20140928112146-ilcielodeinavigatori-vsp89-3.gif

          Este tema es uno de los clásicos que a mí me apasionaban cuando estudiaba historia, mucho antes de interesarme por la historia social. Lo retomo ahora como mera curiosidad para disfrute de los interesados en la figura del almirante genovés.

          El Descubrimiento de América no fue un hecho aislado sino, como escribió Daniel J. Boorstin, un eslabón más en una larga cadena de avances y descubrimientos ocurridos a lo largo del siglo XV. En la Edad Media había habido una serie de viajes aislados como los que los hermanos Vivaldi emprendieron en 1291. Estos genoveses partieron de esta ciudad para ir a Ifni en Senegal. En 1312 el catalán Lanceloto Mallocello viajó a las islas Canarias. Marco Polo, aunque fuera por tierra, estaba viajando hasta la China del Gran Kan a fines del siglo XIII.

          Sin embargo, al margen de estos precedentes aislados fueron portugueses quienes a lo largo del siglo XV descubrieron toda la costa de Africa, culminando su hazaña cuando Vasco de Gama llegó a la India en 1494. Según Magalhaes Godinho, las causas de esta expansión de los portugueses por Africa son las siguientes: necesidad de oro, cereales, esclavos tintes, cuero, lacas, expansión de sus pesquerías, devenir de la industria azucarera.A finales del siglo XV, además de las mejoras técnicas, se superaron algunas fronteras psicológicas que posibilitaron que Cristóbal Colón se planteara la posibilidad de navegar hasta la India por occidente. En la Edad Media se pensaba que la zona tórrida era inhabitable. Pero Gil Eannes en 1434 demostró que esto no era cierto. Colón anotó en su volumen de la Imago Mundi, que se conserva en la Biblioteca Colombina de Sevilla: "Terra torrida non est inhabilis". Poco después anotaría el otro elemento clave "Terra est rotunda sférica", la tierra es rotundamente esférica. No debemos olvidar que el tema de la esfericidad de la tierra eraalgo sabido por los  astrónomos de la época pero que nunca fue compartida por el común del pueblo, es decir, nunca fue propiedad de multitudes.

Qué duda cabe, que Cristóbal Colón es una de las figuras más controvertidas de toda la Historia de la Humanidad. Realmente de pocos personajes en la historia se han dicho tantas cosas y se ha escrito tanto. La figura de Colón sigue aun hoy envuelta en una gran nebulosa que da pie a las más aguzadas imaginaciones especialmente entre la gente no especializada.

           En esta ocasión nos vamos a centrar en el análisis de la teoría del pre-descubrimiento.Se trata de una idea que se sostuvo desde los mismos contemporáneos de Colón hasta nuestros días: López de Gómara, Fernández de Oviedo, Solorzano Pereira, Bernardo Alderete, Izpizua, Antonio Ballesteros Beretta y sobre todo el Dr. Juan Manzano, que es sin duda el que le ha dado el impulso definitivo. Contamos con tres grupos de pruebas:

 

1.-Pruebas legales: dentro de este primer grupo de pruebas hay que hablar de las Capitulaciones de Santa Fe otorgadas el 17 de abril de 1492 que era el salvoconducto que recibió Colón para llevar a cabo su viaje de descubrimiento. En ellas se habla de "las cosas suplicadas y que Vuestra Alteza dan y otorgan a don Cristóbal Colón de lo que HA DESCUBIERTO en los mares océanos...". Es sorprendente que aparezca el “ha descubierto” cuando el Almirante aún no había ido América y por tanto no había podido descubrir nada. Se han alegado causas de escaso fundamento como un fallo del copista, lo cual es absurdo pues como ha escrito Juan Manzano "pocos documentos se habrán redactado en una Cancillería con el tacto, esmero y cuidado con el que, sin duda, fue redactado en la Corte de los Soberanos Católicos el que ahora es objeto de nuestra atención". Otra de las razones que se han aducido es la defendida por el profesor Juan Pérez de Tudela que afirma que como son copias de las cancillerías aragonesas  es cierto que el original se perdió  los escribanos transformaron el “va a descubrir” por el “ha descubierto”. Sin embargo, resulta extraño pensar que en unas copias que se suponen fidedignas un escribano real transforme  el verbo sobre todo si al final del documento se le estampa la fecha del día real de la Capitulación. Yo creo que hemos de tener más en cuenta un sabio dicho latino que decía que "las palabras deben ser interpretadas según su propia significación" de manera que si aparece “ha descubierto” hemos de pensar, a falta de pruebas más contundentes, que efectivamente había descubierto.

Existen otras pruebas legales en las que no vamos a entrar pues sería excesivamente amplio, tan sólo decir que en la confirmación de oficios, unos días después de la Capitulación, también se hablaba en los mismos términos. Igualmente en la confirmación de privilegios del 28 de mayo de 1493 se le reconoció su descubrimiento del continente cuando en teoría hasta 1498 no toco en Tierra Firme ni se sabía de su existencia.

