20170314230504-00092280-html-m9d691f6.jpg

 

 

Incluimos en este apéndice un listado con todas las personas que tuvieron alguna relación con la conquista del Perú, y que estuvieron por tanto en algún momento de la década de los treinta. Hemos excluido del listado a todos aquellos que llegaron con posterioridad, y que participaron exclusivamente en la guerra civil entre pizarristas y realistas.

De la extensa lista, solo tenemos constancia cierta de su origen en 349 casos, pero la muestra es suficientemente amplia como para hacer algunos cálculos sobre el origen de las personas que llegaron a Nueva Castilla, en los años en los que se fraguó su conquista.

 

Origen

Nº absoluto

%

Extremeño

141

40,40

Andaluz

72

20,63

Castilla-León

67

19,19

Castilla-La Mancha

25

7,16

Vasco

14

4,01

Riojano

5

1,43

Navarro

4

1,14

Madrileño

4

1,14

Extranjeros

9

2,57

Otros

8

2,29

Totales

349

100,00

 

 

Llama la atención la extraordinaria presencia de extremeños, más del 40 por ciento, provocado en buena parte por el tirón que la familia Pizarro tuvo en Trujillo y en todo su entorno. Ya James Lockhart, en su estudio sobre los de Cajamarca, advirtió la mayor presencia de extremeños -27,5%- con respecto a los andaluces -25,9-1. Sin embargo, las diferencias se vieron ampliadas en los años posteriores, quizás a raíz del primer viaje de retorno de Hernando Pizarro en 1534. Le siguen en importancia los castellanos-leoneses y los de Castilla-La Mancha, mientras que el resto de orígenes peninsulares son muy marginales. Los extranjeros son obviamente pocos: tres italianos, dos portugueses, dos flamencos y dos griegos.

 

 

NOMBRE

ORIGEN

CARGO

Acosta, Juan de (capitán)

Barcarrota (Badajoz)

Llegó al Perú bastante después de su conquista, siendo alférez de Gonzalo Pizarro a quien acompañó en su expedición a la tierra de la Canela. Años después, pagó 1.000 castellanos al alférez Francisco de Olmedo por un caballo morcillo. Fue decapitado en abril de 1548 junto a Gonzalo Pizarro.

Agüero, Antón de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Agüero y Sandoval, Diego de

Deleitosa (Cáceres)

Caballero, reclutado por Pizarro en 1529 a su paso por su tierra natal. Tenía en esos momentos 18 años de edad y tomó parte en la tercera expedición, estando en abril de 1531en Coaque, cuando recibió una india que se apreció en cinco pesos de oro. Luego estuvo presente en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 5 de noviembre de 1534 se le asignaron los curacas del pueblo de Lunas en encomienda. En enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima. En 1536 llegó a la ciudad Diego de Agüero a la Ciudad de los Reyes, huyendo de su encomienda y dando noticias tan alarmantes como que todos los naturales estaban alzados y que se aproximaba un gran ejército. Desde agosto de ese año participó activamente en la defensa del cerco de Lima y, tras levantarlo, encabezó una persecución contra los indios huidos. El 5 de diciembre de 1537 se le concedió un escudo de armas. En 1538 estuvo junto a Hernando Pizarro en la toma de la sierra de Guiatara poco antes de la batalla de las Salinas. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. Fue apresado y estuvo a punto de ser degollado. Salvó su vida in extremis, muriendo en 1544.

Aguilar, Alonso

 

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado.

Aguilar, Bartolomé de

Trujillo (Cáceres)

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. Estando en Coaque lo envió el gobernador a Nicaragua con 30.000 castellanos de oro para que consiguiese refuerzos y provisiones. Cumplió fielmente su cometido y regresó con Hernando de Soto. Fue alguacil mayor de San Miguel, ciudad en la que permanecía en 1558.

Aguilar, García de

 

Ayudó al Emperador en 1534 con 30.000 pesos de oro y 35.000 marcos de plata. El 4 de agosto de 1534 estaba avecindado en Cusco. Posteriormente, residió en La Plata, regresando después a Lima. El 11 de febrero de 1564 fue presentado como testigo en un proceso presentado en Lima.

Aguilar, Gonzalo de

Segovia

No estuvo presente en la celada de Cajamarca, pues se encontraba junto a Almagro. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 800 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 362.775 maravedís y plata apreciada en 33 marcos y 2 onzas. Se desposó con Luisa Rodríguez, con la que tuvo dos hijos, Gonzalo y María de Aguilar.

Aguilar, Rodrigo

 

Nacido en 1503, fue soldado de Hernando Pizarro en la defensa del cerco de Cusco. En 1538 estaba avecindado en dicha ciudad.

Aguilera, Diego de

 

Llegó al Perú procedente de Nicaragua con Gabriel de Rojas. En 1536 fue uno de los primeros pobladores de Trujillo, participando, años después en la batalla de Chupas a las órdenes de García Holguín. Retornó a España, residiendo en el entorno para reclamar mercedes que nunca llegaron. Debió morir empobrecido en torno a 1555, pues su nombre desaparece de la documentación.

Aguirre, Francisco de

Talavera de la Reina (Toledo)

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado alcalde ordinario de la ciudad de Santiago de Chile.

Aguirre, Juan de

Arrigorriaga (Vizcaya)

Pasó al Perú en 1535 con Hernando Pizarro. Defendió Cusco del cerco de Manco Cápac. Luego luchó junto a Pizarro en la batalla de las Salinas. Al parecer, en 1540 regresó a su villa natal.

Aguirre el tuerto

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Aguirre, Pedro de

Vizcaya

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Regresó a España en 1533, avecindándose en Málaga, aunque con frecuencia visitaba su tierra natal.

Alarcón, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Alarcón, Lope de

 

Actuó de fiscal en el proceso que condenó a muerte a Diego de Almagro el Viejo.

Alba, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Albacete, Francisco de

 

Llegó al Perú con Almagro, no participando en la celada de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Albacete, Juan de

 

Quizás hermano del anterior, el 4 de agosto de 1534 figura como vecino de Cusco.

Albornoz

 

Una persona de este apellido aparece entre los almagristas encausados por Vaca de Castro en 1542.

Albornoz, Alonso de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Alburquerque, Alonso de

 

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Alcántara, Francisco Luis

 

En 1537 era vecino de la ciudad peruana de Trujillo.

Alconchel, Pedro de

Garganta de Campos, cerca de Béjar (Salamanca)

Participó como hombre de a pie y trompeta en Coaque, Puerto Viejo, isla de la Puná, Túmbez así como en la fundación de San Miguel de Tangarara. Luego tomó parte en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, dos meses después registró cinco esmeraldas por valor de 72.000 maravedís. Permaneció en Perú, dejando dos hijas legítimas, habidas con su esposa Ana María de Aliaga y un hijo ilegítimo mestizo, llamado Juan de Alconchel.

Aldana, Alonso de

 

Nacido en 1510, se halló en 1536 en la defensa del cerco de Cusco, a las órdenes de Pedro del Barco. En 1540 seguía avecindado en la capital incaica.

Aldana, Hernando de

Valencia de Alcántara (Cáceres)

Nacido en 1481, llegó con Pizarro en 1530. Se ofreció voluntario para ir a apremiar a Atahualpa en la tarde del 15 de noviembre de 1532, y el Inca estuvo a punto de asesinarle. Avisó a Francisco Pizarro del talante soberbio que traía el Inca. Luego participó en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Se avecindó en 1534 en la ciudad del Cusco. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 620 marcos de plata. Fue ejecutado por hombres de Gonzalo Pizarro en 1546, acusado de conspiración contra él.

Aldana, Lorenzo de

Cáceres

Nació en Cáceres en 1508 y representa un prototipo de conquistador, pues puso su espada siempre al servicio del señor que más le pagase. Fue un verdadero condotiero indiano. Desde 1523 estuvo junto a Pedro de Alvarado en Guatemala, pasando luego al servicio del gobernador de Santa Marta, García de Lerma. Con este último colaboró activamente en el sometimiento de los indios de su gobernación. Sin embargo, tras unas desavenencias entre García de Lerma y su sobrino Pedro de Lerma, éste decidió marchar a la gobernación de Nueva Castilla, siguiéndole su amigo Lorenzo de Aldana. Cruzaron todo el incario hasta llegar, después de varias semanas, a la Ciudad de los Reyes. Corría el año de 1534. Una vez en el Perú, el cacereño se enroló en las huestes de Diego de Almagro, con quien partió en 1535 a la conquista de Chile. En tan solo una década recorrió miles de kilómetros, desde Guatemala a Chile. Regresó con éste en 1537, siendo uno de los que apresó en Cusco a Hernando Pizarro. Luego, por ciertas desavenencias con Almagro, se pasó al bando pizarrista. El 16 de noviembre de 1537 fue testigo en el Tambo de Mala de una carta otorgada por Francisco Pizarro. Fue uno de los primeros que entró en Cusco para liberar a Hernando Pizarro, un 23 de septiembre de 1537. Poco después, el 13 de enero de 1538, fue designado teniente de gobernador y capitán general de Quito. Hacia 1540 regresó a Lima, donde fue recompensado con el cargo de capitán general de las tropas de dicha ciudad. En 1541, cuando el asesinato del marqués, se encontraba por orden de éste, pacificando Popayán. Cuando supo lo ocurrido acudió a Vaca de Castro, informándole de la traición de los Chile y fabulando que se querían alzar con la tierra. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas y desde 1544 estuvo junto a Gonzalo Pizarro. Desde entonces militó en el bando del trujillano, cayendo prisionero del virrey Blasco Núñez de Vela. Sin embargo, Aldana recobró su libertad, mientras el virrey era derrotado en la batalla de Añaquito, el 18 de enero de 1546. En recompensa por los servicios prestados, Gonzalo Pizarro lo nombró Gobernador de la ciudad de los Reyes, asignándole asimismo una encomienda de indios en Arequipa con una renta anual de 50.000 pesos de oro. En el mismo año de 1546, Gonzalo decidió enviar a su amigo a España con el objetivo de que obtuviese de la Corona su confirmación como gobernador del Perú. Sin embargo, fue interceptado en Panamá por el presidente Pedro de La Gasca y apresado. Éste último, que se caracterizó siempre por sus hábiles dotes diplomáticas, en vez de aplicar el peso de la justicia sobre él lo convenció para que se pasase al bando Real. Y el cacereño, tan oportuno como siempre, no dudó en aceptar. La Gasca lo envió a mediar con su antiguo jefe, pero todo fue inútil porque Gonzalo Pizarro, lo consideró un traidor a su causa. Obedeciendo órdenes de La Gasca, entró en Lima en abril de 1547. Justo un año después, estuvo presente en la batalla de Jaquijahuana que acabó con la derrota definitiva de su antiguo amigo y jefe. Pedro de La Gasca lo nombró corregidor de Lima. Sin embargo, en 1559 residía como encomendero en la provincia de Charcas, pasando unos años después a la ciudad de Arequipa. En esta ciudad le sorprendió la muerte en 1571.

Alderete, capitán Gerónimo de

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile, pero pocos años después lo encontramos avecindado en Potosí. De hecho, el 18 de marzo de 1554 se concedió escudo de armas a la ciudad Imperial, a petición de éste, en nombre de los demás vecinos.

Alemán, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Aliaga, Jerónimo de

Segovia

Nacido en la ciudad del acueducto, en 1508 pasó a Castilla del Oro. Era caballero y escribano de profesión, estuvo en toda la jornada descubridora, en Coaque y luego en Cajamarca, recibiendo una parte del botín. El 15 de mayo de 1533 adquirió dos esmeraldas valoradas en 58.500 maravedís. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Entre marzo y julio de 1534 hizo de veedor en la fundición de Jauja y Cusco, por ausencia temporal de su titular García de Salcedo. Asimismo, entre agosto de 1534 y 1536 fue contador, por ausencia en Castilla del titular Antonio Navarro. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. Unos meses después se le otorgó una encomienda en el pueblo de Chuquirecuay. Tomó parte, junto al licenciado Vaca de Castro, en la batalla de Chupas. Regresó a España en 1550, declarando al año siguiente en Valladolid, como testigo en la probanza de Hernán Mejía. Y aunque poco antes de su muerte intentaba regresar al Perú, su enfermedad se lo impidió. Falleció en la localidad de Villapalacios el 21 de abril de 1569.

Aliaga, Lorenzo de

Segovia

Hermano del anterior, estuvo presente en 1534 en la defensa del cerco de Cusco. Desempeñó el cargo de regidor de Lima así como otros oficios reales.

Aller, Diego de

Villa de Laguna de Negrillos, en tierras de la ciudad de León

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Almagro, Antón de

 

Perteneció al bando almagrista, pues debía tener algún parentesco con el mariscal del mismo apellido. Fue uno de los derrotados en la batalla de las Salinas, siendo su casa cusqueña saqueada por los pizarristas. Diego de Almagro le dejó en su codicilo de 1538, 1.000 pesos de oro. En 1539 era vecino de Lima, aunque vivía con extrema pobreza. En 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués por lo que fue procesado por el licenciado Vaca de Castro.

Almagro, Diego de El Viejo

Almagro (Ciudad Real)

Era natural de Almagro, aunque se crio durante los primeros años en la vecina localidad de Bolaños de Calatrava. Y ello, porque al ser ilegítimo fue entregado por su familia a Sancha López del Peral, vecina de Bolaños de Calatrava. El cronista Gutiérrez de Santa Clara lo hace natural de Trujillo, al confundirlo con una saga de personas de ese apellido que estaba avecindada en la collación de San Martín de dicha localidad. Marchó a Castilla del Oro en la armada de Pedrarias Dávila. Miembro de la compañía del Levante, estuvo presente en los principales lances de la conquista, aunque no en la celada de Cajamarca. Entre mayo y agosto de 1533 estuvo en Cajamarca fundiendo una buena cantidad de oro que había rescatado de los indios. El 23 de marzo de 1534 se radicó oficialmente en la ciudad de Cusco y, un mes después, en Jauja. Sin embargo, el 28 de agosto de ese mismo año estuvo presente en la fundación, por delegación de Pizarro, de la villa de San Francisco de Quito. Entre el 8 y el 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 16.232.485 maravedís. El 6 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir la enorme cifra de 19.357 marcos y cuatro onzas de plata. Tras la derrota en la batalla de las Salinas, en 1538, fue apresado y ajusticiado por Hernando Pizarro.

Almagro, Diego de el Mozo

 

Hijo mestizo e ilegítimo del mariscal, nacido en 1522 en la ciudad de Panamá. En 1535 aparece en Lima junto a su padre, participando en la campaña descubridora de Chile. Tras el asesinato de su padre quedó bajo la tutela de los Pizarro, esperando recibir en herencia la gobernación de Nueva Toledo. Organizó la conspiración que acabó con la vida del marqués, y luego fue nombrado gobernador del Perú. Fue derrotado en la batalla de Chupas y degollado en la ciudad de Cusco.

Almagro, Gerónimo de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Vencido en la batalla de Chupas, fue condenado a pena de muerte por Vaca de Castro.

Almagro, Isabel de

 

Mestiza, hija de Diego de Almagro y de la india Mencía. Su padre le dejó 1.000 pesos de oro en su testamento para pagar su dote de monja o su casamiento.

Almagro, Juan de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Almansa, fray Antonio de

 

El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 22.215 maravedís.

Almazán, Nicolás

 

El 14 de mayo de 1542 era vecino de Arequipa cuando se le concedió escudo de armas por sus servicios realizados junto al marqués en la defensa del sitio de Lima.

Almendras, Diego de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Almendras, Francisco de

Plasencia (Cáceres)

Nacido en 1509, era pariente lejano de los Pizarro y, al igual que ellos, de ascendencia hidalga. Presente como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en Cusco, entregando en ese mismo año a Hernando Pizarro 260 pesos de oro para el servicio del Emperador. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 544.800 maravedís y plata apreciada en 20 marcos. Estuvo siempre ligado a la familia Pizarro, luchando en la guerra civil junto a Gonzalo Pizarro. Cayó en manos de Diego Centeno quien en 1545 lo condenó a muerte.

Almendras, Martín

 

Había llegado al Perú en 1535 acompañando a Hernando Pizarro. Era hermano de Diego de Almendras, luchó igualmente en el bando de Gonzalo Pizarro durante la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Se casó con Constanza Holguín, hija de Pero Álvarez Holguín, con quien tuvo varios hijos legítimos.

Alonso, Gonzalo

 

El 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 7 marcos y 4 onzas.

Alonso, Gregorio

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Alonso, Hernando

 

Entre abril y agosto de 1531, estando en Coaque, recibió dos indias esclavas que se tasaron las dos en ocho pesos de oro. No sabemos si es el almagrista del mismo nombre que perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Alonso, Juan

 

Entre el 18 y el 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 152.520 maravedís y plata apreciada en 1.320 marcos. John Hemming incluye a un Juan Alonso entre los españoles muertos en la emboscada de Vilcaconga de 1533.

Alonso, Pedro (o Pero)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 27.660 maravedís.

Alonso, Tristán

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Altamirano, Antonio o Antón

Hontiveros (Ávila)

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en Cusco. En ese año entregó a Hernando Pizarro 400 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 695.575 maravedís. Alonso Borregán lo menciona en su crónica como uno de los testigos de los malos tratos que propinó Hernando Pizarro a Manco Cápac. Luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas, tras la cual fue destacado junto a otros para perseguir al huido Diego de Almagro el Mozo. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Alvarado, Alonso de

Secadura (Cantabria)

De origen Cántabro, hijo de Juan Sánchez de Alvarado y de María González de Agüero. En 1535 fue nombrado regidor de la villa de Trujillo (Perú). A mediados de ese año, reclutó hombres y fue a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas, Concedida por Francisco Pizarro. En 1536, meses después del alzamiento del Inca, fue avisado para que regresase con sus hombres a Lima. Entre el 25 de octubre y el 24 de noviembre de 1537 fue uno de los pizarristas que trataron de llegar a un acuerdo diplomático sobre la partición de las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. En la batalla de las Salinas fue capitán de toda la caballería, mientras que Gonzalo Pizarro lo fue de la infantería. El 28 de junio de 1538 fue designado gobernador y capitán general de Chachapoyas, al norte de Cajamarca, ciudad que el mismo había fundado. En 1541 seguía ostentando dicho cargo, obteniendo un hábito de Santiago. Participó en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542. Tras dicha contienda, se embarcó rumbo a España para hacer relación a su Majestad y reclamar mercedes. Tres años estuvo en España, obteniendo un hábito de caballería de Santiago así como el título de mariscal. También sacó tiempo para desposarse con una noble castellana, llamada Ana de Velasco. Pero, en 1546 se embarcó junto al presidente La Gasca rumbo al Perú. En 1554 volvió a luchar contra los rebeldes encabezados por Francisco Hernández Girón, siendo herido en la batalla y muriendo el 18 de diciembre de 1555, tras una vida dedicada a la guerra en servicio de la causa real. Dejó seis hijos, tres legítimos y otros tantos ilegítimos, que corrieron distinta suerte.

Alvarado, Diego de

Zafra (Badajoz)

Capitán que en 1537 fue uno de los que entraron en el palacio de Hernando Pizarro en el Cusco y lo apresaron. Sin embargo, fue uno de los que se opuso a su ejecución. El 13 de noviembre de 1537 acudió al encuentro de Mala junto a Diego de Almagro. En 1538 estuvo presente en la batalla de las Salinas, tras la cual fue apresado. Diego de Almagro el Viejo lo nombró albacea testamentario y teniente de gobernador de Nueva Toledo hasta la mayoría de edad de su hijo, Diego de Almagro el Mozo. Luego, regresó a España para informar al Emperador de los atropellos cometidos por los pizarristas. Murió poco después en la corte de Valladolid.

Alvarado, García de

 

Fue otro de los conjurados para matar al marqués. Cuando Diego de Almagro el Mozo, supo de la llegada de Vaca de Castro a Quito, envió a García de Alvarado al mando de un contingente de hombres con la intención de asesinarlo. Luego, en Cusco, liquidó a otro almagrista, el capitán Cristóbal de Sotelo. En represalia fue ejecutado por Diego de Almagro el Mozo y el capitán Juan Balça.

Alvarado, Gómez de

Zafra (Badajoz)

Otro de los capitanes almagristas que, en 1537, apresaron en Cusco a Hernando Pizarro. Sin embargo, también él se opuso a su ejecución. En 1538 estuvo presente en la batalla de las Salinas, después de la cual fue apresado. Tras pasar poco más de un año en Chile, regresó al Perú, fundando en 1539 la ciudad de León de Huánuco –hoy Huánuco a

secas-, en nombre de Francisco Pizarro. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, y luego luchó junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. A mediados de siglo desempeñaba el cargo de corregidor en la ciudad de la Frontera, en la región de Chachapoyas, al nordeste de Cajamarca, sorprendiéndole la muerte en 1556

Alvarado, Hernando de

Zafra

(Badajoz)

Natural de Zafra, al igual de que Gómez y Diego. El 13 de noviembre de 1539 fue nombrado regidor perpetuo del cabildo de San Juan de la Frontera en Chachapoyas.

Alvarado de Mirandilla, Hernando de

Mirandilla, tierra de Mérida (Badajoz)

Nació en torno a 1517, llegando a Guatemala en 1530 cuando aún era un muchacho. Poco después marchó al Perú en la hueste de Pedro de Alvarado, uniéndose luego a Diego de Almagro en su expedición a Chile. Fue uno de los capitanes de infantería de los almagristas en la batalla de las Salinas. Dice López de Gómara que murió en dicha contienda pero no parece que fuese exactamente así. Tras ser herido en una pierna huyó, ayudado por una india de su servicio, siendo asesinado poco después de un arcabuzazo en la cabeza por le propinó un criado de Hernando Pizarro. Su madre, Leonor de Becerra, viuda de Juan de Alvarado, interpuso pleito contra el trujillano en 1540.

Álvarez (licenciado)

 

Había sido oidor de la audiencia de Valladolid y en 1542 fue destinado a la audiencia de Lima.

Álvarez, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Álvarez, Juan

 

Testigo en una carta otorgada en Cusco el 29 de enero de 1540.

Álvarez de Almendral, Diego

Zafra (Badajoz)

Sirvió en las guerras civiles a las órdenes de Diego Centeno, en la facción oficial. Gonzalo Fernández de Oviedo, alude a él en su crónica. Fue alférez mayor de las tropas de Centeno y murió de un arcabuzazo en la batalla de Huarina.

Álvarez Holguín, Pedro

Cáceres

Lucho inicialmente en el bando pizarrista, pues acompañó a Alonso de Alvarado, que fue enviado por Francisco Pizarro para socorrer a su hermano en el Cusco. Sin embargo, debió pasarse al otro bando, pues en 1538 luchó junto a los de Almagro en la batalla de las Salinas. Sobrevivió, y el marqués lo envió a descubrir y poblar. En 1541, cuando murió el marqués estaba en dicha jornada. Al parecer, agradecido por el trato del marqués, no quiso unirse a Diego de Almagro el Mozo pese a que éste le ofreció una capitanía, además de dineros, armas y caballos. No solo no aceptó sino que fue nombrado justicia mayor del Cusco y comenzó el juicio contra los almagristas. Después salió de Cusco con 150 hombres para unirse a las tropas de Vaca de Castro. Perdió la vida en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, siendo maestre de campo del real de Su Majestad. Fue enterrado en la iglesia de la cercana ciudad de Huamanga.

Álvarez de Pinedo, Alonso

Aldea Centenera (Extremadura)

Tradicionalmente se le ha confundido con el marino y cartógrafo que navegó por el golfo de México, y descubrió el carácter peninsular de la Florida. Éste murió en un naufragio de su propia armada en 1520, mientras que el personaje de que hablamos fue alcalde ordinario de Cusco. En 1537 figura como pizarrista en el Cusco un Alonso Álvarez que probablemente sea la misma persona.

Ampuero y Cocas, Francisco de

Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

Nacido en torno a 1515, era hijo de Martín Alonso Ampuero y de Isabel de Cocas. Llegó a Perú en 1535 junto a Hernando Pizarro. Regidor en Lima desde el 16 de abril de 1536, Se desposó en 1538 con Inés Huaylas Yupanqui que había sido la concubina de Francisco Pizarro y madre de dos de sus hijos, entre ellas Francisca, heredera del patrimonio familiar. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Salvó la vida descolgándose por una ventana. Estuvo en la batalla de Chupas junto a Vaca de Castro, y luego militó en el bando de Gonzalo Pizarro. En 1551, dado que estaba casado con la madre de los hijos del difunto marqués, Francisca y Francisco Pizarro, recibió la orden de la audiencia de llevarlos a España. Se embarcó junto a ellos, su esposa y su hijo. De vuelta en Perú, luchó junto a Gonzalo Pizarro pero, tras la batalla de Añaquito, cambió de bando, encontrándose entre las tropas de la Gasca cuando se ganó definitivamente la contienda. El estar en el bando ganador le permitió desempeñar cargos como el de regidor, alguacil mayor, alcalde de la Santa Hermandad y alcalde de Lima. Tuvo una vida longeva, falleciendo en Lima el 23 de marzo de 1578. Dejó un hijo, don Martín de Ampuero Yupanqui que fue regidor perpetuo del cabildo de Lima.

