20140509105949-ines-suarez.jpg



Entre 1493 y 1500 pasaron al Nuevo Mundo algunas mujeres, pero siempre a cuenta gotas. De hecho, hasta la fecha conocemos para ese período un total de diez nombres de féminas que con total seguridad pasaron a la Española, aunque sospechamos que debieron ser algunas más. Se ha discutido mucho si en el segundo viaje colombino viajaron mujeres. Ya hace años Consuelo Varela destacó que al menos tenía localizada a una tal María Fernández, aunque no aportó más datos sobre el particular (Varela, 1986: 20). La localización y publicación en 1998 del rol del segundo viaje no aportó tampoco los nombres de las supuestas féminas embarcadas. A continuación, ofrecemos un extracto de un documento localizado en el Archivo de Protocolos de Sevilla, que confirma la presencia de esta María Fernández en la segunda expedición colombina:

 

El 21 de febrero de 1497, María Fernández, criada del Almirante don Cristóbal Colón, estante en Sevilla, declara deber a María de Alarcón, vecina de Sevilla, en la collación de Santa maría Magdalena, 1.600 maravedís de un mantillo negro de contray que le compró. Se obliga a pagárselo en Sevilla cuando llegue el libramiento del dinero que su Majestad dio de sueldo a las personas que le sirvieron en las Indias.

(APS, Gonzalo Bernal de la Becerra 1497, fol. 20r)

 

          Otro contingente debió llegar en la flota de Francisco de Bobadilla, acompañando a sus respectivos esposos, pero no disponemos de información. Asimismo en la flota de Nicolás de Ovando de 1502 debió viajar un contingente considerable de féminas, pues la Corona tenía un gran interés en que la población se asentase, evitando el retorno o la rápida marcha a otros lugares de las Indias. Y es que los primeros asentamientos coloniales estuvieron aquejados de una gran volatilidad, pues sus habitantes estaban siempre prestos a retornar a España o a marcharse a otro lugar, a la primera contingencia que se presentaba o simplemente bajo la promesa de un mejor botín. De ahí el empeño en que viajasen familias completas. En el listado que reproducimos en el apéndice documental apenas aparecen mujeres, pero hemos de presumir que algunos de los casados viajaron en compañía de sus esposas, aunque los nombres de éstas no se relacionen. Y ello, porque la Corona otorgó pasaje franco a aquellos casados que viajasen con su mujer e hijos, de ahí que no aparezca formalizando sus pasajes ante notario. La pérdida del libro de armada hizo el resto, de ahí que no dispongamos de datos sobre el número exacto de familias que obtuvieron pasaje.

          Tradicionalmente se ha afirmado, basándose en una referencia del erudito valenciano Juan Bautista Muñoz, que viajaron un total de 73 mujeres. Sin embargo, el dato debe ser matizado; este estudioso se basa exclusivamente en el hecho de que Arriaga embarcó a 73 familias. De ahí deduce que en cada una de esas unidades familiares debía viajar una fémina. Pero hubo otros pasajeros, entre ellos algún funcionario real, que también pasaron con toda su prole. Por ejemplo, Diego Márquez, veedor, sí que pasó en compañía de su mujer y de un séquito de criados de ocho personas. También es posible que Rodrigo de Alcázar, fundidor y marcador, se embarcase en compañía de su esposa, habida cuenta que se le autorizó a pasar con nueve criados. De hecho, a ambos se les comunicó la posibilidad de que, llevando a sus respectivas mujeres, pudiesen embarcar ocho criados libres de flete. Con respecto a los nombres concretos, disponemos de cinco, todas ellas acompañando a sus maridos.

 

Cuadro I

Mujeres identificadas


Nombre

Naturaleza

Observaciones

Teresa de Ayamonte

Ayamonte (Huelva)

Viaja con su esposo Gonzalo Velázquez de Lara y su hijo Francisco Velázquez de Lara.

Isabel Fernández

Ariza (Zaragoza)

Viajó junto a su esposo, Alonso Mariana. Se ahogó en el trayecto a las Canarias en la carabela la Rábida

Juana de Godoy

Córdoba

Viajó en la flota en compañía de su marido Francisco Ramírez.

Mencía de Matos

Barcarrota (Badajoz)

Viajó en su unidad familiar, con su marido Alonso Jaramillo, el hijo de ambos, Juan, y un hermano del marido llamado Cristóbal de Jaramillo.

Teresa Rodríguez de Jerez

Sevilla

Viajaba con su marido Antonio Miguel. Se ahogó en el trayecto a las Canarias en la carabela la Rábida.