 

2.-Pruebas historiográficas: son muchos los cronistas contemporáneos a Colón que nos dejaron relaciones sobre este navegante anónimo. Empezaremos con el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo, autor de la famosa “Historia General y Natural de Indias” publicada en 1535. Oviedo dice lo siguiente y lo gloso textualmente: "Quieren decir algunos que una carabela que desde España pasaba por Inglaterra... acaesció que le sobrevinieron tales y tan forzosos tiempos y tan contrarios que hubo de necesidad de correr al Poniente tantos días, que reconoció una o más de las islas de estas partes e Indias... Este volvió muy enfermo a las islas Maderas donde murió en casa de Colón tras confesarle la situación de las nuevas tierras... unos dicen que este maestre o piloto era andaluz, otros le hacen portugués, otros vizcaínos...que estos pasase así o no, ninguno con verdad lo puede afirmar, pero aquesta novela así anda entre la vulgar gente de la manera que es dicho. Para mi yo lo tengo por falso". La tesis de Oviedo está muy clara: afirma que todo el mundo lo creía aunque él no.

Por su parte Francisco López de Gómara, cronista oficial de las Indias, publicó su Historia General de las Indias en 1552. Éste dice lo siguiente: "Y como tuvo noticia de aquellas nuevas tierras por relación del piloto muerto, informose de hombres leídos sobre lo que decían los antiguos acerca de otras tierras y mundos". La tesis de Gómara es que fue después de recibir la noticia de la existencia de tierras al oeste, de boca del moribundo piloto anónimo, cuando comenzó a leer autores clásicos para intentar justificar la existencia de esas tierras al Oeste.

También el famoso dominico Bartolomé de Las Casas se hizo eco en su “Historia de Indias” de la teoría del piloto anónimo. Aunque este autor es algo más ambiguo ya que mezcla la tradición indígena del hombre blanco con la tesis del protonauta. Sin embargo era igual que contundente que los anteriores. Decía así: "según tengo entendido...cuando (el Almirante) determinó buscar un príncipe cristiano que le ayudase e hiciese espalda, ya él tenía certidumbre que había de descubrir tierra y gentes en ellas, como si en ellas personalmente hubiera estado (de lo cual cierto yo dudo)".

Finalmente, Hernando Colón, hijo del primer Almirante y autor de una historia de su padre, viendo que no podía ocultar la cuestión del protonauta porque era sobradamente conocida por todos desvía inteligentemente la atención. Así, habla de otro protonauta llamado Díaz de Tavira que fue de Guinea a la isla Tercera y nunca más volvió. Por tanto ni regreso para contarlo ni fue a Indias.

 

3.-Prueba geográfica: existió la posibilidad física de que algún portugués haciendo la Volta da Mina perdiera el rumbo y llegara a las Antillas. En este sentido, narró Humboldt que en 1731, una barcaza cargada con vinos que hacía la ruta de Tenerife a la Gomera no pudiendo luchar contra los vientos contrarios se abandonó a la corriente y atravesó el Atlántico, aportando a la isla de la Trinidad. Algo parecido le pudo ocurrir al piloto anónimo.

           En mi opinión es factible la tesis de que, viviendo en las islas Azores, desposado con la `portuguesa Isabel de Perestrello, conociese al marino anónimo que había estado en lejanas tierras en occidente y que regresó moribundo. Éste le debió comunicar la noticia al marino genovés antes de morir. Una vez que lo supo, El almirante manipuló todos los datos a su alcance para hacer encajar a la fuerza la existencia de tierras donde le había dicho el piloto anónimo con lo que decían los sabios clásicos. Para ello, y sintetizando lo más posible, realizó dos operaciones:

Primero, redujo la tierra en una cuarta parte, al tomar la medida del grado terrestre de Pierre D`Aylli, que equivocadamente había tomado la milla árabe de 4.000 codos como si fuera la itálica que era de 3.000 codos. A esta idea de un Mundo muy reducido, tan sólo defendido por Aylli por equivocación se aferró toda su vida, por lo que en 1503 se podrá permitir decir "que el mundo no es tan grande como dice el vulgo".

Y segundo, no satisfecho con la reducción del mundo en una cuarta parte, concibió un Asia tremendamente alargada en el Océano al confiar en las cifras de Paolo del Pozzo Toscanelli, que siguiendo a Marino de Tiro había interpretado mal el “me”, unidad de medida chino, alargando excesivamente Asia a costa del océano. Fue de esta forma como Colón unió el mundo más pequeño posible al Asia más alargada. De manera que convirtió las 10.600 millas de distancia entre Europa y Asia en 2.400, con lo que ya estaba en condiciones de afirmar, como afirmó, que Asia y Europa "no multum dista". Todo estaba preparado en la mente de Colón, la empresa era ya perfectamente factible. Aunque ningún sabio del momento respaldo sus cálculos. El propio Colón reconocía "que todos a una mano lo tenían a burla, salvo los dos frailes que siempre fueron constantes". Se enfrentó a todos los sabios de su época, incluida una comisión de cosmógrafos, que mucho mejor informados que él, estaban seguros que ninguna expedición podía alcanzar Asia por occidente. Pero el Almirante, tenía un as guardado en la manga. Era sin duda, su gran secreto.

 

PARA SABER MÁS

 

 JOS, Emiliano: El plan y génesis del Descubrimiento colombino. Valladolid, Cuadernos colombinos, 1979 80.

 MANZANO MANZANO, Juan: Los Pinzones y el Descubrimiento de América. Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1988.

------Colón y su secreto. El predescubrimiento. Madrid, CSIC, 1989.

-TAVIANI, Paolo: Cristóbal Colón. La génesis del gran descubrimiento. Novara, 1982.

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

Comentarios  Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.