Anadel, Pedro de

San Sebastián (Guipúzcoa)

Marinero y carpintero, participó a caballo en la jornada de Cajamarca. Regresó a su localidad natal.

Anaya, Bernardino de

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas, cargo para el que volvió a ser nombrado en abril de 1541.

Andrada, Nuño de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Andrés, Manuel (maese)

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 95.235 maravedís y plata apreciada en 28 marcos y 1 onza. El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal.

Andueza, Martín de

 

Participó como hombre de a caballo en el bando pizarrista en la batalla de las Salinas.

Ansúrez, Pedro de

Sahagún (León)

Fue enviado a España cuando Almagro marchó a Chile, para que solicitase que ni Almagro, gobernador de Nueva Toledo, ni Pedro de Mendoza, gobernador del Río de la Plata, entrasen en tierras de la gobernación de Nueva Castilla. En 1538 estaba de vuelta en el Perú y tomó, junto a los hombres de Hernando Pizarro, la sierra Guiatara, cerca de Cusco. En la batalla de las Salinas fue capitán de caballería. Cuando el marqués fue asesinado se encontraba en la provincia de Charcas. Al saberlo se fue a buscar a Vaca de Castro, resultando herido en la contienda de Chupas, el 16 de septiembre de 1542. Al año siguiente se embarcó rumbo a España, pero en el trayecto, a la altura de la isla Española el navío en el que viajaba tuvo un encontronazo con los corsarios y murió. Se hizo inventario de sus bienes en el Puerto de Santa María y figuraba una enorme relación de barras y de objetos de oro y plata procedentes del Perú. Lo heredó su hijo Diego Ansúrez, habido con Ana de Mercado, quien en 1555 pasó a Nueva España.

Antón, Gonzalo

 

Almagrista, murió en la cárcel. En 1542 era finado.

Añasco, Gerónimo de

 

Paje de Francisco Pizarro, a quien éste cita en su testamento, dejándole cien pesos de oro por cada año que lo sirvió.

Añasco, Pedro de

 

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito.

Arauz

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Arbieto, Diego de

 

En 1537 era regidor del cabildo de Lima y tenedor de los bienes de los difuntos, junto a Sebastián de Torres.

Arbolancha, Bartolomé de

 

En 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro lo incluyó en el proceso y mandó simbólicamente descuartizar su cuerpo.

Ardaya, Gómez

 

Acudió con gente de Arequipa y Charcas para sumarse a las tropas del licenciado Vaca de Castro.

Arévalo, Francisco de

Ávila

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en dos pesos de oro. No sabemos si se trata de la persona de este nombre que luchó e ñas Guerras Civiles en el bando Real y que en 1562 era vecino de Lima.

Argama, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Argote, Juan de

 

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Armenta, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Arribas, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Astudillo, Rodrigo de

 

En 1534 era vecino del Cusco, cuando Rodrigo de Herrera entregó a Hernando Pizarro 150 pesos de oro en su nombre, supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 350.460 maravedís. Adscrito al bando almagrista, fue apresado tras la batalla de las Salinas (1538) y trasladado a Cusco.

Atienza, Blas de

Segovia

En 1511, cuando tenía 22 años, llegó al Darién. Estuvo en Tierra Firme y en Panamá. Fue uno de los capitanes subordinados de Pizarro. En Coaque, el 14 de abril de 1531, fue nombrado contador interino por ausencia del titular Antonio Navarro. Poco después compró en almoneda algunos marcos de plata de su majestad por 12 pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara y alcalde ordinario en 1531. El 30 de julio de 1533 estaba en Cajamarca cuando entró a fundir oro que le había dado su cacique y por el que pagó 48.565 de quinto. En 1535 fue nombrado alcalde ordinario de la villa de Trujillo (Perú), siendo después regidor perpetuo. A finales de 1537 le encargó el gobernador la custodia del quinto real de los de Chile que estaba depositado en el valle de Chincha. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 seguía avecindado en Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Al año siguiente, seguía viviendo en dicha localidad pero decía estar casi ciego.

Ávalos (o Dávalos), Francisco de

Guareña (Badajoz)

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india y un indio que se tasaron en diez pesos de oro. Luego participó en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto de su botín, como hombre de a pie. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, aunque al año siguiente el marqués lo nombró regidor del cabildo de Lima. En ese mismo año regresó a España en cuatro naos con el dinero del Emperador y de los Pizarro, para que los entregara a Inés Rodríguez de Aguilar, pero en la Casa de la Contratación le secuestró parte de ello. En total, 2.200.173 maravedís en oro y plata, a cambio de un juro a perpetuidad de 73.340 maravedís anuales. Aún así pudo entregar a la hermana del marqués 4.552.500 maravedís. Entre el 14 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 208.100 maravedís y plata que se apreció en 252 marcos y 4 onzas. El 24 de septiembre de 1537 estuvo en una probanza sobre la toma de Cusco auspiciada por Francisco Pizarro en la que aparecía como alcalde ordinario de Lima. En 1537 fue impuesto por Francisco Pizarro como alcalde ordinario de Lima, pese a obtener un voto menos que Hernando de Montenegro. Poco después, el 2 de noviembre de 1537 fue testigo de la carta que expidió fray Francisco de Bobadilla por la que sentenciaba que Cusco caía dentro de la gobernación de Nueva Castilla. El 9 de julio de 1538 otorga una escritura de poder en Sevilla y declara ser vecino de Medellín, aunque también mantuvo su residencia de Guareña.

Avendaño, Pedro de

 

Nació en 1508, llegando a Perú en 1538. Desempeñó interinamente el cargo de contador interino entre 1537 y finales de 1539. El 12 de octubre de 1541, declaró ser vecino de Lima cuando figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Entre 1542 y 1544 ejerció interinamente el cargo de contador. Desde 1559 lo encontramos como secretario mayor de la audiencia de Lima. Tuvo una vida longeva, pues murió en Lima en 1598.

Ávila

 

El nombre de un Ávila jugador, aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Ávila, Alonso de

 

Era escribano en la villa de Trujillo, en Nueva Castilla, el 30 de julio de 1538 estuvo presente como testigo en el traslado de una escritura notarial.

Ávila, Luis de

 

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador- Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Azpeitia, Nicolás

Azpeitia (Vizcaya)

Caballero vasco nacido en 1517, presente en Panamá en 1529. Participó a caballo en la celada de Cajamarca, estando en el reparto del botín. Regresó con una estimable fortuna a su villa natal en 1534, donde aún vivía en 1541.

Bachicao (o Machicao), Hernando de

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Estuvo en Honduras y de allí pasó al Perú, luchando en el bando pizarrista. Se significó en la batalla de las Salinas, por lo que fue nombrado regidor de la ciudad de Cusco. Advirtió por carta secreta al gobernador de que los de Chile estaban preparando una conspiración para asesinarlo. El 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad. En los años 40 luchó en el bando de Gonzalo Pizarro, como capitán de Piqueros. Estuvo presente en la batalla de Iñaquito, pero desertó en la de Huarina, por lo que luego fue apresado y decapitado por orden de Gonzalo Pizarro.

Badajoz, Hernando de

 

En 1534 residía en Cusco cuando entregó 1.500 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. En 1545 estaba de regreso en España, concretamente en la ciudad de Valladolid.

Badajoz, Juan Alonso de

Badajoz

Nació en Badajoz en torno a 1487, y en 1531 se encontraba en Panamá, cuando se enroló en la expedición al Levante. Desde un primer momento sirvió a las órdenes de Diego de Almagro. No estuvo presente en la batalla de Cajamarca pero sí en las fundaciones de Jauja y de la Ciudad de los Reyes. Le correspondieron 671 pesos de oro. El 20 de junio de 1534 registró en Jauja quince esmeraldas, valoradas en 74.250 maravedís. El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 205. 305 maravedís. En esta última ciudad obtuvo en recompensa un solar para construir su casa. Poco después, fundió en Cusco más de 3.355 pesos de oro que le cupo como repartimiento del botín de guerra. Cuando comenzaron las discordias entre almagristas y pizarristas se mantuvo siempre fiel a su jefe. Después del asesinato del trujillano Francisco Pizarro, en 1541, Diego de Almagro el Mozo lo nombró teniente de gobernador de la Ciudad de los Reyes. También recibió la cuantiosa encomienda de Lucanas Laramate que todavía en 1577, cuando su poseedor era Pedro de Córdoba Guzmán, tenía nada menos que 2.811 tributarios, repartidos en 18 pueblos. Pero, poco tiempo estuvieron los almagristas en el poder. El 8 de julio de 1540, el Emperador nombró a Cristóbal Vaca de Castro como oidor de la audiencia de Panamá, llevando órdenes expresas para pacificar el Perú. Tras formar un amplio ejército fue a por Diego de Almagro, asesino de Francisco Pizarro, y lo derrotó en la batalla de Chupas, el 18 de septiembre de 1542. Juan Alonso fue depuesto de su cargo. En cambio, parece que conservó su encomienda, pues, nos consta que en 1561 el Conde de Nieva se la entregó a Pedro de Avendaño, escribano de cámara de la audiencia de los Reyes, por muerte del conquistador badajocense. Por tanto, Juan Alonso, aunque privado de todo poder político, mantuvo su rango económico y probablemente social. Tras el cambio político se marchó de la capital y se fue a vivir a la ciudad de Huamanga. En 1554, cuando contaba nada menos que con 67 años de edad, fue llamado por su amigo, el cacereño Francisco Hernández Girón, para que se incorporase a su rebelión. Sin dudarlo ni un momento, juntó toda la gente que pudo, se puso su armadura, montó en su caballo y se unió a él en Vilcas. El insurrecto lo nombró su maestre de campo. Pero poco duró en su puesto, pues, en la batalla de Chuquinga, librada en mayo de 1554, confundido con el propio Hernández Girón, fue herido de muerte.

Baena, Francisco de

Madrid

Caballero de origen hidalgo, estuvo en la conquista de Nicaragua y llegó al Perú en la hueste de Hernando de Soto. Participó como tal en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. Acompañó a Hernando Pizarro en la expedición que saqueó del templo sagrado de Pachacamac. En 1533, solicitó al gobernador licencia para regresar a España, siéndole concedida, por lo que al año siguiente estaba en la ciudad de Toledo, y al menos desde 1540 en la de Madrid.

Baeza, Juan de

 

Había estado en la expedición a Chile de Diego de Almagro el Viejo y luego se encontró entre los supervivientes de la batalla de las Salinas. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven.

Balboa, Bernardino de

 

Pasó al Perú con Diego de Almagro por lo que no estuvo presente en la celada de Cajamarca, aunque sí en la fundación de Jauja y en la toma de Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco, por lo que se halló entre los defensores del cerco. Luego se avecindó en La Plata, desconociéndose la fecha de su óbito.

Balboa, Francisco de

 

No estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja y en la toma de Cusco. Se halló asimismo en el cerco de esta ciudad, y posteriormente en la batalla de las Salinas. Sirvió en el bando Real en la batalla de Chupas y, aunque leal a Gonzalo Pizarro, parece que se estableció en San Juan de la Frontera, siendo alcalde ordinario de su cabildo. Murió en mayo de 1549.

Balboa, Juan de

 

Estuvo presente en la refundación del Cusco del 23 de marzo de 1534. El 29 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir un vaso de oro, cuyo quinto ascendió a 34.425 maravedís.

Balsa, Juan (capitán)

 

Estuvo con Diego de Almagro el Viejo, en calidad de criado y contador. Lo acompañó en su jornada por Chile y en la batalla de las Salinas. Fue albacea testamentario de Diego de Almagro, y, por tanto, curador de su hijo, Diego de Almagro el Mozo. El 15 de mayo de 1539 se impidió su salida del Perú. Éste lo envió a Trujillo para que informase puntualmente de la llegada de Vaca de Castro. En 1541, estuvo en el grupo que asesinó al marqués y luego, junto a Diego de Almagro participó en el asesinato de García de Alvarado quien a su vez había matado a Cristóbal de Sotelo. Fue el capitán general de las tropas almagristas en la batalla de Chupas. Consiguió huir con vida, junto a ocho o diez hombres, pero fueron asesinados todos ellos por los indios.

Baltasar, maese

 

Barbero, volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur.

Ballesteros

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Baño, Diego del

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Barahona, Francisco

 

Amigo personal de Hernando Pizarro, luchó en la batalla de las Salinas, en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, resultando muerto en el enfrentamiento.

Barahona, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barba, Francisco

 

Había participado en la pacificación de la región de Bracamoros, fijando su residencia inicialmente en la villa de Jaén. En el codicilo de Diego de Almagro lo cita como su criado y dispone que se le den 1.000 pesos de oro, en atención a que era pobre y lo había servido fielmente.

Barba, Pedro

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, figurando, en 1542, entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Barba Cabeza de Vaca, Cristóbal

Sevilla

De origen hidalgo, pasó a las Indias en 1529, estando en la fundación de Cartagena de Indias. Luego pasó a Perú estando junto a Martín Estete en la fundación de Trujillo. Estuvo con Diego de Almagro en la expedición a Chile. Con posterioridad sabemos que luchó en el bando Real en la batalla de Jaquijahuana. Fue vecino y alcalde ordinario de La Plata, viéndose implicado también en la revuelta gironista. Murió en un asedio indígena a la recién fundada villa de San Francisco de Jujuy.

Barba Cabeza de Vaca, Ruy

Sevilla

Desde su llegada al Perú, acompañó siempre al mariscal Alonso de Alvarado. Estuvo con él en la pacificación de la provincia de Chachapoyas, y luego en la expedición que desde Lima fue enviada al socorro de Cusco. Estuvo entre los derrotados en el puente de Abancay, aunque sobrevivió. En 1541 estaba en Lima cuando fue asesinado el marqués. Junto a Vaca de Castro luchó en la batalla de Chupas. Fue regidor varios años en Lima y murió de muerte natural el 11 de marzo de 1589.

Barbarán, Juan de

Illescas (Toledo)

Era un baquiano que había estado presente en la conquista de la Española, Nicaragua y Tierra Firme. Participó como hombre de a caballo en la celada de Cajamarca, siendo uno de los beneficiarios del reparto del botín. En 1538 recibió una buena encomienda en la provincia de Vilcas y además fue elegido alcalde ordinario de Lima. En 1541 llegó junto al marqués justo después de su asesinato. Fue uno de los que retiró el cuerpo de la picota pública, colaboró en su amortajamiento y lo enterró. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Sin embargo, poco después debió marchar al encuentro del licenciado Vaca de Castro, tomando parte en la batalla de Chupas. El 8 de marzo de 1543 fue compensado su esfuerzo con una encomienda en término de Trujillo de indios que habían sido de Diego Verdejo. Dictó su testamento el 10 de julio de 1539 y un codicilo el 12 de junio de 1542, aunque sobrevivió bastantes años más. Se desposó con María de Lezcano, con quien tuvo cuatro hijos. Debió fallecer en los primeros meses de 1549, pues el 10 de julio de 1549 el virrey La Gasca otorgó carta de sucesión de su encomienda a favor de su hijo Pedro de Barbarán.

Barco, Pedro del

Montijo (Badajoz)

Natural de Montijo, aunque el Inca Garcilaso lo hacía erróneamente de Lobón. No estuvo en el reparto del botín de Cajamarca, aunque es conocido que fue uno de los que se encargaron de la custodia de Atahualpa, durante el tiempo que permaneció preso. El 23 de marzo de 1534 fue nombrado oficialmente regidor del primer cabildo del Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 600 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Amigo de Hernando de Soto, fue con él en la avanzadilla que se dirigía desde Cajamarca al Cusco. Entre el 9 y el 18 de julio de 1535 entró a fundir en la capital inca oro de rescate por valor de 1.829.405 maravedís así como 77 marcos y 4 onzas de plata. Un mes después, concretamente a primeros de agosto de ese año, seguía en la ciudad imperial inca cuando registró una esmeralda que se valoró en 24.750 maravedís. En ese mismo año fue en compañía de Francisco de Villafuerte y de Juan Flores a tomar un peñón que estaba en manos de los indios rebeldes. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que le infringía malos tratos. También Diego de Almagro el Mozo, lo incluyó entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. En 1537 estaba en Cusco a las órdenes de Hernando Pizarro. Posteriormente, luchó junto a Gonzalo Pizarro, pasándose después al bando de La Gasca. El 20 de junio de 1543, siendo vecino de Cusco, recibió escudo de armas. Cayó en poder de Francisco de Carvajal, lugarteniente de Gonzalo Pizarro y fue ajusticiado.

Barragán, Rodrigo

 

Almagrista, lucho en la batalla de Chupas, siendo ejecutado después en Huamanga.

Barrantes, Pedro de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú con los hermanos Pizarro en 1530, estando presente en Túmbez y en la toma de Cajamarca. En el reparto del botín de Cajamarca, figura entre los caballeros, recibiendo 8.880 pesos de oro y 362 marcos de plata. En 1534 regresó rico a su ciudad natal, comprando el señorío de La Cumbre. El 26 de junio de 1535 se encontraba en Sevilla, reclamando el oro suyo y de otros compañeros que le habían confiscado los oficiales de la Casa de la Contratación. Fue regidor del cabildo de Trujillo, cargo que seguía ostentando en 1550. Tuvo varios hijos legítimos, heredando el mayor, Juan de Barrantes, el señorío de la Cumbre.

Barrasa, Pedro

 

Llegó al Perú con Diego de Almagro, no tomando parte en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja, ciudad en la que se avecindó oficialmente el 20 de abril de 1534.

Barrera, Pedro de la

Madrid

Caballero, participó como tal en la celada de Cajamarca y en el reparto del botín. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró catorce esmeraldas por un valor de 130.500 maravedís. Sin embargo, poco después debió regresar a su localidad natal, concediéndosele el 14 de enero de 1537, un escudo de armas.

Barrientos, Alonso de

Valencia de las Torres (Badajoz)

Pasó al Perú en 1534, luchando junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. Fue apresado y condenado a destierro a galeras de por vida. Pero nunca se ejecutó la sentencia o se conmutó con su salida a Chile, donde estaba en 1549. Sin embargo, retornó, pues en 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrientos, Cristóbal de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrientos, Cristóbal de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

Llegó a Perú en 1534 en la hueste de Pedro de Alvarado, afincándose en Cusco, donde sufrió el cerco de los hombres de Manco Cápac. Con Vaca de Castro luchó en la batalla de Chupas. En 1547 estaba en su localidad natal, pero debió regresar a Perú, pues en 1562 está documentado en Lima.

Barrientos, Juan de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 18 de junio de 1534, Luis Hernández, en Jauja, fundió cierto oro en su nombre.

Barrionuevo Parra, Francisco de

Soria

Había estado en la conquista de Puerto Rico y luego en la represión de la rebelión de Enriquillo en la Española. En 1540 estaba en el Perú, y se vinculó desde el primer momento a los pizarristas, motivo por el cual tuvo que huir tras el asesinato del marqués. Vivió en Lima y luego en la Plata. Su hija, Ana de Mena, le sucedió en su encomienda. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Loja y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Barrios, Juan de

 

Estuvo en el golfo de las Higueras y en Nicaragua, llegando después a Panamá. Pasó a Perú en la hueste de Diego de Almagro, afincándose oficialmente en Jauja el 20 de abril de 1534. Cuatro meses después se le asignó una encomienda en Ica. En 1538 fue enviado por Francisco Peces a informar a Almagro de la liberación de Gonzalo Pizarro y Alonso de Alvarado. Se le recompensó su fidelidad al bando pizarrista con una hacienda que había sido propiedad de Almagro, mientras que el 23 de octubre de 1540, se le concedió el repartimiento de Aquimixena en el valle de Ica. En 1541 salió electo como alcalde ordinario de Lima, pero fue depuesto poco después por los almagristas. Murió poco después heredando sus bienes su hijo Juan de Barrios el Mozo, habido con su esposa Teresa de Salazar.

Barrios, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Barrios, Pedro de

 

Capitán, murió en la batalla de Huarina.

Bazán, Diego de

 

El 23 de marzo de 1534 fue nombrado regidor del primer cabildo del Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 500 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 19 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 2.125.810 maravedís y plata apreciada en 1.282 marcos y 4 onzas. Tenía una compañía con Gonzalo Gutiérrez. Se terminó enemistando con Hernando Pizarro, motivo por el cual luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas.

Bazán, Juan de

Segura de León (Badajoz)

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Bebero, Marcos

 

Testigo en una carta otorgada en Lima el 6 de abril de 1546.

Becerril, Antonio

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 288.150 maravedís. Al parecer, lo mataron poco después sus propios indios de encomienda.

Bejarano, Álvaro

Trujillo (Cáceres)

Hijo de Pedro Gutiérrez y de Inés Durán. Sabemos que era vecino de Cusco, ciudad en la que testó el 7 de octubre de 1567, mandando construir una capilla y una capellanía en la iglesia de San Martín de su ciudad natal.

Bejarano, Juan

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en 1525 y pese a su origen luchó junto al bando Real en la batalla de Iñaquito, donde fue apresado. Al parecer, en 1561 el Virrey Conde de Nieva lo nombró Gentilhombre Lanza del Reino.

Bejasino, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Belalcázar, Sebastián de

Belalcázar (Córdoba)

Llegado en la armada de Pedrarias Dávila. Se incorporó a la expedición pizarrista poco después de salir de Coaque, tras llegar con la gente de Nicaragua. El 31 de diciembre de 1532 fundió en la isla de la Puná cierto oro que rescató en la costa y que se apreció en 231.155 maravedís. Participó como capitán de caballería en la celada de Cajamarca y en el reparto de su botín. El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito y posteriormente en la de Santiago de Guayaquil. Ostentó el cargo de teniente de gobernador y capitán general de Quito. En 1536, meses después del alzamiento del Inca, fue avisado para que regresase con sus hombres a Lima

Beltrán, Alonso

 

Llegó de Nicaragua con Sebastián de Belalcázar, incorporándose a la expedición pizarrista poco después de la salida de Coaque.

Beltrán, Hernando

Triana, Sevilla

Marinero de oficio, nació en 1496 y pasó al Perú con Hernando de Soto, participando a caballo en la jornada de Cajamarca. Fue de los que regresó, probablemente junto a Hernando Pizarro. Desde 1535 lo encontramos residiendo en Triana, Sevilla, solicitando y recibiendo un blasón de armas. Debió tener una vida longeva, pues en 1546 aún vivía, mientras que en 1572 se decía que era difunto.

Beltrán, Ventura

Medina del Campo (Valladolid)

Hidalgo nacido en torno a 1509, llegó después de la conquista del incario, a comienzos de la década de los 40. Luchó en el bando de Gonzalo Pizarro y aún vivía en Lima en 1551.

Beltrán de Castro, Nuño (capitán)

 

Vivía en Panamá en 1532 cuando llegó al Perú como veedor de Diego de Almagro. No estuvo presente en la celada de Cajamarca, a donde llegó después, fundiendo oro en nombre de Diego de Almagro, en dicha ciudad el 13 de mayo de 1533. Participó en la hueste que realizó el trayecto entre Cajamarca y Cusco, entrando en la capital incaica, donde se avecindó. Al año siguiente fue nombrado alcalde ordinario de dicha urbe, disfrutando además de un buen repartimiento de indios. El 14 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 565.810 maravedís, así como plata apreciada en 185 marcos. A mediados de 1537, el gobernador lo puso al frente de 40 hombres en un cañaveral, cerca de Mala, para emboscar a Almagro si fuese necesario. Al año siguiente estuvo con Pedro de Valdivia en la toma de la sierra Guiatara, poco antes de la batalla de las Salinas. Luego fue capitán de arcabucería de la hueste de Francisco Pizarro.

Bellosillo, Andrés de

Sepúlveda (Segovia)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Es posible que muriese prematuramente, pues su nombre desaparece de la documentación.

Benavente, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Benavente, Hernando de

Zamora

Estaba en 1530 en Panamá, llegando al Perú en la hueste de Diego de Almagro. Se estableció en San Miguel y poco después acompañó a Sebastián de Belalcázar a la conquista de Quito. Luchó en el bando Real, estando en la batalla de Iñaquito, y luego regresando al norte de Quito, para su pacificación.

Benavides

 

En 1537 fue uno de los almagristas que iba en la vanguardia cuando entraron en Cusco.

Benavides, Ana de

 

Mujer de Hernando de Sepúlveda. La nombra Diego de Almagro en su testamento para que ella y su esposo se encarguen de su hija Isabel de Almagro.

Benítez, Pedro

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Berlanga, Juan de

Aldea de Ballesteros, merindad de Trasmiera (Cantabria)

Presente como hombre de a pie en Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Falleció en 1536 a manos de los indígenas. Su viuda, en su nombre y en el de sus dos hijos menores, reclamó sus bienes.

Bermeo, Martín (o Machín) de

 

El 25 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando fundió dos vasos de oro que le había dado el gobernador. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 37 marcos y 4 onzas de plata.

Bermúdez, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Bernal, Cristóbal

 

El 26 de julio de 1540 era vecino de San Miguel de Tangarara cuando se le concedió escudo de armas.

