajas el Mozo y Mayor Álvarez

11-6-1589

Leonor

Diego Serrano y María de Cárdenas

13-6-1589

Alonso

Juan Marzabi y Leonor Maycana

13-6-1589

María

Hernando Flores Axequil y Mayor González

18-6-1589

María

Gabriel Zambrano y Leonor de Chinchilla

22-6-1589

Leonor

Hernando Sánchez Zote y Mayor Parrada

22-6-1589

Leonor

Hernando Tro y Beatriz Tenena de Guzmán

25-6-1589

Alonso

Alonso de Burgos y María Maycán

27-6-1589

Hernando

Hernando – y María Zambrana

27-6-1589

María

Gabriel Peñalosa y Leonor de Cáceres

30-6-1589

Gabriel

Francisco Chamorro y María Correona

2-7-1589

Diego

Diego de Alvarado y Leonor Merina

10-7-1589

García

Alonso Hidalgo e Isabel Mogulla

15-7-1589

Isabel

García Tro y Beatriz Rubia

16-7-1589

Hernando

Álvaro Azuaga e Isabel Roma

16-7-1589

Rodrigo

Rodrigo Hernández Azabi y María Castaña

17-7-1589

Isabel

Alonso Marzabi y Mayor Zambrana

18-7-1589

Diego

Gabriel Manay e Isabel López

20-7-1589

María

Diego Zote y Leonor Dorduxa

24-7-1589

María

Lope de Espinosa y María Bernabé

3-8-1589

Miguel

Hernando de Espinosa y María García

3-8-1589

Hernando

García Villalobos y María Yzmalza

3-8-1589

Isabel

Francisco Macreque y Mayor Osorio

5-8-1589

María

Diego Calderón y María Correona

6-8-1589

María

Alonso Manzano y Leonor de Palma

14-8-1589

Gaspar

Gaspar López y María Díaz

15-8-1589

Alonso

Gaspar el Rey y Constanza Maycana

17-8-1589

Diego

Diego Parrado e Isabel Zapata

18-8-1589

Francisco

Pedro Abryle y Leonor Pérez

25-8-1589

Diego

Luis de Barrios y Leonor García

28-8-1589

Gabriel

Alonso Palomino e Isabel de Piedrahita

3-9-1589

Diego

Lope Daymán e Isabel Roxa

4-9-1589

María

Francisco Ocaña y Mayor Álvarez

9-9-1589

Alonso

Blas Martín el Mozo y María Hidalga

11-9-1589

Diego

García Francés y Leonor Dorraza

14-9-1589

Gabriel

Pedro Guerrero y María Díaz

21-9-1589

Gabriel

Diego Mexía y Leonor de Soria

27-9-1589

Isabel

 Álvaro de Villalobos e Isabel Alcoholada

1-10-1589

Gabriel

Gabriel Redián e Isabel de Ocaña

5-10-1589

Fernando

Álvaro Maldonado y Leonor Correona

6-10-1589

María

Juan Flores y Mayor González

6-10-1589

María

Rodrigo Merino e Isabel García

8-10-1589

Álvaro

Álvaro Cantillo y María de Cáceres

9-10-1589

Gabriel

Gabriel Maycán y María Maridíaz

12-10-1589

Pedro

Pedro de Cárdenas y Mendoza y Leonor Pérez

15-10-1589

Hernando

Álvaro Bueno y Beatriz Rubia

16-10-1589

Diego

Alonso de Mendoza Pindoz y Leonor Blanca

17-10-1589

María

Adán Díaz y María Espinosa

19-10-1589

Hernando

Hernando Cabrero, regidor perpetuo, y Mayor Tella

19-10-1589

Diego

Luis Crespo y Leonor Cordobesa

21-10-1589

María

Miguel de Porras y María Delgada

26-10-1589

María

Hernando Serrano y Mayor González

26-10-1589

María

Diego Zambrano y María Díaz

26-10-1589

Alonso

Alonso Axan y --

2-11-1589

Álvaro

Álvaro -- e Isabel de Cáceres

3-11-1589

María

Álvaro de Burgos y María González

4-11-1589

Alonso

Juan Santa Cruz y Mayor González

9-11-1589

Leonor

Francisco Dinero y María Díaz

11-11-1589

Gabriel

Gabriel Cantareño y Ana Buena

14-11-1589

Diego

Cristóbal de Saucedo y Catalina Mateos

15-11-1589

Isabel

Juan Tagar y María García

16-11-1589

María

Álvaro Correón Azabache y María González

16-11-1589

Gabriel

Gabriel Pecero y María Zambrana

20-11-1589

García

García Lobato e Isabel Tra

23-11-1589

Francisco

García Alonso y María Díaz Tella

23-11-1589

Mayor

Alonso de Aguilar y María de Olivares

27-11-1589

María

Alonso Alarcón Duquela y María Car?

4-12-1589

Isabel

García Mongi y María Correona

14-12-1589

Isabel

Hernando Bejarano y Leonor Álvarez

18-12-1589

Diego

 Juan Monje y Leonor Almansa

7-1-1590

María

Alonso Suárez y María Zambrana

11-1-1590

María

Rodrigo Ayala y Leonor Merina

11-1-1590

Luis

Francisco Carpintero y María Merina

12-1-1590

Diego

Gabriel Peña y María Pérez

14-1-1590

Isabel

Gabriel de Piedrahita e Isabel de Cáceres

16-1-1590

Luis

Luis Paxaro y María García

17-1-1590

María

Hernando Ocanes e Isabel Cabezada

18-1-1590

María

Gabriel Chamorro y María Álvarez

18-1-1590

Leonor

Alonso el Rey e Isabel Ocaña

18-1-1590

María

Francisco de Cáceres Amador y Catalina Gutiérrez

20-1-1590

Pedro

Álvaro Rabolín y María González

27-1-1590

María

García Dordux y Leonor de Soria

27-1-1590

Isabel

 Miguel Sánchez Zote y Leonor de Ayala

28-1-1590

María

Gabriel Haraqui y Gracia Pantoja

29-1-1590

Leonor

Diego Barco y Mayor de Santa Cruz

29-1-1590

Alonso

Hernando Vaquero y Leonor --

6-2-1590

María

 Diego Correón Ajaraque, calderero, y Mayor Tella

6-2-1590

Gabriel

Alonso Delgado e Isabel Buena

8-2-1590

Isabel

Alonso Correón e Isabel Yzmabra

18-2-1590

Diego

Diego Rubio y Leonor Gazuceta

21-2-1590

Isabel

Diego Santiago Peranzures y María Cañamera

25-2-1590

Leonor

Miguel Cordobés y Leonor González Vaquera

25-2-1590

Luis

Francisco Hernández y Mayor Álvarez

29-2-1590

Diego

Gabriel de Loxa y María Fernández

2-3-1590

Leonor

Hernando Zambrano e Isabel Castaña

9-3-1590

María

Francisco Abyce e Isabel Hernández

15-3-1590

María

Alonso de la Peña y María de Orellana

18-3-1590

Diego

García Cordobés e Isabel Trujillana

18-3-1590

María

Álvaro Çamar e Isabel Fernández

9-4-1590

Gabriel

Hernando Sánchez Zote e Isabel Sillera

13-4-1590

Juan

Juan Sánchez y María de Orellana

15-4-1590

María

(ilegible)

17-4-1590

Luis

 Diego de Alvarado y Leonor Merina

19-4-1590

Francisco

Francisco Tello y Leonor Merina

30-4-1590

Diego

Miguel Alvarado y Leonor Trigo

19-5-1590

Juan

Alonso Sánchez e Isabel Hernández

26-5-1590

Isabel

Diego Vaquero e Isabel González

31-5-1590

Alonso

Hernando Bueno y Leonor González

4-6-1590

Leonor

Gabriel de Cárdenas e Isabel Sánchez

5-6-1590

Gabriel

Gabriel Mellado y Mayor González

18-6-1590

María

Diego Fernández e Isabel Rubia

18-6-1590

Isabel

Álvaro Algaba (en el margen Álvaro Gabi) y María Janina

25-6-1590

María

Alonso Daymán y María Pajona

25-6-1590

Diego

Hernando Carrasco y Arrax y Mayor de Espinosa

28-6-1590

Francisco

Francisco Cordobés, el Portugués e Isabel Soldezite

29-6-1590

García

Rodrigo Mogazeli y María Rubia

5-7-1590

Diego

Gabriel de Orellana y Mayor de Figueroa

5-7-1590

Hernando

Hernando Sánchez Galán y Mayor González

16-7-1590

Leonor

Juan Garçón el Mozo y Mayor Zambrana

16-7-1590

Hernando

Hernando Abyle e Isabel Alonso

22-7-1590

Leonor

Antonio Rodríguez, curandero, e Isabel González

4-8-1590

Gabriel

Gabriel Madroño y María Romera

6-8-1590

Leonor

García Chamorro Bula e Isabel Buena

6-8-1590

María

Diego Garçón e Isabel Brava

24-8-1590

Francisco

Diego Adelantado e Isabel Zapata

2-9-1590

María

Juan Pego y María de Buendía

3-9-1590

Álvaro

Hernando García Arabi y Leonor Bejarana

6-9-1590

Isabel

Alonso Rosado y María Hernández Chamorra

8-9-1590

María

Álvaro Panete y María Panete?

9-9-1590

Gabriel

Lope Pizarro y Leonor de Ayala

9-9-1590

Juan

Juan González y Catalina Delgada

9-9-1590

Hernando

Fernando Manzano y --

20-9-1590

Francisco

Lic. Francisco Morales y doña María Merchana

27-9-1590

García

Diego Espartero e Isabel de Mogazelia

1-10-1590

Álvaro

Álvaro Tello y María Zambrana

1-10-1590

Diego

Alonso Peñalosa y Mayor Fernández

6-10-1590

Alonso

Juan de Escobar y Leonor Sánchez

11-10-1590

Isabel

Francisco Ollero Madroño e Isabel Sánchez Correona

14-10-1590

Isabel

García Cerón y Mayor Orellana

14-10-1590

Diego

Diego Zambrano y María Hernández

14-10-1590

Gabriel

Gabriel Lobato y María Zambrana

19-10-1590

Alonso

Alonso Osorio e Isabel Osorio

21-10-1590

Isabel

García Núñez Tagar y Leonor García Arcaz

23-10-1590

María

Diego Hernández Bernabé y Florencia Zapata

23-10-1590

Isabel

Martín Alonso de Archidona e Isabel González

28-10-1590

Hernando

Gabriel Panduro y Leonor Cantilla

10-11-1590

María

Diego García, calderero, y Leonor González

16-11-1590

Isabel

Hernando Agraz Chapo y María --

22-11-1590

Álvaro

Gabriel Cordobés y María Hernández

24-11-1590

María

Diego León e Isabel Núñez

3-12-1590

Isabel

Hernando Hadía e Isabel de Soria

3-12-1590

María

García Hidalgo y María Hernández

13-12-1590

Isabel

Miguel Sánchez, barbero, y María Cantarera

24-12-1590

María

Juan Hernández y Mayor González

27-12-1590

Gonzalo

Gonzalo Fanjas e Isabel Fernández

15-1-1591

María

Hernando Mogolla e Isabel Hidalga

19-1-1591

Diego

García Crespo y María Duquela

21-1-1591

Hernando

García Alonso y María Díaz

29-1-1591

María

Andrés López y María Díaz

9-2-1591

Hernando

Francisco Osorio y María Zambrana

11-2-1591

María

Alonso Tello El Mozo e Isabel --

18-2-1591

Leonor

Juan García, calderero, y María Espartero

21-2-1591

Juan

Diego Alarcón Duquela y María Zambrana

23-2-1591

María

Adán Haití y Leonor Hernández

25-2-1591

Isabel

Alonso Agraz Chapo y María Alonso

25-2-1591

María

Diego Crespo y Leonor Pérez

4-3-1591

Isabel

Luis de Chávez, alcaide, y María de Cuéllar

5-3-1591

María

García Alonso y María Zapata

7-3-1591

Alonso

Juan Arcaz y Leonor Hermosa

10-3-1591

Hernando

Diego Ocañes y María Rubia

11-3-1591

Luis

Luis Pantoja y Mayor de Villalobos

18-3-1591

Francisco

Diego Bueno y María Maycana

19-3-1591

María

Luis Monje e Isabel Rubia

25-3-1591

Francisco

María --, no tiene padre.

27-3-1591

Francisco

Francisco Cazalla e Isabel Gómez

31-3-1591

Isabel

Hernando Cordobés y Mayor González

3-4-1591

Catalina

Cristóbal Gordillo y María de Berrones

4-4-1591

María

Diego Peñalosa y María Maycana

23-4-1591

Gabriel

Miguel Núñez Tagar y Leonor Merina

25-4-1591

Gabriel

Hernando García Flores y Mayor Cordobesa

25-4-1591

Luis

 Luis Gómez y María Zambrana

11-5-1591

Isabel

Alonso Almansa y Leonor Muñoza

6-6-1591

María

Adán Sánchez, mercader, y María Díaz Merina

7-6-1591                              

Leonor

Álvaro Marzan y Leonor Fernández

9-6-1591

Diego

Diego Montero y María Fernández

14-6-1591

Gabriel

Gonzalo Ollero y Leonor Buena

14-6-1591

María

Diego Dinero y Leonor Cerón

16-6-1591

María

Lope de Cajas el Mozo y Mayor Álvarez

21-6-1591

Francisco

Francisco Ruidíaz y María  Díaz

30-6-1591

Gabriel

Juan Alarcón Duquela y Leonor Maycana

1-7-1591

Leonor

Gonzalo Mellado y Leonor Zambrana

1-7-1591

Alonso

Diego de Madrid, hortelano, y Mayor González

8-7-1591

Francisco

Gabriel de Montemolín y María Fernández

11-7-1591

Leonor

Diego Trujillano y Mayor González

15-7-1591

María

Diego de la Torre de Iznate y María Navarra

19-7-1591

María

Gabriel Maycán, zapatero, y María Maridíaz

21-7-1591

María

Francisco de Cuéllar y María Fernández

25-7-1591

Hernando

Hernando Crespo e Isabel Fernández

26-7-1591

Francisco

Francisco Mellado y María Duquela

2-8-1591

María

Diego Díaz e Isabel Guerrera

3-8-1591

María

Hernando Mellado y María Roxa

4-8-1591

Alonso

Juan Rangel y María Díaz

8-8-1591

Diego

Gabriel Vaquero y María Fernández

18-8-1591

Álvaro

Álvaro Ruidíaz Mudo y Leonor Millana

18-8-1591

Alonso

Alonso Zambrano de Córdoba y Leonor Cabezas

20-8-1591

Alonso

Hernando Osorio y Leonor de Soria

20-8-1591

Leonor

Alonso el Rey e Isabel Ocaña

25-8-1591

María

 Hernando Cabrero, regidor perpetuo, y Mayor Tella

25-8-1591

Francisco

Hernando Almoharín e Isabel Tella

28-8-1591

Lope

Diego Calderón y María Correona

2-9-1591

Miguel

Diego de Cáceres y María Delgada

5-9-1591

María

Gabriel Mellado e Isabel Fernández

26-9-1591

Alonso

Alonso Vizcaya e Isabel Correona Camuza

3-10-1591

Hernando

Hernando Lázaro y María Lanuda

4-10-1591

Isabel

Francisco Palomo e Isabel de Ruidíaz?

