Juan José Freire y Armijo nació en 1778 y murió en Carmona el 4 de febrero de 1851. Era hijo del capitán Francisco Freire, natural del pueblo de Santo Thomé, en Galicia, y de la carmonense doña Josefa de Armijo. Su hermano, el general Manuel Freire, destacó en la Guerra de la Independencia, sobre todo por su victoria sobre los franceses en la batalla de San Marcial.

        Juan José Freire, a diferencia de su hermano, decidió hacer carrera eclesiástica, desempeñando simultáneamente los cargos de presbítero y beneficiado de la iglesia de San Bartolomé de Carmona, así como los de examinador sinodal del arzobispado y vicario ecónomo. También fue administrador del hospital de San Pedro de Carmona, entre 1820 y 1826, así como hermano mayor -durante 21 años- de la cofradía de Jesús Nazareno de la misma localidad.

        Obviamente, Freire no destacó por su oficio de presbítero sino por su lucha en la Guerra de la Independencia y por sus ideas políticas. Efectivamente llevó una intensa actividad durante todo el período que duró el enfrentamiento con los franceses, participando en la Junta Revolucionaria de Carmona y en el reclutamiento del Batallón -después regimiento- de Cazadores de Carmona. También desarrolló una intensa actividad social a favor de los más desfavorecidos, cuidando a niños expósitos de la casa cuna, y gestionando eficaz y caritativamente el hospital de San Pedro.

        A partir de 1814, con la restauración de la Monarquía Absoluta, Freire desplegó todo un ideario liberal, verdaderamente inusual en un cura del siglo XIX. Él, que tanto luchó por la libertad, jamás aceptó el absolutismo restaurado por Fernando VII. Su ideario quedó de manifiesto en el discurso que pronunció en la iglesia Prioral de Santa María el 23 de julio de 1820 con motivo de la erección del nuevo Congreso Nacional, resultante tras el conocido pronunciamiento del Coronel Riego. No se conformó con defender las ideas liberales y republicanas, sino que además hizo una crítica feroz a la política llevada a cabo por la administración fernandina durante el Sexenio Absoluto. Elogió, haciéndose eco de las teorías de Montesquieu, la división de poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. Para él la prosperidad del Estado sólo se podía fundamentar sobre este triple reparto del poder. Clamó por la libertad del pueblo como un bien inalienable de todos los ciudadanos. Estaba convencido de que Dios ayudaría al pueblo español a conseguir esa libertad, al igual que guió hacia la misma al pueblo hebreo. Y finalmente, manifestó su simpatía por la República Romana frente a la tiranía de la fase imperial. Una defensa del régimen republicano que no debió sentar nada bien en amplios sectores sociales de la Carmona de 1820. Claro está que manifestar tan siquiera ligeras simpatías por el régimen republicano, aunque estuviesen referidos a la civilización romana, resultaban una auténtica afrenta para los ideales monárquicos de Fernando VII y de la mayor parte de los españoles de la época.

En definitiva, estamos ante un personaje excepcional en la difícil España decimonónica; un hombre que se enfrentó al conservadurismo y al absolutismo de la España fernandina.

 

BIBL.: J. J. FREIRE: Discurso pronunciado el día 23 de julio de 1820 en la iglesia Prioral de Santa María por D. Juan José Freire, presbítero, beneficiado propio de la parroquia de San Bartolomé, con motivo de la solemne acción de gracias que celebró el ilustre ayuntamiento constitucional de la ciudad de Carmona, por la instalación del Congreso Nacional, y juramento hecho por S.M. C. ante él. Sevilla, por D. Manuel de Aragón y compañía, 1820; E. MIRA CABALLOS, Esteban: "Juan José Freire: un personaje ilustre del siglo XIX hermano de Nuestro Padre", Boletín de la hermandad de Jesús Nazareno de Carmona, Nº 17. Carmona, 2000. E. MIRA CABALLOS: 1997: “Don Juan José Freyre: un presbítero liberal en la Carmona del siglo XIX", Carmona y su Virgen de Gracia. Carmona, 2000; M. C GÓMEZ MARTÍN Y M. T. LÓPEZ DÍAZ: El hospital de San Pedro (1615-1875). La evolución de la sanidad en Carmona. Carmona, Excmo. Ayuntamiento, 1997.

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

    

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: Ramón Talavera Rodríguez

Ilustre paisano D. Esteban Mira Caballos. Me ha encantado el trabajo aquí publicado por usted, como tantos otros sobre templos, hermandades y cofradías de Carmona, Escritos los suyos en los que con suma frecuencia he "bebido" (casi le diría que "pirateado") para un libro de "fantasías, leyendas e historia de Carmona" que estoy casi terminando. Le ruego encarecidamente que me conceda su beneplácito para citarlo continuamente en mi libro.
Muchas gracias de antemano. Atentamente, un cordial saludo.

Fecha: 29/05/2016 21:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.