Bernal, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Bernal, Rodrigo

Cantalapiedra (Salamanca)

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. Luego pasó a Chile con Almagro, y sobrevivió a las batallas de las Salinas y de Chupas. Luego tomó parte en la batalla de Jaquijahuana, en el bando de Pedro de La Gasca. Pese a su participación, esta vez en el bando vencedor, no obtuvo ninguna merced de significación. A finales de 1568 se le documenta por última vez en Lima.

Bernaldo de Quirós, Francisco

 

Había estado desde 1527 en Nueva España, pasando luego a Centroamérica y finalmente a Perú. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. En su casa alojó a Núñez de Vela por cuyo motivo Gonzalo Pizarro lo desterró de nuevo a Nueva España. Pero no cumplió la condena, luchando junto a La Gasca en la batalla de Jaquijahuana. Murió hacia 1562 y dejó como heredera a su hja Mariana de Quirós que se desposó con Sancho de Paz.

Berrío, Francisco de

Villa de Ugíjar en las Alpujarras (Granada)

Hermano de Juan de Berrío, se contó entre los derrotados en el puente de Abancay. Pero debió cambiar de bando, pues luchó con los almagristas tanto en las Salinas como en Chupas. Curiosamente, estuvo en el bando Real en la batalla de Iñaquito pero tras ser apresado cambió de nuevo de bando y se pasó al pizarrista. Sin embargo poco antes de la batalla de Jaquijahuana volvió a pasarse al bando Real y estuvo entre los vencedores. En 1572 aún vivía en Perú cuando el virrey Toledo le otorgó 300 pesos de renta sobre los indios de Cayaotambo.

Berrío, Juan de (capitán)

Villa de Ugíjar en las Alpujarras (Granada)

Hijo de Ruy Díaz de Berrío y de Francisca de Esquivel, hasta 1536 estuvo en Santa Marta, junto a García de Lerma. Cuando los indios de Manco Cápac sitiaban Lima llegó al Perú. Pizarro lo reenvió a Panamá a por refuerzos. El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. El 22 de diciembre de 1537 su madre, ya viuda, reclamaba en la Casa de la Contratación 205 pesos de oro que le había enviado su hijo desde el Perú. Su nombre aparece entre los encausados por la muerte del marqués, ya que siendo alcalde de Huamanga acataron al nuevo gobernador Diego de Almagro el Mozo. El granadino vivió bastantes años Huamanga, pasando la última época de su vida en Cusco. Allí se desposó con Isabel de Orozco y en segundas nupcias con María Manrique, teniendo hijos con ambas que perpetuaron su estirpe en el Perú. En 1571, seguía vivo pues declaró en un juicio.

Betanzos, Juan de

¿Valladolid?

En su vida sigue habiendo numerosas incógnitas. Se llamaba Juan Díez de Betanzos, pero, al parecer él usaba solo el segundo de sus apellidos. En Valladolid había una familia de este apellido, Francisco de Betanzos, procurador, y sus hermanas María López de Betanzos y Ana López de Betanzos. Esta última estaba casada con el ensayador Pedro de Espina, que pasó a México a ejercer su oficio. Por lo demás, sabemos que estuvo en La Española algunos años, ejerciendo en la década de los treinta el oficio de escribano. Quizás llegase al Perú en 1537 enrolado en el navío que envió la audiencia de la isla, a cargo de Diego de Fuenmayor. El 12 de octubre de 1541, lo documentamos por primera vez en Perú, cuando declaró como testigo en Lima en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Al año siguiente está documentado en Cusco, y además como un experto en quechua, por lo que participó como tal en las pesquisas del gobernador Vaca de Castro. Por aquellas fechas se desposó con doña Angelina, prima de Huáscar y Atahualpa, que había sido la amante de Francisco Pizarro, con la que éste procreó a dos de sus hijos. Gozó de una posición de privilegio, disfrutando de una encomienda de indios y de las rentas de su noble esposa. Estuvo en el bando de Gonzalo Pizarro, pero poco antes de la batalla de Jaquijahuana, fue apresado por La Gasca y decidió cambiar de bando. Ello le garantizó una situación airosa al final de la contienda. En 1565 el virrey Antonio de Mendoza le encargó la redacción de una historia de los incas con la que a la postre pasó a la historia.

Biedma, Diego de

Baeza (Jaén)

Diego de Almagro en su codicilo de 1538 afirma que éste era su camarero y que le debía algún dinero de un objeto que compró para él en almoneda. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Bilbao, Martín de

 

Soldado llegado al Perú en 1534 entre la hueste de Pedro de Alvarado. Militó en el bando almagrista, sufriendo la gran derrota de 1538 en las Salinas. Al parecer, fue él quien le dio la estocada mortal en la garganta a Francisco Pizarro en 1541. Murió en la batalla de Chupas y su cuerpo fue mandado descuartizar por Vaca de Castro.

Blázquez, Juan, doctor

¿Trujillo? (Cáceres)

Es posible que llegase al Perú en 1535 junto a Hernando Pizarro. En pocos años se ganó la confianza del gobernador. En 1538 era asesor del cabildo de Lima y poseía una buena encomienda. Con motivo de la muerte de la emperatriz, el almagrista Manuel del Espinal se puso de luto y éste lo apresó por ese motivo. En 1541, cuando el asesinato del marqués, era teniente general del gobernador. Fue apresado tras escapar al convento de Santo Domingo y su casa saqueada. Su mujer, hermana del obispo fray Vicente Valverde, y sus hijos, se salvaron porque el almagrista Diego Méndez los escondió en su casa. A primeros de noviembre de 1541, aprovechó un descuido de sus captores para fugarse en compañía del obispo, embarcándose en un navío que terminó aportando a Túmbez. De ahí pasaron en balsas a la isla de la Puná donde, a finales de ese mes de noviembre de 1541, fueron capturados, asesinados y comidos con ají, por los naturales.

Blázquez, Luis

 

El 25 de enero de 1550 fue testigo en una carta otorgada en Lima.

Bobadilla, fray Francisco de, O. de M.

 

Presente en el Perú desde 1536 procedente de Panamá. Fue uno de los intermediarios en la disputa entre Almagro y Pizarro.

Bocanegra, Andrés de

 

Marinero que iba a bordo del barco de Bartolomé Ruiz cuando éste fue a recoger a los hombres que permanecían en la isla del Gallo. En la tercera expedición, estando al mando de una de las balsas que trasladaba a la expedición desde la Puná a Túmbez, fue asesinado por los indios.

Bohón, Juan

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Bonilla, Juan

 

Presente en el reparto del botín de Cajamarca

Borrallo, Juan

Andaluz

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. No parece que regresará a Perú.

Borregán, Alonso

 

No estuvo presente en la primera conquista, pues llegó al Perú en 1535, avecindándose en la ciudad de Trujillo. En octubre de 1537 fue enviado en un barco, capitaneado por Francisco Martín de Alcántara, en persecución de una balsa regida por Luis García Samames que pretendía encontrar un barco e ir a informar a España de los agravios cometidos contra Almagro. Participó en las guerras civiles, simpatizando con el bando almagrista. Escribió una obra titulada la Conquista del Perú, que ha sido editada en varias ocasiones y que resulta de gran utilidad para reconstruir ese período histórico. Estuvo desposado con una hija de Juan de Osorno, propietario de un repartimiento en el valle de Tucome.

Boscán, Felipe

 

Llegó a Perú en la expedición de Diego de Almagro por lo que no estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja, donde se quedó de guarnición. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. A finales de 1537 fue enviado por Hernando Pizarro al valle de Ica en busca de alimentos pero fueron atacados por los almagristas y debieron regresar al campamento. Pese a todo debió simpatizar con los de Chile, pues a principios de 1538 estaba en Cusco cuando fue enviado como mensajero por Francisco Peces a informar a Almagro. Fue detenido por los pizarristas y conducido a Lima. En 1540 vivía en San Juan de la Frontera, ostentando poco después el cargo de regidor .

Bravo, Diego

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Arequipa y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Bravo, Juan

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 15.445 maravedís.

Bravo, Pedro (Bachiller)

 

El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 372.280 maravedís y plata apreciada en 27 marcos y 4 onzas.

Bravo, padre Rodrigo

 

En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa.

Briceño, Alonso de

Benavente (Zamora)

Llegó en torno a 1525 a Panamá, siendo uno de los Trece de la Fama. En la tercera expedición estuvo en Coaque, recibiendo en agosto de 1531 dos indias que se apreciaron las dos en seis pesos de oro. El 25 de agosto de 1532 estaba en San Miguel de Tangarara cuando registró dos anillos de oro que se apreciaron en 450 maravedís. Tomó parte, como jinete, en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto de su botín. En 1534 retornó a su villa natal con carácter definitivo.

Briones, Lázaro de

Marchena (Sevilla)

Lázaro de Briones, nacido en 1518 y natural de Marchena, era hijo de Alonso de Briones, estuvo en la defensa del cerco de Cusco, frente a las tropas de Manco Cápac. Luego tomó parte en la guerra civil entre pizarristas y realistas, siendo derrotado en la victoria de Huarina y ganando en la definitiva de Jaquijahuana, al mando del virrey Pedro de La Gasca. Por sus acciones en el Perú, el 10 de mayo de 1560 se le concedió un escudo de armas. Regresó a España, estableciéndose en Carmona e incorporándose a la élite local, a la que pertenecerían los Briones por espacio de varios siglos. En mayo 1569 se identificaba con el cargo de alférez mayor de Carmona. Con el tiempo compraron su capilla propia en la iglesia Prioral de Santa María y se vincularon a la nobiliaria cofradía del Dulce Nombre de Jesús, con sede en el convento de Santo Domingo. Dispusieron de varias propiedades rústicas y esclavos para el servicio de su casa.

Bueno, Martín

Moguer (Huelva)

Marchó al Perú con Belalcázar, participando como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando metió en la fundición cuatro vasos de oro, cuyo quinto ascendió a 36.511 maravedís. El 2 de julio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir una prenda de lana con un poco de oro. Sin embargo, pocos meses después marchó a España, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. Se afincó en su villa natal

Burgalés, fray Alonso O.P.

 

Viajó desde Sevilla junto a Francisco Pizarro en 1529.

Burgos, Cristóbal de

Burgos

Llegó a Castilla del Oro en 1514 en la armada de Pedrarias Dávila, siendo menor de edad, pues había nacido en 1500. Fue a por hombres a Nicaragua de donde regresó con dos navíos, cuando Francisco Pizarro se encontraba en la isla de la Puná. Participó en los principales lances de la Conquista, pero no estuvo presente en el reparto de Cajamarca. Entre el 16 y el 18 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 1.379.020 maravedís y plata apreciada en 1.920 marcos. El 24 de noviembre de 1537 fue testigo en el acuerdo del Tambo de Lunahuaná, entre pizarristas y almagristas. En 1539 recibió una carta de recomendación de Francisco Pizarro ya que pretendía retornar a España. Y lo hizo, pues el 3 de octubre de 1539 recibió una ejecutoria por la que se le dio un escudo de armas que dentro de él estuviese una nao con sus velas blancas, sobre unas aguas de mar azules y blancas, junto a un desembarcadero, por el socorro que hicisteis con los dichos navíos al dicho marqués don Francisco Pizarro… El 3 de marzo de 1540 protocolizó una escritura de compra en Sevilla. En ella declaró ser vecino de la Ciudad de los Reyes y compró a Gaspar Mateo, vecino de Medina del Campo 40 camisas de Ruán y otros paños por valor de 118.812 maravedís que se comprometía a pagarlos en Sevilla en el plazo de dos años. Regresó a Lima, desempeñándose como regidor. Luchó en la batalla de Chupas contra los almagristas, perdiendo en el combate el brazo derecho. En Lima vivió un hijo suyo de su mismo nombre, desposado con Catalina de Arellano, que murió joven, pero dejaron un hijo llamado Cristóbal de Burgos Arellano, quien en 1627 estaba en España reclamando mercedes.

Bustillo, Miguel de

 

El 21 de julio de 1535 fundió en Cusco plata por valor de 180 marcos.

Caballero, Álvaro

 

Llegó a Perú en los refuerzos que trajo Diego de Fuenmayor. Estaba en la Ciudad de los Reyes el día de la muerte del marqués. Se acercó al grupo almagrista para preguntar qué pasaba y estos le respondieron que se fuera, pues, acababan de matar al gobernador y a Chávez. Luchó en el bando de Vaca de Castro en la batalla de Chupas, permaneciendo en Perú al menos hasta 1543.

Caballero, Francisco

 

Llegó al Perú en la armada de Pedro de Alvarado de 1534. Murió en la batalla de las Salinas (1538), luchando por la causa almagrista.

Caballos, Hernando de

 

El 7 de noviembre de 1537 se concedió escudo de armas a la ciudad de Lima, que había sido solicitado por Hernando de Caballos, en nombre de los demás vecinos. Justo un mes después hizo lo mismo pero con la ciudad de Trujillo. Una carta escrita al Emperador por Francisco Pizarro, en Cusco, el 28 de febrero de 1539, la llevó en su nombre Hernando de Caballos. El 16 de mayo de 1541 se le concedieron los curacas de Yapatera y Catacaos en el término de San Miguel de Piura.

Cabezas, maestre Juan

 

En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en cinco pesos de oro.

Cabezas, Pedro de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Luchó en la batalla de Chupas, consiguiendo escapar. Pero poco después fue apresado y ejecutado en la plaza de Lima.

Cabrera, Alonso de

 

Mayordomo de Francisco Pizarro. Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539. Estaba en Huánuco, cuando después de la muerte del marqués, en 1541, llegó el almagrista por García de Alvarado y lo ejecutó. Quedó una hija menor de edad, Antonia de Cabrera, cuya curaduría tuvieron Catalina de Robles y Hernando de Rozas, que en 1543 reclamaban desde Valladolid los bienes dejados por Alonso de Cabrera.

Cáceres, Juan de

 

Desempeñó el oficio de contador interino tres meses en 1540 y luego entregó poderes a Francisco de Herrera quien lo ejerció en su nombre hasta junio de 1542. Con posterioridad a esta fecha volvió a ejercer el oficio personalmente hasta que se volvió a marchar y recayó en Pedro de Avendaño y desde junio a febrero de 1545 lo volvió a desempeñar Juan de Cáceres.

Cáceres, fray Francisco de O. de M.

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. Dos años después, exactamente el 8 de julio de 1538 fue asimismo testigo en el codicilo otorgado por Diego de Almagro en Cusco. Éste dispuso que se le pagasen las misas que dijese por él.

Cáceres, Pedro de

 

El 15 de febrero de 1558 figura como testigo en una carta otorgada en San Juan de Chachapoyas. No sabemos si se trata del mismo Cáceres que fue degollado en 1541 por los almagristas.

Caldera (licenciado)

 

El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por un valor de 66.620 maravedís.

Calderón, Pedro

Trujillo (Cáceres)

De oficio herrero, participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Llegó a Sevilla en 1535, retornando a su ciudad natal. Según José Antonio del Busto permaneció en Trujillo, donde en 1545 aspiraba infructuosamente a una regiduría. Sin embargo, en 1538 figura un tal Calderón entre los pizarristas en la batalla de las Salinas, aunque es posible que se trate de otra persona.

Calvo, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).8

Calvo, Juan

 

Participó en la defensa de Lima frente al cerco de Titu Yupanqui en 1536, cuando tenía tan sólo 13 años de edad. En 1560 aún vivía, morando en la ciudad de Cusco.

Calvo Barrientos, Pedro

Alcántara (Cáceres)

En 1533 o 1534 Francisco Pizarro y Diego de Almagro, mandaron cortarle las orejas por cierto hurto que cometió, se fugó al reino de Chile, y se indianizó viviendo entre los indios del valle de Copiapó.

Camargo Álvaro

Trujillo (Cáceres)

Reclutado por el gobernador en su ciudad natal, estuvo en la tercera expedición conquistadora. Se quedó de guarnición en San Miguel de Tangara pero en compensación por ello Pizarro le entregó 500 pesos de oro del rescate de Atahualpa.

Campo, Rodrigo de

 

El 16 de septiembre de 1542 fue testigo de la sentencia dada contra los almagristas por Vaca de Castro, tomando parte en la batalla de Chupas.

Candía El Griego, Pedro de

Badajoz

El caso de Pedro de Candía es singular por varios motivos: primero, porque es difícilmente clasificable ya que fue un hombre de confianza de Francisco Pizarro, en las guerras civiles se pasó al bando contrario, y finalmente fue ejecutado por los almagristas por no disparar contra las tropas realistas. Segundo, por la relevancia de su figura como artillero de la hueste conquistadora. Y tercero, porque se había considerado siempre griego, cuando en realidad eran tan badajocense como Garcilaso de la Vega, como trataré de demostrar en las líneas que vienen a continuación.

Efectivamente, Pedro de Candía había nacido en Badajoz en torno a 1494. Tradicionalmente casi toda la historiografía ha afirmado que le apodaban el Griego porque había nacido en la isla de Creta. Esta afirmación debe ser matizada; en realidad, como ha señalado José Luis Olaizola, sus progenitores eran naturales de la ciudad de Badajoz. Su padre, dada su ocupación militar, estuvo destinado en distintos puntos del Mediterráneo durante décadas, pero no está nada claro que naciera en Creta como se ha dicho. Bien pudo nacer en Badajoz, al amparo de su familia y, siendo ya un joven acudir junto a su progenitor a territorios griegos donde servía. Allí desde muy joven se curtió en el arte de la guerra, luchando en diversas campañas en el norte de África y en la península itálica.

Todo ello explicaría por qué tenía un nombre tan español como Pedro, y un apellido también de larga trayectoria peninsular como era el Candía. Asimismo, justificaría que se embarcase al menos en dos ocasiones a las Indias, sin ningún tipo de impedimento, y sin la licencia real que los extranjeros debían solicitar a la Corona. Y finalmente, que obtuviese en julio de 1529 una regiduría en la ciudad de Túmbez y el rango de capitán de artillería, con un salario de 60.000 maravedís anuales.

Por tanto, mi hipótesis, a falta de pruebas más contundentes, es que el artillero no nació en Creta sino en Badajoz, tierra natal de sus padres. El apelativo de El Griego se lo debieron poner no por su nacimiento en Creta, sino porque debía poseer un cierto dominio del griego y del italiano, algo que no era en absoluto usual en aquella época y que lo singularizaba.

En 1525, después de luchar varios años en las guerras de Italia, retornó a España, desposándose en Villalpando (Zamora), poco antes de embarcarse rumbo a Tierra Firme en la hueste del nuevo gobernador, sustituto de Pedrarias Dávila, Pedro de los Ríos. Una vez en Panamá, se unió a Francisco Pizarro que iniciaba en 1526 su segunda expedición descubridora al Levante, encontrándose entre los llamados Trece de la Fama. Efectivamente, fue uno de los que se quedó con Pizarro en la isla del Gallo cuando todos los demás abandonaron y regresaron a Panamá, obteniendo por tal hecho la condición de hidalgo.

Llegados los ansiados refuerzos, fue enviado por Francisco Pizarro para que verificase las noticias dadas por Alonso de Molina, ya que consideraba al badajocense como una persona de buen ingenio. Solicitó llevar consigo su culebrina, una pieza de artillería de pequeño calibre que la que nunca se separaba, y le fue negado, a lo que interpeló que, si le salían de guerra, cómo podría defenderse. A lo cual el trujillano le dijo de manera elocuente: entonces descuidad, que misas por vuestra alma no os han de faltar.

Lo cierto es que el badajocense ratificó la información de Molina, ensalzando la supuesta grandeza de la plaza. Pero eso sería en comparación con lo visto hasta entonces porque el pueblo no era gran cosa, más allá de un vistoso templo dedicado al sol. Y lo que era mejor aún, algunos tumbesinos le comunicaron que dependían de un señor mucho mayor que vivía a muchas jornadas de allí. Tomó algunas llamas e indios y retorno a donde estaba Francisco Pizarro, magnificando todo lo que había visto y oído. Ya que había sido testigo de vista de la supuesta magnificencia de la ciudad de Túmbez, el gobernador se lo llevó con él a España en 1529, portando una pintura de Túmbez y una relación escrita.

De vuelta en el Darién, figuró en la tercera y definitiva jornada como capitán de artillería, siendo de los pocos que llevaba un salario, al margen de los posibles beneficios del botín. Estuvo en la toma de Cajamarca como capitán de artillería, el disparo de una de las cuatro piezas de las que disponía, fue la señal convenida para el inicio de la cometida que acabó con el apresamiento de Atahualpa. Por su actuación al frente de la artillería recibió una importante cuantía de oro y plata en el reparto del botín del rescate del Inca. El 23 de marzo de 1534 asistió a la refundación de la ciudad de Cusco, al tiempo que se le designó alcalde ordinario de dicha ciudad. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 1.200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 209.990 maravedís y plata apreciada en 435 marcos. Ocho días después, concretamente el 24 de julio de 1535, figuró como testigo en una probanza realizada en Cusco por Simón Suárez. Por aquellas fechas solicitó licencia para retornar a España a por su esposa e hijos. Sin embargo, todo parece indicar que la travesía nunca la llegó a hacer, enviando a su mujer y sus dos hijas, María y Catalina de Candía, vecinas de Villalpando (Zamora), algo más de un millón de maravedís que, junto a los demás caudales de la flota, fue secuestrado por el emperador y convertido en un juro de 38.600 maravedís.

Tras la batalla de las Salinas, el badajocense, a iniciativa propia, decidió organizar una empresa hacia la selva oriental, en dirección al lago Titicaca. Era una zona poco explorada en la que soñaba con encontrar grandes riquezas. Salió con unos doscientos expedicionarios, pero solo encontraron dificultades, hambre extrema, ataques indígenas y enfrentamientos, regresando con vida apenas la mitad. Hernando Pizarro se lo recriminó y le quitó el mando, por lo que, resentido, se pasó al bando de Diego de Almagro el Mozo. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués. Sin embargo, con posterioridad debió llegar a algún pato secreto con el entorno realista, para boicotear la eficacia artillera. Así, en la batalla de Chupas, el 16 de septiembre de 1542, el mismísimo Almagro tras comprobar que disparaba por encima de los enemigos sin hacerles ni un rasguño, lo acusó de traidor y lo alanceó. Al parecer, dejó un hijo mestizo en el Perú, que fue amigo del Inca Garcilaso de la Vega.

 

Cansino

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Cantalapiedra, Alonso de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Cantillana, Rodrigo de

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Caballero, participó como tal en el reparto de la plata de Cajamarca, no estuvo en el reparto del oro. En 1533 se embarco rumbo a Sevilla, donde ostentó el cargo de jurado. En 1554 se le documenta por última vez en la ciudad del Guadalquivir.

Cantos, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Cantos de Andrade, Rodrigo

Zafra (Badajoz)

Residía en Lima en los años 40 cuando luchó junto al gobernador Vaca de Castro en la batalla de Chupas. El 25 de noviembre de 1548 fue nombrado alguacil mayor del Cusco, cargo que no aceptó por su escasa remuneración. En 1555 estaba de regreso en Zafra, donde se volvió a deposar pese a estar casado en las Indias. Regresó al Perú, obteniendo su licencia de embarque el 11 de septiembre de 1565. El virrey Toledo le otorgó una encomienda que le rentaba 600 pesos anuales. Residió en Oropesa, en Lima y finalmente, en la Paz donde aún vivía en 1601 cuando debía tener 89 años de edad.

Caraballo, Juan

 

Fue como veedor en la primera expedición.

Carasa, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Caravantes de Mazuelas, Gómez

 

Según Raúl Porras, hermano de Rodrigo de Mazuelas. El 1 de agosto de 1535 se le concedió una estimable encomienda en la provincia de Chinchasuyo. El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro. El 6 de marzo de 1540 se le concedió el pueblo de Quiçalla, cerca del Cusco. Vecino de Lima, desempeñó en varias ocasiones el cargo del alcalde ordinario de dicha ciudad.

Cárdenas, capitán Francisco de

 

Hijo de Alonso de Cárdenas, quien pagó los 12 ducados de su pasaje el 6 de octubre de 1534. Luchó a caballo en la defensa de Cusco frente a los indios alzados de Manco Cápac. Fue nombrado por los Pizarro teniente de capitán de la ciudad de Huamanga, así como regidor de su cabildo. Fue degollado en 1541 por los almagristas.

Cárdenas, Francisco de

 

Probablemente hijo del anterior, luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Cárdenas, Francisco de

 

A principios de 1538 vivía en Cusco cuando fue enviado como mensajero por Francisco Peces a informar a Almagro. Fue detenido por los pizarristas y conducido a Lima. No parece que trate de ninguno de las dos personas anteriores.

Cárdenas, García de

 

Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539.

Cárdenas, Juan de

 

Almagrista, sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue procesado y ejecutado allí mismo por el licenciado Vaca de Castro.