8-10-1591

Hernando

Hernando de Luna y Leonor Sánchez

10-10-1591

Hernando

Hernando Sánchez Zote y Mayor Parrada

12-10-1591

Álvaro

Diego Ciervo e Isabel Zambrana

13-10-1591

Miguel

Hernando Salguero y Beatriz Núñez Serrana

14-10-1591

María

Francisco Gamito y María Zambrana

15-10-1591

Isabel

Lope de Espinosa e Isabel Zambrana

19-10-1591

Hernando

Diego Alvarado y María Merina Cabezuda

19-10-1591

Leonor

Francisco Pego y Leonor Zambrana

19-10-1591

María

Hernando Miranda y María Marzanela

28-10-1591

Hernando

Diego Manzano y Camarón y Leonor Fernández

4-11-1591

María

Diego Merino y María Rubia

6-11-1591

Francisco

Cristóbal Serrano y Juana de Olivera

7-11-1591

María

Gabriel Chaparro y Leonor Zambrana

28-11-1591

Isabel

Miguel Algaz e Isabel García

30-11-1591

Miguel

Adán Cordobés y María de Soria

5-12-1591

Gabriel

Adán Piedrahita y Leonor García

10-12-1591

María

García Gómez y Catalina de Arévalo

19-12-1591

Isabel

García Flores y María Buena

22-12-1591

Hernando

Francisco Delgado Balsero e Isabel Fernández

26-12-1591

Isabel

Luis de Soria y María Alarcona

29-12-1591

Francisco

Gabriel Balla y María --

2-1-1592

Hernando

Hernando Martín Conaino y Leonor de Cáceres

2-1-1591

Leonor

García Cortón y María Cabezuda

3-1-1592

Alonso

Alonso de León y María Herrera

9-1-1592

Rodrigo

Hernando Tello, regidor, y María Merina

9-1-1592

Luis

Luis Díaz y María Fernández

12-1-1592

Alonso

Hernando Breçano e Isabel Buena

19-1-1592

Rodrigo

Juan Marques y María Díaz

19-1-1592

Miguel

Diego Carpintero y María Hidalga

19-1-1592

Leonor

Alonso García de Granada e Isabel Mexía

23-1-1592

Francisco

Francisco de Cáceres e Isabel Álvarez

23-1-1592

Isabel

Gabriel Núñez y María Alonso

26-1-1592

Isabel

Diego Serrano y María de Cárdenas

27-1-1592

Isabel

Diego Navarro y María Delgada

1-2-1592

Juan

Simón Hernández y Olalla García

3-2-1592

María

Francisco Zambrano y María Delgada

6-2-1592

Leonor

Alonso Marzán Alvarado y María Díaz

6-2-1592

Diego

Luis Toro e Isabel de Cárdenas

10-2-1592

María

Diego Cristóbal e Isabel Tella

11-2-1592

Miguel

Pedro Tagar y María de Cáceres

15-2-1592

Diego

Diego García Palafrex y Leonor Díaz

22-2-1592

María

Juan González Cabanillas y Juana Fernández

25-2-1592

Hernando

Francisco Osorio y María Díaz Carrasca

1-3-1592

Isabel

 Hernando Román el Mozo y María Caleca

2-3-1592

María

Hernando Maycán y Leonor Hernández

3-3-1592

María

Francisco Pantoja e Isabel López

3-3-1592

Álvaro

Diego Tello y Leonor Buena

3-3-1592

Leonor

Álvaro de Burgos y María Pega

5-3-1592

Gabriel

Diego Hernando el Largo y Leonor de la Peña

9-3-1592

María

Amador de Cáceres y Leonor Gómez

9-3-1592

María

Francisco Fanso y Mayor López

13-3-1592

María

Gabriel Peñalosa y María González

16-3-1592

Rodrigo

Francisco Ollero Madroño e Isabel Sánchez Correona

16-3-1592

Diego

Diego Garçon e Isabel Maycana

19-3-1592

Adán

Diego Mogazeli y María de Burgos

22-3-1592

Rodrigo

Álvaro el Rey y Leonor Alonso

24-3-1592

María

Alonso Delgado e Isabel Buena

25-3-1592

Gabriel

Álvaro Rabolín y María González

23-4-1592

Diego

Gabriel Bueno y Mayor del Campo

24-4-1592

Gabriel

Francisco Ocaña y Mayor Suárez

24-4-1592

Francisco

Cristóbal Saucedo y Catalina Mateos

24-4-1592

Juan

Juan Calvo y María Fernández

24-4-1592

María

Diego Carrasco, tejedor, y María Orellana

26-4-1592

Francisco

Diego Rodríguez del Pilar y María Maridíaz

27-4-1592

Miguel

Miguel Serrano y María Delgada

27-4-1592

Leonor

Diego de Olivares y Leonor de Cáceres

28-4-1592

Diego

Diego Blanco el Sordo y Leonor García, espartera

29-4-1592

María

Diego Ramiro y María Díaz

30-4-1592

Isabel

Francisco Macías? y María Sánchez

5-5-1592

García

García – y María Tella

17-5-1592

Leonor

Diego Alvarado y María Díez

1-6-1592

Diego

Juan Santiago e Isabel González

1-6-1592

Leonor

Hernando Madroño y María Díaz Zamorana

2-6-1592

Diego

Diego Mantequero y María Díaz

7-6-1592

Luis

Luis Valverde y María de Contreras

12-6-1592

María

Gabriel Chaparro y Leonor Pérez?

14-6-1592

Alonso

Alonso de la Cueva y María Salguera

15-6-1592

Alonso

Gabriel Cabrera e Isabel Orellana

30-6-1592

María

Alonso Tello e Isabel de Villalobos

2-7-1592

Leonor

Alonso de la Peña y María Piedrahita

16-7-1592

María

Hernando Pájaro y María Buena

26-7-1592

María

Álvaro Cerón e Isabel Buena

27-7-1592

Álvaro

Álvaro Ocaña, herrador, y Leonor Merina

30-7-1592

Diego

García Viejo y María Ortiz

3-8-1592

María

Gonzalo Mellado e Isabel Navarra (padrinos Adán Sancho y Catalina Daymona, mujer de Gonzalo Bejarano)

10-8-1592

María y Leonor

García Tro y Beatriz Rubia

4-8-1592

Hernando

Hernando Ramírez Bruxi e Isabel González

10-8-1592

Isabel

Diego Hernández Jaén y María --

3-8-1592

Alonso

Alonso Rosado y María Hernández Chamorra

16-8-1592

María

Francisco Abyle y María González

20-8-1592

Mayor

Adán Díaz y María (Espinosa) Alegre

24-8-1592

María

Álvaro Alvarado y María Zambrana

28-8-1592

Leonor

Pedro Enamorado y Leonor Parrada

28-8-1592

María

Hernando Correón Cavallos? y María la Bella

6-9-1592

Leonor

Juan de Cáceres, albañil, y Gracia Madroña

11-9-1592

Álvaro

Álvaro Doabuaga e Isabel Román

13-9-1592

Isabel

Juan Fernández e Isabel Fernández

14-9-1592

Rodrigo

Rodrigo Merino e Isabel García

17-9-1592

María

Gonzalo Fangui y Leonor de Espinosa

17-9-1592

María

Álvaro Zambrano y Leonor Correona

18-9-1592

María

Gonzalo Mongi y María Correona

22-9-1592

Francisco

Francisco Trujillo Rondi y María Zambrana

2-10-1592

Diego

García Sierra e Isabel Correona

2-10-1592

Hernando

Diego Blanco y María Díaz

3-10-1592

Francisco

Francisco Duquela y María Cantera

3-10-1592

Isabel

Alonso Sánchez y Catalina Salguera

3-10-1592

Catalina

Juan Serrano y Catalina Fernández

6-10-1592

Diego

Alonso Zambrano y Mayor Díaz

6-10-1592

Hernando

Gabriel Manríquez y María Delgada

12-10-1592

Diego

Gabriel Rojo Gazulete y Leonor de Cárdenas

13-10-1592

María

Alonso Delgado e Isabel Buena

15-10-1592

Alonso

Alonso de Peñalosa y Mayor Fernández

20-10-1592

María

Gonzalo Chamorro e Isabel Ocanes

22-10-1592

María

Álvaro Pizarro Flores (al margen pone Álvaro Zohairo) y María Rubia

23-10-1592

Leonor

Gabriel Chamorro y --

30-10-1592

María

Álvaro de Burgos el Mozo y María Parrada

2-11-1592

Isabel

Diego Hernández Bendehaque y María Hernández

3-11-1592

Hernando y Miguel

Diego Hadía y María González

5-11-1592

María

Miguel Díaz, harriero, y María del Barrial

6-11-1592

Beatriz

Luis Barrios y Leonor Hernández

10-11-1592

María

Diego Ocanes y María Hadía

11-11-1592

Roque

Roque Fernández y Ana García, naturales de Almagro

12-11-1592

Diego

García Correón y Mayor Fernández

12-11-1592

Gabriel

Juan Duquela y Mayor de Olivares

12-11-1592

Lope

Hernando – y --

12-11-1592

Isabel

Diego Hermoso, zapatero, y María Roxa

13-11-1592

Isabel

Francisco Carpintero y María Merina

13-11-1592

Diego

Diego Cañamero y María Trujillana

23-11-1592

Diego

Miguel Sánchez, barbero, y María Cantarera

6-12-1592

Leonor

Diego Vaquero e Isabel González

9-12-1592

Hernando

Hernando – y --

11-12-1592

Leonor

(ilegible)

15-12-1592

Leonor

Diego Daymán y Leonor Florencia

17-12-1592

García

García de Loxa y -- Hernández

20-12-1592

Leonor

Hernando Osorio y Leonor López

24-12-1592

Hernando

Gabriel Núñez y María Alonso

25-12-1592

Isabel

Diego Hernández e Isabel Rubia

25-12-1592

Francisco

 Y de – de Mendoza

25-12-1592

María

Álvaro Valverde e Isabel Soria

31-12-1592

Mayor

Hernando Alvarado y

1-1-1593

Hernando

Alonso Ayala y --

2-1-1593

Diego

Luis Paxaro e Isabel Pérez

3-1-1593

Miguel

García Chamorro Bula e Isabel Buena

4-1-1593

Isabel

Diego Correón e Isabel Tella

7-1-1593

María

Alonso de Mendoza Pindoz y Leonor Blanca

13-1-1593

García

Antonia esclava

14-1-1593

--

Alonso Millán y Leonor de Contreras

14-1-1593

María

Diego Sánchez y --

16-1-1593

García

Alonso Chinchilla e Isabel González

17-1-1593

María

Alonso García y María Ximón

17-1-1593

Hernando

Álvaro Negrillo y María Garçona

17-1-1593

Hernando

Diego Rubio y Leonor Rodríguez

17-1-1593

Francisco

Ilegible (pone pobre al margen)

21-1-1593

Diego

Gabriel Lázaro e Isabel Tella

21-1-1593

Alonso

Álvaro Villalobos y María Álvarez

22-1-1593

Isabel

Hernando Abyle y --

29-1-1593

María

Diego – y de --

1-2-1593

Álvaro

Hernando Miranda y María de Ocaña

4-2-1593

Diego

Alonso Hernández y María Hernández

4-2-1593

Hernando

Hernando Correón y Mayor del

12-2-1593

María

Miguel Escribano y --

23-2-1593

Leonor

Álvaro Díaz y Leonor Sánchez

25-2-1593

María

García Maycán, ollero, y Leonor Merina

26-2-1593

Alonso

Pedro Barca? y Leonor Pérez

26-2-1593

Hernando

Hernando Hadía e Isabel Zambrana

1-3-1593

Álvaro

Hernando Bueno y Leonor González

2-3-1593

María

García de Madrid y María Negrilla

2-3-1593

García

Gabriel de Soria, carpintero, y María Zambrana

22-3-1593

García

García Caraxa e Isabel Álvarez

22-3-1593

Isabel

AlonsoBizonga e Isabel Trujillana

22-3-1593

Diego

García Contador y María Fernández

29-3-1593

Luis

Hernando Bejarano y Leonor Álvarez

30-3-1593

Isabel

García Majuz y Mayor Correona

2-4-1593

María

Diego Bernabé y María Peña

3-4-1593

Leonor

Francisco Abyle y ¿? López

12-4-1593

Gabriel

Alonso de la Peña e Isabel de Ayala

30-4-1593

Diego

Gonzalo e Vizcaya e Isabel de Contreras

1-5-1593

Hernando

Diego Maldonado y María González

1-5-1593

María

Mayor Haraquya Facara, no se sabe quién es el padre

6-5-1593

María

Álvaro Crespo y María Cordobesa

6-5-1593

María

Adán Hadía e Isabel de Soria (padrino Hernando Bejarano, platero)

9-5-1593

Leonor

Alonso Panete y Mayor Fernández

10-5-1593

María

Pedro Guerrero y María Díaz

10-5-1593

Francisco

Pedro Sánchez e Isabel González

12-5-1593

Isabel

Alonso Alarcón Duquela y María López

13-5-1593

Mayor

Francisco Borrego e Isabel Victoria

13-5-1593

Mayor

García Cordobés Haraque y María Bejarana

20-5-1593

Hernando

Alonso Maycán y Leonor Abyle

20-5-1593

María

Juan Fernández y María Fernández

26-5-1593

Gabriel

Álvaro Marzabí e Isabel Marzabica

10-6-1593

María

Rodrigo Zapata Hidalgo y María Zapata

10-6-1593

Diego

Juan Flores y Mayor Sanuda

12-6-1593

Francisco

Álvaro Panete calero y María González

14-6-1593

Leonor

Gabriel Redián e Isabel de Ocaña

25-6-1593

Isabel

Gabriel Molero e Isabel (no viene el apellido)

25-6-1593

María

García Arabi y Leonor Bejarana

25-6-1593

Isabel

Hernando Muñoz e Isabel Cañamera

1-7-1593

María

Álvaro Mairena y Leonor de Villalobos

8-7-1593

Isabel

Lorenzo de la Fuerza (al margen pone Lorenzo Jayno) y María de Toro

9-7-1593

Alonso

Juan Garçón el Mozo y Mayor Zambrano

21-7-1593

Isabel

Gabriel Mellado y María González Sanuda

28-7-1593

Hernando

Hernando Buca (o Bucar) y Leonor Dorada

29-7-1593

Isabel

Juan García Paxaro e Isabel de Orellana

5-8-1593

Isabel

Miguel Cordobés y Leonor Vaquera (padrino Tello Cabrero, regidor)

6-8-1593

Diego

Adán Sánchez y María Díaz Merina

10-8-1593

Álvaro

Rodrigo Bueno y María García

10-8-1593

Leonor

Gonzalo Fanjas e Isabel Fernández

12-8-1593

Leonor

Diego Hernández (al margen pone Diego Zote) y Leonor Hernández

12-8-1593

María

Juan Escobar, difunto, y Leonor Sánchez (padrino Jerónimo Logroño y Beatriz Núñez la Vieja)

12-8-1593

García

Álvaro Molero y Leonor Buena

15-8-1593

María

Diego Parrado y María Mexía

17-8-1593

María

Alonso el Rey e Isabel de Ocaña

19-8-1593

Gabriel

Diego Mercador y de Morales y Leonor Chamorra

26-8-1593

Alonso

Juan Almagreño y María Naranja

26-8-1593

Alonso

Luis Buendía y María Carrasca

31-8-1593

Lope

Pedro Cordován y María López

31-8-1593

María

Alonso Sillero y María Fernández?