 

          De las cinco mujeres que tenemos identificadas, dos tuvieron la mala fortuna de perecer en el naufragio de la Rábida, en el trayecto a las Canarias. Pero, al menos podemos incorporar tres nombres más a la corta lista de mujeres identificadas en la emigración a las Indias en los primeros lustros de la colonización. Son los únicos ejemplos documentados de la emigración de un núcleo familiar en la flota de 1502. En algún caso más, encontramos una unidad familiar, formada por el cabeza de familia, la mujer y los hijos pero no se especifica el nombre de ésta. Fue el caso del escribano Diego Gutiérrez de Rueda, que viajó en la armada con su mujer e hijos y, alegando su avanzada edad, solicitó al gobernador que le autorizase a volver a Castilla, a lo que el gobernador terminó accediendo.

          En total, a las 73 familias de Arriaga habría que añadir como mínimo a estas seis familias, sumando un total de 79, aunque dos ellas no llegaron a ver tierras americanas. Sin embargo, es posible que viajasen algunas más, pero no parece que el número total superase el centenar. Entre los emigrantes había muchos solteros y también casados, pero tras el fracaso de la factoría colombina y las noticias contradictorias sobre la colonia, no parecía lo suficientemente segura como para llevar a toda la familia. Hay numerosos casos de personas casadas que prefirieron pagarse el boleto de embarque, que viajar gratis en el seno de su unidad familiar. Así por ejemplo, el 22 de enero de 1502, Francisco Pomareda, antes de la partida, redactó su testamento en el que declaró estar desposado con Francisca de Hojeda, con quien tenía un hijo, Alfonso de Hojeda, a quien obviamente designó por su heredero universal. Como tantos otros, pese a estar casado en Castilla, pensó que debía viajar en solitario. Y no les faltaba razón, a juzgar por la mortandad que se desató pocos meses después de la arribada. Con bastante frecuencia solía ocurrir que se adelantaba el cabeza de familia y, una vez conseguida una estabilidad, mandaba a buscar a su familia. Prueba de ello es el quebranto que causó la orden de que los casados que tuviesen sus mujeres en Castilla fuesen a buscarlas, so pena de la pérdida de la vecindad. Algunos se apresuraron a pedir exenciones, casi siempre alegando un mal estado de salud.

          Como podemos observar, la presencia de mujeres en los barcos de la época de los descubrimientos fue una realidad desde 1493, aunque fuesen siempre minoritarias en relación con los hombres.

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

Comentarios  Ir a formulario

gravatar.comAutor: Fernando Akal

Irían más, pero no ha quedado reflejado en la documentación, supongo.

Fecha: 20/05/2014 14:13.


gravatar.comAutor: ANTONIO CABALLOS GARCIA

amigo esteban:
Leo con atención, lo que me has mandado, no sé si te comente que buscando temas genealogicos encontré en una pagina mejicana la lista de los que acompañaban a Cortés en la Noche Tragica, alli habia un hombre con nuestro apellido Caballos.
Una vez topé con una señora de San Fernando con nuestro apellido y me dijo que llego a Sevilla traido pòr tres hermanos que venian de Filipinas.
Tambien y no se como me llegaron noticias que en Santo Domingo hubo alguien importante en la adminidtracion española.
Finalmemnte mi hija estuvo traduciendo una caja de correspondencia de Felipe II que guarda la Brigham Young University , esa correspondencia trataba sobre la guarnicion militar apostada en el norte en las llamadas "Cinco Villa" en una de las listas de provision de pagos aparece un soldado apellidado Caballos.
Esuna pena tener un apellido unifamiliar(de eso no hay duda) m,uy localñizado en Carmora (donde llegaron de Carmona) y Morón
aunque mi padre , que hoy tendria ,mas de 100 años decia que procediamos de El Arahal.
Al menos en Carmona fuimos gente en el pasado bien situada por lo que se de los de Morón no tengo idea, solo que familiarmente en el pasado estuvieron conectados e imagino que algo paso entrambos... cosas del pasado.
Yo calculo que no mas de 1000 personas llevamos el apellido Caballos en España , lo que es cierto es que a la gran mayoria de nosotros nos importa un cuero... una pena ¿no?
Gracias por contestar a mi mensaje y si decides hacerlo de nuevo te rogaria lo hicieses por E-Mail. pues mis incapacidaes informaticas son importantes
Unfuerte abrazo y ¡Felices Pascuas!
Antonio Caballos

Fecha: 12/12/2015 10:27.


gravatar.comAutor: ANTONIO CABALLOS GARCIA

He explorado tu blog... mas vale tarde que nunca.
Te felicito y lo veo interesantisimo, poco a poco ire leyendo, la gran cantidad de articulos de mi interes.
Algunos de ellos pretendo hacerlos llegar a España y Amerrica, cuando venga mi asesora informatica (mi hija) vere como se pueden extraer.
Creo que la informacion mandada por mi es huera para ti, no obstante ahi queda, no se si en tus numerosas investigaciones americanas o de Carmona, has topado con nuestro apellido.
hasta donde yo se los caballos debieron llegar a Carmona en los primeros años de 1.800, al menos por parte de mi linea ya que el mas antiguo que tengo, habia nacido en Marchena y ya murio en Carmona, segun creo recordar.
Saludos de nuevo
a.

Fecha: 12/12/2015 10:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.