Cárdenas y Zapata, Fernando de

Madrid

Su biografía aparece muy difusa porque los cronistas se refirieron a él de forma imprecisa. Fernández de Oviedo, desconocía su nombre de pila y aludía a él como “fulano Cárdenas”. Además, a veces ha habido confusiones con la vida del capitán, encomendero y ganadero Francisco de Cárdenas, con quien coincidió por aquellos tiempos en el Perú. En 1535, se enroló en la expedición del virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza. Sin embargo, permaneció en Nueva España un corto período de tiempo. Al año siguiente, cuando Hernán Cortés decidió enviar una expedición para ayudar al adelantado Francisco Pizarro, tras la sublevación de Manco Inca Yupanqui, marchó al Perú. Allí participó en la guerra frente a los indios que terminó finalmente con la derrota del Inca. Decidió quedarse en tierras sudamericanas. Cuando estalló la guerra entre almagristas y pizarristas luchó en este segundo bando. Gonzalo Fernández de Oviedo dijo de él que era un hombre vicioso en el hablar, pues, afirmaba cosas que no podía demostrar. Concretamente, le acusó de no poder probar el robo de “cierto oro y plata” que el madrileño dijo le habían robado los almagristas. Sin embargo, cuando ocurrió el alzamiento de Gonzalo Pizarro frente a la aplicación de las Leyes Nuevas por el virrey Blasco Núñez de Vela se posicionó al lado de éste. Desgraciadamente, corrió su misma suerte. Cuando, partiendo de Popayán, se enfrentaron a las fuerzas del trujillano en la batalla de Añaquito, el 18 de enero de 1546, fueron derrotados. Unos resultaron muertos mientras que otros, entre ellos el virrey y el madrileño fueron prendidos y, tras un sumarísimo juicio, ajusticiados. Gonzalo Fernández de Oviedo incluye al madrileño en la lista de las personas a las que se les dio tormento en la ciudad de Lima, tras la derrota de Añaquito.

Carranza, Ginés de

Granada

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1533 regresó a su ciudad natal donde desempeñó el cargo de regidor.

Carrasco, Fernando o Hernando

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carrasco, Pedro Alonso

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. El 18 de enero de1541 se le concedieron varios curacas en el valle de Jayanca. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Carreño

portugués

Un Carreño portugués aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Carreño, Francisco

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carrera, Alonso de la

Fuentes de Ropel (Zamora)

Presente en el reparto del botín de Cajamarca como hombre de a pie. En 1534 se avecindó en Cusco. El 20 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco 110 marcos de plata. Murió poco antes de mediar la centuria.

Carrera, Sancho de la

 

El 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 279.480 maravedís.

Carrillo, Cristóbal

 

Su nombre aparece entre los encausados por la muerte del marqués.

Carrillo, Martín

 

Según López de Gómara se contó entre los conjurados que asaltaron el palacio del marqués y lo asesinaron. Lo cierto es que tras estos sucesos fue designado alcalde de la ciudad de Lima. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro mandó descuartizar su cuerpo.

Carrillo de Albornoz, Antonio

Villa de Illescas (Toledo)

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Carrión, Antón de

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Vivía en Panamá al menos desde 1522. Tomó parte en la primera y en la segunda jornada de Francisco Pizarro al Perú, figurando como uno de los Trece de la Fama. En la segunda expedición fue alférez mayor, aunque no consta que participara en la tercera y definitiva jornada. Algunos creen que su apellido es toponímico y lo hacen de Carrión de los Condes, en Palencia. Sin embargo, no hay seguridad. Podría ser en realidad de Jerez de los Caballeros. El 22 de marzo de 1535, Francisco de Carrión, natural de esta ciudad pacense, concertó su pasaje y el de otras nueve personas más, rumbo a Nombre de Dios para pasar al Perú. Viajaba en la nao Santa María la Blanca de que era maestre el palermo Cristóbal Quintero.

Carrión, Pedro de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año figura como vecino de esa misma ciudad. Entre el 5 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 290.070 maravedís y plata valorada en 1.412 marcos y 4 onzas.

Cartagena, Luis de

 

En febrero de 1541, fue designado escribano público de la recién fundada ciudad de Santiago de Chile.

Carvajal, Baltasar

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Carvajal, Benito de

 

Pertenecía al cabildo de Lima cuando fue asesinado el gobernador. Se opusieron a Diego de Almagro y estuvo a punto de ser degollado.

Carvajal, Diego de

 

En 1539 fue nombrado alcalde ordinario de Huánuco.

Carvajal, Diego de

Trujillo (Cáceres)

Vivía en Cusco como criado de Juan Pizarro. En 1536 fue enviado a Lima a comprar dos caballos para éste. Regresó a Trujillo, desposándose con Isabel de Soto, hermana de Gonzalo Pizarro. En 1549 declaró en un pleito ser de edad de 41 años por lo que había nacido en torno a 1508. El 14 de enero de 1561, Isabel de Soto redactó su testamento, mandándose enterrar en la iglesia de San Martín, en la sepultura de su marido.

Carvajal, Francisco de

 

En 1541 era alcalde de Cusco, junto a Diego de Silva, cuando Diego de Almagro el Mozo, les pidió que lo recibiesen como gobernador. Luchó como maestre de campo de Gonzalo Pizarro en las guerras civiles, siendo conocido como el Demonio de los Andes. Murió ejecutado el 10 de abril de 1548.

Carvajal, Juan de

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. Perdió la vida en la batalla de Chupas el 16 de septiembre de 1542, luchando a favor del licenciado Vaca de Castro.

Carvajal, Garci Manuel de

Plasencia (Cáceres)

Uno de los hombres reclutados por el gobernador en 1529. Sin embargo, no aparece en la toma de Cajamarca ni en la entrada de Cusco. Lo documentamos a partir de 1538, tomando parte posiblemente en la batalla de las Salinas (1538). Fue enviado por el gobernador para fundar una ciudad al sur del Perú, lo que hizo en 1539, bautizándola con el nombre de Villa Hermosa. Sin embargo, al año siguiente se decidió trasladar su emplazamiento refundándola el 15 de agosto de 1540 con el nombre de Villa Hermosa de la Asunción del Valle de Arequipa.

Carvajal, fray Gaspar

 

Capellán de la expedición a la Canela de Gonzalo Pizarro. Se embarcó en el bergantín de Francisco de Orellana, afeándole la traición.

Carvajal, Nuño de

Trujillo (Cáceres)

Estaba a finales de los años treinta en el Perú. Participó en la guerra entre pizarristas y almagristas del lado de los primeros. Desterrado en 1548 a Chile murió en ese mismo año en el valle de Copiapó, en la Serena.

Castañeda, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Llegó a Perú con Almagro por lo que no estuvo en la celada de Cajamarca pero sí en la fundación de Jauja y en la entrada a Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 20 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 156.220 maravedís y plata apreciada en 32 marcos y 4 onzas. A primeros de agosto de 1535, estando en Cusco, vendió tres esmeraldas a Juan Rodríguez de Villalobos, por una cuantía total de 184.750 maravedís. Cuando Almagro ocupó Cusco y prendió a Hernando Pizarro, él huyó en busca de Alonso de Alvarado, pero fue alcanzado por Paulo Inca, enviado por Almagro, y lo decapitaron.

Castañeda, fray Sebastián de O. de M.

Trujillo (Cáceres)

Era pariente de Francisco Pizarro y llegó al Perú en 1534, fundando ese mismo años el convento de la Merced de Cusco.

Castaño, Pedro

 

En julio de 1534 estaba en Jauja cuando registró una partida considerable de oro cuyo quinto ascendió a más de seis millones de maravedís.

Castilla, Baltasar de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Castilla, Diego de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Castillo, Diego del

Lerín (Navarra)

En 1535 era vecino del Cusco y criado del capitán Pedro de Candía, cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. Defendió la ciudad del cerco de Maco Cápac. Luego estuvo con La Gasca en la batalla de Jaquijahuana, obteniendo en recompensa un repartimiento con una renta de 1.000 pesos de oro anual. En 1555 estaba en Sevilla, pero debió regresar a Cali, ciudad en la que vivió los últimos lustros de su vida. Su nombre aparece en una junta de dicho concejo del 1 de abril de 1558.

Castillo, Gonzalo del

Lebrija (Sevilla)

Hijo de Hernando del Castillo y de Isabel Sánchez. Pasó a Panamá con su progenitor, que fue escribano de aquella ciudad. Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. Estuvo junto a Belalcázar y murió prematuramente en Perú antes de 1536.

Castillo, Hernando del

 

Testigo en la probanza que hizo Juan Rodríguez Barragán, en Lima, en diciembre de 1542.

Castro, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Castro, Antonio de

Valladolid

El 7 de agosto de 1566, su madre, María Daza, viuda de Antonio de Castro, declaró que su hijo Antonio de Castro había fallecido en la ciudad de Arequipa.

Castro, Nuño de

 

Testigo de la sentencia dada por Vaca de Castro contra los almagristas el 16 de septiembre de 1542 y en la batalla de Chupas.

Castro, Pedro de

 

Participó en la tercera jornada de Francisco Pizarro, pero no estuvo en Cajamarca porque se quedó de guarnición en San Miguel de Tangarara. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro, en su nombre y en el de socio Cristóbal Pérez, supuestamente para el servicio del Emperador. Luchó en el bando pizarrista en la contienda de las Salinas. También estuvo en la batalla de Chupas como capitán de arcabuceros.

Castroverde

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Catalán, Luis

 

El 14 de mayo de 1533 Alonso de Collantes fundió en Cajamarca cierto oro en su nombre.

Catalán, Pedro

Cataluña

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Murió en Lima en torno a 1536.

Catano o Cataneo, Pedro

Sevilla

Oriundo de Génova, pertenecía a una familia asentada desde el siglo XV en Sevilla. Había nacido en Sevilla en 1512, pasando en 1526 o 1527 a La Española primero y luego a Castilla del Oro. Luego entró al servicio de su paisano Hernán Ponce de León y de Hernando de Soto, pasando con ellos a la conquista del incario. Tomó parte como caballero en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

Cazalla, Sebastián de

Llerena (Badajoz)

Estuvo en Panamá y de ahí pasó a Arequipa, donde residía en 1545. Estuvo en el bando Real tanto en la batalla de Huarina como en la de Jaquijahuana. En 1566 era alcalde ordinario de Cusco, falleciendo en torno a 1571.

Cebico, Nuño

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Centeno, Diego

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

No llegó al Perú hasta 1536, una vez acabada la primera fase de la conquista. En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas. Estuvo en la pacificación de los Chunchos y en la fundación de la villa de la Plata. También tomó parte, junto al licenciado Vaca de Castro, en la batalla de Chupas. Posteriormente, tuvo una participación decisiva en la ofensiva de La Gasca sobre Gonzalo Pizarro, especialmente en la batalla de Jaquijahuana. En recompensa por sus esfuerzos se le concedió la gobernación de Paraguay, que él no aceptó porque prefería explotar su mina en Potosí. Pero tuvo la mala fortuna de enfermar y morir el 9 de julio de 1549, con 33 años de edad. Dejó como herederos a su madre y a sus dos hijos mestizos, Gaspar y María Centeno.

Cepeda, Diego de

Tordesillas (Valladolid)

Había sido oidor de las islas Canarias y fue nombrado en 1542 oidor de la audiencia del Perú.

Cermeño, Cristóbal

 

Llegó con posterioridad a la celada de Cajamarca, estando sin embargo en la fundación de Jauja y en la entrada a Cusco. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en esta última ciudad. Entre el 9 y el 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates y minas por valor de 1.002.910 maravedís, así como 451 marcos y 7 onzas de plata. A principios de agosto de 1535 registró una esmeralda que se valoró en 33.750 maravedís.

Cermeño, Pedro

 

El 24 de septiembre de 1537 fue testigo en el otorgamiento en Lima de un poder por parte del gobernador y del mariscal. Pizarrista, recibió un buen repartimiento de indios tras la derrota de los almagristas

Cerón, Antonio

 

En 1551 era escribano de número de la ciudad de Arequipa.

Cerón, Francisco

Sevilla

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado. Posteriormente luchó en el bando Real en las guerras civiles, tomando parte en la batalla de Jaquijahuana. En octubre de 1556 se encontraba en Sevilla, probablemente su ciudad natal.

Cerón, Gonzalo

 

Luchó en la defensa del cerco de Cusco. Posteriormente se avecindó en San Juan de la Frontera, Huamanga, y el 7 de marzo de 1539 se le concedió en encomienda el curaca que hasta ese momento había disfrutado Juan de Berrío. Luchó contra Gonzalo Pizarro, tomando parte en las batallas de Huarina y Jaquijahuana.

Cerrada, Antón de

Badajoz

El 24 de noviembre de 1541 se le concedió escudo de armas en atención a los servicios prestados con el adelantado Diego de Almagro en Perú y Chile.

Cervantes, Melchor de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Cervera, Francisco

Trujillo (Cáceres)

Llegó en 1535, reclutado por Hernando Pizarro. Participó en las guerras civiles en el bando pizarrista.

Chacón, Andrés

 

Soldado en la primera expedición del Levante.

Chacón, Hernando (alférez)

Cáceres

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

Chávez, Alonso de

 

A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas. En 1538 era alcalde ordinario de la ciudad de San Juan de la Frontera en Chachapoyas, mientras que en 1541 fue designado regidor del mismo cabildo.

Chávez, Diego de

 

Conquistador, ha pasado a la historia por ser el marido de María de Escobar, introductora del trigo en el Perú.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en Trujillo (Cáceres) en1484 y pertenecía, probablemente, a la misma familia de Martín de Chávez, maestre de campo de Gonzalo Pizarro en la guerra de Navarra y su albacea testamentario. No es seguro que se trate del Francisco de Chávez que recibió una vecindad en La Española el 10 de marzo de 1508. En 1519 se encontraba en la isla de Cuba. En 1520 marchó a México, probablemente en la expedición del vallisoletano Pánfilo de Narváez. Como tantos otros que llegaron con Narváez, se pasó al bando de Hernán Cortés, participando en la conquista de Tenochtitlán. En 1523 pasó a la conquista de Guatemala, donde terminó estableciéndose. En 1524 decía ser vecino de la localidad guatemalteca de Santiago. Poco después participó, junto a Diego de Mazariegos, en la fundación de Villarreal de Chiapas, siendo nombrado poco después regidor de dicho concejo. Pero, como tantos otros inquietos conquistadores, no se conformó con lo obtenido. Estando en Panamá, su paisano Francisco Pizarro lo convenció para que se enrolase en su hueste. Y así lo hizo, estando presente en la campaña de Cajamarca. Tenía el rango de capitán, había pasado al Perú en compañía de su mujer Antonia de Escobar y de su hijo Pedro de Chávez. Según Publio Hurtado, fue de los pocos consejeros de Pizarro que se opuso a que se ajusticiase a Atahualpa, recomendando por el contrario que se remitiese a España. En 1535 se enroló con Diego de Almagro el Viejo a la conquista de Chile, esperando encontrar grandes reinos. Al regreso de la campaña se enfrentaron almagristas y pizarristas por la posesión del Cusco. Chávez luchó el 26 de abril de 1538 en la famosa batalla de Salinas en las que los almagristas fueron derrotados. Sus bienes fueron confiscados. Ajusticiados los cabecillas, el grueso de las tropas almagristas fue indultada. Su paisano Francisco Pizarro volvió a confiar en él y lo envió a someter las provincias de Huaraz y Huaylas, pero fue derrotado. Los jefes indígenas, el Inca Tita Atando y el general Quizquiz, lo liberaron cuando supieron el esfuerzo que había hecho para evitar que Atahualpa fuese ajusticiado. Posteriormente, fue enviado a socorrer a Gonzalo Pizarro, luchando contra la belicosidad de los indios de Huánuco. Cuentan las crónicas que actuó de forma extremadamente cruel. Al parecer, un indio mató al español a quien servía y él lo persiguió hasta la sierra. En represalia, viendo que no lo podía alcanzar, juntó a 600 niños y niñas de corta edad y los ajustició. En 1536 recibió en encomienda los curacas Lurigancho y Chuquitanta y dos años después el curaca Xaquixa que había disfrutado Hernán Ponce de León. En 1539, teniente de gobernador en Lima. En el testamento de Francisco Pizarro, otorgado en Chivicapa, el 22 de junio 1539, éste lo nombró como uno de sus albaceas. El 26 de junio de 1541, estando almorzando con el Adelantado Francisco Pizarro, entraron en palacio Diego de Almagro el Joven y los suyos. Chávez intentó mediar pero fue acuchillado, muriendo en dicho asalto. Tenía en ese momento 57 años de edad.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Este homónimo era deudo del anterior, aunque militante en el bando almagrista. Según el Inca Garcilaso, estuvo al mando de una de las dos escuadrillas de caballería que dispuso Rodrigo Orgóñez en la batalla de las Salinas (1538). Después del asesinato del marqués fue nombrado capitán, sin embargo murió en la segunda mitad de 1541, ejecutado por conspirar contra Juan de Rada.

Chávez, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Ostentó el rango de capitán y era hijo de Diego de Chávez y de Pascuala González. Viajó al Perú, afincándose en la ciudad de Arequipa. Permaneció toda su vida en dicha ciudad, donde testó el 7 de diciembre de 1568, fundando una capellanía, con un altar a la Inmaculada en la iglesia de San Martín de su ciudad natal. Debió fallecer en 1574, pues, al año siguiente llegaron 2.000 pesos de oro para el cumplimiento de dicha manda.

Chávez, Gómez

 

El 20 de enero de 1543 firmó como escribano público y del concejo, la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Chávez, Nuño de

Trujillo (Cáceres)

En noviembre de 1537 tuvo una disputa con un tal Montenegro en la que ayudado por su primo Rodrigo de Chávez acabó acuchillado y decapitado. El gobernador simplemente los obligó a abandonar el real y marcharse a Lima. Luchó al lado de Gonzalo Pizarro en las Guerras Civiles del Perú. Pese a la desbandada generalizada en Jaquijahuana, él permaneció al lado de su paisano. Salvó su vida, pero fue desterrado a Nueva España.

Chávez, Rodrigo de

Ciudad Rodrigo (Salamanca)

De ascendencia noble, fue uno de los soldados que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. Participó en la tercera expedición como caballero, estando presente en el reparto del botín de Cajamarca y en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. El 20 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió cierto oro en nombre de Juan Gutiérrez. En una carta escrita al Emperador, fechada el 5 de agosto de 1533, acusó a Pizarro de haber envenenado a la plana mayor de Atahualpa y de haber asesinado a éste sin causa justa. El 20 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando registró treinta y tres esmeraldas y otras piedras preciosas. El 13 de noviembre de 1537 acudió al encuentro de Mala junto a Francisco Pizarro. En 1538 o 1539, tras una disputa asesinó a Francisco de Montenegro, sin que fuese castigado por el gobernador, pese a haber sido testigo presencial. Regresó a su villa natal, siendo regidor de su cabildo.

Chávez, Rodrigo

¿Trujillo?

Según Alonso Borregán, el 13 de noviembre de 1537 estaban con el gobernador en Mala dos hombres llamados Rodrigo de Chávez, uno de ellos su primo. Poco después, colaboró con su primo Nuño de Chávez en una disputa con un tal Montenegro que acabó con el asesinato de este último. El gobernador simplemente los obligó a abandonar el real y marcharse a Lima.

Chico, Juan

Sevilla

Sevillano, hijo del barbero Antón Chico y de Inés Hernández. En abril de 1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en cinco pesos de oro. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. En 1536 murió a manos de los indígenas. No tuvo hijos, pues el 19 de octubre de 1537, su hermana, Catalina Martín, desposada con el labrador sevillano Pedro Muñoz, otorgó poderes para cobrar la herencia su herencia.

Chinchilla, Alonso de

 

Diego de Almagro, declaró en su codicilo de 1538 que le debía ciertos pesos de oro.

Cid, Capitán

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Cira, Juan de

 

Murió en la batalla de Huarina.

Cisneros, Antón o Antonio de

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 14 y el 21 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 158.145 maravedís y plata apreciada en 505 marcos. En 1536 figuraba como mayordomo del marqués en Cusco, cuando Diego de Almagro la ocupó y le arrebató algunas piezas de oro y plata que pertenecían al trujillano.

Clavo, Diego

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Clemente, Juan

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro en su nombre y en el de su socio Beltrán del Conde, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 13 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 198.195 maravedís, así como plata apreciada en 50 marcos. Estaba en la capital incaica cuando fue asediada por los hombres de Manco Cápac.

Collado, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Collantes, Alonso de

 

El 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro en nombre de Luis Catalán.

Conde, Beltrán del

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Por aquellas mismas fechas aparece como vecino de Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 350 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Juan Clemente, supuestamente para el servicio del Emperador. Luchó a caballo en la defesa de Cusco frente al alzado Manco Cápac.

Contreras, Baltasar de

Talavera de la Reina (Toledo)

En abril de 1531 estaba en Coaque cuando quintó dos marcos y medio de plata que se apreciaron en cinco pesos de oro. En agosto de ese año recibió dos indias viejas que se apreciaron en cinco pesos de oro las dos. Se le repartió su parte en Cajamarca pero era ya por entonces difunto.

Contreras, Diego

Triana (Sevilla)

En 1548 fue ahorcado por haberle vendido pólvora a Gonzalo Pizarro.

Contreras, García de

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado regidor del cabildo de Trujillo (Perú).

Contreras, Pedro de

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro.

Corbera, Alonso de

¿Valladolid?

Había vivido en Cartagena de Indias, pues tenía allí propiedades que reclamaban sus herederos. Estaba en Lima cuando fue degollado por los hombres de Diego de Almagro el Mozo. En 1543, los tutores legales de su hija Antonia, residente en Valladolid, reclamaban su herencia.

Cordero, Rodrigo

 

Teniente de alguacil mayor de Lima en 1546.

Coria, Nuño de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Cornejo

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Cornejo y Castañeda, Miguel

Salamanca

Pasó a Nicaragua con su tío Andrés de Cereceda, y luego marchó al Perú en la hueste de Hernando de Soto. Presente en el reparto del botín de Cajamarca, pues participó como hombre de a pie. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. En 1535 fue uno de los hombres de a caballo que defendió la ciudad de Cusco. Llegó a ser maestre de campo y murió en Arequipa en 1544.

Coronado, Francisco

Badajoz

Uno de los que participaron en la conspiración almagrista que acabó con el asesinato del marqués, aunque no entró en su palacio. Sobrevivió a la batalla de Chupas pero fue ejecutado allí mismo por Vaca de Castro.

Cortés, Juan

Trujillo (Cáceres)

Hidalgo trujillano que pasó a las Indias, en 1530, como escudero de su paisano Hernando Pizarro. En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió un indio que se tasó en cinco pesos de oro. Tomó parte en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 regresó a España junto a Hernando Pizarro con 9.430 pesos de oro y 362 marcos de plata. Fue regidor del cabildo de Trujillo y apoderado de los hermanos Pizarro. Como albacea testamentario de Juan Pizarro dio poder en Trujillo, el 19 de marzo de 1551 a Juan de Uribe para que cobre en Sevilla 29.000 ducados que el finado envió a España y fueron secuestrados en Sevilla. En los últimos años de su vida alcanzó el cargo de regidor del cabildo de Trujillo.

Cortesía, Cristóbal

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas.

Corzo, Hernando

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Costilla, Gerónimo de

 

Fue uno de los almagristas que en 1537 entró en Cusco, prendiendo a los Hernando Pizarro. Fue de los que se opuso a su ejecución. Luego debió cambiar de bando, pues luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Cote, Martín

 

En 1537 fue uno de los almagristas que iba en la vanguardia cuando entraron en Cusco. Tras la batalla de Chupas fue apresado por el capitán Diego de Rojas en Huamanga, quien los remitió al licenciado de la Gama quien lo encausó y ahorcó.

Coto, Juan de

 

Criado del gobernador que el 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo oro en nombre de su señor, de Francisco Martín y de Rodrigo de Mazuelos. El 2 de junio de ese mismo año volvió a fundir oro en Cajamarca, pero en esta ocasión era suyo.

Crespo, Hernán

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese año aparecía como vecino de esa misma ciudad.

Crespo, Juan

 

El 22 de enero de 1540, recibió una encomienda en la provincia de Condesuyo.

Cruz, fray Francisco de la O.F.M.

 

En enero de 1535 fue uno de los fundadores del convento de Lima. Tras huir declaró erróneamente que los españoles en Lima habían sido asesinados por los indios. Por dichas declaraciones fue deportado a Panamá por Francisco Pizarro.

Cruz, fray Pablo de la O.P.

 

Viajó desde Sevilla junto a Francisco Pizarro en 1529.

Cuadra

 

Criado de Diego Méndez, su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Cuadrado, Antón

 

Pasó a Tierra Firme probablemente en la armada de Pedrarias Dávila. Estuvo en la primera y en la segunda jornada del trujillano. Estuvo en la isla del Gallo pero fue de los que no cruzó la línea. Pero volvió al Perú en 1534 como jinete de Pedro de Alvarado, participando en la conquista de la villa de Puerto Viejo. El 5 de marzo de 1535 se le concedieron la mitad de los indios de Huambacho que en 1561 rentaban más de 1.000 pesos de oro anuales.

Cuadrado, Gonzalo

Zafra (Badajoz)

En los años treinta había luchado en la conquista del Perú, junto a Hernando de Soto, conquistador al que sirvió. Regresó a España con el barcarroteño para enrolarse en la expedición a la Florida. Sobrevivió y sorprendentemente el 8 de julio de 1548 profesó como fraile en el convento de San Agustín de México.