9-9-1593

Leonor

García Hernández Babur y Leonor Rubia

9-9-1593

Diego

Diego espartero e Isabel Hernández

9-9-1593

Isabel

Diego Bueno y María de Cáceres

14-9-1593

Gabriel

Alonso de Burgos y María Díaz

18-9-1593

María

Álvaro González Manchorro (al margen Álvaro González de Luis) y María Merina

20-9-1593

Adán

Hernando González Villalobos y María de Soria

21-9-1593

García

Francisco Cordobés, portugués, e Isabel Tella

24-9-1593

María

Alonso Rubio e Isabel García

26-9-1593

Diego

Gabriel Cordobés y María Hernández

30-9-1593

García

Pedro Abryle y Leonor Pérez

1-10-1593

Diego

Pedro de León y María Maycana

2-10-1593

María

García Parrado y María Maycana (¿)

2-10-1593

María

Hernando Gómez y Leonor Calva y Zambrana

4-10-1593

Mayor

Diego Villalobos y Mayor de Soria

7-10-1593

María

Diego Alvarado y Leonor Dordaxa

7-10-1593

María

Gabriel de Soria Paris, carpintero, y Leonor Merina

9-10-1593

Leonor

García Roldán y Mayor de Cárdenas

10-10-1593

Miguel

Luis Pantoja y Leonor González

11-10-1593

María

Gabriel Marzal (en el margen pone Gabriel Miranda) y María de Gomariz?

18-10-1593

María

Álvaro Flores de Ventura e Isabel Correona

19-10-1593

María

Lorenzo Salguero y Beatriz Núñez

21-10-1593

Lope y Álvaro

Lope Daymán e Isabel Roxa

24-10-1593

Francisco

Juan Sánchez y María de Orellana

4-11-1593

Alonso

Diego Garçón, ollero, e Isabel Brava

4-11-1593

María

Juan de Orellana y Leonor de Béjar?

8-11-1593

Hernando

Hernando Gómez Carcamo y María Bejarana

9-11-1593

Leonor

Martín Alonso de Archidona e Isabel González

12-11-1593

Leonor

Diego de Soria, arriero, y Leonor Fajarda

15-11-1593

Mayor

Diego Mexía y Leonor de Soria

17-11-1593

Ana

Alonso Sánchez e Isabel Hernández de Roxas

19-11-1593

María

Juan Moreno y Mayor de Figueroa

24-11-1593

María

Hernando Lanzarote y Leonor de Orellana

30-11-1593

Leonor

Francisco Pantoja y María de Espinosa

1-12-1593

María

Gabriel Baeza y Leonor Rubia

3-12-1593

María

Luis Rubio, calderero, e Isabel Serrana

8-12-1593

Diego

Juan Rangel y María Díaz

17-12-1593

Alonso

Alonso Ciervo y Leonor Florencia Zambrana

18-12-1593

Leonor

Juan González Macarote y Catalina Delgada

18-12-1593

Mayor

Álvaro de Mendoza y Leonor López

26-12-1593

Isabel

Rodrigo izquierdo y María Pérez

29-12-1593

Gabriel

Alonso Vaquero el Mozo y María Álvarez del Barco

30-12-1593

Álvaro

Diego Alarcón Duquela y María Zambrana

3-1-1594

Mayor

Alonso Chapo Agraz y María Alonso

7-1-1594

María

Adán Mogazeli y Leonor de Burgos

9-1-1594

María

Diego Flores y Leonor Blanca

13-1-1594

María

Diego Manzano y Constanza Alvarada

17-1-1594

María

Hernando Lázaro y María Zambrana

18-1-1594

Álvaro

Álvaro de Madrid y Leonor Hernández

22-1-1594

Mayor

Miguel González y Leonor Espinosa

23-1-1594

Isabel

Hernando Lucas Serrano y Leonor Álvarez

29-1-1594

María

Gonzalo Mosquera y --

30-1-1594

Juan

Alonso Santos y Catalina Salguera

4-2-1594

Hernando

Hernando izquierdo y Mayor Lezcana

4-2-1594

García

Francisco Blanco e Isabel de Soria

6-2-1594

Diego

Diego Viejo y Leonor Tella

15-2-1594

Mayor

García Núñez Tagar y Leonor García Agraz

17-2-1594

María

García Espartero y María Hernández

21-2-1594

Lope

Lope de Cajas y Mayor Álvarez

21-2-1594

Alonso

Alonso Izquierdo e Isabel Buena

23-2-1594

Adán

Adán Cordobés y María de Soria

25-2-1594

Isabel

Diego Parrado e Isabel Zapata

26-2-1594

Adán

Adán Tello y María Roxa

5-3-1594

Diego

Diego de Soria y María Correón

7-3-1594

Mayor

Francisco Jayno e Isabel Hadía

10-3-1594

María

Hernando Barco, regidor, y María Díaz curera?

11-3-1594

Juan

Alonso de Cuevas y María Salguera

14-3-1594

Leonor

Juan García Escacena? Y – de Soria

24-3-1594

Gabriel

Gabriel de Figueroa e Isabel Pérez

25-3-1594

María

Francisco Zambrano y María Mellada

28-3-1594

Diego

Miguel de Cáceres y Leonor Dinera

29-3-1594

Mayor

Juan García Tagar e Isabel García

4-4-1594

Hernando

Alonso Palomino e Isabel de Piedrahita

7-5-1594

Mayor

Diego Hermoso, zapatero, y María Roxa

7-5-1594

Isabel

Diego Villalobos y María Fajarda

7-5-1594

Hernando

Hernando Maycán e Isabel Tella

11-5-1594

Francisco

Francisco de Cuéllar y María Cerón

12-5-1594

Isabel

Alonso de la Peña y María de Piedrahita

12-5-1594

Diego

Diego Hermoso El Mozo y María Zapatera

13-5-1594

María

García Rubio y María Díaz Tella

15-5-1594

Gabriel

Hernando Miranda y María Hernández (padrino Adán Sánchez, mercader)

18-5-1594

María

Juan Parra y Leonor de España de Ocaña

18-5-1594

María

Francisco Hernández y Mayor Álvarez

20-5-1594

María

Gabriel Peña, curtidor, y María Pérez

20-5-1594

María

Juan Arcaz y Leonor Hermosa

29-5-1594

Isabel

Diego – y Mayor González

9-6-1594

García

Gabriel Zambrano y María García

14-6-1594

Álvaro

García Cordobés e Isabel Zambrana (padrino Hernando Bejarano, platero)

21-6-1594

Mayor

Francisco Ollero Madroño e Isabel Bazana

25-6-1594

Diego

Alonso Arcaz y María Díaz (madrina Leonor Álvarez, mujer de Hernando Bejarano)

25-6-1594

Diego

Alonso Almansa y Leonor Muñoza

27-6-1594

Alonso

Francisco Cazalla e Isabel Gómez

1-7-1494

Francisco

Rodrigo Morino y Leonor García

7-7-1594

María

Diego Carpintero y María Carrasca

10-7-1594

Adán

Diego Hadía y María González (padrino Hernando Díaz, zapatero)

11-7-1594

Isabel

Álvaro de Ocaña y Catalina Durana

25-7-1594

Hernando

Hernando Ruidíaz y Leonor González

1-8-1594

María

Hernando Zambrano Zapata e Isabel Pantoja

4-8-1594

Mayor

Hernando Manzano y María Díaz

4-8-1594

Diego

Hernando Zambrano y Gracia Handón Lozana

13-8-1594

María

Miguel Correón y María Marzana

16-8-1594

Diego

Hernando Alonso y María Escudera

19-8-1594

Isabel

Álvaro Alvarado y María Zambrana

21-8-1594

Adán

Alonso Daymán y María Hernández

29-8-1594

María

Álvaro Alegre y María Zambrana

29-8-1594

Mayor

Gabriel Piedrahita e Isabel de Cáceres

30-8-1594

Isabel

Alonso Rosado y María Hernández Chamorra

4-9-1594

Leonor

Hernando Vaquero y Mayor Buena

5-9-1594

María

Alonso de Ayala y María de Madrid

5-9-1594

Alonso

Rodrigo Calderón y María García

6-9-1594

Leonor

Gabriel Mantequero y Mayor Castaña

6-9-1594

Hernando

Diego Blanco y Leonor (García), espartera

10-9-1594

Leonor

García Maldonado y María Díaz

12-9-1594

Hernando

Hernando Alvarado e Isabel Navarro (padrinos Hernando Castillo, vecino de Mérida y María Díaz, esposa de Hernando Agraz Chapo)

16-9-1594

Diego

Hernando Serrano y Mayor González

21-9-1594

Leonor

Gabriel Peñalosa y María González

23-9-1594

Isabel

Álvaro Cantillo e Isabel Tella

9-10-1594

Gaspar

Gaspar López y María Díaz

11-10-1594

Álvaro

Diego Correón y María de Cárdenas

12-10-1594

María

Juan Martín e Isabel Aragonesa

14-10-1594

García

Álvaro Majuz y María Dordux

27-10-1594

Mayor

Francisco Manrique y María Asajo

28-10-1594

María

Gabriel Molero e Isabel Tra

31-10-1594

Leonor

Diego Galván y Leonor Pecera

5-11-1594

Isabel

Alonso Tello e Isabel de Villalobos

6-11-1594

Miguel

Juan Carpintero y Leonor Hernández

7-11-1594

Leonor

Diego García Hadía y Leonor García

8-11-1594

Diego

Gonzalo Nieto y Leonor Sánchez

13-11-1594

Hernando

Hernando Correón y María Zambrana

17-11-1594

Diego

Diego Merino y María Rubia

21-11-1594

María

Pedro de Baeza y Leonor Pérez

21-11-1594

Isabel

Gabriel Pizarro e Isabel López

29-11-1594

Juan

Cristóbal Serrano y Juana de Olivera

2-12-1594

Hernando

Alonso de Burgos y María Díaz

5-12-1594

Leonor

Miguel Serrano y María Fernández

8-12-1594

Luis

García Lobato y Leonor Tra

9-12-1594

García

Gabriel Núñez y María Hernández

11-12-1594

María

Álvaro Zambrano y Leonor Hernández

18-12-1594

Isabel

Lope Pizarro y Leonor de Ayala (Padrino, Hernando Bejarano el Viejo)

18-12-1594

Alonso

Alonso de Ayala e Isabel Manzana

27-12-1594

Juan

Francisco Handón, cantarero, y María Izquierda

29-12-1594

Leonor

Hernando Sánchez Farxia e Isabel Zambrana

29-12-1594

Diego

Diego Sánchez Peranzures y María Cañamera

31-12-1594

Miguel

Miguel Sánchez, barbero, y María Hernández Duce

3-1-1595

María

Gabriel Redián y María de Burgos

5-1-1595

Hernando

Hernando Abyle y Mayor Delgada

12-1-1595

Adán

Adán Díaz y María Espinosa

12-1-1595

Gabriel

García Carixa e Isabel Álvarez

12-1-1595

Miguel

Gonzalo Chamorro y Mayor del Barrial

16-1-1595

María

García Correón y María Carrasca

17-1-1595

García

García Morisco e Isabel Hernández

19-1-1595

Hernando

Alonso Delgado y Mayor Çaida

19-1-1595

Hernando

Diego Bueno y María Díaz Cerona

23-1-1595

Miguel

Alonso Especiero y Catalina Correona

23-1-1595

Luis

Alonso Maycán y María Zambrana

26-1-1595

María

Diego de Cáceres y María Delgada

29-1-1595

Isabel

Luis Valverde y María de Contreras

6-2-1595

Álvaro

Alonso Peñalosa y Mayor Fernández

6-2-1595

Mayor

Hernando García Flores y Mayor Cordobesa

7-2-1595

Mayor

Álvaro de Burgos y María González

25-2-1595

Leonor

Diego Vaquero y María de Morales

26-2-1595

María

Pedro Sánchez e Isabel de Orellana

27-2-1595

Mayor

Diego Blanco y María Díaz

2-3-1595

García

Álvaro Zambrano y María Rubia

6-3-1595

Hernando

Hernando Maycán y Leonor Handona

7-3-1595

Isabel

García Bacalmero e Isabel Agraz

13-3-1595

Mayor

Adán Alvarado y María Ducafra

18-3-1595

Mayor

Diego de Olivares el de Tombo y Leonor de Cáceres

20-3-1595

Diego

Diego Ramiro y María Díaz

20-4-1595

Rodrigo

Hernando Barco y María Díaz Cabrera (Padrino Pedro Sánchez, alguacil, y del exorcismo Diego Hermoso el Largo)

24-4-1595

Leonor

Gabriel Cabrera y Leonor Izmaera

28-4-1595

María

Lope Peñalosa y María de Bernabé

28-4-1595

Diego

Alonso Alarcón Duquela y María Carrasca

28-4-1595

Diego

Hernando Navarro (al margen Hernando Navarro Chauchán) y María Pérez

30-4-1595

García

Gabriel Chamorro y María Sillera

1-5-1595

García

Gabriel Manrique y María Delgada

2-5-1595

Mayor

Juan Garçón el Mozo y Mayor Zambrana

6-5-1595

Leonor

Álvaro Panduro e Isabel González

7-5-1595

Luis

García Crespo y María Alonso

9-5-1595

Hernando

Luis Paxaro y María Buena

9-5-1595

Alonso

Diego de Ocañes y María Rubia

11-5-1595

Isabel

Hernando Crespo e Isabel Hernández

15-5-1595

Hernando

García Tro y Beatriz Rubia

16-5-1595

Isabel

Diego Tello Hocaimo e Isabel Correona

22-5-1595

Hernando

Hernando Madroño y María Bucaica

23-5-1595

Leonor

Alonso Panete y María Agraz

10-6-1595

Mayor

Gonzalo Mellado e Isabel Navarra

13-6-1595

María

Hernando Tello Merino, regidor, y Mayor de Soria

V CENTENARIO DE LA GESTA DE LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO (1519-1522)

V CENTENARIO DE LA GESTA DE LA  PRIMERA VUELTA AL MUNDO (1519-1522)

 

 

          Este año se conmemora la gesta de la salida de Sanlúcar de Barrameda de la expedición que, al mando primero de Hernando de Magallanes y después de Juan Sebastián Elcano, daría la primera vuelta al globo. Una aventura que para bien y para mal cambió el mundo.

          Un total de 247 hombres que sabían que se jugaban la vida en una singladura jamás abordada por otros seres humanos. En unos casos el hambre, en otros la ambición y en todos los casos, el afán de aventuras por hacer algo singular los animó en una aventura incierta. Y tanto fue así que solo completaron el viaje una de las cinco naos que zarparon –la Victoria- y 18 de los 247 tripulantes que zarparon en 1519.

          A modo de homenaje, aporto un pequeño dato sobre lo ocurrido pocas semanas después de zarpar, frente a las costas de Guinea. Afirma el cronista de la expedición Antonio de Pigafetta que llovió durante 60 días sin pausa, y “los golpetazos de viento y corrientes” pusieron en peligro la ruta y la expedición. Cuando la situación se tornó crítica tiraron de lo único que les quedaba: su fe, su esperanza, sus creencias, su devoción. Cuenta este testimonio de José Martín de Palma que estoy transcribiendo que:

 

 

          “Tuvieron socorro del cielo, apareciendo sobre las gavias aquella luz piadosa que atribuye a la devoción que tenía al bienaventurado San Telmo. Mostróseles entonces con una candela encendida y alguna vez con dos en la mano (y) pudieron proseguir…”

 

 

          Por ello, nos explicamos perfectamente que circularan viejos refranes como éste: quien no sabe rezar métase en el mar. En ese mismo sentido Gonzalo Fernández de Oviedo escribió:

 

 

          “Si queréis saber orar aprender a navegar, porque, sin duda, es grande la atención que los cristianos tienen en semejantes calamidades y naufragios para se encomendar a Dios y a su gloriosa madre…”

 

 

          Estaba claro que ante el peligro inminente de muerte todos echaban mano de sus creencias para intentar aliviar sus conciencias y sus certezas. Lo mismo veían -o creían ver- monstruos demoníacos o maléficos que amenazaban su existencia que santos que concurrían en su auxilio. Hasta el más incrédulo era capaz de tornarse en un ferviente devoto de toda la corte celestial.

          Es increíble –casi inexplicable al menos desde un punto de vista actual- como se enrolaron en un viaje a lo desconocido, a recorrer rutas nunca vistas, sin saber a ciencia cierta los vientos ni las mareas. ¿Qué los empujó a ello? Pues probablemente, como ha escrito Tomás Mazón, la única explicación posible es la ilusión, el afán por hacer algo nuevo, algo nunca antes realizado o visto por un ser humano. Y en ese afán la mayoría encontró la desgracia, pues la mayoría perdió la vida pero incluso para los supervivientes, la recompensa económica fue extremadamente menguada. Eso sí, sabían que estaban protagonizando una gesta y que, como de hecho ocurrió, la historia los redimiría.

 

 

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

MUJERES HEREJES Y LA INQUISICIÓN SEVILLANA

MUJERES HEREJES Y LA INQUISICIÓN SEVILLANA

 

 

          Hace unos días mi amigo Emilio Monjo me regaló varios libros que han sido de gran valía para mí y que me han inspirado este pequeño artículo, a modo de reseña colectiva de las tres obras: primera, la edición en castellano de la obra de Ernst H.J. Schäfer “protestantismo español e inquisición en el siglo XVI”, editada en alemán en 1902 y traducida por Francisco Ruiz de Pablos (Sevilla, CIMPE, 2015). Se trata de una obra fundamental que prácticamente ha pasado desapercibida para los historiadores españoles dada la dificultad idiomática. Segunda, la tesis doctoral de Tomás López Muñoz, titulada La Reforma en la Sevilla del siglo XVI (Sevilla, CIMPE, 2016), una obra documentadísima sobre el protestantismo español del siglo XVI y su brutal represión. Y tercera, las Actas de las I Jornadas de Historia de Monesterio, editadas en marzo de 2019 con tres artículos muy interesantes, firmados por mi amigo Andrés Oyola Fabián, Emilio Monjo y Pablo Luis Nogues Chavero. De especial interés para mí es el tercero de los autores que desarrolla un trabajo meritorio, aunque de síntesis, en base a la obra de Tomás Muñoz, sobre la mujer en la reforma protestante de la Sevilla del siglo XVI.

          Me ha llamado la atención la dureza con la que fue reprimido el brote luterano español del siglo XVI, lo cual tiene su lógica dado el estado casticista que se quería conformar en España desde tiempos de los Reyes Católicos. Y para eso estaba la Inquisición, para evitar la herejía y el surgimiento de iluminados y reformistas. Y es cierto que se evitaron las guerras de religión que azotaron Europa pero el precio que pagaron estos protestantes españoles fue muy alto.

          Ernst Schäfer estudio 2.100 casos de personas procesadas por protestantismo por la inquisición de las cuales 220 fueron calcinadas y 120 más lo fueron en estatua, bien por no comparecer o bien por haber fallecido (2015: 343). Eso implica que, en total, los quemados en la hoguera realmente fueron un 10,47 por ciento de los procesados, o un 16,19 por ciento si incluimos a los que lo fueron en efigie. Es decir, “solo” uno de cada diez procesados fueron calcinados en los autos de la Inquisición, un porcentaje más alto del habitual, algo que se puede entender en la lógica inquisitorial dado que no se trataba de asuntos menores, como blasfemias, sino de un brote protestante.

          Dentro del brote protestante el foco sevillano tuvo una especial importancia, transmitido por el contacto con predicadores como Egidio o Constantino de la Fuente y que llegaron a crear una sede luterana que ellos llamaban “iglesia chiquita”. Hubo religiosos de cenobios masculinos y femeninos de Sevilla que estuvieron implicados. En el caso de las féminas, los de Santa Paula y Santa Isabel que más bien fueron víctimas de la persuasión reformista de los predicadores con los que tuvieron contacto.

          Se hicieron en Sevilla tres grandes autos de fe: en el del 24 de septiembre de 1559 fueron condenadas a  la hoguera en la sevillana Plaza de San Francisco ocho mujeres, a saber: María de Bohórquez, María Coronel, María de Virués, Francisca López, María de Cornejo, Isabel de Baena, Catalina González y María González. En el del 22 de diciembre de 1560 fueron chamuscadas otras ocho: Francisca de Chaves, Ana de Ribera, Francisca Ruiz, María Gómez, Catalina Sarmiento, Juana de Mazuelos, Leonor Gómez, Luisa Manuel y María Manuel. Y finalmente en el auto del 26 de abril de 1562 celebrado igualmente en la Plaza de San Francisco, fueron quemadas otras siete: Catalina Villalobos, Leonor Gómez, Elvira Núñez, Teresa Gómez y Leonor Gómez, Ana de Mairena y María de Trigueros.  En total, veintitrés mujeres quemadas en Sevilla entre 1559 y 1562 (Nogues Chavero, 2019: 75-76). Y ello sin contar varias decenas más que sufrieron condenas “menores” de reclusión en la cárcel de la inquisición –algunas murieron en el castillo de Triana sin ver la libertad-, expropiación de bienes, azotes, torturas, etc.

          Un caso que me ha conmovido especialmente es el de María de Bohórquez, una religiosa de 26 años, firmemente defensora de sus ideas luteranas que le había inculcado Egidio en sus homilías conventuales y también por las prédicas de Casiodoro de Reina. Detenida por la inquisición, en ningún momento negó su pertenencia al movimiento luterano y sus inquebrantables convicciones. Pese a que sufrió todo tipo de suplicios y de torturas fue imposible hacerla abjurar por lo que fue condenada a la hoguera por “hereje dogmatizadora de la secta luterana y pertinaz hasta el tablado” (López Muñoz, 2016: I, 193-195). Camino del patíbulo hubo que ponerle una mordaza porque trataba de predicar a los asistentes a tan macabro espectáculo. Justo antes de ser quemada se le pidió que abjurara y no lo quiso hacer. Pero los inquisidores se apiadaron de ella y se conformaron con que recitara el Credo. Lo hizo por los que el Santo Oficio le aplicó finalmente la muerte por garrote vil (asfixia) y, una vez muerta, la calcinaron en el quemadero de San Sebastián por hereje.

          También llamativas me han resultado las consideraciones que los miembros del Santo Oficio tuvieron con Elvira Núñez que fue relajada estando embaraza. Evitaron someter a la rea a torturas para no perjudicar su embarazo. Resulta curioso que una de las investigaciones que se hicieron fue para determinar si quedo o no preñada en la cárcel inquisitorial. La conclusión fue que ya llegó embarazada pero solo la pesquisa nos hace pensar, como afirma Nogues Chavero, que podía ser más o menos frecuente la violación de las reas en las cáceles del Santo Oficio. Tuvieron el detalle de esperar al parto, dar el niño en adopción, y después proceder a calcinarla en la hoguera.

          Obviamente, todos estos casos hay que contemplarlos en el contexto de la época. Es posible, como defienden ahora algunos historiadores, que el Santo Tribunal no fuese más sanguinario ni más duro que cualquier tribunal ordinario del resto de España o de Europa. No lo dudo; y a la luz quedan los desvelos por tratar siempre de evitar la cruenta muerte en la hoguera. De hecho, si cualquier reo  abjuraba, aunque fuese unos segundos antes, se le aplicaba la muerte por asfixia y se le quemaba una vez muerto, evitando el largo suplicio de la hoguera. Pero, cada cosa en su justa medida, de ahí a considerarlo, como algunos sostienen en la actualidad en el marco de la Leyenda negra, un tribunal garante de los derechos humanos o el más garantista de Europa me parece una exageración y un despropósito.

 

 

PARA SABER MÁS:

 

 

LÓPEZ MUÑOZ, Tomás: “La Reforma en la Sevilla del siglo XVI”. Sevilla, CIMPE, 2016.

 

LUTTIKHUIZEN, Francés: España y la Reforma protestante (1517-2017). Vigo, Editorial Academia de Hispanismo, 2018.

 

MONJO BELLIDO, Emilio, Andrés OYOLA FABIÁN Y  Pablo Luis NOGUESCHAVERO: “Casiodoro de Reina: la Reforma española, Actas de la I Jornada de Historia en Monesterio”. Sevilla, 2019.

 

SCHÄFER, Ernst H. J.: “Protestantismo español e Inquisición en el siglo XVI”. Sevilla, CIMPE, 2015.

 

 

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS     

EN TORNO A LOS ORÍGENES DE LAS COFRADÍAS

EN TORNO A LOS ORÍGENES DE LAS COFRADÍAS

 

 

        La Edad Moderna está considerada como la “edad de oro” del mundo religioso español. De esta época se ha dicho que no había ningún aspecto de la vida cotidiana que no estuviese "impregnado del sentimiento religioso". Ese pietismo de la sociedad se plasmó materialmente en las inmensas donaciones legadas a las instituciones religiosas que en el siglo XVI llegaron a monopolizar la mitad de las rentas no solo nacionales sino también del Imperio. Por ello, no dudamos en afirmar que las instituciones religiosas condicionaron la vida política, social, económica y cultural de las Españas. 

            En esa sociedad, inserta en ese espíritu piadoso, las cofradías tuvieron una presencia constante en los lugares públicos, produciéndose lo que alguien llamó acertadamente una "sacralización de la calle". Continuamente se celebraban actos públicos, rosarios nocturnos, cortejos procesionales, festividades, salidas en rogativa, etcétera. A veces con grandes manifestaciones públicas de júbilo, disparando cohetes o tirando salvas de honor.

            Las cofradías fueron auténticas manifestaciones populares en tanto en cuanto estuvieron participadas por una gran parte del pueblo y tuvieron en muchos casos un devenir prácticamente independiente de la autoridad civil y de la eclesiástica. Como bien afirmó Willian J. Callahan buena parte del fenómeno cofradiero gozó de un amplio margen de autonomía, limitándose el control de la iglesia a la mera inspección de sus finanzas y del adecuado decoro de las imágenes. No obstante, todas las corporaciones estaban sujetas a las visitas pastorales de su obispado o de su arzobispado. Objeto suyo era todo lo relacionado con la moralidad de los fieles y del clero, es decir, que todo el mundo estaba en teoría sujeto a la inspección de los visitadores pastorales. Asimismo reconocían todos los recintos que tuviesen vinculación con lo sagrado, desde parroquias o ermitas hasta conventos, capillas, oratorios particulares o hermandades. Sin embargo, para muchas hermandades esta visita era el único control que tenía a sus actividades, gozando el resto del año, sus miembros y en especial su mayordomo, de plena libertad.