Cuéllar, Francisco de

Torrejón de Velasco, cerca de Almagro

Un baquiano, pues llevaba varios años extrayendo oro en el Darién. Fue uno de los Trece de la Fama. Sabemos por un testimonio que sabía escribir. Después se le pierde la pista, aunque probablemente fue uno de los ajusticiados por Quizquiz en Cajamarca en 15332.

Cueto, Gaspar de

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco.

Cueva, Catalina de

 

Criada de Inés Muñoz, esposa de Francisco Martín de Alcántara, mantuvo una relación muy estrecha con la hija del gobernador, especialmente tras la muerte de éste. Viajó a España en su compañía en 1551, vivió con ella en la Mota, muriendo en la casa de los Pizarro de La Zarza el abril de 1576.

Dávalos Jufré, Juan

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado alcalde ordinario de la ciudad de Santiago de Chile.

Dávalos de Rivera, Luis

 

En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas.

Daza, Baltasar

 

A mediados del siglo XVI vivía en Arequipa cuando Antonio Cerón le entregó 130 ducados para que los trajese a España.

Daza, capitán Diego

 

Tras fundar Santiago de Guayaquil, Sebastián de Belalcázar lo dejó al mando de la ciudad.

Delgadillo, Diego

 

En mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad. En agosto de ese mismo año recibió una india vieja que se tasó en 2,5 pesos de oro.

Delgado Menzón, Juan

Salamanca

Cantero de oficio, en abril de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Luego participó como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto de su botín. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 20 y el 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 139.570 maravedís y plata apreciada en 77 marcos y 4 onzas. Murió en esa misma ciudad en 1556. Dejó cuatro hijos ilegítimos que quedaron bajo la custodia de su hermana María Delgado.

Díaz, Agustín

 

A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas.

Díaz, Diego

 

A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas.

Díaz, Juan (ensayador)

 

Fue muy favorecido por el marqués, ya que lo tenía de fundidor personal. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Díaz, Pedro

 

Fue regidor del primer cabildo de San Juan de la Frontera.

Díaz, Ruy

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 221.720 maravedís. Fue enviado por Diego de Almagro para pedir a Manco Cápac que retornara a la obediencia del rey de Castilla. Fue retenido por el Inca, y meses después liberado en una ofensiva encabezada por Rodrigo Orgóñez. Participó como capitán de caballería en la batalla de las Salinas, en la que perdió la vida.

Díaz Arias, Garci (bachiller)

 

Era el capellán privado de Francisco Pizarro, presente en su palacio en el momento de su asesinato. Fue obispo electo de Quito.

Díaz Bonilla, Francisco

Bonilla de la Sierra (Ávila)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Díaz de Arias, García (bachiller)

 

Tras la derrota de los almagristas, fue nombrado obispo de Quito. En 1541 se encontraba junto al marqués cuando fue asesinado.

Díaz de Carrión, Alonso (Licenciado)

Jimena, cerca de Gibraltar (Cádiz)

Llegó a Cajamarca en la hueste de Diego Almagro, por lo que no participó en dicha celada. El 6 de agosto de 1533 estaba en Cajamarca cuando fundió una pequeña cantidad de oro de su propiedad. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año, entregó 400 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 407.720 maravedís. Su casa fue saqueada tras la batalla de las Salinas. A primeros de agosto de 1535 vendió en Cusco a Hernán Ponce diez esmeraldas por un precio total de 135.000 maravedís.

Díaz de Rojas, Pedro (fundidor)

 

Estuvo en Castilla del Oro con Pedrarias Dávila. Se incorporó a la expedición pizarrista en Coaque, pero quedó de guarnición en San Miguel de Tangarara. Sin embargo, el 9 de julio estaba de 1533 estaba en Cajamarca cuando adquirió perlas por valor de 405.000 maravedís. Diego de Almagro lo condujo a Cajamarca para que fundiese el rescate del Inca. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Poco después, concretamente el 20 de abril de 1534, se avecindó oficialmente en Jauja. Murió en Huamanga en 1570, cuando tenía 63 años de edad.

Díaz de Pineda, capitán Gonzalo

 

Escribano de profesión, levantó fe de la fundación de Quito. El 12 de enero de 1538 fue proveído por teniente de gobernador de Quito, por ausencia de Pedro de Puelles. Militó en el bando almagrista, tomando parte en el asesinato de Francisco Pizarro. El 4 de marzo de 1542 era vecino de San Francisco de Quito cuando se le concedió un escudo de armas, por su labor en la conquista de aquel territorio y en el descubrimiento del valle de la Canela.

Díaz Hidalgo, Juan

 

Uno de los capitanes que estaban con Sebastián de Belalcázar en Quito.

Diente, Juan

Gibraltar

Fue uno de los conjurados en 1541 para matar al marqués. Tras la batalla de Chupas fue apresado por el capitán Diego de Rojas en Huamanga, quien los remitió al licenciado de la Gama quien lo encausó y ahorcó.

Domingo, Antón

 

Participó en la defensa de Cusco junto a Hernando Pizarro. El 14 de marzo de1539 presentó una probanza de meritos para conseguir alguna merced. El 18 de septiembre de 1550 se le concedió escudo de armas, considerando sus servicios, en la persecución de Manco Cápac cuando levantó el sitio de Cusco.

Dova, Alonso

 

El 1 de julio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir cierto oro que había rescatado en la costa cuando vino de San Miguel.

Durán, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Durán, Andrés

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Enciso, Bartolomé de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro.

Enríquez, bachiller

 

Su nombre aparece en el listado de acusados por la muerte del marqués, en agosto de 1542, aunque se cita como difunto. Fue ejecutado meses después por los propios almagristas cuando supieron que pretendía pasarse al bando de Vaca de Castro.

Enríquez, Alonso

 

El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. En 1537 era uno de los capitanes que a las órdenes de Hernando Pizarro permanecía en Cusco.

Enríquez, Álvaro

 

Pizarrista, su casa fue saqueada tras la batalla de las Salinas.

Enríquez, Andrés

 

Almagrista, murió en la batalla de las Salinas (1538).

Enríquez, Hernando

Barcarrota (Badajoz)

Apenas sabemos de él que marchó a Panamá en torno a 1535 y pocos años después se afincó como boticario en la ciudad de Cusco. Falleció en esta ciudad en torno a 1543.

Enríquez El Viejo, Juan

 

Fue testigo en una carta expedida por el marqués en el Tambo de Lunahuaná, el 19 de noviembre de 1537. Poco después, el 2 de diciembre de 1537, recibió un poder de Francisco Pizarro para que compareciese ante Diego de Almagro. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Enríquez de Guzmán, Alonso

Sevilla

Nació en Sevilla en 1499, en el seno de una familia de gran abolengo. Eran descendientes del rey Enrique II de Castilla y estaba emparentado con las casas de Medina- Sidonia y de Niebla. Sin embargo, su rama familiar se había empobrecido. Su vida fue muy azarosa y casi de novela. Durante años estuvo en Europa, participando en las guerras de Italia. En 1520, cuando contaba con 21 años de edad, se embarcó en Sicilia en la armada de Hugo de Moncada que atacó exitosamente la plaza de los Gelves. En 1523 luchó contra los rebeldes de las Germanías en Mallorca, enrolado en la tropa del Emperador. Posteriormente, se dedicó a viajar por Europa, pasando no pocas penurias. Él mismo relató que, estando en la ciudad de Colonia, tuvo tanta necesidad que se hizo pasar por judío para obtener la ayuda de sus supuestos correligionarios. De regreso en Castilla, Carlos V lo nombró contino o criado de su casa. Sin embargo, tuvo problemas con el Conde de Nassau y acabó preso por cuatro años en el presidio de Melilla. Después de cumplir su pena, fue rehabilitado como contino y se le nombró además gobernador de Mallorca. En 1534 decidió pasar a las Indias, cuando contaba con 35 años de edad. Al año siguiente lo encontramos en el Perú, con tan mala suerte que coincidió con el enfrentamiento entre almagristas y pizarristas. Tomó parte en el bando de los primeros, convirtiéndose en uno de los hombres de confianza de Diego de Almagro. Precisamente, éste lo envió a negociar con Alvarado y fue apresado y encadenado. En 1538, los almagristas fueron derrotados en la batalla de las Salinas, siendo condenado y encarcelado. En el codicilo del mariscal, dictado el día de su ejecución, es decir, el 8 de julio de 1538, lo designó como uno de sus albaceas. Consiguió en última instancia eludir la pena máxima, a cambio de su destierro a España. En 1540 se encontraba de nuevo en la Península, litigando por su libertad. Procedió judicialmente contra Hernando Pizarro, acusándolo del asesinato de Diego de Almagro y de haber provocado la rebelión de Manco Cápac. Pidió una indemnización de 126.000 ducados por haberle robado su hacienda, y 500.000 pesos para Diego de Almagro el Mozo. En enero de 1542 estaba en España cuando declaró contra Hernando Pizarro. A diferencia de Hernando Pizarro, que estuvo confinado casi toda su vida en el castillo de la Mota, Alonso Enríquez obtuvo en breve tiempo su libertad. Se destacó por la defensa de la memoria de Diego de Almagro, llegando a dedicarle baladas en octosílabos que se hicieron muy populares. Escribió una crónica de su vida y de sus vivencias que es considerada por muchos como una destacada novela picaresca. La tituló: Libro de la vida y costumbre de don Alonso Enríquez, caballero noble y desbaratado. Su manuscrito original se conserva en la Biblioteca Nacional y fue publicado por primera vez en 1862. Años después, se publicó en el Tomo 85 de la Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España. En 1546 manifestaba estar enfermo, y al año siguiente lo encontramos en Alemania, buscando entrevistarse con el Emperador, fecha en la que se pierde toda pista sobre él, posiblemente porque falleció.

Enríquez de Guzmán. Luis

Sevilla

Hermano del anterior, se embarcó con él a las Indias en 1534, llegando al Perú al año siguiente. Probablemente se encontró en el cerco de Cusco por los hombres de Manco Cápac. No se sabe más, aunque probablemente regresó a su ciudad natal.

Enríquez de Herrera, Hernando

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Escacena, Martín de

Niebla (Huelva)

Llegó a Cusco después de la toma de Cajamarca, aunque probablemente estuvo en laa fundación de Jauja y en la entrada en Cusco. Luchó a caballo en la defensa del cerco de Cusco por Manco Cápac. Se afincó en Huamanga con tan mala fortuna que en una incursión de los hombres del Inca lo asesinaron, en torno a 1542. En la probanza de méritos de Gerónimo de Guevara se le cita como muerto en combate con los indios de Manco Cápac.

Escalante, Diego de

 

Figura como escribano público y del cabildo de Cusco al menos entre 1539 y 1542. Signo el proceso que levantó Vaca de Castro contra los almagristas por la muerte del marqués.

Escalante, Juan de

Escalante (Burgos)

Nacido en 1491, era carpintero de profesión. Llegó como soldado en la armada de Pedrarias de 1514, permaneciendo en Panamá. Participó en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín, en calidad de hombre de a pie. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja y luego estuvo presente en la entrada en Cusco y en la fundación de Lima. Tuvo un repartimiento de indios en esta última ciudad, pero en 1538 retornó a España. El último dato que se tiene de él es que en 1540 vivía en Cartagena (Murcia).

Escobar, Diego de

 

Llegó al Perú en 1534 y formó parte de la hueste de Sebastián de Belalcázar en la conquista de la región de Quito. Estuvo presente en la fundación de Guayaquil. En 1536 acudió al socorro de Lima, cercado por los naturales. Pasó gran parte de su vida en Lima, donde aún vivía en 1580.

Escobar, Juan de

 

Llegó a Castilla del Oro en la gran flota de Pedrarias Dávila de 1514. Estuvo presente en las tres jornadas descubridoras del Perú. Fue de los que no permanecieron en la isla del Gallo lo que no fue óbice para que volviese al Perú, como soldado, en la tercera expedición, quedándose de guarnición en San Miguel de Tangarara. Estaba en España en enero de 1534 cuando gestionó su pasaje de regreso en la nao San Juan. Luego figuró entre los almagristas derrotados en la batalla de las Salinas.

Escobar, María de

Trujillo (Cáceres)

Zarpó de Sevilla en enero de 1530 junto al ya gobernador de Nueva Castilla. Se casó en primeras nupcias con Martín Estete y en segundas con el también trujillano Francisco de Chaves. Vivió en Jauja primero después en Lima, y tras el asesinato de su marido pasó temporalmente a Cusco, aunque poco después regresó a Lima. Según Garcilaso de la Vega fue la primera persona que cultivó trigo en Perú, aunque bien es cierto que el padre Cobo atribuye tal logro a Inés Muñoz, la cuñada del gobernador.

Escobedo, Juan de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Escudero, Diego

 

Llegó a Panamá procedente de Nicaragua en el barco de Bartolomé Ruiz. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Falleció en 1533, quizás de muerte natural.

Espinal, Manuel de

 

Almagrista, desde 1537 desempeñaba el cargo de tesorero de su Majestad. El 25 de octubre de 1537 fue uno de los representantes de Diego de Almagro que pactaron con Francisco Pizarro la mediación del fray Francisco de Bobadilla. En el codicilo de Diego de Almagro, del 8 de julio de 1538 manifestó deberle ciertos pesos de oro. Luego uso luto por la muerte de la emperatriz y recibió ciertas recriminaciones de los pizarristas. El 13 de octubre de 1541, siendo vecino de Lima, figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Fue ejecutado por los gonzalistas en Cusco por haberse posicionado con el bando Real.

Espinosa, Cristóbal de

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 142.325 maravedís.

Espinosa, Gaspar de (licenciado)

 

Había llegado a Tierra Firme con Pedrarias Dávila a quien le unió siempre una gran amistad. No en vano, ambos compartían un origen converso. Encabezó numerosas expediciones de saqueo por Tierra Firme, en algunas de las cuales participó Francisco Pizarro. En 1537 el gobernador lo envió, junto con Fuenmayor, a entrevistarse con Diego de Almagro, con el objetivo de que entrase en razón y viniese de paz. Sin embargo, fue en vano porque insistía en incluir en Cusco su gobernación. Según Borregán, pocas semanas después enfermo de enojo, murió de enfermedad.

Espinosa, Juan de

 

Era hijo del anterior, el 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito, ostentando el cargo de alcalde mayor. Posteriormente, desempeñó el cargo de escribano del cabildo de Huamanga. En Lima, el 20 de enero de 1535, firmó a ruego de Almagro, una carta de poder, que evidencia las buenas relaciones entre ambos. Fue él quien trajo a Juan de Rada su nombramiento como gobernador de Nueva Toledo. El 20 de En 1538, Diego de Almagro lo cita como su criado. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Nuestra Señora de la Paz y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Espinosa, Pedro Antonio de

 

El 9 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco plata por valor de 55 marcos. Debió morir pocos días después, pues el 20 de julio de 1535 Juan de Valdivieso fundió en su nombre, oro de rescates valorado en 38.965 maravedís.

Estete, Martín

 

Participó como capitán en la conquista del incario, aunque no estuvo en la celada de Cajamarca ni en el reparto de su botín; en 1535 era teniente de gobernador en la villa de Trujillo, y poseía una estimable encomienda. Sin embargo debió morir poco después, pues en 1536 su mujer, María de Escobar, se declaraba viuda.

Estete, Miguel

Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

Escribano, secretario y hombre de a caballo, estuvo presente en la celada de Cajamarca.

Según el Inca Garcilaso fue el que hirió accidentalmente en la mano al gobernador, al tiempo que arrebató la mascapaicha a Atahualpa. Un atuendo real que según el mismo cronista restituyó al inca Sayri Túpac en 1557. Participó en una expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. Participó, asimismo, en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, registrando dos meses después varias esmeraldas que adquirió en almoneda por valor de 31.500 maravedís. Poco después decidió regresar, estableciendo su residencia en Valladolid y escribiendo una crónica de sus vivencias en el Perú.

Estete de Santo Domingo, Miguel

Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)

Lockhart lo llama el pariente pobre del cronista, aunque a juzgar por su testamento, disfrutó de buenas rentas y llevó una vida holgada. Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y estuvo presente en el reparto del botín. A diferencia del ilustre cronista, el Estete pobre se quedó en el Perú, viviendo en Huamanga toda su vida. Se desposó con Mencía Fernández y tuvo al menos tres hijos: Lorenzo, Francisco y Martín Estete. Por cierto que en 1554, siendo los tres vástagos menores de catorce años, los envió a su hermano Martín Estete, en Santo Domingo de la Calzada, junto a 3.806 ducados en barras de plata, para que se encargase de su curaduría. Pese a que redactó su testamento el 24 de septiembre de 1548, todavía vivía en Huamanga en 1561.

Esturiano o Asturiano, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Feria, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Farfán de los Godos, Gonzalo

Asturias

Soldado en la primera expedición al Levante. Volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. Luego se reincorporó en Coaque, siendo uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara y alcalde ordinario en 1531. El 19 de julio de 1540 seguía avecindado en esta ciudad, cuando recibió un escudo de armas por sus servicios en el poblamiento de Panamá y en la conquista de Nueva Castilla.

Feria, Alonso de la

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Fernández, Juan (piloto)

 

Fue designado como piloto de una embarcación para devolver a la gobernación de Guatemala a Pedro de Alvarado.

Fernández, Juan

 

Testigo en una carta de poder otorgada por Diego Velázquez, mayordomo de Hernando Pizarro, en Arequipa, el 17 de noviembre de 1552.

Fernández Alderete, Juan

 

El 12 de febrero de 1541 fue nombrado regidor de la ciudad de Santiago de Chile.

Fernández de Angulo, Juan

 

Trompeta, entre abril y agosto de 1531, estando en Coaque, recibió dos esclavas indias que se tasaron en total en 10 pesos de oro. En 1537 fue uno de los almagristas que iba en la vanguardia cuando entraron en Cusco. Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Tras la batalla de las Salinas fue apresado y, posteriormente liberado.

Fernández de Silva, Juan

 

Almagrista, murió en la batalla de las Salinas (1538).

Fernández de Trujillo, Lorenzo

Trujillo (Cáceres)

Amigo y soldado del marqués, fue herido en el asalto de los almagristas. Luego luchó junto a Vaca de Castro en la batalla de Chupas. En 1543 residía en la ciudad de Cusco.

Figueredo, Ruy de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Figueroa

 

Almagrista muerto en las semanas posteriores a la batalla de las Salinas (1538). Sufrió escarnio público, pues Diego de Gumiel, criado del marqués, le peló las barbas.

Figueroa, Cristóbal de (escribano)

 

El 5 de junio de 1537, en la ciudad de Lima, Francisco Pizarro protocolizó ante él su testamento, como escribano que era de la Ciudad de los Reyes.

Figueroa, Juan de

 

En 1538, tras la batalla de las Salinas fue enviado junto a otros capitanes a la conquista de la región del Collao y de Charcas. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Florencia, Martín de

Barbastro (Aragón)

Ballestero primero y luego artillero, participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Se avecindó en Cusco en 1534 donde llegó a ser un rico encomendero. El 4 de agosto de ese año aparecía como vecino de esa misma ciudad. En ese año entregó 2.000 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el l 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 459.540 maravedís y plata apreciada en 346 marcos y 7 onzas. El 28 de octubre de 1543, seguía en Cusco, cuando recibió un escudo de armas, pero lo disfrutó poco porque al año siguiente fue ahorcado por los pizarristas.

Flores, Juan

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Gonzalo Martín, supuestamente para el servicio del Emperador. El 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 379.665 maravedís y plata que se apreció en 170 marcos. Poco después, en ese mismo año, acompañó a un grupo de españoles a la toma de un peñón que estaba en manos de los indios rebeldes. El 20 de mayo de 1536 fue testigo en el otorgamiento del codicilo de Juan Pizarro en Cusco. El 14 de marzo de 1539 figuró como testigo en la probanza presentada en Cusco por Antón Domingo.

Franco, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Franco, Neri

Florentino

Pertenecía a una familia de mercaderes florentinos. Se llamaba Nery Franceschi, aunque castellanizaba su firma como Neri Franco o Francisqui. Entre el 18 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 481.375 maravedís y plata apreciada en 955 marcos. A primeros de agosto de ese mismo año registró en Cusco dos esmeraldas, valoradas en 135.000 maravedís. En 1536 vino a España con un buen cargamento de esmeraldas. El navío aportó a Setúbal y los funcionarios lusos le quitaron 48 esmeraldas y una turquesa en concepto de diezmo al rey de Portugal. Lo cierto es que si esa cantidad era el diezmo debía llevar una gran cantidad de esmeraldas y algunas turquesas.

Frías

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Fuente, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Fuente, Francisco de la

 

Militó en el bando almagrista y estuvo entre los acusados en el proceso iniciado por Vaca de Castro en agosto de 1542.

Fuentes, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Fuentes, Francisco de

¿Sevilla?

Caballero, llegó con Gil González Dávila al Darién en 1520. Cuando se enroló en la conquista del Perú era un baquiano. Estuvo presente en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Al parecer, fue de los soldados que más se opusieron al ajusticiamiento del Inca. En 1535 estaba en Cusco durante el asedio de los hombres de Manco Cápac. A mediados de 1535 acompañó al capitán Alonso de Alvarado a la conquista y pacificación de la región de Chachapoyas. Se estableció en Trujillo con una buena encomienda y ostentando diversos cargos de su cabildo. A finales de 1537 le encargó el gobernador la custodia del quinto real de los de Chile que estaba depositado en el valle de Chincha. Desposado con una hija de Gaspar de Espinosa, Bárbola de Espinosa, tuvo tres hijos, Francisco, Francisca y Juana de Fuentes, dejando amplia descendencia en el Perú. Probablemente fue el Fuentes, criado de Pizarro, que atravesó el corazón de Rodrigo Orgóñez con su daga, después de rendirse éste. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Trujillo y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Murió con 53 años en 1560.

Fuentes, Gonzalo de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Fuentes, Pedro de

 

Entre el 16 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 106.920 maravedís y plata apreciada en 15 marcos. El 22 de enero de 1540 recibió una encomienda en la provincia de Condesuyo.

Gabriel Félix

Sevilla

De origen sevillano era de oficio contador. Se enroló en la tercera eexpedición, tomando parte como hombre de a caballo en la celada de Cajamarca ye en el posterior reparto de su botín. El 19 de mayo de 1533 adquirió veinte esmeraldas por un importe total de 121.500 maravedís. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, pero poco después decidió retornar a su ciudad natal. En 1535 estaba en Sevilla, donde aún vivía en 1541.

Gaete, Baltasar de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Al año siguiente, fue enviado a Cusco al frente de una expedición para socorrer a los sitiados pero lo interceptaron los nativos y lo mataron.

Gaitán, Francisco

 

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado.

Galán, fray Juan

 

A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener más de 40 años por lo que había nacido en torno a 1498 o 1499. Llegó al Perú después de la conquista.

Galdo, Diego de

Sevilla

Nacido en 1518 lo encontramos por primera vez en la defensa del cerco de Lima en 1536. Cuando el marqués fue asesinado se encontraba en la pacificación del valle de Chincha. Se sumó al bando Real, luchando contra los almagrista en la batalla de Chupas. Varias décadas después volvió a Sevilla, donde se encontraba en 1558, pero no sabemos si regresó a Perú.

Gallego, Bernal

 

El 19 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 64.350 maravedís.

Gallego, Cristóbal

Sevilla

Caballero, participó como tal en el reparto de la plata de Cajamarca, aunque no estuvo en el del oro. El 19 de mayo de 1533 compró dos esmeraldas por 51.750 maravedís. El 6 de febrero de 1535 estaba de regreso en Sevilla, cuando recibió un escudo de armas. En 1554 todavía vivía en la capital hispalense.

Gallego, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Gallego, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Gallegos, Francisco

Andaluz

Participó como hombre de a pie en el desembarco de Túmbez, en la fundación de San Miguel y en la campaña de Cajamarca, así como en el posterior reparto del botín. Después se halló presente en la toma de Cusco, avecindándose oficialmente en dicha ciudad el 23 de marzo de 1534. El 4 de agosto de ese mismo año vuelve a figurar en un documento como vecino de esa misma ciudad.

Gálvez, Diego de

 

Estuvo en el Perú, pero regresó a España, llegando a ser secretario en la corte.

Gama, Antonio de la (Licenciado)

 

Estaba titulado en leyes y estuvo en 1517 en Puerto Rico como juez de residencia. Luego pasó al Perú, entablando una gran amistad con Francisco Pizarro, de quien fue asesor jurídico y hombre de confianza. Fue testigo en la carta de concordia del 25 de octubre de 1537 por la que se aceptó la mediación de fray Francisco de Bobadilla, en las disputas entre Almagro y Pizarro. Estaba avecindado en Cusco donde dispuso, según el Inca Garcilaso de un buen repartimiento de indios. El 20 de enero de 1543 fue uno de los firmantes de una carta a Su Majestad. Estuvo junto a Gonzalo Pizarro en su alzamiento, pero poco antes de la derrota se cambio de bando, luchando con La Gasca en la batalla de Jaquijahuana. En 1561 era difunto.

Gama, Sebastián de la

 

Hermano del anterior, después de estar en la Española y Puerto Rico, pasó al Perú en 1533. El 14 de mayo de 1533 estuvo en Cajamarca fundiendo oro propio, por lo que pagó de quinto real 16.338 maravedís. En 1536 fue nombrado teniente de gobernador en San Miguel de Piura, puesto que desempeñó largo tiempo, aunque con algunas interrupciones.

Garay, Martín de

 

Testigo en una carta otorgada en Cusco el 29 de enero de 1540. Fue procurador del cabildo de Huamanga. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

García, Alonso

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

García, Antón Esteban

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

García, Cristóbal

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

García, Diego (clérigo)

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en 1513 o en 1514, pues en 1566 declaro tener 53 o 54 años. Dijo haber conocido a Francisca Pizarro en Perú en 1549, y luego mantuvo contacto con ella en España.

García, Esteban

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 29 de junio de 1533 compró perlas por valor de 21.150 maravedís. Después, debió permanecer en San Miguel de Tangarara junto a Belalcázar pues no aparece entre los hombres que entraron en Cusco.

García, Hernán

Zamora

Había luchado en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en un proceso.

García de Alfaro, Diego

Moguer (Huelva)

Desde 1544 reclamaba 500 pesos de oro a los herederos de Francisco Pizarro. Tras obtener sentencia a su favor fue apelado al Consejo de Indias, presentándose ante el mismo el 17 de mayo de 1551. En 1549 estaba de regreso en su villa natal, por lo que pudo seguir el proceso desde España.

García Carrillo, Hernán

 

En mayo de 1540 fue nombrado alguacil menor de Huamanga.

García Clemente, Juan

Las Barcas de Albalá, junto a Jaraicejo (Cáceres)

Pregonero mulato, llegó en 1530 junto a los hermanos Pizarro, estando presente como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Fue pregonero en la ciudad de Cusco donde estuvo avecindado hasta su regreso a España. Lo curioso es que era analfabeto por lo que debía memorizar previamente sus pregones y luego aparentar su lectura. A finales de 1535 se embarcó rumbo a España, con una cierta cantidad de oro, afincándose en su localidad natal. En 1540 seguía vivo en su localidad natal y se estima que murió en 1545.

García Díez, Francisco (bachiller y capitán)

 

En el testamento de Francisco Pizarro, otorgado en Chivicapa, el 22 de junio 1539, éste lo nombró como uno de sus albaceas.

García de Escandón, Alonso

 

Paje de Pizarro, murió en su palacio en 1541, en el ataque de los almagristas.

García Ferrugos, Francisco

 

En mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad. Luego recibió dos indias que se apreciaron en 5,5 pesos de oro las dos.

García Gaitán, Juan

¿?

Escopetero, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 4 de agosto de ese mismo año vuelve a figurar en un documento como vecino de esa misma ciudad. Un Juan García, almagrista, murió en la batalla de las Salinas, pero desconocemos si se trata de esta misma persona.

García de Paredes, Diego

Trujillo (Cáceres)

Era hijo natural del coronel Diego García de Paredes y de una señora de nombre desconocido de la familia de los Vargas. Había nacido en torno a 1507 y fue uno de los enrolados en Trujillo por el gobernador a su paso por Trujillo. Estuvo presente como hombre de a pie en Cajamarca y en el posterior reparto. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. Volvió a las Indias, pero no al Perú sino al Nuevo Reino de Granada, donde fue maestre de campo del gobernador Pablo Collado en su enfrentamiento con Lope de Aguirre. En compensación por sus esfuerzos por real cédula, dada en Madrid el 28 de junio de 1562 se le concedió la gobernación de Popayán, con tan mala fortuna que lo mataron los indios nada más arribar. No tuvo descendencia, un sobrino suyo, Luis de Paredes, vecino de Trujillo, reclamó su herencia.

García Samanes, Luis

 

En septiembre u octubre de 1537, Diego de Almagro lo envió en una balsa por la costa del Perú para que encontrase un barco en el que ir a Panamá y de ahí a España a informar al Emperador. Sin embargo, enterado el marqués fue perseguido y apresado y llevado a Lima. Tras la batalla de las Salinas, su casa de Cusco fue una de las saqueadas. En el codicilo de Diego de Almagro de 1538, reconoció deberle muchos pesos de oro. El 4 de julio de 1539 se le concedió una encomienda de indios. Sargento Mayor, fue ejecutado por Gonzalo Pizarro, tras la batalla de Huarina.

García de Santa Olalla, Juan

Santa Olalla del Cala (Huelva)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 19 y el 22 de julio de 1535 un Juan García entró a fundir en Cusco oro por valor de 550.465 maravedís y plata apreciada en 297 marcos y 4 onzas. El 4 de agosto de ese año aparecía como vecino de esa misma ciudad. Luchó fielmente junto a Gonzalo Pizarro, muriendo en 1548.

García Zamarrilla, Alonso

 

En 1536, cuando se dirigía a Cusco apresado por Manco Cápac. A los pocos días lo soltó y cuando acudió a Hernando Pizarro a contarle el asedio que los indios estaban preparando no fue creído. Luchó en la defensa del cerco de Cusco, encontrándose entre los primeros hombres que entraron en la fortaleza de Sacsahuamán. Estuvo en la fundación de Huamanga ciudad en la que se avecindó. Poco después fue apresado y ejecutado por Diego de Almagro el Mozo.

Garcilaso de la Vega, Sebastián

Badajoz

Natural de Badajoz, Luchó en la conquista de México y en Guatemala, pasando al Perú en la hueste de Pedro de Alvarado en 1534. Estuvo siempre del lado de los Pizarro, y acudió en su ayuda cuando éste se vio amenazado en 1536 por la insurrección del Inca. En 1537 tomó parte en la expedición que marchó a Cusco a las órdenes de Alonso de Alvarado. Tras ser derrotados fue apresado y conducido a la ciudad Imperial. En 1538, tras la batalla de las Salinas fue enviado junto a otros capitanes a la conquista de la región del Collao y de Charcas. Luego estuvo junto al licenciado Vaca de Castro. Fue herido en la batalla de Chupas recibiendo en compensación por sus servicios una encomienda en Chuquisaca. Una vez repuesto, fue enviado por Vaca de Castro a Cusco para que hiciera justicia, pasando días antes por la de San Juan de la Frontera, donde dictó numerosas penas de muerte a almagristas cautivos. También tomó parte en las batallas de Huarina y Jaquijahuana. En esta última tomó la decisión de pasarse al bando realista de La Gasca, salvando así su vida. Pese a los recelos de los vencedores, fue nombrado gobernador de Cusco. Se casó con una hija de Huayna Cápac, la princesa Isabel Chimpu Ocllo, con quien tuvo al célebre escritor y poeta el Inca Garcilaso de la Vega, nacido en Cusco el 12 de abril de 1539. El badajocense murió en la ciudad de Cusco en 1559. Su hijo regresó a España, afincándose por espacio de 30 años en Montilla (Córdoba), donde escribió sus Comentarios reales y la Historia General del Perú.

Gavilán, Diego

Guadalcanal (Sevilla)

Era natural de Guadalcanal, una villa sevillana, entonces perteneciente a la circunscripción extremeña. Mercader de profesión, llegó al Perú desde Nicaragua en la hueste de Hernando de Soto. Presente en el desembarco de Túmbez y en la fundación de San Miguel de Tangarara. Luego tomó parte en la celada de Cajamarca y en el reparto del botín. Estuvo presente en la fundación de Jauja. Entre el 18 y el 20 de julio de 1535 metió a fundir en Cusco oro por valor de 111.215 maravedís y plata apreciada en 990 marcos y 5 onzas. Luego estuvo en la fundación de Lima de cuyo cabildo fue regidor. De este último cabildo fue regidor. En 1537 compró en Lima dos caballos para Juan Pizarro, en parte con dinero de éste que tenía Juan de Herrera. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. El 4 de mayo de 1541 se le concedió una encomienda y poco después, el 22 de junio de 1541, recibió un escudo de armas. Pero siguió ligado a los Pizarro; de hecho, cuando, a partir de 1544, Gonzalo Pizarro se levantó contra el virrey del Perú, Blasco Núñez de Vela, que quería aplicar las Leyes Nuevas, Diego Gavilán se unió a él. Y con Gonzalo Pizarro se mantuvo hasta su derrota en la batalla de Jaquijahuana. La vida le fue perdonada pero a cambio se le condenó a servir tres años en galeras y a la confiscación de sus bienes.

No parece que llegara a cumplir dicha sentencia. Pero, sea como fuere, lo cierto es que no escarmentó, pues, unos años después del ajusticiamiento del trujillano lo encontramos implicado en un nuevo alzamiento frente al poder Real. Concretamente en el que protagonizó Hernández Girón entre 1553 y 1554. En ese momento perdemos su rastro.

Gaviria, el atambor

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Genovés, Esteban

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Gil de Montenegro, Juan

 

Había pertenecido a la hueste de Vasco Núñez de Balboa con posterioridad al descubrimiento del mar del Sur. Participó en la primera jornada de 1524 al Levante. Pizarro lo envió a por provisiones cometido que cumplió adecuadamente, salvando in extremis a los expedicionarios. Llegó a Cajamarca cuando el Inca estaba preso. El 14 de mayo de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro que declaró le había dado una india suya de Cueba, en Castilla del Oro. Siguió hasta Jauja y participando en la toma de Cusco. Ejerció de tesorero en el este último reparto por ausencia de Riquelme.

Girón, Francisco

 

Capitán, fue ahorcado en Lima en 1554.

Gozial, fray Pedro O.F.M.

Flamenco

Llegó a Perú en la flota de Pedro de Alvarado en febrero de 1534. Se dedicó a la evangelización de los indios.

Godínez, Juan

 

Clérigo; el 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

Godoy, Francisco de

Cáceres

No estuvo presente en la toma de Cajamarca ni en el reparto de su botín, pero sí entró en Cusco junto a Hernando Pizarro. El 23 de marzo de 1534 estuvo presente en la refundación del Cusco y un mes después se avecindó en Jauja. El 20 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescate por valor de 638.195 maravedís. En 1536 era alcaide de Lima, cuando fue enviado por Francisco Pizarro a socorrer la ciudad sitiada de Cusco. Sin embargo, con buen criterio, viendo imposible el acceso a la ciudad, decidió regresar a Lima. En noviembre de 1537 participó en el intento de acuerdo diplomático en Mala, entre almagristas y pizarristas, sobre la división de las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. En 1541, cuando el marqués fue asesinado vivía en Lima, y luego luchó contra los almagristas en la batalla de Chupas. Posteriormente regresó a Cáceres donde fundó un mayorazgo, falleciendo en 1564.

Godoy, Sancho de

 

Poseía casa en la plaza mayor de Lima, muy cerca de la casa del marqués. Su casa no fue saqueada porque, pese a su condición de pizarrista, mantenía buenas relaciones con algunos de los almagristas.

Gómez, Alonso

 

El 15 de febrero de 1558 figura como testigo en una carta de poder otorgada en San Juan de Chachapoyas.

Gómez, Blas

 

Martín de Murúa afirma que éste se casó con una hija de Atahualpa.

Gómez, Diego

 

En 1551 era escribano en la ciudad de Potosí.

Gómez, Francisco

 

Luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía.

Gómez, Hernán o Fernand

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año, entregó a Hernando Pizarro 1.000 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 9 y el 21 julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por valor de 952.970 maravedís así como plata por valor de 1.003 marcos y 6 onzas.

Gómez de Malaver, Juan

 

Estaba avecindado en San Miguel de Piura. Estuvo con Diego de Almagro en la campaña de Chile. En 1536 recibió en encomienda los indios que había disfrutado Miguel de Salcedo en el valle de Jayanca. En 1537 lo envió Almagro a entrevistarse con Manco Cápac, que estaba en Tambo, y entregarle una carta suya. Pretendía congraciarse con el Inca, aunque la cosa salió mal entre otras cosas porque en ese mismo momento llegó otra carta de Hernando Pizarro en que avisaba al Inca de que los almagristas lo iban a traicionar. Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Gómez de Narváez, Baltasar

 

Era teniente de gobernador en la villa de Almagro, cuando fue apresado por los hombres del marqués en 1537 y llevado a Lima. Diego de Almagro lo cita en su codicilo en su codicilo de 1538. Participó directamente en el asesinato de Francisco Pizarro pero no pudo ser procesado porque en agosto de 1542 era finado.

González, Francisco

Zalamea de la Serena (Badajoz)

Llevaba varios años en Tierra Firme. Presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 4 de agosto de 1534 figuraba como vecino de Cusco, sin embargo en 1535 estaba de regreso en Sevilla, afincándose en su localidad natal. Debió regresar al Perú, pues, el 6 de junio de 1537, fue nombrado teniente de gobernador de Lima.

González, Gómez

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

González, Juan

 

El 21 de julio de 1535 fundió en Cusco oro de rescates por valor de 16.235 maravedís.

González, Nuño

¿Andalucía?

Era un baquiano y participó en el desembarco de Túmbez y en la fundación de San Miguel de Tangarara. Asimismo, estuvo en la celada de Cajamarca como hombre de a pie y en el reparto de la plata pero no del oro. Marchó a Jauja y a la toma de Cusco. Poco después retornó a España.

González, Simón

 

Llegó al Perú en la hueste de Diego de Almagro, tomando parte en la entrada en Cusco. Se avecindó allí, tomando parte en la defensa del cerco de dicha ciudad. El 16 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 862.515 maravedís y plata apreciada en 490 marcos. Uno de los testigos en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro en Chivicapa el 22 de junio de 1539. En 1540 se le documenta por última vez en la ciudad de Cusco.

González Altamirano, Diego

Trujillo (Cáceres)

Nacido en torno a 1514, tomó posesión de su plaza de oidor de la audiencia de Lima en junio de 1551 y estuvo en dicho puesto hasta el último día de abril de 1562 en que se embarcó rumbo a la Península. En 1566 declaro en el pleito que mantenía Francisca Pizarro con Antonio Rivero.

González de Prado, Pedro

Toledo

El 29 de mayo de 1560, recibió escudo de armas en consideración a sus servicios en ayuda del licenciado Vaca de Castro contra Diego de Almagro y en la lucha contra Gonzalo Pizarro, participando en las batallas de Huarina y Jaquijahuana.

González Renuesgo de la Torre, Hernán

Guadalcanal (Sevilla)

Participó en la conquista, pero no estuvo en la celada de Cajamarca ni en reparto de su botín. El 14 de abril de 1531 fue designado tesorero interino por el gobernador, en ausencia de Alonso Riquelme. El 22 de mayo de 1533 Francisco Pizarro lo nombró tenedor de bienes de difuntos. Al año siguiente estaba avecindado en Jauja. El 22 de junio de 1535 se le concedió una buena encomienda en la provincia de Jauja. En 1536 fue elegido alcalde ordinario de Lima, cargo para el que volvió a ser elegido en 1538. El 3 de febrero de 1537 recibió un escudo de armas, por sus servicios como tesorero real, veedor de fundiciones y tenedor de los bienes de difunto. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. El 25 de enero de 1550 fue testigo en una carta otorgada en Lima.

Gorducho, Francisco

San Martín de Trebejo (Cáceres)

Tomó parte en el desembarco de Túmbez y en la fundación de San Miguel de Tangarara. Luego estuvo presente en la celada de Cajamarca, como hombre de a pie, estando presente en el reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. Dos años después estaba en la defensa del cerco de Cusco. Luchó y murió en la batalla de las Salinas, entre las tropas almagristas.

Gorta, Domingo de

 

Fue testigo en el traslado del codicilo de Diego de Almagro, en Cusco el 31 de enero de 1539.

Grado, Antonio de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Grajeda, Gonzalo de

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de San Miguel y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. En 1558 continuaba avecindado en la misma villa, rebautizada como San Miguel de Piura.

Griego, Jorge

Grecia

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Un mes después lo hizo en la de Jauja. Regresó a España y en 1544 era vecino de Sevilla, concretamente en la collación de Triana.

Griego, Marco

Grecia

El 21 de junio de 1533 estaba en Cajamarca cuando metió a fundir cierto oro suyo y de Luis Catalán.

Guarda, Laso de la

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Guerra, Alonso

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Guerra, Juan

 

Viajó en la tercera jornada conquistadora, pero quedó en la guarnición de San Miguel de Tangarara. Al parecer murió varias décadas después a manos de los gonzalistas.

Guerrero, Álvaro

Zafra (Badajoz)

El 15 de octubre de 11538 se embarcó rumbo a Guatemala. Posteriormente, luchó en las guerras civiles del Perú, del lado de Gonzalo Pizarro, siendo desterrado a la gobernación de Popayán en 1548, tras la derrota. En 1551 estaba en Valladolid cuando fue presentado como testigo en una probanza.

Guerrero, Sancho

 

En 1538 lucho en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas.

Guevara, Vasco de

Toledo

Llegó al Perú procedente de Nicaragua, luchando como capitán de caballería en la batalla de las Salinas. Sobrevivió a la derrota, siendo apresado y, posteriormente liberado. Luego el marqués lo envió a la villa de San Juan de la Frontera a pacificarla, pues estaba acosada por Manco Cápac, cumpliendo bien con su cometido. El 24 de abril de 1539 fue nombrado teniente de gobernador y capitán de la provincia de Huamanga, donde se le asignó una encomienda de indios. En diciembre de ese mismo año se le encomendó la construcción de una iglesia en dicha ciudad. En 1540 se le concedieron en encomienda los indios de los Lucanas. Asesinado el marqués huyó hasta Piura, a más de 250 leguas, uniéndose al licenciado Vaca de Castro en su lucha contra Almagro. Tuvo al menos un hijo, Gerónimo de Guevara Manrique, vecino y procurador general de Lima

Guillén, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Gumiel, Diego de

 

Criado de Francisco Pizarro. Llegó al Cusco con el marqués, tras la muerte de Almagro.

Gutiérrez, Alonso

 

El 13 de noviembre de 1539 fue nombrado regidor perpetuo del cabildo de San Juan de la Frontera en Chachapoyas.

Gutiérrez, Antón

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Gutiérrez, Diego

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. En 1538 ejercía de escribano público en Lima.

Gutiérrez, Felipe

 

El 16 de noviembre de 1537 fue testigo en el Tambo de Mala de una carta otorgada por Francisco Pizarro. En 1538 luchó en el bando pizarrista, como hombre de a caballo, en la batalla de las Salinas. Era regidor en Cusco en 1541 cuando fue apresado por los almagristas, tras el asesinato del marqués.

Gutiérrez, Gonzalo

Granada

Llegó al Perú en la hueste de Diego de Almagro, encontrando al Inca preso en Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 500 pesos de oro, supuestamente para el servicio del Emperador. En 1539 estaba de regreso en España y en 1541 aparece avecindado en Granada, probablemente su ciudad natal.

Gutiérrez, Hernán

 

Viajó con Pizarro en la tercera expedición conquistadora, ejerciendo de tesorero hasta Coaque en que apareció, por fin, el titular Alonso de Riquelme. Era asimismo tesorero de la compañía de Francisco Pizarro y en su nombre fundió en San Miguel en agosto de 1532 oro por valor de más de un millón y medio de maravedís.

Gutiérrez Maraver, Juan

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Gutiérrez de Mendoza, Diego

Zafra (Badajoz)

El 18 de julio de 1537 se embarcó rumbo a Nombre de Dios. Posteriormente pasó al Perú, estando presente en la fundación de la ciudad de Arequipa por el marqués en 1539. Se casó con Constanza Rodríguez y tuvo nueve hijos. Falleció en 1567 con testamento.

 

Gutiérrez de los Ríos, Diego

Córdoba

Lucho inicialmente en el bando pizarrista, pues acompañó a Alonso de Alvarado, que fue enviado por Francisco Pizarro para socorrer a su hermano en el Cusco. Luego debió pasarse al bando almagrista, estando presente en la batalla de las Salinas. Afirma que a él y a otros capitanes le comunicó Almagro su deseo de pactar con Hernando Pizarro y excusar la batalla y alborotos. Fue testigo de los desmanes de los pizarristas tras su victoria en las Salinas, pero regresó a España. En 1540 estaba en Madrid cuando declaró contra Hernando Pizarro en el pleito criminal que le interpuso Leonor de Becerra, madre de Hernando de Alvarado.

Gutiérrez de los Ríos, Pedro

 

Tomó parte en la tercera jornada conquistadora, aunque no estuvo en la celada de Cajamarca porque quedó de guarnición en San Miguel de Tangarara. Luchó junto a La Gasca en las batallas de Añaquito y Jaquijahuana, siendo recompensado con una encomienda que rentaba 300 pesos anuales.

Gutiérrez de Santa Clara, Pedro

México

Hijo mestizo de Bernardino de Santa Clara, salmantino de orígenes judeoconversos, que en 1543 pasó al Perú, escribiendo una crónica sobre las guerras civiles.

Gutiérrez de Valladolid, Juan

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. Pero no sabemos mucho más sobre su participación en la misma, acaso porque murió prematuramente. El 20 de junio de 1533 Rodrigo de Chávez fundió cierto oro en nombre de Juan Gutiérrez al igual que hizo Luis Hernández en Jauja el 18 de junio de 1534. El 21 de julio de 1535 un Juan Gutiérrez entró a fundir en Cusco plata por valor de 7 marcos y 4 onzas. En ninguno de los casos sabemos si se trata de la misma persona.

Guzmán, Gonzalo de

 

En 1538 fue designado regidor de la recién fundada ciudad de la Frontera, en la provincia de Chachapoyas. En abril de 1541 fue designado alcalde ordinario de la misma ciudad.

Guzmán, Juan de

Villadiego (Burgos)

Estando en Coaque, en abril de 1531, adquirió cierta plata de su majestad en almoneda por 6 pesos de oro. El 31 de julio de 1533 Juan de Porras fundió en su nombre cierto oro por el que pagó de quinto 20.402 maravedís. Fue un decidido almagrista, desempeñando el cargo de contador que ostentó al menos entre en 1537 y 1541, cuando figuró como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. En 1537 fue uno de los que entró en el palacio de Hernando Pizarro en el Cusco y lo prendió. Luego lo envío Almagro para que dijese al marqués que pretendía volver a su antigua amistad con él. Entre el 25 de octubre y el 24 de noviembre de 1537 fue uno de los representantes de Diego de Almagro que pactaron con Francisco Pizarro la mediación del conflicto de términos entre las gobernaciones de Nueva Castilla y Nueva Toledo. Tras la batalla de las Salinas fue apresado y, posteriormente liberado. En el codicilo de Diego de Almagro, dictado en julio de 1538 fue designado como uno de sus albaceas testamentarios. En 1541 estuvo entre el grupo de hombres conjurados para acabar con la vida del marqués. El 12 de octubre de 1541 fue testigo en una escritura otorgada en Lima por Diego de Almagro el Mozo. Fue procesado a partir de agosto de 1542 por el licenciado Vaca de Castro. Sin embargo, debió salvar la vida porque años después lo encontramos luchando en el bando del virrey Blasco Núñez de Vela. En 1549 estaba en Lima cuando fue testigo en una proceso.

Guzmán, Tello de

 

Entre el 9 y el 18 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por valor de 303.515 maravedís así como 251 marcos y siete onzas de plata.

Halcón, Pedro

Cazalla de la Sierra (Sevilla)

Un baquiano, pues llevaba varios años en Tierra Firme, extrayendo oro. Fue uno de los Trece de la Fama. Al parecer, perdió la razón poco después, no permitiéndosele su embarque en la siguiente expedición conquistadora.

Halcón de la Cerda, Diego

 

El 14 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco plata por valor de 15 marcos.

Hariza, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Heredia, Nicolás de

Adamuz (Córdoba)

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 271.635 maravedís y plata apreciada en 275 marcos. Testigo en una carta otorgada en Cusco el 29 de enero de 1540. El 12 de octubre de 1541, declaró nuevamente ser vecino de Cusco cuando fue presentado como testigo en una probanza auspiciada por Diego de Almagro el Joven. Fue asesinado por Francisco de Carvajal.

Herencia, Francisco de

Trujillo (Cáceres)

Había nacido en Trujillo en 1511 o 1512. En 1541, posaba en casa de Sancho de Godoy, en Lima, cuando asesinaron al marqués, observando desde una ventana la algarada protagonizada por los asaltantes. Con posterioridad estuvo en Cusco, en la Paz y en Potosí, regresando finalmente a España. En su ciudad natal estaba en 1566 cuando fue testigo en una probanza.

Hernández, Alonso

 

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito. El 4 de marzo de 1542, seguía avecindado en esta misma localidad, cuando se le concedió escudo de armas, por sus servicios junto a Sebastián de Belalcázar en la guerra contra Quizquiz. Una persona de este mismo nombre otorgó un poder el 27 de mayo de 1551 en la ciudad de Potosí, pero no parece que se trate de la misma persona.

Hernández, Andrés

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, en 1542.

Hernández, Antonio

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Hernández, Diego

Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

De oficio sillero. Viajó en la tercera expedición pero no estuvo en la celada de Cajamarca porque quedó de guarnición en San Miguel de Tangarara. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese año entregó 400 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Luchó en la guerra contra Manco Cápac, estando en la defensa de Cusco, y en recompensa por sus servicios, el 22 de enero de 1540, se le entregaron encomiendas en Yarabaya, Tilumbaya, Copoata Puquina,Yumina, Tambopalla y Chule. En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa. El 4 de abril de 1542 seguía en esta última ciudad cuando se le concedió un escudo de armas.

Hernández, Diego

Talavera de la Reina (Toledo)

Llegó al Perú con Diego de Almagro, entrando en Cajamarca cuando el Inca estaba preso. Luego estuvo en la toma de Cusco y en su refundación. Luchó contra Almagro en la batalla de Chupas y contra Gonzalo Pizarro en la de Jaquijahuana. En recompensa por sus servicios el virrey la Gasca le otorgó una encomienda que rentaba 1.200 pesos de oro anuales en Huaynarima.

Hernández, Francisco

 

En 1538, se le quiso comisionar para entrevistarse con Hernando Pizarro y evitar la batalla de las Salinas, pero éste se negó, temiendo la represalia del trujillano. A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener unos 40 años por lo que había nacido en torno a 1499. Evitó el exilio de Cusco, tras prometerle a los Pizarro que los serviría.

Hernández, Francisco

 

El 10 de enero de 1557, Catalina Hernández, viuda de Diego Hernández, manifestó tener un hijo suyo, llamado Francisco Hernández, que era escribano en Lima.

Hernández, García

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Hernández, Gaspar

 

Escribano público y del cabildo de Arequipa en 1552.

Hernández, Gonzalo

Sevilla

En 1534 se embarcó para Tierra Firme, llegando a Perú a comienzos de 1535. Fue un pizarrista confeso, en 1541 acudió a Jauja, junto al licenciado de la Gama.

Hernández, Gonzalo (clérigo)

 

Entre el 6 y el 20 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir oro de rescate por valor de 655.715 maravedís y plata apreciada en 4.790 marcos.

Hernández, Jorge

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

Hernández, Juan

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En 1540 fue elegido alcalde ordinario de Lima.

Hernández, Juana

 

Fue la primera mujer que viajó al Perú. Llegó con Hernando de Soto desde Nicaragua, incorporándose a la tercera expedición.

Hernández, Luis

 

El 18 de junio de 1534 estaba presente en Jauja cuando entró a fundir cierto oro en nombre de Juan Gutiérrez y de Juan de Barrientos.

Hernández, Pero

 

Entre el 18 y el 20 de julio de 1535 metió a fundir en Cusco oro por valor de 58.210 maravedís así como plata que se apreció en 10 marcos.

Hernández, Toribio

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Hernández Briceño, Ruy

Badajoz

Hidalgo nacido en Badajoz en 1503. Estuvo en Nicaragua y de allí pasó al Perú en la hueste de Hernando de Soto. Estuvo presente como hombre de a caballo en la celada de Cajamarca. Al parecer, se le encomendó la seguridad del Inca hasta su ejecución. Luego marchó a Jauja de donde fue vecino y a la toma de Cusco. Regresó a Badajoz en 1534 con varias cartas de recomendación de Francisco Pizarro bajo el brazo. En 1538 se enroló en la expedición de Hernando de Soto a la Florida.

Hernández Girón, Francisco

Cáceres

En su ciudad natal, sirvió al noble Garci Holguín Enríquez. Sin embargo, en 1535 decidió embarcarse para Veragua en la flota del capitán Felipe Gutiérrez. Persona infatigable, lucho activamente tanto contra los indios como contra los propios españoles, en las guerras civiles que se desarrollaron en el Perú. Fracasada, la expedición de Veragua decidió enrolarse junto a Lorenzo de Aldana, quien en 1538 acudió a Quito a expulsar a Sebastián de Belalcázar. A través de Aldana entró al servicio de Francisco Pizarro, quien le encargo la conquista y pacificación de la provincia de Cauta, cerca de Lima. Su actuación fue tan rápida como eficaz, por lo que el trujillano le recompensó con un buen repartimiento de indios. Pese a que las rentas ascendían a 9.000 castellanos de oro anuales, siempre consideró que no era suficiente para remunerar sus “muchos servicios”. Por ello, no dudó en aceptar la invitación de su antiguo adversario Sebastián de Belalcázar para unirse a él en la conquista de la provincia de Popayán. En dicha gobernación la resistencia indígena fue encarnizada pero, además, hubo duros enfrentamientos entre los propios españoles. Enfrentados con el gobernador de la vecina gobernación de Cartagena de Indias, terminó prendiendo al teniente de éste, el mariscal Jorge Robledo a quien decapitó, al parecer, por orden expresa de Belalcázar. Una vez muerto Francisco Pizarro, el cacereño decidió volver al Perú. Allí, sirvió primero a las órdenes de Gonzalo Pizarro y, posteriormente, se pasó del bando del virrey Blasco Núñez de Vela. Como teniente general del virrey, fue derrotado en la batalla de Añaquito que le costó la vida al virrey. Gonzalo de Ocampo le perdonó la vida. Un gesto que no agradeció, pues, tan pronto como le fue posible se tomó la revancha, participando activamente en la batalla de Jaquijahuana, en 1548, en la que fue derrotado definitivamente Gonzalo Pizarro. El Presidente Pedro de La Gasca en 1550, le entregó en recompensa por sus servicios la encomienda de Jaquijahuana que rentaba anualmente más de 9.000 castellanos de oro. Con ella pudo haber vivido holgadamente el resto de su vida. Pero, tan inquieto como siempre, en 1553 encabezó la llamada “rebelión de Girón”, contra la aplicación de las Leyes Nuevas. Dada la popularidad de su reivindicación entre los encomenderos del Perú, ganó muchos adeptos y no tuvo demasiadas dificultades para derrotar las tropas del virrey en la batalla de Villacuri. Sin embargo, fueron captados algunos de sus capitanes con sus gentes de guerra. No resultó difícil derrotarlo en la contienda de Pucará. Y aunque huyó, consiguieron darle alcance muy poco después en Jauja, concretamente el 24 de noviembre de 1554. Fue trasladado a Lima donde, tras un breve juicio, fue mandado degollar en la plaza. Era el 7 de diciembre de 1554. Su viuda, Mencía de Almaraz y Sosa, junto a su madre, fundaron el convento de la Encarnación de Lima, del que fueron las primeras prioras.

Hernández de la Torre, Gonzalo

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Hernández de Trujillo, Lorenzo

 

Se encargó de amortajar a Francisco Pizarro, una hora después de su asesinato.

Herrada, Juan de

 

Fue enviado por Hernán Cortés a Roma a dar relación al Papa Clemente VII, de la conquista y evangelización de los territorios novohispanos. Le entregó un rico presente y el Papa otorgó una bula de indulgencia, absolviéndolos de todos los pecados. El Papa le otorgó mercedes entre ellas una recomendación para que lo nombrasen conde palatino. Sin embargo, viendo que Hernán Cortés ya no tenía mando en Nueva España decidió marchar al Perú, según Bernal Díaz, en calidad de capitán. Sin embargo, tampoco en Nueva Castilla alcanzó gran fortuna, porque llegó después de la toma de Cajamarca y Cusco, no participando de sus repartos. Fue un gran amigo de Diego de Almagro, quien lo nombró su mayordomo. En 1535, cuando Almagro partió con sus huestes al reino de Chile lo dejó en Nueva Castilla con un doble cometido, que administrase su hacienda y que le enviase refuerzos y las informaciones que le llegasen de Castilla. En cuanto Juan de Espinosa le trabajo el nombramiento de Almagro como gobernador de Nueva Toledo acudió en su busca para entregársela personalmente. Tras la batalla de las Salinas fue encerrado en la misma celda que Diego de Almagro y su hijo. En su testamento, el de Almagro lo dejó como uno de sus albaceas testamentarios y como administrador de su hijo. El 15 de mayo de 1539 se le impidió su salida del Perú para evitar que llegase su versión de los hechos antes que la oficial defendida por los Pizarro. Según Fernández de Oviedo, muerto Diego de Almagro El Viejo, su hijo tenía a Herrada como otro padre. En 1541 estuvo entre el grupo de hombres que asesinó a Francisco Pizarro. En recompensa, Diego de Almagro el Mozo, le nombró capitán general. Sin embargo, falleció de muerte natural poco después, pues en agosto de 1542 era finado.

Herrera, Antonio de

Oviedo (Asturias)

Participó en el tercer viaje conquistador, asistiendo a la celada de Cajamarca y al reparto de su botín. Murió en Jauja en 1534.

Herrera, Francisco de

Trujillo

(Cáceres)

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, y justo dos meses después, el 20 de junio, registró varias esmeraldas. En 1539 fue elegido como alcalde ordinario de Lima. También desempeñaría el oficio de mayordomo de esa ciudad. El doce de octubre de 1541 se le cita como encomendero en Lima. Después, regresó a su Trujillo natal, donde se desposó con Francisca de Tapia, hija de Hernando Pizarro y de Mari Sánchez de Tapia. Su esposa, el 16 de octubre de 1559 redactó su testamento, y se declaró viuda.

Herrera, Gonzalo de

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Herrera, Juan de

Trujillo (Cáceres)

Vino al Perú con los hermanos Pizarro, de quienes era pariente. Estuvo presente en la celada de Cajamarca y en el reparto del Botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 30 de junio de ese mismo año estaba en Jauja cuando entró a fundir cierto oro en nombre de Juan Vicioso. Regresó junto a Hernando Pizarro a España, trayendo consigo 29.000 ducados de la familia Pizarro que le fueron secuestrados en Sevilla. Suyo propio trajo algo más de medio millón de maravedís que también fueron confiscados por el Emperador. Volvió al Perú, y en 1536 se reembarcó para España trayendo 25.000 pesos de oro de Juan Pizarro. Se avecindó en su Trujillo natal ostentando una regiduría. Mantuvo un pleito con Hernando Pizarro, quien le reclamaba 1.300 castellanos de oro de su hermano Juan Pizarro. Sin embargo, la justicia en 1550 falló a favor de Juan de Herrera quien demostró que dicha cuantía la gastó en la compra de un caballo para Juan Pizarro.

Herrera, Juan de

 

El 31 de enero de 1539 figura un Juan de Herrera como testigo del traslado del codicilo de Diego de Almagro. Fue uno de los conjurados para matar al marqués por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Herrera, Rodrigo de

Lugar de las Lomas, jurisdicción de Carrión de los Condes (Palencia)

Escopetero llegado al Perú en 1530 con Francisco Pizarro. En abril de1531, estando en Coaque, recibió una esclava que se tasó en 2,5 pesos de oro. Luego estuvo en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de Cusco. Entre el 18 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 1.384.385 maravedís y plata apreciada en 832 marcos y 4 onzas. Luchó con dos caballos en la defensa del cerco de Cusco frente a Manco Inca. Luego se mantuvo al margen en la guerra entre almagristas y pizarristas. No estuvo en la batalla de las Salinas, pues Diego de Almagró lo encarceló en un Cubo en Cusco por no mostrarse favorable a él. El 30 de diciembre de 1539 estaba en Cusco, cuando realizó una probanza para el litigio que mantenía con Hernando Pizarro por 1.000 pesos de oro que le entregó de manera forzada para el servicio de su Majestad. Debió regresar a España en 1540. El 15 de febrero de 1544 estaba en Valladolid cuando otorgó poderes al doctor Francisco de Vargas para que prosiguiese el litigio.

Herrera Barrantes, Alonso de

Trujillo (Cáceres)

Estuvo en la isla de la Puná, en la celada de Cajamarca y en la entrada en Cusco. En 1541 regresó a España junto a su mujer y su hijo, muriendo en la villa de Alcántara al poco de llegar.

Hervás, Cristóbal de

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas.

Hinojeros

 

López de Gómara lo cita entre los almagristas que entraron en el palacio del marqués y lo asesinaron. Murió en la batalla de Chupas, aunque después el licenciado Vaca de Castro mandó descuartizar su cuerpo.

Hinojosa, Francisco de

 

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en cinco pesos de oro.

Hinojosa, Pedro Alonso de

Trujillo (Cáceres)

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Era pariente de los hermanos Pizarro. Se avecindó en Cusco. Fue apresado junto a Hernando Pizarro por Diego de Almagró. Una vez liberado participó con su caballo en la batalla de las Salinas. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas. Fue uno de los capitanes de confianza de Gonzalo Pizarro, pero se terminó pasando al bando del virrey La Gasca. Pese a ello, según el cronista Gutiérrez de Santa Clara, tras la ejecución de Gonzalo Pizarro se puso luto. Luego fue nombrado gobernador de Charcas, provincia que intentó apaciguar. Sin embargo fue asesinado el 5 de mayo de 1553.

 

Hoces, Diego de

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro. Tras la batalla de Chupas fue apresado por el capitán Diego de Rojas en Huamanga, quien los remitió al licenciado de la Gama quien lo encausó y degolló.

Hontiveros, Crisóstomo

San Miguel de Serrezuela (Ávila)

Presente como hombre de a pie en el reparto del botín de Cajamarca. El 13 de mayo de 1533 fundió oro en Cajamarca como criado de Hernando Pizarro. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja, y estuvo presente en la fundición que se prolongo hasta el mes de julio de ese mismo año. En 1536 era regidor del cabildo de Lima.

Hoyos, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Hoz, Juan de la

Trujillo (Cáceres)

Fue uno de los hombres reclutados en Trujillo en 1530 por los hermanos Pizarro.

Hurtado

 

Fue asesinado por los indios en 1531 en la balsa que lo trasladaba desde la isla de Puná a la costa de Túmbez.

Hurtado de Hevia, Francisco

 

En 1531, viajaba como capitán en una de las balsas tumbesinas que pasó a las huestes a las costas de Túmbez, desde la isla de la Puná. En la batalla de las Salinas de 1538 iba como alférez portando el estandarte y desertó, pasándose en pleno combate al bando pizarrista. Posiblemente es el Hurtado, criado del Marqués, que estaba junto a él en 1541 cuando éste fue asesinado.

Hurtado de Valdivieso, Juan

Barcial, cerca de Toro (Zamora)

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Al mes siguiente compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad. Presente como hombre de a pie en la celada de Cajamarca y en posterior reparto de su botín. En 1534 fue designado regidor del primer cabildo del Cusco, disfrutando asimismo de un buen repartimiento de indios. El 24 de julio de 1535 figuró como testigo en una probanza realizada por Simón Suárez, vecino asimismo de Cusco. En 1541 murió a manos de los indígenas.

Huidobro, Martín de

 

En 1537 fue uno de los almagristas que iba en la vanguardia cuando entraron en Cusco. Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas, siendo apresado tras la misma.

Ibáñez, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Idiáquez, Lope de

 

Participó a caballo en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Tras la contienda fue apresado y, posteriormente liberado. No participó en la conjura almagrista para asesinar a Francisco Pizarro. En 1542 fue enviado ante Diego de Almagro el Mozo para buscar una solución pactada, pero no obtuvo resultado positivo.

Illánez, Juan de (Capitán)

 

A mediados del siglo XVI vivía en la ciudad de Cusco. Cuando el alférez Francisco de Olmedo le prestó 500 castellanos.

Infante, fray Juan O. de M.

 

Mercedario del convento de Lima que el 6 de abril de 1546 tomó posesión de una estancia que en 1541 le donó el marqués. Poco después retornó a España donde se encontraba el 24 de septiembre de 1549.

Isasaga

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Isasaga, Francisco de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de La Plata y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Jaén, García de3

Utrera (Sevilla)

Era un mercader baquiano, que se había curtido en tierras de Nicaragua. Fue uno de los Trece de la Fama. En 1534 estaba en Sevilla, cuando compró fiadas mercaderías por valor de 111.000 maravedís, con las que se embarcó para Tierra Firme en la nao Victoria.

Jara, Gonzalo

 

En 1538, tras la batalla de las Salinas fue enviado junto a otros capitanes a la conquista de la región del Collao y de Charcas. A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener más de 25 años por lo que había nacido en 1513 o 1514. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Jedoco, Fray Hernando de O.F.M.

Flamenco

Llegó de Nicaragua junto a Hernando de Soto, incorporándose a la tercera expedición de Pizarro. Estuvo en el reparto del botín de Cajamarca, cobrando como un soldado más

Jerez, Francisco de

Sevilla

Hijo de Pedro de Jerez, vecino de Sevilla, en la collación de la Magdalena, fue cronista y secretario de Francisco Pizarro. Estuvo presente como escribano en la primera expedición. Soldado que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. Estuvo en el asalto de Cajamarca, rompiéndose una pierna. Regresó en 1534 a su ciudad natal y aunque pretendió regresar al Perú a mediados del siglo, no hay constancia de que llegase a ocurrir.

Jiménez de Santa Marta, Alonso

Miajadas (Cáceres)

De oficio espadero, en mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 12 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 30 marcos y oro que se apreció en 274.435 maravedís. Murió en esa ciudad con anterioridad a 1539.

Jiménez, Andrés

Cazalla de la Sierra (Sevilla)

Participó como hombre de a pie en la batalla de Cajamarca estando presente en el reparto del botín. El 19 de mayo de 1533 adquirió cinco esmeraldas por un importe total de 81.000 maravedís. En 1534 regresó a España, junto a Hernando Pizarro, encontrándose entre los damnificados por la confiscación del metal precioso por el emperador. En 1538 estaba de vuelta en el Perú, ostentando una regiduría del cabildo de Lima. El 7 de julio de 1536 se le otorgó escudo de armas. Falleció en 1542 en la batalla de Chupas, cuando luchaba en el bando pizarrista.

Jiménez, Francisco

 

El 4 de abril de 1542 era vecino de Cusco cuando se le concedió un escudo de armas por sus servicios en la defensa del cerco de Lima, frente a los hombres del rebelde Manco Cápac.

Jiménez de Alcántara, Juan

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Jiménez de Consuegra, Juan

 

Probablemente se trate del mismo que viajó en la guardia personal de Pedrarias en 1514. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Jiménez de Jamaica, Juan

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Jiménez de Trujillo, Juan

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 50 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. El 22 de enero de 1540 se le concedió una encomienda de indios.

Joanes, sastre

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Juan, maestre

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. El 12 de julio de 1534 fundió oro de rescate por valor de 192.295 maravedís.

Juan Alonso

 

Escribano; el 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

Juárez

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Lara, Alonso de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lara, Gonzalo

 

Pizarrista, recibió parte de los indios arrebatados a Gabriel de Rojas. Asimismo, fue nombrado mayordomo en Cusco de los Pizarro.

Larinaga, Juan de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Laso, García

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Ledesma, Francisco de

 

Entre el 14 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 2.964.595 maravedís y plata apreciada en 1.066 marcos y 2 onzas.

Leguizamo, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lemos

portugués

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

León, Antón de

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

León, Francisco de

 

Luchó en el bando almagrista en la batalla de las Salinas. Luego lo desterró Hernando Pizarro a Chile, viajando en la expedición de Pedro de Candía.

León, Juan de

 

Entre 1537 y 1538 compaginó interinamente el oficio de contador con el de alguacil mayor de Nueva Castilla, cargo este último para el que fue designado en julio de 1537.

León, Gómez de (capitán)

 

El 24 de noviembre de 1537 fue testigo en el acuerdo del Tambo de Lunahuaná, entre pizarristas y almagristas.

León, Luis de

 

En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa.

León, Pedro de

Ciudad Real

Caballero, participó como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 decidió regresar con la fortuna a su tierra natal. Fue uno de los damnificados por la confiscación del oro por el emperador. En ese año residía en Cusco, cuando entregó 400 pesos de oro a Hernando Pizarro, supuestamente para el servicio de Su Majestad. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 47.620 maravedís y plata apreciada en162 marcos y 4 onzas. Defendió la ciudad frente a los hombres de Manco Cápac. Posteriormente estuvo con Pedro de Candía en el descubrimiento de los Chunchos y con Diego de Rojas en el descubrimiento de los Chiriguanos. El 19 de julio de 1566, siendo vecino de Santiago de Chile, recibió escudo de armas.

León, Pedro de

Medellín (Badajoz)

Era escribano en la ciudad de Cusco, pues escrituró el testamento de Juan Pizarro el 6 de mayo de 1536. Su padre, Rodrigo de León, declaró en 1540 en un pleito contra Hernando Pizarro, manifestando su enojo por la muerte de su hijo, que probablemente perdió la vida en la batalla de las Salinas o en las horas siguientes a la misma.

Lepe, Juan de

 

El 16 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco plata por valor de 17 marcos y 4 onzas.

Lerma, Felipe de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lerma, Pedro de

Burgos

Luchó inicialmente en el bando pizarrista, pues acompañaba a Alonso de Alvarado que fue enviado a Cusco por Francisco Pizarro. Tuvo una participación destacada en la defensa de Lima frente a los hombres enviados por Manco Cápac. No se sintió suficientemente recompensado por los Pizarro por lo que se pasó al bando almagrista, luchando en 1538 en la batalla de las Salinas. Cuentan las crónicas que, herido alcanzó su casa cusqueña pero entro un tal Samaniego y lo remató en la cama. Sin embargo, hay un Pedro de Lerma que el 19 de julio de 1566, era vecino de la ciudad de Santiago de Chile y recibió un escudo de armas. Posteriormente lo asesinaron en su cama unos soldados pizarristas. Desconocemos si es la misma persona que sobrevivió a las heridas recibidas en la batalla de las Salinas o si es otra persona del mismo nombre, acaso un hijo suyo.

Lezana

 

Maestresala de Francisco Pizarro, estaba en su palacio en 1541 cuando los rebeldes entraron para asesinarlo.

Loaysa

 

Un tal Loaysa figura entre los encausados por Vaca de Castro en 1542.

Loaysa, Alonso

Trujillo (Cáceres)

Según Garcilaso era hermano del arzobispo de los Reyes Jerónimo de Loaysa, y estuvo junto a Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Loaysa, Bernardino

 

El 25 de enero de 1550 fue testigo en una carta otorgada en Lima.

Loaysa, fray Jerónimo O.P.

Trujillo (Cáceres)

Hijo de Álvaro de Loaysa, un trujillano de linaje, optó, como tantos otros hijos segundones por hacer carrera eclesiástica. Fue elegido primer obispo de Lima, nombrado en 1541, ascendiendo al rango de arzobispo de la misma mitra hasta su muerte en 1575. Simpatizó con el bando de su paisano Gonzalo Pizarro.

Lobato, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lobo, Francisco

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. En 1536 una importante encomienda en el valle de Jayanca.

Lobo, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

López, Alonso

 

En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

López, Andrés

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

López, Cristóbal

 

El 16 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 40 marcos.

López, Diego

¿?

En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió una india que se tasó en 2,5 pesos de oro. Presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

López, Francisco

Granja de Torrehermosa (Badajoz)

De oficio barbero, se incorporó a las tropas de Pizarro en Coaque. Vendió a los oficiales reales una caja de madera por ocho pesos de oro, estando en Coaque en mayo de 1531. Estuvo como jinete en la celada de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. El 26 de octubre de 1534 estaba todavía en esa ciudad que debió abandonar muy poco después, pues desde principios de 1535 lo encontramos de regreso en Sevilla.

López, Francisco

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

López, Gonzalo

 

El 19 de mayo de 1533, compró cuatro esmeraldas por valor de 141.750 maravedís.

López, Martín

 

El 22 de enero de 1540 se le concedió una encomienda de indios en la provincia de Omate.

López, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

López, Tomé

 

Entre el 20 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 336.915 maravedís, así como plata apreciada en 425 marcos.

López de Ayala, Pero

 

Su nombre aparece en la lista de acusados por la conjura que acabó con el asesinato del marqués. En 1542 figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

López de Cazalla, Pedro

Llerena (Badajoz)

Presente en el palacio del marqués cuando éste fue asesinado. Era uno de sus secretarios, se encargó, junto a su mujer y a Inés Muñoz, de amortajarlo. Debe ser el mismo Pero López que aparece como escribano de Su Majestad, en el proceso contra los almagrista iniciado por Vaca de Castro el 16 de agosto de 1542.

López de Carvajal, Garci

Trujillo (Cáceres)

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. . En 1534 regresó a la Península con cierta fortuna, pero le fue confiscado por el Emperador. Por dicho motivo, en marzo de 1535, solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital.

López de Orihuela, Ruy

 

En 1538 luchó junto a Hernando Pizarro en la toma de la sierra de Guiatara, poco antes de la batalla de las Salinas.

López de Saucedo, Diego

 

Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara.

López de Zúñiga, Diego

Salamanca

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro. Murió en la batalla de Huarina.

López y Castañeda, Juan

 

Luchó a caballo en la defensa de Cusco frente a los indios de Manco Cápac. Después perdió la vida en una emboscada con estos mismos rebeldes.

Losa, Enrique de

 

Almagrista, fue uno de los que tomó parte en el asesinato de Francisco Pizarro.

Losada, Juan

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lozano ¿Mateo o Juan?

¿?

Presente en el reparto del botín de Cajamarca. Si se trata de Mateo Lozano, estuvo presente en 1513 en el descubrimiento del Mar del Sur junto a Núñez de Balboa. Si, en cambio, es Juan Lozano es probable que fuese el mismo que llegó en la hueste real de Pedrarias en 1514.

Lozano, Rodrigo

 

El 25 de agosto estaba en San Miguel de Tangarara cuando fundió una gargantilla y un collar por un valor total de 5.300 maravedís. En 1535 fue nombrado alcalde ordinario de la villa de Trujillo (Perú). En octubre de 1537 fue enviado en un barco, capitaneado por Francisco Martín de Alcántara, en persecución de una balsa regida por Luis García Samames que pretendía encontrar un barco e ir a informar a España de los agravios cometidos contra Almagro. En 538 seguía avecindado en dicha villa pues su nombre aparece en sendos documentos.

Lucena, Francisco de

 

Era un baquiano que había estado en la conquista del Darién. Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. En Coaque fue designado como veedor interino, a la espera de la llegada del oficial real. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 2 de junio de 1533 Cristóbal de Mena fundió en Cajamarca cierto oro en su nombre. El 18 de septiembre de 1540 recibió un escudo de armas, siendo vecino de San Miguel de Piura, por los servicios prestados en la conquista del pueblo Quemado en el Perú.

Lucena, Juan de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Lugones

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués, pese a ser difunto.

Luna, Gómez de

 

Era primo hermano de Garcilaso de la Vega. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado. Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas.

Luque, Alonso de

 

Participó en la guerra contra Manco Cápac. En enero de 1540, siendo escribano público, levantó acta de la fundación de Arequipa, ciudad en la que fijó su residencia. Ayudó al licenciado Vaca de castro en su lucha contra el rebelde Diego de Almagro el Joven. El 20 de febrero de 1566 seguía avecindado en Arequipa cuando se le concedió un escudo de armas.

Luque, Hernando de

Porcuna (Jaén)

Maestreescuela de la iglesia de Panamá y socio de Francisco Pizarro y Diego de Almagro. Se le concedió el obispado de Túmbez que jamás llegó a ostentar oficialmente. Debió morir en Panamá entre 1538 y 1539 pues en este último año sus herederos, vecinos casi todos ellos de Morón de la Frontera, reclamaban su herencia. No parece que les dejase una gran fortuna, pues, según Antonio de la Calancha murió empobrecido.

Llerena, Alonso

Zafra (Badajoz)

Participó en las guerras civiles del lado de Gonzalo Pizarro. Tras la derrota sufrió la pérdida de sus bienes y el destierro a Chile. En 1548, tras la derrota definitiva de Gonzalo Pizarro en el Perú, sufrió un proceso judicial. En 1549, murió a manos de los indios en el valle de Copiapó.

Llorente, Hernando

 

En 1558 era escribano en la ciudad de Jaén, provincia de Chuquimayo.

Magallón, Bartolomé

Cáceres

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Magallón, Juan

Cáceres

Llegó al Perú en 1535, reclutado en España por Hernando Pizarro.

Málaga, Pedro de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Malaver, Francisco

Zafra (Badajoz)

Caballero, tras estar en Nicaragua llegó al Perú con Belalcázar, participando como tal en el reparto del botín de Cajamarca. En 1534 regresó a Sevilla con un cuantioso botín de 30.000 pesos de oro y 1750 marcos de plata, además de esmeraldas. Sin embargo, le fue confiscado por el Emperador, motivo por el cual en marzo de 1535 solicitaba que éste redimiese el juro y le devolviese su capital. Volvió a España en 1535 con una estimable fortuna y luego retornó al Perú, participando en la guerra civil. En 1547 luchó en la batalla de Huarina (Perú) en el bando de Diego Centeno frente a las tropas de Gonzalo Pizarro. Pese a que fueron derrotados, sobrevivió y se pasó a las filas del trujillano. Según James Lockhart, le impusieron un sinfín de pequeñas multas porque era bebedor, jugador y pendenciero.

Maldonado, Gonzalo

Astorga (León)

Participó a pie en la celada de Cajamarca. Luego fue vecino y alguacil mayor de Cusco. Entre el 9 y el 14 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 237.400 maravedís y plata apreciada en 1.737 marcos y 4 onzas. Pocos días después, exactamente el 24 de julio de 1535 figuró como testigo en una probanza realizada por Simón Suárez, vecino asimismo de Cusco. En 1536 regresó a su tierra natal. En Ponferrada estaba avecindado en 1541, cuando tenemos el último dato sobre él.

Maldonado, Pedro

 

El 5 de junio de 1537 fue testigo en el otorgamiento del testamento de Francisco Pizarro.

Maldonado Álamos, Diego de

Dueñas (Palencia)

Era un baquiano que llevaba bastantes años en el Darién. Participó a caballo en la celada de Cajamarca, estando presente en el reparto del botín. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 1.000 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. En 1535 era alcalde ordinario de dicha ciudad, y ejercía el cargo de teniente de tesorero, en sustitución del ausente Alonso Riquelme. Entre el 9 y el 22 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 573.365 maravedís así como 435 marcos y 5 onzas de plata. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él diciendo que le amenazaba para que le diese oro. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. Posteriormente, defendió el sitio impuesto por las tropas de Manco Inca. Soltó de su prisión a Gonzalo Pizarro y a Alonso de Alvarado, siendo bien compensado después con un regimiento en la ciudad de Cusco. El 17 de marzo de 1538 estaba en España, enviado por el gobernador Francisco Pizarro, con el oro de Su Majestad. Pero en 1539 estaba de regreso en Perú, donde dispuso de una encomienda en la provincia de Andahuaylas. Luchó junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, y luego de alineó junto a Gonzalo Pizarro. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Tuvo una vida longeva, muriendo de enfermedad en 1570 en la villa de Valverde. Luego su hijo, Diego Maldonado Altamirano, trasladó su cuerpo a una capilla propia que mandó construir en la catedral de Cusco.

Maldonado Álamos, Rodrigo

Dueñas (Palencia)

Presumiblemente hermano del anterior, el 20 de enero de 1543 firmó la carta que el cabildo de Cusco envió a su Majestad.

Mallero, Juan Bautista

 

En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Malpartida, Hernando Alonso

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huánuco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Mangas, Lázaro

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco.

Manjarrés, Alonso de

 

Tras la derrota de los almagristas en la sierra de Guiatara y poco antes de la batalla de las Salinas, abandonó al mariscal y se pasó al bando pizarrista. En 1541 se encontraba en el palacio del marqués en Lima cuando éste fue asesinado.

Manso, padre Diego

 

En enero de 1540 fue testigo presencial de la fundación de la ciudad de Arequipa.

Mañueco, Juan de

 

El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. Entre el 20 y el 22 de julio de 1535 fundió en Cusco oro por valor de 162.045 maravedís y plata apreciada en 588 marcos y 6 onzas.

Marbella, Pedro

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Marchena, Antonio de

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Marchena, Sancho de

 

Soldado que volvió a Panamá desde la isla del Gallo con Juan Tafur. En mayo de 1531 estaba en Coaque cuando compró en almoneda algunas piezas del quinto de su majestad.

Marchena

 

Una persona con este apellido aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro, por la muerte del marqués.

Marín, bachiller

 

Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 34.610 maravedís así como plata apreciada en 121 marcos y 2 onzas. Diego de Almagro lo cito en di codicilo, afirmando que tenía cuentas pendientes con él.

Márquez, Alonso

Vellotillo (Ávila)

Era clérigo y fue presentado en 1551 en la probanza de Hernán Mejía. Había estado en el Perú al menos desde principios de los años cuarenta.

Marquina, Gaspar de

Elgoibar (Guipúzcoa)

Participó en los sucesos de Cajamarca y estuvo presente en el reparto del botín. Murió en 1533 a manos de los indígenas cuando se dirigía con Hernando de Soto a Cusco.

Marquina, Martín de

Vizcaíno

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín.

Martel

 

Una persona con este apellido, aparece en el listado de acusados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués. Fue ejecutado en Huamanga, tras la batalla de Chupas.

Marticote

 

Tras el asesinato del marqués fue enviado como capitán de infantería a la ciudad de Cusco con el objetivo de someterla a la autoridad de Almagro. Luchó en la batalla de Chpas siendo ejecutado en Huamanga.

Martín, Diego

 

El 28 de agosto de 1534 estuvo presente en la fundación de la villa de San Francisco de Quito. En 1536 o 1537 murió a manos de los indios rebeldes de manco Cápac.

Martín, Diego

Trujillo (Cáceres)

Pizarrista, luchó como ballestero en la batalla de las Salinas. Al parecer, después de la misma se ordenó sacerdote.

Martín, fray Diego O. de M.

 

Testigo en el codicilo otorgado por Diego de Almagro en Cusco el 8 de julio de 1538.

Martín, Francisco

Alburquerque (Badajoz)

Presente en el reparto del botín de Cajamarca. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. En 1537 encontramos a una persona de este hombre como cautivo del Inca Manco Cápac, y fue liberado en una ofensiva encabezada por Rodrigo Orgóñez. Pero desconocemos si se trata de la misma persona.

Martín, García

¿?

Participó como hombre de a pie en la campaña de Cajamarca y en el posterior reparto del botín. Entre el 21 y el 22 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro por valor de 419.385 maravedís y plata apreciada en 455 marcos. En febrero de 1540 fue nombrado regidor de la villa de san Juan de la Frontera en Huamanga. Falleció en 1555.

Martín, Hernán

 

Almagrista, perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538).

Martín, Juan (herrero)

 

En su codicilo, Diego de Almagro afirma que es su criado y le da los indios de Nicaragua y la fragua con todas las herramientas, por los buenos servicios que tuvo de él.

Martín, Lope (capitán)

 

En 1538 estuvo junto a Hernando Pizarro en la toma de la sierra de Guiatara poco antes de la batalla de las Salinas. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Cusco y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Martín, Pedro

 

Testigo en una carta de poder otorgada por Diego Velázquez, mayordomo de Hernando Pizarro, en Arequipa, el 17 de noviembre de 1552.

Martín, Sancho

 

El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja.

Martín de Albarrán, Francisco

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. Fue uno de los primeros pobladores de San Miguel de Tangarara. El 18 de junio de 1534, siendo vecino de San Miguel, se presentó en Jauja para fundir cierto oro, cuyo quinto ascendió a 13.500 maravedís.

Martín Bueno, maestre Pedro

Moguer (Huelva)

Nacido en 1496, se desempeñó como maestre de navío. En febrero de 1533 se ofreció voluntario para ir al Cusco con otros españoles a agilizar el envío de oro.

Martín de Alcántara, Francisco

Trujillo (Cáceres)

Capitán, permaneció junto a su hermano durante los principales de la Conquista. No estuvo en Cajamarca porque permaneció en San Miguel de Tangarara, al parecer con intención de regresar a Panamá a recoger a su esposa Inés Muñoz. El 2 de octubre de 1535, recibió en encomienda el curaca Vilcaguaxa, del pueblo de Manchay. En 1536, vendió en Lima un caballo por 1.300 castellanos de oro a Diego Gavilán que lo compró para Juan Pizarro. Estaba en la Ciudad de los Reyes, junto al gobernador, cuando fue cercada por los hombres de Manco Cápac. Su hermano lo envió a Trujillo con la intención de que reclutara hombres para la defensa de Lima. En octubre de 1537 fue enviado al frente de un barco para que apresara una balsa capitaneada por Luis García Samames que pretendía encontrar un barco e ir a informar a España de los agravios cometidos contra Almagro. En el testamento de Francisco Pizarro, otorgado en Chivicapa, el 22 de junio 1539, éste lo nombró como uno de sus albaceas. El 8 de octubre de 1540 recibió el curaca Collique, que antes había poseído Domingo de la Presa y al año siguiente los curacas Alaya, Guaca, Llapa, Chipana y Pomaxungo. El 18 de septiembre de 1540 se le concedido escudo de armas que apenas pudo disfrutar porque murió defendiendo a su hermano en 1541. Posteriormente su casa fue saqueada por los almagristas.

Martín Cetina, Francisco

 

En 1533, iba junto a Hernando de Soto en la vanguardia que se dirigía a Cusco, cuando murió junto a otros cuatro españoles en una emboscada cerca de Vilcaconga.

Martín de Don Benito, Alonso

Don Benito (Badajoz)

Era un baquiano del Darién al igual que Pizarro. Estuvo, al igual que Hernando de Soto, en la conquista de Nicaragua y en 1531 llegó al Perú, ayudando a Almagro en la conquista de Quito y estando presente en la fundación de Lima. Entre el 14 y el 20 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 35.935 maravedís y plata apreciada en 80 marcos. El 25 de noviembre de 1536, Francisco Pizarro le expidió carta de recomendación porque pretendía viajar a España. El 7 de diciembre del año siguiente seguía en Lima cuando se le concedió escudo de armas.

Martín de Don Benito, Pero

Don Benito (Badajoz)

El 7 de diciembre de 1537 residía en Lima cuando se le concedió un escudo de armas por los servicios pasados.

Martín de Moguer, Gonzalo

 

El 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco plata por valor de 80 marcos.

Martín de Moguer, Pedro

Moguer (Huelva)

Empezó como grumete, aunque luego se reconvirtió en soldado. En febrero de 1533 se ofreció voluntario para ir al Cusco, en compañía de Pero Martín Bueno, con la idea de agilizar el envío del preciado metal precioso. El 30 de mayo de 1535 fundió en Cusco oro procedente de rescates por valor de 759.665 maravedís. En 1536 murió a manos de los indios.

Martín Montanero, Pedro

 

El 28 de mayo de 1540 fue nombrado regidor perpetuo de Quito.

Martín de Sicilia, Pedro

Sicilia (Italia)

Defensor de Lima en el asedio de los hombres de Titu Cusi Yupanqui de 1536. Al parecer, fue él quien mató al inca de un certero lanzazo.

Martín de Trujillo, Gonzalo

Trujillo (Cáceres)

Obtuvo su licencia pasa pasar a las Indias el 13 de agosto de 1515. Fue uno de los Trece de la Fama. En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Juan Flores, supuestamente para el servicio del Emperador.

Martínez, Fernán

 

Almagrista muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Martínez, Francisco

 

De oficio sastre, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. Al parecer, regresó a España en 1535.

Martínez, Francisco

 

De oficio sastre, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. Al parecer, regresó a España en 1535.

Martínez, García

 

Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Huamanga y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña.

Martínez, Rodrigo

 

Su nombre aparece entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro por la muerte del marqués.

Martínez Calero, Pedro (clérigo)

Trujillo (Cáceres)

Conoció al marqués, siendo de corta edad, cuando regresó a Trujillo antes de conquistar el Perú. Dado que había nacido en 1516 debía tener unos 14 o 15 años. En 1541 llegó a Lima, dos meses después de haber sido asesinado por los almagristas. Regresó a España poco antes que Francisca Pizarro. Y cuando ésta llegó a Sevilla se encontraba Pedro Martínez a Sevilla, quien se acercó a saludarla.

Martínez de Castañeda, Garci

 

Se enroló como soldado en la tercera y definitiva expedición de Francisco Pizarro. Luchó contra el Inca rebelde Manco Cápac, quedando tuerto por el impacto de una piedra. Fue alcalde ordinario del primer cabildo de San Juan de la Frontera, ciudad en la que continuaba residiendo el 19 de junio de 1540, cuando se le concedió un escudo de armas.

Martínez de Vegaso, Francisco

Trujillo (Cáceres)

Pasó a la conquista del Perú junto a Francisco Pizarro en 1530.

Martínez de Vegaso, Lucas

Trujillo (Cáceres)

Tomó parte de la celada de Cajamarca. Fue en la expedición comandada por Hernando Pizarro al templo de Pachacamac. A continuación, participó en el reparto del botín de Cajamarca, recibiendo su parte correspondiente como hombre de a pie. Con el dinero compró un buen caballo y participó en el resto de la conquista con él. El 23 de marzo de 1534 se avecindó oficialmente en la ciudad de El Cusco. En ese mismo año entregó a Hernando Pizarro 1.000 pesos de oro, en su nombre y en el de su socio Alonso Ruiz, supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 16 y el 22 de julio de 1535 entró en la fundición de Cusco oro por valor de 827.470 maravedís y plata apreciada en 840 marcos. En ese mismo año se le concedieron el curaca de los Yungas y los de Carumas y en 1540 el de Tarapacá entre otros. Luego perdió sus encomiendas por luchar en el bando de Gonzalo Pizarro pero las recuperó por intercesión de su suegro Nicolás de Ribera. A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener 28 años por lo que había nacido en 1511. Luchó junto a Gonzalo Pizarro en la guerra civil. En 1551 era vecino de Arequipa y figuraba entre los demandados por la viuda de Blasco Núñez, doña Brionda de Acuña. Falleció a finales de abril de 1567, diez días después de su boda con María de Ávalos.

Mato, Pedro

 

El 5 de marzo de 1535 fue designado regidor del cabildo de Trujillo (Perú).

Maza, Luis

¿Granada?

Caballero, estuvo presente en la celada de Cajamarca, yendo posteriormente, junto a Hernando Pizarro a la jornada del templo de Pachacamac. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca, e inmediatamente después retornó a España.

Mazariegos, Juan de

 

A finales de 1539 fue testigo en una probanza de Rodrigo de Herrera y declaró ser vecino de Cusco y tener 30 años por lo que había nacido en torno a 1509. Su nombre aparece entre los encausados por la conspiración que acabó con la vida del marqués.

Mazuelas, Gómez de

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 200 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. Entre el 9 y el 22 de julio de 1535 se encontraba en Cusco, cuando entró a fundir oro de rescates por valor de 237.795 maravedís y plata apreciada en 216 marcos. Según Juan Gómez de Malaver, que se entrevistó con el alzado Manco Cápac, éste se quejó de él, diciendo que le infringía malos tratos. También Diego de Almagro el Mozo lo señaló entre los que infringieron malos tratamientos al Inca. El 29 de junio de 1539 se le concedieron en encomienda ciertos indios de Chinchasuyo y El Collao.

Mazuelas, Rodrigo de

Villaluenga de la Sagra (Toledo)

El 3 de febrero de 1532 recibió un poder de Francisco Pizarro para que se presentase ante su Majestad para reclamar la renovación del privilegio de exención del almojarifazgo, lo cual consiguió. El 20 de abril de 1534 se avecindó oficialmente en Jauja. En enero de 1535 fue designado regidor del cabildo de Lima. El 16 de julio de 1535 fundió oro de rescate por valor de 182.020 maravedís. Poco después del asesinato del marqués acudió a su palacio para defenderlo pero ya era tarde. El 12 de julio de 1541 estuvo presente en la apertura del testamento de Francisco Pizarro. Luego luchó en la batalla de Chupas contra los almagristas.

Medina, Alonso de

Badajoz

Caballero, estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca. Asimismo, el 19 de mayo de 1533 compró dos esmeraldas por valor de 81.000 maravedís. En 1534 regresó a España, trayendo junto a Gonzalo de Pineda, casi nueve millones de maravedís de Francisco Pizarro que finalmente fueron confiscados a cambio de un juro. Parece ser que se dirigió a su ciudad natal y nunca más regresó al Perú.

Medina, Alonso de

 

El 25 de agosto de 1532 estaba en San Miguel de Tangarara, cuando registró dos anillos de oro por un valor total de 300 maravedís. Probablemente se quedó en San Miguel, pues no aparece en la celada de Cajamarca ni en la ocupación de Cusco. El 29 de junio de 1534 estaba en Jauja cuando entró a fundir un anillo de oro cuyo quinto ascendió a 946 maravedís. Hay un almagrista de este nombre que perdió la vida en la batalla de las Salinas (1538), pero no podemos asegurar que se trate de la misma persona.

Medina, Gonzalo de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Mejía o Mexía, Alonso

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Mejía o Mexía, Diego

Segura de León (Badajoz)

Hombre de a caballo de la hueste de Pizarro, llegado en su tercera jornada. En agosto de 1531, estando en Coaque, recibió dos indias que se tasaron las dos en cinco pesos de oro. Participó con su équido en la celada de Cajamarca, recibiendo 8.880 pesos de oro y 362 marcos de plata. Aunque era joven recibió autorización para volver a España, seguramente porque encontrarse achacoso. El 11 de diciembre de 1539 dictó su testamento, sin herederos forzosos, dejando su herencia a su padre Hernán Mexía. Fundó una capilla y una memoria de misas a perpetuidad en la iglesia de Santa María de su villa natal. Murió a principios de abril de 1540.

Mejía o Mexía, Francisco

Aracena (Huelva)

El 23 de marzo de 1534 fue nombrado regidor del primer cabildo del Cusco. Entre el 12 y el 21 de julio de 1535 entró a fundir en Cusco oro de rescate por valor de 424.055 así como 1.106 marcos y 2 onzas de plata. En 1536 estuvo en la defensa del cerco de Cusco, como uno de los hombres de caballo. Murió en uno de los primeros lances del asedio, pues fue prendido por los indios y le cortaron la cabeza tanto a él como su caballo que era blanco, muy galano.

Mejía o Mexía, Francisco

 

Una persona de este nombre aparece en las guerras civiles en el bando de Vaca de Castro primero y luego del virrey La Gasca. Recibió una encomienda en la provincia de Bracamoros que no pudo usar por estar los indios de guerra. En 1551 estaba en Valladolid, reclamando un nuevo repartimiento.

Mejía o Mexía, Gonzalo

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Melgar, Diego de

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

Melgarejo (sastre)

 

A mediados del siglo XVI vivía en el Cusco y se ganaba la vida haciendo jubones.

Melo, García de

 

Tomó parte junto al licenciado Vaca de Castro en la batalla de Chupas, donde perdió el brazo derecho.

Mella, Diego de

 

Fue uno de los conjurados para matar al marqués, por lo que, en 1542, figuró entre los encausados por el licenciado Vaca de Castro.

Mena, Cristóbal de

Ciudad Real

Iba como capitán de uno de los navíos del tercer y definitivo viaje al Perú que zarpó de Panamá varias semanas después de Pizarro, concretamente a principios de febrero de 1531. En abril de 1531 estaba en Coaque cuando quintó varias piezas de oro y piedras que tenía por valor de 10 pesos de oro. También quintó una india que se apreció en 7,5 pesos de oro. En septiembre se le cobraron 8 pesos y cuatro tomines en concepto de una pena que se ingresó en la cámara real. Estuvo presente en el reparto del botín de Cajamarca y en la fundición del oro. El 2 de junio de 1533 estaba en Cajamarca fundiendo cierto oro de Francisco de Lucena. En enero de 1534 llegó a Sevilla, junto a Hernando Pizarro, portando poderes de Diego de Almagro para que pidiese en su nombre una gobernación.

Méndez, Diego

 

En 1534 era vecino del Cusco cuando entregó a Hernando Pizarro 300 pesos de oro supuestamente para el servicio del Emperador. En 1537 se encontraba en Cusco a las órdenes de Hernando Pizarro. López de Gómara lo incluye entre los almagristas que asesinaron al marqués, y de hecho Vaca de Castro lo incluyó en la lista de acusados. Diego de Almagro el Mozo lo envió a Charcas en 1541 para informar de la muerte del marqués y solicitad la lealtad al nuevo gobernador. Tras la derrota en la batalla de Chupas consiguió huir junto a Diego de Almagro. Finalmente, en el alzamiento de Gonzalo Pizarro se posicionó junto al bando del virrey Blasco Núñez de Vela. El 14 de diciembre de 1551 residía en San Francisco de Quito cuando le fue concedido un escudo de armas.

Méndez, Sebastián

 

Almagrista, muerto en la batalla de las Salinas (1538).

 

1 (1986: I, 122)

2 El Inca Garcilaso cita a un Sancho de Cuéllar que actuó de escribano en el proceso de Atahualpa, el mismo que después le notificó la sentencia. Posteriormente, dice que lo prendió Quizquiz, junto a otros españoles, y lo ejecutaron por garrote en Cajamarca, en el mismo palo y con la misma ceremonia que habían ejecutado a su señor, el Inca (1962: I, 196-199). Sin embargo, es posible que este mezclando a dos personajes distintos, Pedro Sancho de la Hoz, el secretario que en realidad fue el que notificó a Atahualpa su sentencia y que no murió ni muchísimo menos en Cajamarca en 1533, y Francisco de Cuéllar. De ser éste el Cuéllar ajusticiado por Quizquiz en Cajamarca en 1533 se explicaría por qué su nombre no aparece en la documentación

3 Es cierto que en algunas transcripciones y acaso en algunos documentos aparece con el apellido Jarén. Sin embargo, en mi opinión son errores de transcripción pasados que se han perpetuado hasta el presente. En Sevilla había afincada al menos desde la segunda mitad del siglo XV una extensa familia apellidada Jaén que eran mercaderes y que comerciaban habitualmente con Santo Domingo y Tierra Firme. El 30 de julio de 1488 un tal Antón de Jaén, trabajador, estante en Sevilla compró varias piezas textiles, como capas, jubones, paños y tabardos. APS. Microfilm 237, foto. 383-384. Pronto se vincularon al mundo indiano, pues en el segundo viaje colombino figuraba un escudero sevillano llamado Alonso de Jahen (sic) (Varela Marcos, 1998: 31). Asimismo, en 1508, había un miembro de la extensa parentela, García de Jaén, que comerciaba con vinos (Otte, 1996: 43), mientras que, en 1535 encontramos a otro miembro de la saga, Fernando de Jaén, mercader, vecino de Sevilla, en la collación de Santa Cruz, comerciando con Tierra Firme, Sevilla, 4 de febrero de 1535. APS, Leg. 3.308, fols. 408v-410v. Lo que quiero decir con todo esto es que su apellido correcto era Jaén y no Jarén. El hecho de que en ocasiones intercalaran una h contribuyó al error paleográfico al transcribir Jahén por Jarén.

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.