          Y ¿cuál era la principal razón de ser de estas corporaciones? Prácticamente hasta el siglo XVIII ni existía el Estado del bienestar ni las personas tenían rango de ciudadanos sino de súbditos. El Estado del bienestar es una concepción contemporánea, por lo que hasta entonces toda la previsión social de los ciudadanos se basaba en un sistema privado de contraprestaciones. La cobertura social de los españoles en el Antiguo Régimen se canalizaba de dos formas diferentes, según se tratase de personas que habían “cotizado” o de pobres “de solemnidad”. Por ello, Rumeu de Armas habla de dos conceptos diferentes, a saber: asistencia y beneficencia. La población común normalmente se pagaba su propia asistencia privada, a través de las hermandades y cofradías. Prácticamente todas las familias pertenecían a algún instituto, algunos de ellos gremiales, cubriendo de esta forma cualquier eventualidad social.  Por ello, la pertenencia a una de estas corporaciones equivalía a disponer de una verdadera póliza de seguros para toda la familia. Por tanto, casi todas las cofradías tenían un doble cometido, el devocional y el asistencial, proporcionando a sus hermanos, por un lado el consuelo espiritual de sus amados titulares, y por el otro, una asistencia en la enfermedad y un enterramiento digno.

             Todos los que participaban en las hermandades y cofradías eran mutualistas que habían cotizado durante toda su vida. Pero, ¿qué ocurría con aquellas personas que no tenían recursos para cotizar? Pues, bien, para ellos no había asistencia sino beneficencia. Y, ¿qué diferencia había? Como afirma Rumeu de Armas, la asistencia era un derecho mientras que la beneficencia era una gracia o limosna. Los enfermos, los mutilados, los pobres de solemnidad, los inválidos, los mendigos y los menesterosos en general eran considerados un submundo marginado. Se les caracterizaba siempre de forma estereotipada como delincuentes, vagos, mentirosos, indignos e indeseables. Aunque en realidad no eran más que pobres que se vieron obligados a mendigar o a robar cuando la desesperación les obligaba a ello. Estos desheredados se mantenían a duras penas de la caridad de los pudientes. Una caridad que se suponía era una virtud cristiana que debían practicar los nobles, los burgueses ricos y, sobre todo, el estamento eclesiástico, al que se le presuponía una especial humanidad.

            Esta caridad cristiana se canalizaba, por un lado, de manera informal, a través de las limosnas que decenas de pedigüeños obtenían a las puertas de las iglesias o en los espacios más concurridos de cada localidad. Y por el otro, mediante la fundación de una obra pía en la que, casi siempre a través de un testamento, se dejaba un capital para invertirlos en rentas con las que invertirlas en alguna mejora social. Las obras pías eran de muy diversos tipos: de redención de cautivos, de dotación de doncellas huérfanas para el matrimonio o su profesión como monjas, de escolarización de pobres, de enterramiento de presos o de hospitalización de enfermos.

            Pero, en unos casos u otros, toda la beneficencia y la asistencia sanitaria en el Antiguo Régimen se canalizaban directa o indirectamente a través de las diversas instituciones religiosas. A veces también los concejos dotaban o contribuían con algún tipo de beneficencia pero lo hacían desde un sentimiento exclusivamente cristiano, no laicista.

          El Estado recelaba de este amplio poder económico y social que tenían las instituciones religiosas y particularmente las cofradías. Su control por parte de las autoridades civiles había sido una vieja aspiración de hondas raíces bajomedievales que, en el caso de España, culminaría, en el siglo XVIII con el regalismo borbónico. Aunque eran mucho menos poderosas económicamente, la Corona también mostró un gran interés por el control de las cofradías y las hermandades. Entre los muchos argumentos esgrimidos decían que éstas estaban formadas por súbditos del Rey y por tanto solo a él competía su legalización. Así, pues, el siglo XVIII, conocido como "el siglo de las reformas", se generó el clima renovador adecuado para llevar a efecto una medida tan antisocial. Los ilustrados estaban totalmente convencidos de la necesidad de acabar con los excesos de las cofradías. Tampoco a la Iglesia le gustaba la falta de moralidad de algunos cofrades, el paganismo y la irreverencia de algunas de sus manifestaciones públicas y, sobre todo, el afán de independencia que mostraban muchos mayordomos.

            El período comprendido entre 1750 y 1874 es denominado por los historiadores como "el siglo de la crisis", pues se pretendió, al menos en teoría, frenar los excesos y la ostentación de las denominadas "cofradías barrocas". Desde mediados del siglo XVIII se produjo una renovación profunda de la vieja España, que abarcó todos los órdenes de la vida política, social, económica y cultural. Estas medias, impulsadas a fin de cuentas por los ilustrados, pretendieron ser populares, sin embargo, tuvieron el efecto contrario, pues, se ganaron la enemistad del pueblo, enquistándose la problemática desde el famoso Motín de Esquilache.

            En definitiva, detrás de estas cofradías había un sentimiento religioso sincero, aunque en ocasiones estuviese mezclada con elementos paganos. Su fin era doble, primero la devoción a unas imágenes titulares y, segundo, servir de seguro de enterramiento de los hermanos y de sus respectivas familias. No en vano casi todas las hermandades disponían de bóveda de entierro donde sepultar a sus miembros.

 

 

PARA SABER MÁS

 

CALLAHAN, Willian J.: “Iglesia, poder y sociedad en España, 1750-1874”. Madrid, 1989.

 

MIRA CABALLOS, Esteban: “Hermandades y cofradías en Badajoz y su partido a finales de la Edad Moderna”. Badajoz, Consejería de Cultura, 2002.

 

RUMEU DE ARMAS, Antonio: “Historia de la previsión social en España. Cofradías, gremios, hermandades, montepíos”. Madrid: Editorial Revista de Derecho Privado, 1944.

 

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

 

DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA SEXISTA EN LA ESPAÑA MODERNA

DISCRIMINACIÓN Y VIOLENCIA SEXISTA EN LA ESPAÑA MODERNA

 

 

La mujer ha sufrido a lo largo de la historia una persistente discriminación por parte del hombre. Una situación que se remonta al menos a los orígenes de la civilización y que se extiende prácticamente por todos los continentes. Por tanto, no es un rasgo propio de Occidente sino que es compartido por la mayor parte de las civilizaciones: la hindú, la china, la africana, etc.

Centrándonos en el espacio y en el tiempo que nos ocupa, diremos que la mujer se vio obligada a jugar un papel subsidiario y dependiente del varón. Ninguna mujer honesta podía quedarse sin la protección de un hombre, padre, esposo o hermano. En la mayor parte de los casos estaban sometidas, primero, a la voluntad de sus padres y, luego, a la de sus maridos. Eran las propias familias las que pactaban los matrimonios de sus hijos, sin importarles por supuesto el amor entre ambos, sino estrictamente los intereses económicos. Los matrimonios no se podían dejar al azar porque había demasiado en juego. Entre los grupos sociales más modestos, un enlace adecuado era la mejor garantía para evitar que la nueva familia sufriese el drama del hambre. A veces las familias más humildes entregaban a sus hijas en condiciones de semiesclavitud para que sirviesen a un señor, por un periodo de entre 10 y 15 años, a cambio de manutención y de que le entregase una pequeña dote para su casamiento. En el caso de las familias nobiliarias, la mujer jugó un papel clave en la perpetuación del patrimonio de grandes casas, como la de Osuna, Alba, Medinaceli y Fernán Núñez. La mayoría de los matrimonios eran de conveniencia.

Si no se conseguía un varón casadero la solución más airosa para todos, si las condiciones socio-económicas de su familia lo permitían, era el ingreso de la fémina en algún convento o beaterio. Nada tiene de extraño, pues, la excepcionalidad de las artistas, de las escritoras y, más aún, de las científicas durante toda la Edad Moderna. De hecho, apenas conocemos un puñado de nombres, como la escultora María Luisa Roldán -La Roldana-, o las escritoras Marcela de San Félix, Antonia de Mendoza, Antonia de Alarcón, Luisa de Carvajal y Mendoza o María de Zayas y Sotomayor. Por cierto, que sorprendentemente esta última aprovechó su novela para tildar de necios a los hombres que equiparaban a la mujer con una cosa incapaz. Y digo que sorprende no porque careciese de razón sino por su atrevimiento.

Pese a ello, desde hace unas décadas existe una pujante corriente historiográfica que está rescatando del olvido a algunas de esas destacadas creadoras a las que las circunstancias sociales les obligaron a permanecer en un velado segundo plano. Incluso, se está trabajando en la reinterpretación de la historia desde el papel jugado por las mujeres, tanto directa como indirectamente, a través de la influencia ejercida sobre los hombres. Escritoras, cuyos manuscritos firmaban sus maridos, mecenas, coleccionistas de arte, e incluso, artistas. Sin embargo, estos casos con ser importantes no dejaron de ser excepcionales porque la asfixiante primacía del varón impidió que las mujeres desarrollaran sus capacidades o potencialidades.


 

MATRIMONIO, HOGAR Y VIOLENCIA DE GÉNERO

Era obligación de la mujer servir y acatar la voluntad de su marido, incluso en la peor de las situaciones. Las propias constituciones sinodales de los obispados reprobaban la disolución de los matrimonios, salvo casos extremos que sólo podían autorizar las autoridades eclesiásticas. Fray Luis de León, en su obra La Perfecta casada, animaba a las mujeres a aguantar, por más áspero y de más fieras condiciones que su marido fuese. Un pensamiento que desgraciadamente estaba generalizado en España y que se mantuvo hasta avanzado el siglo XX. De hecho, la sumisión de la mujer al cabeza de familia se mantuvo dentro de la tradición moral de la dictadura franquista prácticamente hasta su desaparición.

El matrimonio era una institución creada por Dios y, por tanto, absolutamente sagrada e indisoluble. Una idea que procedía de la Iglesia aunque la terminó haciendo suya el ideario de falange, pasando posteriormente a los Derechos y Deberes de los españoles, durante la etapa franquista. Por ello, el Movimiento no podía admitir la poligamia ni el divorcio porque restaba solidez a la familia, institución sagrada del Estado. Según José María Mendoza Guinea, del Frente de Juventudes, "el divorcio es origen de toda clase de trastornos, tanto espirituales como materiales, que repercuten desfavorablemente en la educación y el porvenir de los hijos". Pero ¿quién detentaba el poder dentro de la familia?, indefectiblemente el padre y, "en su defecto, la madre". La esposa, no obstante, jugaba un papel secundario fundamental. En 1946 María Baldó escribía que la mujer debía cuidar de la familia, de su marido y de sus hijos, siendo la responsable última de que el hogar sea "agradable, sano, apacible y firmemente progresivo". Palabras inspiradas en las propias encíclicas de Pío XII cuando hablaba de la mujer como "heroína del hogar, la del canto de la cuna, la sonrisa de los niños, la primera maestra y la confortadora espiritual de su marido".

Se trataba de una sociedad patriarcal, donde los hombres ostentaban una clara superioridad con respecto a la mujer en cuota de poder y en privilegios socio-económicos. En la mayor parte de los casos, los malos tratos se daban dentro del hogar conyugal, lugar físico donde comenzaba la opresión de la mujer.

Nada tiene de extraño que los casos de disolución del matrimonio en la España Moderna fueran absolutamente excepcionales. Casi siempre se producían cuando había palizas o vejaciones físicas de por medio que traspasaban las fronteras de la intimidad familiar, bien por ocurrir en la calle, o bien, por evidenciarse las señales físicas de la agresión. Por tanto, la violencia doméstica se aceptaba sin problemas en el Antiguo Régimen, castigándose sólo los casos más flagrantes y públicos. En una sociedad como aquélla, la justicia solo podía intervenir en casos muy claros de actuación irregular del cabeza de familia. Así, en 1780, Nieves López, vecina de Burgos, denunció a su marido acusándolo de pegar e injuriar tanto a ella como a sus hijos, así como de no ocuparse de su manutención. En el siglo XVI conocemos algunos ejemplos, como el de una tal María Gómez, vecina de la aldea de Arroyo del Puerco, quien solicitó el divorcio porque su marido le daba muchos palos, golpes, bofetadas, patadas y pellizcos porque era un hombre loco y desatinado. Y la justicia intervino porque los argumentos defendidos por la agredida eran públicos y notorios. Muy excepcionalmente se podían esgrimir otros motivos; así, Luisa de Avellaneda, hija del Comendador de Santiago Diego de Cervantes, el 2 de julio de 1510 solicitó el divorcio de su esposo Juan Bernal de Zúñiga, alegando que era de origen judío. Algo absurdo pues delataba y comprometía el futuro de sus propios hijos legítimos: Alonso Bernal de Zúñiga y Juan de Avellaneda.

No dudamos que hubiese muchos casos de matrimonios bien avenidos, en los que la convivencia debió ser buena o muy buena. Sin embargo, la violencia de género fue no menos usual, aunque sólo conozcamos algunos casos muy concretos. Como colectivo supeditado al varón, sufrió innumerables agresiones físicas y psicológicas. Sin embargo, los pocos casos que trascendieron fueron aquellos en los que las agresiones fueron públicas o las lesiones tan evidentes que la violencia quedó de manifestó. Pero, incluso en esos casos lo normal es que finalmente se llegase a un acuerdo amistoso por el que, a cambio de alguna compensación económica, todo quedase en un perdón. A continuación ilustraremos el texto con algunos ejemplos, excepcionales pero representativos, de mujeres que se sintieron con fuerza para denunciar públicamente a sus maridos y que, incluso, obtuvieron sentencias a su favor:

Un caso muy señalado, por su temprana fecha, es el de Leonor de la Barrera, quien en su testamento, otorgado en Carmona (Sevilla) en 1566, recordó insistentemente la mala vida que le había dado su marido, Juan de Párraga, apartándolo de todos sus bienes. Llama la atención que en una escritura de última voluntad la mujer se dedicara a denunciar la durísima convivencia que había padecido junto a su violento esposo. Según declaró, éste le obligó a hacerle donación de todos sus bienes por escritura que pasó ante Juan Cansino, el 5 de enero de 1561. Entre esos bienes figuraba una casa solariega, una tienda y varios olivares en el término de la villa. Y no conforme con eso, la obligó a revocar otra escritura de donación de cuatrocientos ducados que tenía formalizada a favor de su hermana Catalina de la Barrera y del marido de ésta, Pedro de Villar, lo cual hizo por escritura otorgada ante el escribano Alonso de Vargas el 28 de febrero de 1561. Al señalar las causas por las que revocó la donación a su hermana no pudo ser más explícita:


"Lo hizo por persuasión del dicho Juan de Párraga, mi marido, y de otras personas por él con grandes cautelas y engaños y falsas promesas e inducimientos y otros temores que me fueron puestos de la áspera y mala condición del dicho Juan de Párraga mi marido y por no ser maltratada del dicho Juan de Párraga, mi marido, y que no me diese mala vida y hiciese malos tratamientos y por otros inducimientos y persuasiones semejantes… me forzó y compelió con mala vida y con otros temores de que le hiciese y otorgase por fuerza contra mi voluntad lo hice y otorgué".

 

 

Sin embargo, poco después se armó de valor y por escritura otorgada ante Alonso de Vargas, el 9 de junio de 1564, revocó la donación realizada previamente a su marido. Para ello se agarró a las Leyes del Reino que, según ella, prohibían la donación en vida de todos los bienes de una persona. También en esta ocasión sus palabras denuncian unos malos tratos de tal magnitud que, incluso, llegó a temer por su vida:

 

 

"Porque me ha sido y es ingrato y hecho otros muy malos tratamientos en lo cual ha mostrado el deseo y voluntad que tiene y ha tenido de que yo me muera y él quede con todos mis bienes y yo no tenga ni me quede de que pueda disponer por mi ánima ni hacer testamento".

 

Entre la revocación y su fallecimiento, probablemente ocurrido en 1566, mediaron casi dos años, en los cuales no sabemos si continuó viviendo junto a su marido. Suponemos que no porque, aunque su testamento lo otorgó cerrado, la escritura de anulación de la donación fue pública. Su empeño por desheredar a su marido prosperó gracias a la ayuda prestada por algunas personas de su entorno. Por su apellido, parece obvio que pertenecía a una familia hidalga de la entonces villa de Carmona y debió contar con el apoyo de algunas personas influyentes. Y no faltaban posibles interesados: en primer lugar, los religiosos del convento de los Jerónimos a quien dejó su casa y dos pedazos de olivar para que le cantasen una misa a perpetuidad todos los miércoles del año. En segundo lugar, su cuñado quien finalmente recuperó la donación de cuatrocientos ducados que le hizo inicialmente y que, como ya dijimos, revocó a petición de su marido. Y en tercer lugar, su hermano Diego de la Barrera, a cuyos hijos les cedió el grueso de sus bienes. Este hermano y su esposa, doña Isabel Rodríguez de Aguilera, debían gozar de la plena confianza de doña Leonor. No en vano, fue esta cuñada quien a su ruego firmó su testamento, dado que la otorgante manifestó que no sabía escribir. El caso de Leonor de la Barrera es uno de los ejemplos más antiguos documentados de violencia de género.

En 1769, en la pequeña población de Chinchilla de Montearagón (Albacete), María Romero abandonó su casa, en compañía de su hija, para lavar la ropa en un paraje cercano. Allí se encontró con el guarda del coto, Pedro Carrasco, con quien departió mientras realizaba la colada. Pues bien, el marido, Antonio de Hortera, lo debió entender de otra forma y le descerrajó un tiro en la cabeza al guarda e hirió gravemente en la cabeza a su esposa. El guarda murió casi en el acto mientras que la mujer consiguió llegar a su casa con la ayuda de la hija, debatiéndose durante varios días entre la vida y la muerte. Lo último que sabemos es que el presunto asesino, dada la gravedad de los hechos, fue encarcelado, entre otras cosas porque al margen de la violencia sexista había acabado con la vida de otro hombre. Sin embargo, no parece que las cosas fuesen a mayores ya que el adulterio era uno de los delitos peor vistos en la época y no es difícil que pudiese acreditar su condición de engañado. De nuevo, una mentalidad social perversa, fundamentada en la desigualdad entre el hombre y la mujer, con la complicidad de las autoridades y de las instituciones.

A principios del siglo XIX, Francisca Piris, vecina de Badajoz, denunció a su esposo Andrés Moro del Moral, por los infinitos y malos tratamientos que le ha dado, hasta el punto que temía por su vida. El desencadenante de la denuncia ocurrió en la madrugada del 3 de noviembre de 1804 cuando la infortunada se refugió en casa de su padre, al tiempo que formuló la denuncia ante la máxima autoridad civil y militar de la plaza, el gobernador Carlos de Witte y Pau. Lo inusual del caso, es que éste último decidió el ingreso en prisión del agresor, que fue encerrado en una minúscula celda de la puerta de Palmas. Poco después, lo condenó a pagar una pensión de diez reales diarios, mientras durase la separación, además de las costas del juicio, cercanas a los 1.300 reales. Una sentencia ejemplar y sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta la buena situación socioeconómica del condenado y su familia. Sin embargo, no podemos olvidar que se trata de excepciones. Lo normal fue el silenciamiento de los casos de violencia de género y, cuando éste no era posible, la firma de un acuerdo amistoso, siempre ventajoso para el agresor. Pero era una sociedad desigual en la que el varón tenía la primacía, lo que a veces provocaba situaciones extremadamente violentas contra la parte más débil, es decir, la mujer.

 

ESTUPROS Y VIOLACIONES

Tanto en el Medievo como en la Edad Moderna, a diferencia de lo que ocurría con la homosexualidad, las relaciones extraconyugales, la violación, el estupro y el abuso deshonesto se toleraron socialmente. Por supuesto, las violaciones de esclavas negras ni tan siquiera eran consideradas como delito y además fueron una constante durante todo el tiempo que duró la odiosa institución. En un reciente estudio sobre la esclavitud en Granada en el quinientos se demuestra definitivamente que el alto precio que alcanzaban algunas esclavas jóvenes se debía, en parte, a su alta productividad laboral, especialmente doméstica pero, sobre todo, a la dura explotación sexual a la que eran sometidas por parte de sus dueños.

Esa impunidad se hacía extensible también a mujeres que no estaban suficientemente protegidas, es decir, que permanecían solteras y no vivían bajo la protección de ningún hombre en particular y su familia no pertenecía a la élite. Y aunque la virginidad era algo así como la honra de la mujer, y perderla equivalía a la deshonra, no todas estaban en condiciones de litigar contra los que, por fuerza o engaño, se la arrebataban.

A principios de 1574, encontramos un caso bastante sangrante en la entonces villa de Carmona (Sevilla), cuando una verdadera pandilla de delincuentes asaltó la casa de la doncella Catalina de Quesada, escalando por los tejados y paredes, con la intención de violarla. Se trataba de Gonzalo Díaz, su hermano Hernando Arias, Juan de Bordas y otras personas de la localidad. Según su testimonio, la acometieron con la intención de robarle y usurparle su honra, diciéndole palabras injuriosas, amenazándola y propinándole malos tratos. Al parecer, la violación no llegó a fraguarse, probablemente por estar en casa su madre, Marina de Ojeda. La cosa no acabó aquí, los perpetradores encima se "jactaban públicamente" de su hazaña en casa de la joven Catalina. Ella lo puso en conocimiento de la justicia ordinaria, quienes llevaron a cabo una información. Sin embargo, pasó nada menos que un año y no hicieron absolutamente nada, no se llegaron a plantear cargos contra los acusados.

En diciembre de 1574, se produjo un nuevo asalto a su morada, en esta ocasión de "un hijo de la Pancorva", vecino de la villa. Lo sucedido lo narra la propia Catalina con suma elocuencia:

 

 

         "Un hijo de la Pancorva, vecino de la villa de Carmona, sobre caso pensado entró y escalo mi casa por los tejados y paredes de ella, queriendo robar y robando mi fama. Y por no querer hacer lo que quería echó mano de una espada que traía y me hirió con ella en la cabeza, de una herida cuchillada y me cortó cuero y carne y me salió mucha sangre…"


Ante la pasividad de las autoridades locales, Catalina de Quesada y su madre Marina de Ojeda se presentaron en Sevilla, querellándose ante las autoridades hispalenses y dando poder a su hermano Alonso Gutiérrez, para que emprendiese las acciones judiciales pertinentes. No sabemos cómo acabó todo, pero el caso evidencia la indefensión de la pobre Catalina de Quesada y la pasmosa pasividad de las autoridades locales que permitieron un auténtico linchamiento contra esta señora.

Ahora bien, si la agredida pertenecía a una familia de linaje las cosas podían ser muy diferentes para el infractor, aunque éste también perteneciese a la élite. Así, en 1582, Leonor Mexía de Vargas y su madre doña Luisa de Vargas se querellaron contra Luis de Ysunza, tesorero real en la ciudad de Potosí, acusándolo de estupro. Pues, bien, residiendo en la Corte, mantuvo relaciones sexuales consentidas con la querellante, pues al parecer, le prometió públicamente matrimonio. La dejó embarazada de un niño llamado como su padre, es decir, Luis Ysunza, pero marchó precipitadamente al Perú como tesorero Real. El problema tenía difícil solución pues el querellado se había casado en el Perú con una mujer de una familia influyente y, por tanto, el acuerdo amistoso era más difícil. La mujer, con el apoyo de su familia, sintiéndose engañada, se pasó meses reclamando hasta que consiguieron un auto, en enero de 1582, por el que se ordenaba el apresamiento del infractor y una buena condena pecuniaria: al pago de las costas del juicio y 2.000 ducados en concepto de dote. El proceso se alargó porque, el 3 de enero de 1583, Luis de Ysunza dio poderes a dos procuradores de la Corte, Alonso de Mondragón y Miguel de Azcaren, apelando la sentencia y reclamando su libertad, mientras se dirimía la sentencia y previo pago de una fianza. Lo cierto es que el 23 de septiembre de 1586 todavía estaba el citado pleito pendiente de sentencia definitiva. Desconocemos la resolución final porque la documentación no está completa, pero parece obvio que el tesorero real sufrió el bochorno social de un veredicto en contra, la cárcel y una fuerte indemnización económica. No era normal pues, a fin de cuentas, simplemente había tenido un hijo ilegítimo, lo que no dejaba de ser algo frecuente en aquella época. Pero lo había tenido con la persona equivocada, una mujer perteneciente a la élite cortesana. Una cosa era engañar a una esclava o a una mujer de la clase subalterna y otra hacerlo a una señora recogida, principal, noble e hijosdalga, como ella misma afirmó en su declaración.

En Santo Domingo, poco más de una década después, ocurrió otro caso similar, también con consecuencias para el infractor. En julio de 1594 se consumó la violación de doña Juana de Oviedo, una mujer de la élite dominicana, residente en la isla. Al parecer, hacía más de cuatro meses que mantenía una relación íntima con Francisco Alonso de Villagrá, visitador. Éste inicialmente no se comportó como un violador sino sólo como un fornicador. Pretendió que doña Juana accediera a mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Sin embargo, dicha mujer, bien instruida en su rol social, no estuvo en ningún momento dispuesta a convertirse en una fornicadora. Para satisfacer a estos fornicadores ya estaban las mancebías, amparadas por los poderes públicos y presentes en casi todas las villas y ciudades del Imperio. Por ello, en vista de que doña Juana no accedió, decidió finalmente violarla, es decir, mantener con ella relaciones carnales por la fuerza.

En un día de julio de 1594 el visitador se aseguró de que su víctima estaba sola en casa; Rodrigo de Bastidas no estaba y Felipa Margarita había salido a visitar a su abuela. Ahora bien, estaban presentes al menos cuatro personas que fueron testigos directos porque, al escuchar las voces y el escándalo, todos ellos se asomaron dentro de la habitación. Estos testigos presenciales fueron los siguientes: las esclavas María e Isabel, Petrona Leal, una mulata libre esposa de Fernando Díaz, un español que era estanciero de Pedro Ortiz de Sandoval, y el albañil Diego Velázquez que, como ya hemos afirmado, llevaba varios meses trabajando en la casa, "revocando unas azoteas". Todos ellos coincidieron que los hechos ocurrieron entre la una y las dos de la tarde, que era la hora de la siesta. Doña Juana se encontraba descansando en su alcoba, situada en la parte alta de la casa. El visitador abrió el postigo interior que comunicaba ambas casas, subió las escaleras y entró en su cuarto. La víctima sorprendida le reprendió su actitud verbalmente y se resistió físicamente. La esclava Isabel, testigo de lo ocurrido narró el acontecimiento con las siguientes palabras:

 

 

"…Vio como por un postigo que está entre la casa del dicho visitador y la del dicho don Rodrigo entró el dicho visitador y subió por las escaleras a los altos de la dicha casa donde estaba sola la dicha doña Juana y esta testigo como lo vio entrar y subir entendió que iba a visitar hasta que de allí a un rato oyó esta testigo gran ruido arriba y subió allá a ver lo que era y halló en el corredor a la negra Isabel, criolla del dicho don Rodrigo, llorando y por ver lo que era entró a la sala y se asomó a la puerta de un aposento allá donde vio que estaba el dicho licenciado Francisco Alonso de Villagrán luchando con la dicha doña Juana a brazos como que forcejeaba con ella y ella se defendía apartándole con los brazos y diciéndole ésta es la honra que vuestra merced da a mi hermano por haberlo hospedado en su casa y haberle hecho las buenas obras que le ha hecho…"

 

El violador intentó que la mujer aceptara, intentando convencerla de que se casaría con ella y de que era su marido. Obviamente, aún así, doña Juana se resistió, actuando de forma acorde con la moral de una persona de su rango social. Pero, la violación se consumó, pues como ella misma narró, "abrazándose con ella la tumbó en la cama que allí estaba e hizo lo que quiso y la corrompió y llevó su virginidad".

En medio del silencio de la siesta, los sucesos provocaron un gran escándalo que escucharon todas las personas presentes en la casa. Es más, todos se encaminaron hasta la habitación de doña Juana, asomándose uno tras otros para curiosear lo que estaba ocurriendo. Pues, bien, ¿qué actitud adoptaron estos testigos presenciales? A juzgar por los testimonios, la única realmente sorprendida y afligida fue la esclava Isabel que, tras asomarse a la habitación, se fue al pasillo y empezó a llorar desconsoladamente. En ese momento llegó Petrona Leal y, tras verificar con sus propios ojos lo que ocurría dentro del dormitorio, tranquilizó a la esclava, diciéndole "como ya los había visto y les había oído decir que se querían casar y, antes y después de lo susodicho, les vio esta testigo hacerse señas". La actitud del albañil Diego Velázquez fue aún más comprensiva con el violador. Tras escuchar el revuelo subió hasta la habitación y también se asomó. Pero, al maestro le pareció suficiente la respuesta que él mismo escuchó del visitador cuando le dijo en voz alta a doña Juana "no tenga pena vuestra merced que yo soy su marido". Por ello, entendió que se trataba de un asunto privado, amoroso e intrascendente y decidió volver a su faena por donde había subido y les dejó como estaban. Es decir, salvo Isabel, que la tensión del momento le provocó un llanto, María, Petrona y Diego no le dieron demasiada importancia a lo sucedido dado que sabían que hacía meses que mantenían una relación más o menos formal.

Queda claro, pues, que en general los testigos presenciales no intervinieron, pese a los gritos y los lamentos de la estuprada. De alguna forma entendieron que los hechos fueron consecuencia de las relaciones amorosas que ambos habían mantenido durante meses y, por tanto, la propia víctima los había propiciado. Esta reacción de los testigos tampoco nos sorprende. Se trata de una actitud típica desde la Edad Media, pues se pensaba que la mujer sentía un deseo irreprimible de forma que para ser creída debía gesticular mucho su dolor ante una violación. Así, pues, ninguno de los testigos intervino pese a los lamentos que escucharon de la víctima.

Después de ocurridos los hechos podría pensarse que la relación finalizó o se deterioró; no fue así, continuó fundamentada en la promesa que había recibido doña Juana de que el visitador finalmente la desposaría. Por ello, estaba dispuesta a perdonar y a olvidar si finalmente el visitador cumplía su promesa. Así, pues, la relación continuó de forma ininterrumpida tras la violación, aunque desconocemos si más accesos carnales. Rodrigo de Bastidas en su testimonio afirmó que le "corrompió su virginidad y durmió diversas veces con ella pasando a la mi casa cuando todos dormían…" Ningún testigo corroboró este extremo, aunque cabe la posibilidad de que en los meses sucesivos ocurriesen hechos similares más o menos consentidos por doña Juana.

Sí sabemos, en cambio, que dos meses después de la violación, estando recién parida doña Felipa Margarita, se quedó a dormir con doña Juana en su alcoba una doncella llamada Andrea de Ribadeneira. El riesgo de ser descubierta no impidió a doña Juana levantarse a hurtadillas de noche y acudir a su cita diaria con su amado. Sin embargo, Andrea se despertó a media noche y encontró que doña Juana no estaba en su lecho por lo que salió a su encuentro. Curiosamente, se encontró a la mulata María dormida en el pasillo. La despertó y averiguó que la había dejado allí doña Juana para que vigilase "para ver si salía alguien o si despertaban". Tras interrogarla supo que doña Juana estaba con el visitador y envío a buscarla. Ya había escuchado ruidos doña Juana y regresaba de vuelta a su alcoba, encontrándose con Andrea quien le recriminó duramente su actitud diciéndole que "cómo una mujer de sus prendas y tan principal y doncella" hacía eso. Doña Juana, igual de firme, le respondió que lo hacía porque el visitador le había prometido que se desposaría con ella antes de acabar la visita.

En el mes de octubre, nuevamente la esclava María fue testigo de cómo el visitador le regaló a doña Juana "un corsé para un jubón de tela de oro encarnada el cual compró Cifuentes, “hacedor del dicho visitador, de casa de Francisco de Aguilar". Pero, doña Juana de Oviedo comenzaba a impacientarse. Por lo que, poco después, tuvo una discusión con su amado, echándole en cara su tardanza en cumplir su promesa. Había pasado más de medio año desde que se produjo la violación. Doña Juana siempre pensó que el visitador finalmente se desposaría con ella y que la violación quedaría como el mejor guardado de sus secretos. Y pese a las buenas palabras del visitador lo cierto es que llegó el final de la visita y las peores sospechas de la víctima se cumplieron. Fue entonces cuando decidió, en colaboración con su hermano, iniciar las correspondientes acciones legales contra el infractor. En una sociedad como aquella doña Juana no se podía permitir el lujo de perder gratuitamente su virginidad.

Por otro lado, con tantos testigos presenciales no parece demasiado creíble que su hermano el regidor Rodrigo de la Bastida estuviese ajeno a lo ocurrido en su propia casa durante tanto tiempo. Probablemente, Rodrigo al igual que su hermana, prefirió esperar a ver si las cosas se solucionaban de la mejor manera, es decir, con un matrimonio más o menos voluntario del jurista. Todo valía si se conseguía, por un lado, guardar la apariencia social, y por el otro, perpetuar ambos apellidos como pretendían.

Pero desesperados ya de una solución amistosa comenzó la ofensiva social y legal de los Bastidas. Y digo la ofensiva social porque lo primero que hizo el regidor, antes de emprender acciones legales, fue hablar con el arzobispo de Santo Domingo para que compeliese al visitador a desposarse con su hermana, cumpliendo su palabra. Sin embargo, no parece que el prelado llegara a emprender ninguna acción o, si lo hizo, no tuvo efecto alguno. Esta conversación entre Rodrigo y el arzobispo vuelve a ratificar la idea que toda la parte damnificada tenía: estaban dispuestos a perdonar siempre y cuando se celebrase el esperado enlace matrimonial.

Sin embargo, el visitador no estaba dispuesto a cumplir su promesa. Había retornado a México y se sabía seguro de su privilegiada posición socio-económica como oidor que era de la Audiencia de México.

        Los dos hermanos se vieron obligados a litigar judicialmente, solicitando incluso la pena de muerte para tan grave delito. Rodrigo de la Bastida utilizó todo su poder para iniciar un litigio contra Villagrá. El punto de partida se produjo el 16 de enero de 1595 cuando doña Juana de Oviedo, ante el escribano público Miguel Alemán de Ayala, dio plenos poderes a su cuñado Juan Ortiz de Sandoval para que en su nombre emprendiera las acciones legales.

En la reclamación interpuesta por la parte acusante, se insiste en la existencia de varios agravantes: primero, que la víctima en cuestión era una mujer "honesta, recogida y principal y además nieta de los primeros conquistadores y pobladores de esta isla sus abuelos y bisabuelos". En este sentido, Gonzalo Rodríguez, en nombre de doña Juana de Oviedo afirmó que si "por un simple estupro cometido contra cualquier mujer se mete en prisión con mayor razón en este caso siendo doña Juana mujer principal…" Segundo, que actuó siempre con engaños porque tenían por cierto que si el dicho visitador no le hubiese prometido casamiento jamás hubiese consentido tener una relación sentimental con él. Y tercero, y último, el hecho de que fuera visitador y oidor le hacía "más culpable del delito".

        El presidente de la audiencia y gobernador de la Española Lope de Vega Portocarrero, con el apoyo de los oidores, los doctores Simón de Meneses y Juan Quesada de Figueroa, dieron la razón a su amigo Rodrigo de Bastidas. Concretamente, el 17 de febrero de 1595, ordenaron auto de prisión, ratificado al día siguiente, y "que la prisión sea su casa con un hombre que guardase". Asimismo, se solicitó al virrey de Nueva España que se tomase confesión y testimonio al licenciado Villagrá. Sin embargo, ni una cosa ni otra se llegó a cumplir. El acusado era lo suficientemente poderoso en México como para evitar que sus colegas cumpliesen la sentencia. De hecho, Rodrigo de Bastidas se quejó de que en Nueva España "no le quisieron prender", pese a la detallada información que proporcionaron los demandantes. El presidente de la audiencia de México y virrey de Nueva España Gaspar de Zúñiga y Acevedo, conde de Monterrey, acababa de tomar posesión de su cargo en mayo de 1595 y no se quiso enemistar con los oidores. Por su parte, Villagrá alegó que la Audiencia de Santo Domingo no tenía competencias para juzgar este caso. Por ello pedía que los oidores de Santo Domingo se abstuviesen de proseguir la causa y que se remitiese todo al Consejo de Indias.

Por ello, el 11 de octubre de 1595 dieron poder a Juan de Alvar, Diego Sanz de San Martín y a Gaspar de Esquinas, procuradores de corte, y a Esteban Marce y Diego de Castro, solicitadores de corte, vecinos de Madrid, para que prosiguiesen la causa ante el Consejo de Indias.

        No tenemos datos sobre la instrucción y fallo del proceso por el Consejo de Indias. Pero no parece que sufriera una condena importante. Y además su prestigio debió quedar más o menos limpio, pues, no en vano en 1605 se convirtió en miembro de dicho Real y Supremo organismo. En cualquier caso, el análisis de este proceso nos ha aportado interesantes matices sobre la forma de ver las relaciones sexuales y la violación de distintas personas de muy variada condición social.

        Lo primero que salta la vista es que la percepción que se tenía en el siglo XVI de la violación era distinta a la que se tiene en nuestros días. Los testigos presentes mientras se cometía el atropello no intervinieron probablemente porque interpretaron que, pese a esa resistencia puntual, los amores habían sido correspondidos por doña Juana. La idea que subyace en el fondo, propia de aquella época aunque inaceptable hoy, es que en mayor o menor media doña Juana había propiciado ese fatal desenlace. Juegos amorosos en los meses previos se pudo ver como un atenuante. Esta actitud se percibe muy claramente en el albañil Diego Velázquez que, tras observar que se trataba simplemente de un acto sexual, se marchó por donde había venido, sin darle más importancia, y prosiguió su trabajo en la casa.

Pero había un segundo atenuante; pese a que los Bastidas argumentaron en el proceso que el hecho de que el infractor fuese oidor era un agravante, lo cierto es que no era exactamente así. El alto statu socio-económico del infractor, similar al de su víctima, hacía que el asunto fuese menos grave y que además tuviese una fácil solución. Ni que decir tiene que si el violador hubiese sido no ya un esclavo sino un español o un criollo de baja extracción social el delito hubiese revestido una mayor gravedad y la condena hubiese sido mucho más contundente.

Pero también los Bastidas, estaban dispuestos a solucionarlo todo de buena manera, simplemente con el matrimonio. Es cierto que se trataba de una solución que solía ser usual en la España Moderna, para casos en los que el violador y la violada no eran personas casadas. Con ese objetivo doña Juana prosiguió su relación con el supuesto violador durante casi otro medio año como si nada hubiese pasado. Sólo cuando tuvo la certeza de que no habría matrimonio decidió litigar.

Pero también su hermano esperó a que el oidor se casase por las buenas; pero es más, luego antes de ir a juicio habló con el arzobispo por si había posibilidad de que se desposase, aunque fuese bajo la presión de la excomunión. Sólo cuando se vio agotada toda opción de matrimonio acudieron a juicio. Probablemente también querían evitar que se hiciese público en Santo Domingo un escándalo como ese en familias de tanto prestigio.

Tampoco parece que la justicia de Santo Domingo y menos aún la de Nueva España tuviesen una percepción especialmente grave de los hechos cometidos. Los oidores de Santo Domingo, probablemente muy presionados por la influencia de una familia como la de los Bastidas, dio orden de prender e interrogar al infractor, pero los oidores de Nueva España hicieron caso omiso del mismo. Pero, es más, a juzgar por los escasos resultados tampoco parece que el arzobispo de Santo Domingo se alarmara especialmente por el delito.

En general, la única garantía de protección de la mujer procedía de su entorno familiar. Si era una mujer de las que entonces se llamaban principales, esto se consideraba un agravante y las consecuencias para el infractor podían llegar a ser graves. Sin embargo si se trataba de una mujer humilde la situación variaba; pocas denunciaban y muchas menos ganaban sus demandas. Y por supuesto, si se trataba de una esclava, no existía posibilidad alguna de resarcimiento porque el esclavo tenía statu de cosa. Así era la sociedad del Antiguo Régimen.

En cambio, si era la mujer la que cometía adulterio, engañando a su esposo, tenía todas las papeletas para que el caso acabase con el asesinato de la adultera a manos de su ultrajado marido. Y para colmo, con causa justa porque se trataba de una venganza de honor, por ello, no extraña que muchos de estos asesinos acabasen siendo indultados por la propia Corona. Una justicia muy desigual para hombres y mujeres, como desigual era la posición social que ambos sexos desempeñaban en la sociedad del Antiguo Régimen.

 

 

PARA SABER MÁS

 

ARIÈS, Philippe y Georges DUBY (dirs.): Historia de la vida privada. La comunidad, el Estado y la familia en los siglos XVI-XVIII. Madrid, Taurus, 1991.

 

EINSENSTEIN, Zillah R. (Comp.): Patriarcado capitalista y feminismo socialista. México, Siglo XXI, 1980.

 

FOUCAULT, Michel: Historia de la sexualidad. La voluntad de saber. Madrid, 1978.

 

GÓMEZ CARRASCO, Cosme Jesús y María Jesús CEBRERO CEBRIÁN: “Poder familiar y violencia conyugal en el Antiguo Régimen. Notas sobre un caso concreto, Chinchilla siglo XVIII”, Revista de la Facultad de Educación de Albacete Nº 19. Albacete, 2004.

 

HERNÁNDEZ BERMEJO, María Ángeles: La familia extremeña en los tiempos modernos. Badajoz, Diputación Provincial, 1990.

 

LORENTE ACOSTA, M.: Mi marido me pega lo normal. Barcelona, Ares y Mares, 2001.

 

MIRA CABALLOS, Esteban: “Terror, violación y pederastia en la conquista de América”, Jahrbüch Für Geschichte Lateinamericas, Nº 44. Hamburgo, 2007.

 

NARANJO SANGUINO, Miguel Ángel y Manuel ROSO DÍAZ: “Violencia doméstica en la ciudad de Badajoz a principios del siglo XIX”, Revista de Estudios Extremeños, T. LXVIII, I, Badajoz, 2012.

 

SCOTT, Joan: Gender and the politics of History. Nueva Cork, Columbia University Press, 1988.

 

 

 ESTEBAN MIRA CABALLOS

UNA LLUVIA DE FUEGO CAYÓ SOBRE CARMONA. EL CÓLERA MORBO DE 1855

UNA LLUVIA DE FUEGO CAYÓ SOBRE CARMONA. EL CÓLERA MORBO DE 1855

         

 

          En la descripción de la llegada del cólera-morbo a Carmona el 18 de septiembre de 1855 por un testigo presencial, Manuel de Aguilar Tablada, presenta un panorama casi apocalíptico. Afectó casi a toda España pero en otros lugares duró varios meses, mientras que en Carmona hubo un hecho particular. Duró menos de dos semanas en las que perdieron la vida 1.386 personas, casi el 10 por ciento de la población. Dejemos hablar al documento que es de por sí muy representativo:

 

          “Se acostaron todos tranquilos la noche del 18 pero a poco parece que cayó sobre la infortunada ciudad una lluvia de fuego puesto que amaneció invadida simultáneamente por todos los puntos. El que esto escribe presintió la horrorosa catástrofe desde su cama, pues, apenas recogido oyó los desaforados golpes con que llamaban al don José Acuña que vive enfrente de su casa y volvieron a llamarlo y se repitieron los golpes y continuaron hasta el amanecer y apenas amanecido vinieron a avisar al que habla como hermano mayor que era de la caridad y huérfanas de que en cada una de esas casas había tres o cuatro invadidos y, cuando salió a la calle en fin se encontró con el cuadro más aterrador: unos corriendo a bandadas a las boticas que no podían dar abasto, otros 40 o 50 corriendo con los médicos y casi riñendo por llevárselos primero, otros cargando los útiles más precisos en carros, bestias o lo que encontraban y abandonando sus intereses huían desalentados con sus familias de la ciudad proscrita. Todos en fin con el sello de la muerte marcado en sus semblantes y tan profundamente afectados que ni una lágrima ni un lamento se permitían, silencio que continuó en los días siguientes y era, en verdad, aterrador, pues no dejaba oír más que el ruido sordo de los carros que constantemente atravesaban la ciudad en todas direcciones colmados de cadáveres para trasportarlos primero al cementerio público y después y a poco, lleno éste, a las horribles zanjas improvisadas...

           Duró la terrible invasión en toda su intensidad tres o cuatro días y enseguida principió a declinar tan rápidamente que a los quince apenas se contaba una nueva invasión; y éstas desde el sexto o séptimo día venían siendo tan benignas que apenas se desgraciaba ningún enfermo, al contrario de lo que sucedió en las invasiones de los cuatro primeros días, pues, de mil atacados se salvo si acaso uno y de aquí puede deducirse cuál sería el horroroso espectáculo de un pueblo en que fallecieron en tan poco tiempo quizás más de dos mil personas. De suerte que aunque en otras poblaciones se hayan contado más víctimas proporcionalmente ha sido en un período de seis o siete meses dando tiempo a que las autoridades tomen toda clase de medidas y proporcionen toda clase de auxilios...

           Horroroso por demás era en efecto el espectáculo que Carmona ofrecía en aquellas terribles horas, la mitad de la población había huido despavorida y la otra mitad o yacía en el lecho de la agonía, o auxiliaba en vano a los enfermos, o trasportaba al cementerio y a las zanjas los cadáveres de las víctimas, las calles solitarias apenas veían transitar más que a los horribles carros atestados de cadáveres o a los que llevaban los de sus parientes y amigos en burros por no tener lugar en aquellos, o bien a infelices moribundos que eran transportados en camillas a los hospitales improvisados para acabar de fallecer en ellos. Los curas sin descanso se ocupaban solo en administrar el santo óleo y alguno para continuar su trabajo tuvo que tomar una calesa.

(Archivo Municipal de Carmona, Actas Capitulares Libro 258).

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

EL CANAL DE PANAMÁ, UN PROYECTO ESPAÑOL DEL SIGLO XVI

EL CANAL DE PANAMÁ, UN PROYECTO ESPAÑOL DEL SIGLO XVI

 

 

       Como es bien sabido, el Canal de Panamá se inauguró el 15 de agosto de 1914. Se trata de 82 kilómetros que atraviesan el istmo desde el océano Atlántico al Pacífico y que supusieron junto al de Suez, inaugurado unas décadas antes, dos de los hitos hidráulicos de la Edad Contemporánea.

         Mucho menos conocido es el hecho de que fue España en el mismísimo siglo XVI la que se planteó por primera vez su construcción y que incluso se diseñaron varios proyectos. Fue Álvaro de Saavedra Cerón el primero que propuso la construcción de un Canal que uniese ambas orillas. La propuesta no encontró eco; pero en 1533 el teniente de gobernador de Panamá, Gaspar de Espinosa, natural de Medina de Rioseco, se dirigió al Emperador planteándole una vez más la idea de hacer navegable el río Chagres, solo con algunos arreglos. A Carlos V le pareció una gran idea en un primer momento y ordenó que se levantasen planos y un proyecto para llevar a cabo dicha construcción y así poder comunicar las posesiones españolas del Atlántico con las del Pacífico. Pero finalmente el proyecto se descartó en buena parte porque no eran tan simples esos arreglos y existían serias dificultades técnicas, y también por falta de empeño de las autoridades.

        Pero la idea siguió rondando por mucho tiempo la cabeza de los españoles. En 1590 José de Acosta decía que muchos habían platicado romper la siete leguas de distancia entre los dos océanos, anegando el terreno, y aprovechándose –decía- de que un océano estaba más bajo que el otro. Sin embargo, él se oponía al mismo alegando dos causas:

        Primera, que no había posibilidades técnicas en esos momentos de derribar el monte fortísimo e impenetrable que Dios puso entre los dos mares.

        Y segunda, que habría que temer el castigo divino por querer enmendar las obras que el Hacedor, con sumo acuerdo y providencia, ordenó en la fábrica de este Universo.

        La cuestión se retomó en tiempos de Felipe III que incluso llegó a encargar un proyecto a un grupo de ingenieros neerlandeses. Sin embargo, de nuevo el proyecto volvió a caer en saco roto por falta de numerario y por la sospecha de que dicho paso también podría ser utilizado por los enemigos para infringir daños al Imperio.

        Habrá que esperar al siglo XXI para que un consorcio de mayoría española, ampliara y desdoblara el Canal de Panamá. Dichas obras fueron inauguradas el 26 de junio de 2016. Premonitoriamente, un grupo empresarial liderado por la española Sacyr fue el elegido para esta obra faraónica. Y aunque la obra generó sobrecostes no previstos, huelgas de trabajadores y demoras finalmente se terminó una de las mayores obras hidráulicas emprendidas en lo que llevamos de siglo. Se culminaba así un viejo sueño que se inició prácticamente el día el que el jerezano Vasco Núñez de Balboa avistó el océano Pacífico un 25 de septiembre de 1513.

 

 

PARA SABER MÁS

 

ACOSTA, José: “Historia natural y moral de las Indias”. Madrid, Historia, 16, 1987.

 

ARAÚZ, Celestino Andrés: Un sueño de siglos: El Canal de Panamá, “Revista Tareas” n. 123, Panamá, 2006. En línea en http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/panama/cela/tareas/tar123/02arauz.pdf

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

MITO, REALIDAD Y ACTUALIDAD DE LA LEYENDA NEGRA

MITO, REALIDAD Y ACTUALIDAD DE LA LEYENDA NEGRA

 

 

 

          Ha escrito recientemente Richard L. Kagan, profesor de la universidad Johns Hopkins, contradiciendo a Elvira Roca, que la Leyenda Negra ha desaparecido casi del todo. En realidad solo pervive en la propia imaginación de los españoles debido a una serie de motivos internos.

          De hecho, desde mediados del siglo XX hay una amplísima simpatía en universidades europeas y americanas hacia la civilización hispánica. Morel Fatio, maestro de Marcel Bataillón, escribió que a España se le debía amar por haber cerrado el paso a los árabes, por haber salvado a la cristiandad en Lepanto y por haber implantado la civilización europea en el Nuevo Mundo. Sus palabras resultan desmedidas pero lo cierto es que tras él llegó un amplio grupo de historiadores europeos que se apasionaron con la historia del Imperio Habsburgo, creando cátedras de estudios Hispánicos en diversas universidades europeas y americanas. Entre los grandes hispanistas europeos contemporáneos no podemos dejar de citar a franceses como Pierre Vilar, Marcel Bataillón, Pierre Chaunu, Fernand Braudel, Bartolomé Bennassar, Joseph Pérez o Bernard Lavallé. Ingleses, como John Elliott, John Lynch, Hugh Thomas, Paul Preston, Trevor Dadson. Alemanes como Georg Friederici, Richard Konetzke, Horts Pietschmann, Karl Kout o Michael Zeuske. Y estadounidenses como Carlos Lummis, Lewis Hanke, Stuart Schwartz o Stanley G. Payne. Tampoco faltan hispanistas búlgaros –Tzvtan Todorov-, húngaros –Adam Szászdi-, checos –Josef Opatrný-, suecos -Magnus Mörner- e inluso isaraelíes -Tzvi Medin o Benzion Netanyahu-; son sólo algunos ejemplos. El historiador francés Pierre Chaunu escribió hace ya varias décadas: No se puede pensar sobre España sin amarla, no se puede estudiar el pasado de España sin interpretarlo… No disimulamos nuestra simpatía.

          En pleno siglo XXI, la temática de la Leyenda Negra vive un nuevo resurgir, pero no parte de las potencias opositoras al imperio hegemónico, como en el siglo XVI, sino de algunos intelectuales españoles. Éxitos sorprendentes como Imperiofobia y Leyenda Negra de María Elvira Roca Barea y otros que han proliferado a su sombra. Y aunque Richard L. Kagan afirma no tener respuesta para este resurgir la explicación parece clara: se trata de un instrumento político para reforzar la conciencia nacional española en un momento en que la unidad del Estado está cuestionada.

          Durante demasiado tiempo una parte importante de la historiografía española se ha empeñado tozudamente en negar la crudeza de las campañas militares del imperio en vez de negar la Leyenda Negra. Obviamente, los españoles ni inventaron las guerras de conquista, ni desgraciadamente fueron los últimos en perpetrarlas. La destrucción del más débil a manos del más fuerte ha sido una práctica recurrente desde la aparición de la civilización hasta pleno siglo XXI. Las consecuencias del posicionamiento de los que aludían a la Leyenda Negra, para en realidad defender la Leyenda Blanca, ha sido acallar cualquier crítica al pasado; fuimos maravillosos, y cualquier cosa negativa que se pueda decir es fruto de la Leyenda Negra. Y sin la posibilidad de crítica la ciencia histórica pierde todo su sentido.

          Ya hace casi medio siglo que Ángel Losada advirtió que la única vía para replicar la Leyenda negra era asumir las verdades que contiene y contextualizarlas, para de esta forma demostrar que los españoles actuaron igual que otros pueblos europeos en la Edad Moderna. En mi opinión ésta es la clave. La Leyenda Negra solo desaparecerá del todo cuando todos reconozcamos sin problemas los excesos que realmente se produjeron en el sometimiento del Nuevo Mundo. No se trata de acusar a los españoles de los males pasados y presentes de Hispanoamérica, ni tampoco de disimular o ablandar con falsos discursos lo que allí ocurrió. ¿Qué potencia colonial a lo largo de la Historia no ha practicado la guerra a sangre y fuego? La historia de la humanidad es por desgracia la crónica de la imposición del más fuerte sobre el más débil. Y esta percepción no es nueva, ya en el siglo I a. C. el historiador griego Dionisio de Halicarnaso aseguro que esta dinámica constituía una ley de la naturaleza que nada ni nadie podría cambiar. Y es que la guerra ha sido una constante en la historia de la humanidad, pues prácticamente todas las sociedades han compartido esa alternancia entre la guerra y la paz. En este sentido ha llegado a escribir Robert Ardrey, con grandes dosis de pesimismo, que el hombre se diferenció del chimpancé cuando durante miles de años de evolución hizo del hecho de matar una profesión. Y es que paradójicamente, como escribió Michael Nicholson, la guerra es una actividad genuinamente humana, una de las ocupaciones favoritas de la humanidad. Efectivamente, a lo largo de la historia han existido multitud de personas que han sostenido que las guerras eran tan inevitables como necesarias. Por poner un ejemplo concreto, el escritor del Siglo de Oro Francisco de Quevedo, sostenía que la guerra era inexcusable para conseguir la paz y de paso frenar la soberbia de los turcos y extirpar la idolatría de los indios. Y aunque obviamente no estamos en absoluto de acuerdo con este determinismo lo cierto es que encontramos enfrentamientos bélicos desde la misma Prehistoria. De hecho, se han localizado pinturas rupestres del Mesolítico, con más de quince mil años de antigüedad en las que se pueden observar pequeños grupos tribales en pleno combate arrojándose flechas. Pero sin salir del continente americano, los taínos, procedentes del continente y mucho más evolucionados, habían irrumpido siglos atrás en las Antillas Mayores, arrinconando a los macorises y siboneyes hasta convertirlos en residuales. Estos vivían de la caza y la recolección en un estadío casi paleolítico y quedaron al borde de su extinción. Cuando los españoles llegaron a las Antillas exterminaron a los taínos en medio siglo, pero a su vez estos estaban comenzando a ser desplazados en determinadas áreas por los belicosos caribes que estaban en proceso de expansión, afectando particularmente a la isla de Puerto Rico.

          Como ha escrito Ricardo García Cárcel no se puede estar a favor ni en contra de la Leyenda Negra porque como su propio nombre indica no se trata más que de eso, es decir, de leyenda. Tanto la Leyenda Negra como la Blanca parten de la manipulación de datos y abocan a conclusiones parciales y tendenciosas que no son más, como decía Moreno Fraginals, que una sola gran mentira.


 

PARA SABER MÁS:

 

GARCÍA CÁRCEL, Ricardo: La Leyenda Negra. Madrid, Alianza Universidad, 1992.

 

 

----- El demonio del Sur. La Leyenda Negra de Felipe II. Madrid, Cátedra, 2017.

 

 

KAGAN, Richard L.: “¿Por qué la Leyenda Negra? ¿Por qué ahora?, Cuadernos de Historia Moderna N. 43 (1), 2018.

 

 

MIRA CABALLOS, Esteban: Mito, realidad y actualidad de la Leyenda Negra (en preparación).

 

 

MOLINA MARTÍNEZ, Miguel: “La leyenda negra revisitada: la polémica continúa”, Revista Hispanoamericana. Revista Digital de la Real Academia Hispano-Americana de Ciencias, Artes y Letras Nº 2, 2012. Disponible en http://revista.raha.es/ (Fecha de consulta 31-5-2018).

 

 

RODRÍGUEZ PÉREZ, Yolanda y SÁNCHEZ JIMÉNEZ, Antonio (edis.): España ante sus críticos: las claves de la leyenda negra. Madrid, Iberoamericana, 2015.

 

 

VILLAVERDE RICO, María José y Francisco CASTILLA URBANO: La sombra de la leyenda negra, María José Villaverde Rico y Francisco Castilla Urbano (Dirs.), Madrid, Tecnos, 2016.

 

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS